Cebada [Español]

a pile of barley grains ready to be prepared for babies starting solids

¿Cuándo pueden comer cebada los/las bebés?

La cebada se puede introducir a la dieta de el/la bebé tan pronto como esté listo(a) para comer sólidos, que generalmente es alrededor de los 6 meses de edad. Ten en cuenta que la cebada contiene gluten y, por lo tanto, no es segura para las personas con enfermedad celíaca o sensibilidad al gluten no celíaca.

¿De dónde viene la cebada?

La cebada es una familia de gramíneas de cereales que se cultivan ampliamente por sus semillas comestibles que llamamos granos. Estos pastos se originaron en África y Asia, donde diferentes variedades de cebada silvestre prosperaron en las fértiles tierras entre el mar Mediterráneo y el río Yangtsé. Hace unos 10,000 años, los seres humanos aprendieron a cultivar cebada y otros granos antiguos como el trigo emmer y el einkorn—un hito agrícola que no solo alimentó a nuestros antepasados, sino que ayudó a impulsar el desarrollo de civilizaciones de todo el mundo. Hoy en día, la planta crece en todo el mundo en climas fríos, desde las llanuras de América del Sur, donde la se llama cebada, a la meseta tibetana, donde el grano se conoce como jau, nas y qīngkē y se convierte en una harina básica llamada tsampa.

Mila, de 7 meses, come haleem, que es hecho con cebada y caldo de cordero.
Amelia, de 12 meses, come cebada.
Cooper, de 18 meses, come cebada.

¿Es la cebada saludable para los/las bebés?

Si. La cebada contiene buenas cantidades de proteínas para que las células crezcan, energía de los carbohidratos y fibra para digestión saludable. Incluso contiene un tipo especial de fibra soluble, el beta glucano, que es particularmente beneficioso para la salud intestinal e inmunológica.1 Además, la cebada ofrece vitaminas B (incluyendo B6 y folato), zinc y trazas de hierro. Este grano también beneficia al cuerpo al suministrar las 8 formas de vitamina E y una gama de compuestos vegetales que actúan como antioxidantes, apoyan la salud del corazón y la piel, y más.2

Ciertos compuestos vegetales en granos como la cebada—lectinas, oxalatos y fitatos a saber—se han ganado una mala reputación por reducir la capacidad de nuestro cuerpo para absorber nutrientes.3 No temas: estos compuestos vegetales son generalmente inofensivos en personas sanas y pueden incluso contener propiedades beneficiosas.4 Remojar y cocinar cebada de grano entero disminuye la concentración de estos compuestos y mejora la absorción de los nutrientes.5 Si tienes tiempo para remojar la cebada antes de cocinarla, ¡es genial! De lo contrario, no te preocupe: la cebada remojada o sin remojar proporciona muchos beneficios como parte de una dieta variada.

★Consejo: Al comprar cebada, verifica los contenedores a granel: la cebada a granel tiende a ser bastante económica, e incluso la cebada orgánica puede ser mucho más económica cuando se compra de esta manera. Almacena la cebada en un recipiente hermético, lejos de la luz y la humedad.

¿Pueden los/las bebés comer gluten?

Sí—si un(a) niño(a) no tiene alergia a los granos que contienen gluten, enfermedad celíaca o sensibilidad al gluten no celíaca. El gluten es un tipo de proteína en el trigo y otros granos como la cebada, el centeno y el triticale, y también puede estar presente en ciertos tipos de avena. Está bien  consumir gluten, pero se vuelve problemático para las personas con enfermedad celíaca, una afección autoinmune que afecta aproximadamente al 1-2% del mundo occidental.6 Cuando una persona con enfermedad celíaca consume alimentos con gluten, el intestino delgado se daña.7 8 9 Algunas personas pueden ser sensibles al gluten, pero es posible que no tengan alergia al trigo o enfermedad celíaca; esta reacción puede ser sensibilidad al gluten no celíaca (que generalmente no es común en bebés y niños(as)). Sin embargo, los granos que contienen gluten también pueden contener carbohidratos como fructanos que son difíciles de digerir para algunas personas, que pueden confundirse con alergias o intolerancia al gluten.

¿Hay metales pesados en la cebada?

