Avena (Harina de Avena) [Español]

a pile of quick oats on a white background for babies starting solids

¿Cuándo pueden comer avena o gachas de avena los(as) bebés?

La avena se puede introducir tan pronto como el/la bebé esté listo(a) para comer sólidos, que generalmente es alrededor de los 6 meses de edad. La avena comúnmente contamina con granos que contienen gluten en su procesamiento, lo cual hace que ya no esté libre de gluten. Por esa razón, las personas con enfermedad celíaca deben tener mucho cuidado y comprar avena certificada como ‘sin gluten’. La granola, que a menudo contiene avena, es un peligro de ahogamiento y puede contener miel, lo cual no es seguro para bebés menores de 12 meses.

¿Necesitas más ideas de primeros alimentos para el/la bebé? Nuestro Pase de Acceso para Primeros Alimentos tiene todo lo que necesitas para empezar.

Avena versus cereal de arroz

En general, el cereal de avena tiene una ventaja sobre el cereal de arroz: el arroz y los productos a base de arroz tienden a ser más altos en arsénico. Si bien el arsénico se puede encontrar en muchos granos y otros alimentos debido a la contaminación del suelo, la avena se encuentra entre los granos con menor contenido de arsénico.1 2 Para reducir la exposición de un(a) niño(a) a metales pesados, concéntrate en productos que utilicen varios granos, incluyendo la avena.3 En términos generales, se ha demostrado que las semillas de amaranto, la cebada, el bulgur (trigo), el maíz, el farro (trigo) y el mijo contienen niveles más bajos de metales pesados en comparación con otros granos.4 Para obtener más información sobre los metales pesados en los alimentos, lee nuestra publicación aquí.

Riley, 8 meses, come gachas de avena con fresa triturada.
Isar, 10 meses, come gachas de avena de dos maneras: en forma de bolitas y con cuchara.
Zuri, 15 meses, come gachas de avena con cuchara.

¿De dónde viene la avena?

Las gramíneas de avena son una familia de cereales que se cultivan ampliamente para cosechar sus semillas comestibles o “granos”. Los humanos han consumido avena desde la antigüedad, y, aunque se desconoce el origen exacto de la planta, los historiadores creen que las gramíneas de avena silvestres pueden haberse originado en las tierras fértiles del norte de África y el suroeste de Asia. Hoy en día, la planta prospera en cualquier parte del mundo donde el clima es húmedo y fresco—desde las planicies de América del Sur, donde se llama avena, hasta las llanuras del norte de Europa, donde el grano se conoce como ‘coirce’ y ‘havre’. Ya sea que esté en forma de grañones masticables, cortada al acero, como harina instantánea, como harina simple y/o como papillas mezcladas con otros granos, la avena se le ha servido a los(as) bebés de todo el mundo desde antes que existiera la refrigeración.

¿Son saludables la avena y la harina de avena para los(as) bebés?

Si. La avena y la harina de avena están repletas de carbohidratos saludables y contienen una forma especial de fibra llamada beta-glucano, que es particularmente beneficiosa para la salud intestinal e inmunológica. Son una gran fuente de zinc, que apoya el sistema inmunológico, el gusto y el olfato de el/la bebé, y tiene cantidades más pequeñas de otros nutrientes, como ácido fólico, colina, hierro, magnesio y selenio, entre otros. La avena es increíblemente densa en fitonutrientes—o compuestos vegetales que tienen una gran cantidad de beneficios en el cuerpo humano—como la quercetina, la rutina, los fitoesteroles, los alcaloides y más.5 6 7 Muchos productos de avena para bebés también contienen nutrientes añadidos, como hierro, zinc y, a veces, vitamina C para ayudar en la absorción del hierro.

★Consejo: Al comprar avena instantánea, los productos comercializados para bebés no son tu única opción. La avena instantánea regular también se le puede servir a los(as) bebés y puede exponerlos a una textura más variada que los cereales para bebés. Solo asegúrate de leer las etiquetas cuidadosamente y opta por productos que no tengan azúcar o edulcorantes añadidos.

¿El cereal para bebés tiene que ser el primer alimento de el/la bebé?

No. Los cereales para bebés, ya sea los cereales a base de avena o de otro tipo, no tienen que ser el primer alimento de un(a) bebé. Históricamente, los cereales para bebés se recomendaban como primer alimento porque a menudo están fortificados con hierro, un nutriente esencial que tiende a estar bajo en los(as) bebés de 4-6 meses de edad que consumen principalmente leche materna/humana. Sin embargo, se pueden ofrecer otros alimentos ricos en hierro en lugar de o además de los cereales para bebés. Para obtener una lista de alimentos con alto contenido de hierro biodisponible, consulta nuestra lista de Los 25 mejores alimentos ricos en hierro para bebés y niños(as) pequeños(as).