Con frecuencia, sí. Metales pesados como arsénico, cadmio y plomo que las plantas absorben del suelo y el agua son posibles de estar presentes en la cebada y otros granos.10 11 12 Las concentraciones de estos metales varían mucho y, además, el uso de pesticidas en la agricultura de cebada es alto.13 14 Enjuagar los granos antes de cocinarlos puede ayudar a eliminar algunos residuos de pesticidas.15 En cuanto a la contaminación por metales pesados, una dieta bien equilibrada con una amplia gama de alimentos integrales ayuda a compensar el riesgo de exposición a metales pesados.16

¿Es la cebada un peligro de ahogamiento para los/las bebés?

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades indican que la cebada y otros cereales integrales son peligros de ahogamiento para los/las bebés menores de 12 meses de edad.17 Como los granos de cebada son bastante pequeños, es poco probable que sean un verdadero peligro de ahogamiento, ya que no obstruirían las vías respiratorias, pero presentan un riesgo de aspiración cuando un grano pequeño entra a la tráquea accidentalmente mientras que el/la bebé come. El cuerpo tose reflexivamente cuando esto ocurre, protegiendo las vías respiratorias. Para reducir el riesgo, nunca coloques alimentos como la cebada en la boca de un(a) bebé, ya que el riesgo de aspiración disminuye significativamente cuando los/las bebés se alimentan por si mismo(a). Como siempre, asegura de crear un entorno de alimentación seguro y mantenerte al alcance de el/la bebé durante las comidas. Para obtener más información sobre ahogamiento, visita nuestras secciones sobre arcadas y ahogamiento y familiarízate con la lista de peligros comunes de ahogamiento.

¿Es la cebada un alergeno común?

No, la cebada no se considera un alérgeno común, pero se han notificado reacciones a la cebada, que pueden ser graves.18 19 Algunas personas que son alérgicas al trigo (un alérgeno común) o al centeno también pueden ser sensibles a la cebada.20 21

Se ha informado que los granos que contienen gluten son un desencadenante del Síndrome de Enterocolitis Inducida por Proteínas Alimentarias, también conocido como SEIPA (o FPIES por sus siglas en ingles).22 23 24 25 SEIPA es una alergia rara a la proteína de los alimentos que causa la aparición retardada y repentina de vómitos y diarrea repetitivos que comienza unas horas después de la ingestión del alimento desencadenante. Si no se trata, la reacción puede provocar deshidratación significativa.26 27 Afortunadamente, la mayoría de los casos se resuelven por completo durante la primera infancia. Para obtener más información sobre SEIPA, lee nuestra publicación Alérgenos alimentarios y bebés.

Las personas con Síndrome de Alergia Oral (también conocido como síndrome de alergia al polen-alimento) pueden ser sensibles a la cebada, particularmente aquellas que son alérgicas al polen de pasto.28 En algunos casos, los pacientes con síndrome de alergia alimentaria al polen desarrollan distensión y malestar abdominal después de consumir grandes cantidades de granos, incluida la cebada.

Si bien es raro, algunas personas tienen una afección conocida como anafilaxia inducida por el ejercicio y dependiente de los alimentos, que puede provocar una reacción alérgica grave si la persona hace ejercicio pocas horas después de comer ciertos alérgenos alimentarios, incluidos los granos que contienen gluten, como la cebada. Estos pacientes deben evitar comer cebada en las cuatro horas previas a la actividad extenuante.29

La cebada contiene gluten, que debe evitarse en aquellos que tienen enfermedad celíaca. La enfermedad celíaca requiere una dieta y un estilo de vida estrictos y sin gluten de por vida.30 Una “alergia” al gluten suele ser un nombre inapropiado, a menudo en referencia a la enfermedad celíaca.31

Si sospechas que el/la bebé puede ser alérgico(a) a la cebada, habla con el médico de el/la bebé antes de introducir la cebada en casa. Como lo harías al introducir cualquier alimento nuevo, comienza ofreciendo una pequeña cantidad en las primeras porciones y vigila de cerca cualquier signo de una reacción alérgica. Si no hay reacción adversa, aumenta gradualmente la cantidad en las porciones futuras.

¿Puede la cebada ayudar a evacuar los/las bebés?