¿Es la avena libre de gluten?

Depende del producto específico. A pesar de que los granos y harinas de avena son naturalmente libres de gluten, a menudo estos han sido contaminados con granos que contienen gluten (como el trigo, la cebada, el centeno y el triticale), lo que hace que ya no sean libres de gluten.8 9 Si un(a) bebé o niño(a) pequeño(a) tiene enfermedad celíaca, asegúrate de leer las etiquetas y optar por avena que está certificada como ‘sin gluten’.

¿Pueden beber leche de avena los(as) bebés?

No. Antes de los 12 meses, los únicos líquidos que un(a) bebé debe recibir son leche materna (humana), leche de fórmula para bebés y, si el/la bebé es mayor de 6 meses de edad, agua en pequeñas cantidades (aproximadamente 2-4 onzas / 60-120 mililitros al día) de un vaso abierto o con popote.10 11 Es aceptable servir leche de avena antes de los 12 meses de edad solo si se usa como ingrediente en alimentos sólidos.

Si, después del primer cumpleaños, deseas  introducir leche de avena sin azúcar como bebida, está bien hacerlo, pero ten en cuenta que la leche de avena no es la leche vegetal más nutritiva que hay para niños(as); por lo general, la leche fortificada de soya o guisantes contiene más nutrientes esenciales.12 Si bien la leche de avena se fortifica frecuentemente con calcio y vitamina D, a menudo es muy baja en proteína, la cual es importante para un(a) niño(a) en crecimiento.13 Ve nuestras Preguntas frecuentes sobre la leche para aprender más.

¿Pueden comer avena cruda los(as) bebés?

Depende del tipo. La mayoría de los copos de avena o de avena instantánea suelen pasar por tratamientos términos para eliminar gérmenes dañinos, por lo que técnicamente no están crudos.14 15 Por otro lado, la avena cortada al acero no siempre recibe un tratamiento térmico tan extenso, por lo que existe un mayor riesgo de enfermedades transmitidas por los alimentos si este tipo de avena no se cocina antes de ofrecerla a él/la bebé.16 Además, cualquier avena cruda puede ser difícil de comer y digerir para él/la bebé. Si ofreces avena sin cocer, la avena simple o la avena instantánea son una mejor opción desde la perspectiva de la seguridad alimentaria. Como siempre, asegúrate de guardar la avena en un recipiente hermético en un lugar fresco, limpio y seco.17

¿Pueden comer granola los(as) bebés?

Sí, siempre y cuando la granola esté libre de miel y esté bien molida. Si la granola contiene alérgenos alimentarios comunes (como nueces de árbol y/o sésamo), asegúrate de que los alimentos se hayan introducido de manera segura antes de moler la granola para espolvorearla en la comida de él/la bebé.

Tradicionalmente, la granola es de textura densa, requiere habilidades avanzadas de masticación y contiene nueces y frutas secas que son peligros comunes de ahogamiento. Además, puede contener alimentos potencialmente alergénicos, como frutos secos, cacahuetes, sésamo y trigo. La granola a menudo también puede tener un alto contenido de azúcar agregada y posiblemente contener miel, lo cual no es seguro para los(as) bebés menores de 12 meses debido al riesgo de botulismo infantil. Dicho esto, cuando se abordan estos problemas, la granola finamente molida puede ser un complemento divertido para el yogur, las frutas cocidas y más. Si necesitas inspiración para los desayunos, consulta nuestras recetas de granola de fresa o granola de coco.

¿Pueden los(as) bebés comer gachas de avena hecha con leche?

Si. Una vez que los lácteos se hayan introducido de forma segura y se hayan descartado como alérgenos, la leche de vaca se puede usar para hacer avena y como ingrediente en otros alimentos sólidos. Sin embargo, los(as) bebés no deben consumir leche de vaca como bebida hasta cerca de los 12 meses de edad porque carece de la nutrición que ofrecen la leche materna (humana) y la de fórmula, y, además, puede desplazar el deseo tomar de leche materna (humana) o fórmula. Para obtener más información sobre la introducción de leche y productos lácteos a los(as) bebés, consulta nuestras Preguntas frecuentes sobre la leche.

¿Puede la avena ayudar a el/la bebé a hacer popó?

Si. La avena ofrece buenas cantidades de fibra—en particular beta-glucano—así como almidones resistentes, además de otras cualidades, que, en combinación con una dieta balanceada y variada, pueden ayudar a mantener la salud digestiva general y la regularidad intestinal.18 19 20 Los almidones resistentes “resisten” la digestión típica y, en vez, se siguen moviendo hasta el intestino grueso, donde alimentan a las bacterias intestinales beneficiosas.21 22 23 Ten en cuenta que los patrones de evacuación de heces pueden variar significativamente de un(a) niño(a) a otro(a). Asegúrate de hablar con tu proveedor de atención médica pediátrica si tienes inquietudes o preguntas sobre la defecación de tu bebé y su función digestiva.

¿Es la avena un peligro de ahogamiento para los(as) bebés?

No, la avena cocida y la harina de avena no representan un riesgo particular de ahogamiento, aunque, en teoría, un individuo podría ahogarse con cualquier alimento. Sin embargo, en forma de harina de avena horneada, los productos horneados hechos con avena y granola, ciertamente puede representar un riesgo. Para minimizar el riesgo, ofrece productos horneados cortados en tamaños apropiados para la edad y tritura finamente la granola. Como siempre, asegúrate de crear un entorno de alimentación seguro y mantenerte al alcance de tu brazo de él/la bebé durante las comidas. Para obtener más información sobre el ahogamiento, visita nuestras secciones sobre arcadas y ahogamiento y familiarízate con la lista de peligros comunes de ahogamiento.

¿Es la avena un alérgeno común?

No, la avena no es una causa común de alergias mediadas por IgE, aunque se han reportado reacciones a la avena, particularmente cuando los granos se aplican a la piel de personas sensibles.24 Ten en cuenta que muchos alimentos que se preparan con avena, como cereales, panes y otros productos horneados, pueden contener otros alérgenos comunes, como lácteos, huevos, frutos secos y trigo.

La avena y otros productos de avena son un desencadenante común del Síndrome de Enterocolitis Inducida por Proteínas Alimentarias, también conocido como SEIPA (o FPIES, por sus siglas en ingles). SEIPA es una alergia rara y retardada a la proteína de los alimentos que causa la aparición repentina de vómitos y diarrea repetitivos unas horas después de la ingestión del alimento desencadenante. Si no se trata, la reacción puede provocar una deshidratación significativa.25 26 Afortunadamente, la mayoría de los casos se resuelven por completo en la infancia. Para obtener más información sobre SEIPA, lee nuestra publicación sobre los Alérgenos alimentarios y los bebés.

Si él/la bebé tiene enfermedad celíaca, asegúrate de leer las etiquetas de los productos y optar por avena certificada como ‘sin gluten’. A pesar de que la avena es naturalmente libre de gluten, muchos productos de avena pueden tener contaminación cruzada con granos que contienen sí gluten (como el trigo, la cebada y el centeno), por lo que ya no son libres de gluten.27 28 La enfermedad celíaca requiere una dieta y un estilo de vida muy estrictos y sin gluten de por vida.29 Una “alergia” al gluten suele ser un nombre inapropiado, a menudo en referencia a la enfermedad celíaca.30

Como lo harías al introducir cualquier alimento nuevo, comienza ofreciendo una pequeña cantidad durante las primeras porciones y observa detenidamente cualquier señal de una reacción alérgica. Si no hay señales de reacción adversa, aumenta gradualmente la cantidad en las porciones futuras.

¿Cómo se prepara la avena para bebés haciendo BLW?

Cada bebé se desarrolla a su propio ritmo, y las sugerencias que ofrecemos sobre cómo cortar o preparar determinados alimentos son generalizaciones para una amplia audiencia. Tu hijo(a) es un(a) individuo(a) único(a) y puede tener necesidades o consideraciones más allá de las prácticas comúnmente aceptadas. Para determinar las recomendaciones de tamaño y forma de los alimentos, nosotros(as) utilizamos la mejor información científica disponible acerca del desarrollo motor grueso, fino y oral para minimizar el riesgo de ahogamiento. Las sugerencias de preparación que ofrecemos son solo para fines informativos y no reemplazan el consejo individual y específico de tu medico(a) pediátrico(a) o profesional de la salud o proveedor para niños(as). Es imposible eliminar por completo el riesgo de que un(a) bebé o un(a) niño(a) se ahogue con cualquier líquido, puré o alimento. Recomendamos que sigas todos los protocolos de seguridad que sugerimos para así crear un entorno de alimentación seguro y que tomes decisiones informadas para tu hijo(a) con respecto a sus necesidades específicas. Nunca ignores el consejo médico profesional ni te demores en buscarlo debido a algo que hayas leído o visto aquí.