Si. La cebada ofrece buenas cantidades de fibra, en particular beta—glucano, así como almidones resistentes y otras cualidades que, en combinación con una dieta equilibrada y variada, pueden ayudar a mantener la salud digestiva general y la regularidad intestinal.32 Los almidones resistentes “resisten” la digestión típica y en su lugar viajan al intestino grueso, donde alimentan bacterias intestinales beneficiosas.33 34 35 Ten en cuenta que los patrones de defecación pueden variar significativamente de un(a) niño(a) a otro(a). Asegura de hablar con tu proveedor de atención médica pediátrica si tienes inquietudes sobre la defecación de el/la bebé y la función digestiva.

¿Cómo se introduce la cebada a los/las bebés que se autoalimentan o hacen BLW?

Los/las bebés se desarrollan a su propio tiempo. Las siguientes sugerencias de preparación son solo con fines informativos y no Cada bebé se desarrolla a su propio ritmo, y las sugerencias que ofrecemos sobre cómo cortar o preparar determinados alimentos son generalizaciones para una amplia audiencia. Tu hijo(a) es un(a) individuo(a) único(a) y puede tener necesidades o consideraciones más allá de las prácticas comúnmente aceptadas. Para determinar las recomendaciones de tamaño y forma de los alimentos, nosotros(as) utilizamos la mejor información científica disponible acerca del desarrollo motor grueso, fino y oral para minimizar el riesgo de ahogamiento. Las sugerencias de preparación que ofrecemos son solo para fines informativos y no reemplazan el consejo individual y específico de tu medico(a) pediátrico(a) o profesional de la salud o proveedor para niños(as). Es imposible eliminar por completo el riesgo de que un(a) bebé o un(a) niño(a) se ahogue con cualquier líquido, puré o alimento. Recomendamos que sigas todos los protocolos de seguridad que sugerimos para así crear un entorno de alimentación seguro y que tomes decisiones informadas para tu hijo(a) con respecto a sus necesidades específicas. Nunca ignores el consejo médico profesional ni te demores en buscarlo debido a algo que hayas leído o visto aquí.

6 a 9 meses de edad: Las gachas de cebada son una forma sencilla de presentar este grano al bebé, y son una excelente vehículo para nuevos sabores: tus especias favoritas, puré de frutas y verduras o nueces finamente molidas, por ejemplo. También puedes usar copos de cebada (cebada enrollada) o harina de cebada para hacer panqueques o panes. Ofrece una tira de pan tostado crujiente del tamaño de dos dedos adultos juntos, o el extremo de una barra de pan crujiente (lea por qué los extremos a menudo son más seguros) para que el/la bebé mastique. Solo debes saber que el pan, cuando se humedece con saliva, puede pegarse a la lengua y al paladar y causar arcadas. 

9 a 12 meses de edad: Continúa sirviendo gachas de cebada, panqueques y panes, así como albóndigas y tortitas con cebada cocida mezclada. Ofrece estos alimentos cortados en trozos del tamaño de un bocado (aproximadamente del tamaño de un nudillo grande de adulto) para ayudar a los/las bebés a practicar el agarre de la pinza, donde el dedo índice y el pulgar se unen para recoger trozos más pequeños de alimentos. Usa copos de cebada para agregar agarre a frutas resbaladizas como mitades de albaricoque o lanzas de mango. Alternativamente intenta ofrecer granos de cebada cocidos por sí solos o como parte de una ensalada de granos, usando un tenedor para aplanar los granos para que sean más fáciles de auto alimentar.

12 a 24 meses de edad: Continúa sirviendo cebada en gachas, panes y tortitas, así como curris, sopas y guisos. Los granos de cebada ayudan a espesar la textura de un guiso, lo que puede facilitar a los/las niños(as) la práctica de comer guisos con una cuchara. Si el/la niño(a) no está interesado(a) en usar cubiertos, ten en cuenta que usar cubiertos puede ser agotador para los/las nuevos(as) comensales, y muchos niños(as) alternan entre alimentarse con los dedos y los cubiertos. Trata de no aplicar demasiada presión—el uso consistente y preciso de cubiertos llegará a su debido tiempo—probablemente entre los 18 y los 24 meses de edad. 

>> Escapa de la rutina tu rotación de desayunos con nuestra guía 50 Desayunos para bebés y niños(as).