6 a 9 meses de edad: Prepara la avena con agua, leche materna (humana), fórmula o con leche entera de vaca (una vez que se haya introducido de forma segura). Lee más sobre cocinar con leche materna. Recuerda, no añadas miel hasta después del primer año de edad debido al riesgo de botulismo infantil. Para fomentar la autoalimentación, precarga una cuchara con gacha de avena y pásala en el aire para que él/la bebé la agarre. Cocinar la avena un poco más tiempo y sin tapar ayuda a que alcance una consistencia que se adhiere a las cucharas con mayor facilidad. Si él/la bebé la quiere agarrar con sus manos, está bien. El jugar y ensuciare es excelente para el sistema sensorial y el desarrollo de él/la bebé.

9 a 12 meses de edad: Continúa ofreciendo avena como gachas e intenta servirla de dos maneras: como una pelota para que él/la bebé la sostenga y como papilla que él/la bebé pueda agarrar con las manos. También puedes experimentar y servir la avena con otros alimentos como bocados para bebés: panqueques de suero de mantequilla de arándanos azules, bolitas energéticas de granos, albóndigas de cordero o muffins.

12 a 24 meses de edad: A esta edad, los(as) niños(as) pueden estar cansados de los cereales calientes si han sido una comida regular, así que no dudes tomar un descanso de la gacha de avena a favor de alimentos para picar como panqueques, bolitas energéticas o albóndigas. También puedes ser creativo ofreciendo diferentes tipos de avena: por ejemplo, intenta usar avena cortada al acero en lugar de arroz para hacer risotto de calabaza. Cuando sirvas gachas de avena a esta edad, intenta adornar el plato agregando frutas, nueces pulverizadas, mantequillas de nueces o incluso una cucharada de queso mascarpone.

>> Sal de tu rutina de rotación de desayuno con nuestro guía 50 Desayunos para bebés y niños(as) pequeños(as).

¿Qué otras ideas de recetas hay para cocinar con avena? 

Las gachas de avena son una forma sencilla de presentar el grano a él/la bebé, y un excelente vehículo para ingredientes y texturas nuevas. Experimenta con líquidos de cocción diferentes, como suero de mantequilla o leche de coco. Agrega una pizca de especias molidas, como la canela o la nuez moscada. Mezcla la avena con puré de frutas para agregar un color brillante, o usa harina de avena como base para hacer bolitas energéticas. También puedes usar copos de avena para hacer un lote de granola de fresa o granola de coco. Las gachas de avena a menudo se endulzan, pero la avena también sabe deliciosa con sabores salados: intenta agregar puré de calabaza y especias cálidas como el cardamomo, garam masala o macis. O sigue el ejemplo de los escoceses y haz skirlie, una deliciosa gacha de avena hecha con cebolla, mantequilla, especias y jugos de carne cocinada.

Receta: Las primeras gachas de avena de él/la bebé

bowl of oatmeal

Porción: 1 taza (240 mililitros)

Tiempo de cocción: 15 minutos

Edad: 6 meses o más

Ingredientes:

Esta receta contiene un alérgeno común: nuez de árbol (almendra). También contiene harina de avena, que puede tener trigo. Asegúrate de revisar la lista de ingredientes en la etiqueta y no sirvas esta receta a un(a) niño(a) hasta después de que los todos alérgenos se hayan introducido de manera segura en su dieta. Evita la avena con miel, ya que la miel no debe servirse a bebés menores de 12 meses de edad.

Instrucciones:

  1. Coloca la avena instantánea en un tazón para bebés.
  2. Lleva el agua a ebullición, luego vértela en el recipiente. Revuelve para combinar.
  3. Deja reposar la avena hasta que se espese, en unos 10 minutos.
  4. Agrega la leche materna (humana) o la fórmula.
  5. Si deseas, espolvorea la almendra finamente molida en polvo por encima.
  6. Sirve la avena y deja que él/la bebé intente alimentarse por sí mismo(a). Si él/la bebé necesita ayuda, precarga una cuchara y ponla junto a la taza para que él/la bebé la intente agarrar. De otra manera, pasa la cuchara precargada en el aire para que él/la bebé la agarre.

Para Almacenar: La primera avena de él/la bebé se puede guardar en un recipiente hermético estéril en la parte más fría del refrigerador por un máximo de 3 días. Obtén más información sobre cómo cocinar y almacenar alimentos elaborados con leche materna (humana) o fórmula.

Maridajes de sabor: 

Prueba la avena con: arándanos azules, cereza, coco, manteca ghee, pera, y fresa.

Revisado por:

J. Truppi, MSN, CNS 

V. Kalami, MNSP, RD, CSP

C. Aycinena M., MS, RD

T. Maldonado, MS, CCC-SLP, CBIS, CLEC

K. Grenawitzke, OTD, OTR/L, SCFES, IBCLC, CNT

S. Bajowala, MD, Alergista e Inmunóloga Certificada por la Junta de la FAAAAI (sección de alergias).

R. Ruiz, MD, pediatra general certificada por la junta y gastroenteróloga pediátrica

  1. Consumer Reports. (2012). Arsenic in your food. Retrieved March 30, 2022
  2. Wyckoff, A. S. (2016). FDA proposes limit on arsenic in infant rice cereals. American Academy of Pediatrics. Retrieved March 30, 2022
  3. Rothenberg SE, Jackson BP, Carly McCalla G, Donohue A, Emmons AM. (2017). Co-exposure to methylmercury and inorganic arsenic in baby rice cereals and rice-containing teething biscuits. Environ Res. 159:639-647. doi: 10.1016/j.envres.2017.08.046. Retrieved March 30, 2022
  4. Consumer Reports. (2012). Arsenic in your food. Retrieved March 30, 2022
  5. Ciecierska A, Drywień ME, Hamulka J, Sadkowski T. (2019). Nutraceutical functions of beta-glucans in human nutrition. Rocz Panstw Zakl Hig. 70(4):315-324. doi: 10.32394/rpzh.2019.0082. Retrieved March 30, 2022
  6. Joyce SA, Kamil A, Fleige L, Gahan CGM. (2019). The Cholesterol-Lowering Effect of Oats and Oat Beta Glucan: Modes of Action and Potential Role of Bile Acids and the Microbiome. Front Nutr. 6:171. doi: 10.3389/fnut.2019.00171. Retrieved March 30, 2022
  7. Raguindin PF, Adam Itodo O, Stoyanov J, Dejanovic GM, Gamba M, Asllanaj E, Minder B, Bussler W, Metzger B, Muka T, Glisic M, Kern H. (2021). A systematic review of phytochemicals in oat and buckwheat. Food Chem. 15;338:127982. doi: 10.1016/j.foodchem.2020.127982. Retrieved March 30, 2022
  8. Ciecierska A, Drywień ME, Hamulka J, Sadkowski T. (2019). Nutraceutical functions of beta-glucans in human nutrition. Rocz Panstw Zakl Hig. 70(4):315-324. doi: 10.32394/rpzh.2019.0082. Retrieved March 30, 2022
  9. Pinto-Sánchez MI, Causada-Calo N, Bercik P, Ford AC, Murray JA, Armstrong D, Semrad C, Kupfer SS, Alaedini A, Moayyedi P, Leffler DA, Verdú EF, Green P. (2017). Safety of Adding Oats to a Gluten-Free Diet for Patients With Celiac Disease: Systematic Review and Meta-analysis of Clinical and Observational Studies. Gastroenterology. 153(2):395-409.e3. doi: 10.1053/j.gastro.2017.04.009. Retrieved March 30, 2022
  10. American Academy of Pediatrics. (2021). Healthy active living for families. Retrieved March 30, 2022
  11. National Health Service (UK). (2021). Guide to bottle feeding: How to prepare infant formula and sterilize bottles. Retrieved March 30, 2022
  12. Verduci, E., D’Elios, S., Cerrato, L., Comberiati, P., Calvani, M., et al. (2019). Cow’s Milk Substitutes for Children: Nutritional Aspects of Milk from Different Mammalian Species, Special Formula and Plant-Based Beverages. Nutrients, 11(8), 1739. DOI: 10.3390/nu11081739. Retrieved March 30, 2022
  13. Verduci, E., D’Elios, S., Cerrato, L., Comberiati, P., Calvani, M., et al. (2019). Cow’s Milk Substitutes for Children: Nutritional Aspects of Milk from Different Mammalian Species, Special Formula and Plant-Based Beverages. Nutrients, 11(8), 1739. DOI: 10.3390/nu11081739. Retrieved March 30, 2022
  14. Hingham, B. (2019). The safety of raw oatmeal. University of Wisconsin-Madison. Retrieved March 30, 2022
  15. Decker, E., Rose, D., Stewart, D. (2014). Processing of oats and the impact of processing operations on nutrition and health benefits. Nutrition and Health Sciences – Faculty Publications. 31. Retrieved March 30, 2022
  16. Decker, E., Rose, D., Stewart, D. (2014). Processing of oats and the impact of processing operations on nutrition and health benefits. Nutrition and Health Sciences – Faculty Publications. 31. Retrieved March 30, 2022
  17. Nichols, J. (2017). Dry oatmeal needs careful handling. Michigan State University Extension. Retrieved March 30, 2022
  18. U.S. Department of Agriculture. (2019). Cereals, oats, regular and quick, unenriched, cooked with water (includes boiling and microwaving), without salt. FoodData Central. Retrieved March 30, 2022
  19. Rasane, P., Jha, A., Sabikhi, L., Kumar, A., & Unnikrishnan, V. S. (2015). Nutritional advantages of oats and opportunities for its processing as value added foods – a review. Journal of food science and technology, 52(2), 662–675. DOI: 10.1007/s13197-013-1072-1. Retrieved March 30, 2022
  20. Rebello, C. J., O’Neil, C. E., & Greenway, F. L. (2016). Dietary fiber and satiety: the effects of oats on satiety. Nutrition reviews, 74(2), 131–147. DOI: 10.1093/nutrit/nuv063. Retrieved March 30, 2022
  21. Rasane, P., Jha, A., Sabikhi, L., Kumar, A., & Unnikrishnan, V. S. (2015). Nutritional advantages of oats and opportunities for its processing as value added foods – a review. Journal of food science and technology, 52(2), 662–675. DOI: 10.1007/s13197-013-1072-1. Retrieved March 30, 2022
  22. Higgins J. A. (2004). Resistant starch: metabolic effects and potential health benefits. Journal of AOAC International, 87(3), 761–768. Retrieved March 30, 2022
  23. Topping, D. L., & Clifton, P. M. (2001). Short-chain fatty acids and human colonic function: roles of resistant starch and nonstarch polysaccharides. Physiological reviews, 81(3), 1031–1064. DOI: 10.1152/physrev.2001.81.3.1031. Retrieved March 30, 2022
  24. Boussault, P., Léauté-Labrèze, C., Saubusse, E., Maurice-Tison, S., Perromat, M., Roul, S., Sarrat, A., Taïeb, A., & Boralevi, F. (2007). Oat sensitization in children with atopic dermatitis: prevalence, risks and associated factors. Allergy, 62(11), 1251–1256. DOI: 10.1111/j.1398-9995.2007.01527.x. Retrieved March 30, 2022
  25. Blackman, A. C., Anvari, S., Davis, C. M., & Anagnostou, A. (2019). Emerging triggers of food protein-induced enterocolitis syndrome: Lessons from a pediatric cohort of 74 children in the United States. Annals of allergy, asthma & immunology : official publication of the American College of Allergy, Asthma, & Immunology, 122(4), 407–411. DOI: 10.1016/j.anai.2019.01.022. Retrieved March 30, 2022
  26. Mehr, S., & Campbell, D. E. (2019). Food protein-induced enterocolitis syndrome: guidelines summary and practice recommendations. The Medical journal of Australia, 210(2), 94–99. DOI: 10.5694/mja2.12071. Retrieved March 30, 2022
  27. Ciecierska A, Drywień ME, Hamulka J, Sadkowski T. (2019). Nutraceutical functions of beta-glucans in human nutrition. Rocz Panstw Zakl Hig. 70(4):315-324. doi: 10.32394/rpzh.2019.0082. Retrieved March 30, 2022
  28. Pinto-Sánchez MI, Causada-Calo N, Bercik P, Ford AC, Murray JA, Armstrong D, Semrad C, Kupfer SS, Alaedini A, Moayyedi P, Leffler DA, Verdú EF, Green P. (2017). Safety of Adding Oats to a Gluten-Free Diet for Patients With Celiac Disease: Systematic Review and Meta-analysis of Clinical and Observational Studies. Gastroenterology. 153(2):395-409.e3. doi: 10.1053/j.gastro.2017.04.009. Retrieved March 30, 2022
  29. Food Allergy Research & Education. Wheat Allergy. Retrieved March 30, 2022
  30. American College of Allergy, Asthma & Immunology. Wheat Allergy. Retrieved March 30, 2022
Return to Blog