¿Cuáles son las ideas de recetas para cocinar con cebada? 

La cebada se puede comprar como bayas de grano entero (con o sin la cascara removida), granos perlados (con el salvado externo removido), sémola o copos (similar en apariencia y textura a la avena enrollada) o harina. Usa cebada entera o perlada en ensaladas de granos calientes con frutas y quesos agrios. Mezcla con carne molida y condimentos para hacer un relleno de pimientos, calabaza o champiñones portobello, o agrega a sopas y guisos. O haz simple gachas de cebada que puedas disfrutar junto al bebé. Las gachas de cebada a menudo se endulzan, pero también saben deliciosas con sabores salados. Trate de mezclar puré de calabaza y especias calientes como cardamomo, garam masala o macis, luego cubre con mantequilla o ghee, si lo deseas.

★Consejo: Remojar cebada entera o perlada no solo reduce el tiempo de cocción, sino que ayuda al cuerpo a digerir los nutrientes y el hierro vegetal de los granos. Para remojar, simplemente enjuaga los granos hasta que el agua salga clara. Cubre los granos con agua fresca en un tazón y remoja hasta 8 horas a temperatura ambiente. Cola y enjuaga la cebada remojada otra vez, y luego continua con la cocción.

Receta: Dafina de cebada y res a cocción lenta (Guisado sabático)

Rendimiento: 12 tazas (3 litros)

Tiempo: 8 ½ horas

Edad: 6 meses o más

Ingredientes:

  • 2 papas grandes
  • 2 cebollas grandes
  • 4 dientes de ajo
  • 1 taza (200 gramos) de garbanzos secos
  • 1 taza (200 gramos) de cebada perlada seca
  • 2 libras (1 kilogramo) de brisket
  • 2 huesos de médula de res (opcional)
  • 6 tazas (1 ½ litros) de caldo de res bajo en sodio
  • 1 ½ cucharadita (3 gramos) de cilantro molido
  • 1 ½ cucharadita (3 gramos) de comino molido
  • 1 cucharadita (2 gramos) de pimienta inglesa molida
  • 1 cucharadita (2 gramos) de pimienta negra molida
  • 1 cucharadita (2 gramos) de canela molida
  • 1 cucharadita (2 gramos) de cúrcuma
  • 1 cucharada (9 gramos) de sal (opcional: 12 meses o más)
  • 6 ramitas de perejil fresco (opcional)

Instrucciones:

  1. Los pasos a continuación explican cómo cocinar esta receta en una olla de cocción lenta. Para hacer esta receta en el horno, simplemente sigue las instrucciones para preparar los ingredientes, colocándolos en una olla grande para horno con una tapa hermética. Hornee la dafina a 200 grados Fahrenheit (93 grados Celsius) durante 12 horas. 
  2. Lava y pela las papas.
  3. Pela y pica finamente las cebollas y el ajo.
  4. Lava los garbanzos y la cebada hasta que el agua este claro. Si lo deseas, cambia el garbanzo por habas o el frijol seco de tu elección.
  5. Coloca las papas en una olla de cocción lenta. Espolvorea la cebolla y el ajo por encima de las papas en una capa uniforme.
  6. Corta el brisket en cubos pequeños. Si lo deseas, puedes cambiar el brisket por carne para guiso precortada. Coloca la carne en cubos y los huesos de carne encima de las verduras en la olla de cocción lenta.
  7. Espolvorea los garbanzos y la cebada sobre la carne.
  8. Coloca el caldo de res en un tazón grande y añada las especias y la sal. Para bebés menores de 12 meses de edad, abstén la sal y sazona las porciones individuales de los comedores mayores.
  9. Vierte la mezcla sobre los ingredientes en la olla de cocción lenta. Agrega suficiente agua para cubrir los ingredientes. Tapa y pon la olla de cocción lenta para que se cocine a fuego lento durante 8 horas.
  10. Cuando esté listo para sirve, saca y desecha los huesos de carne de res, luego coloca un poco de dafina en el tazón del bebé. Reduce el riesgo de ahogamiento triturando la carne de res, aplastando los garbanzos, cortando las papas en gajos y aplanando la cebada en el tazón de el/la bebé. Sazona la porción de el/lal bebé con algunas hojas de perejil finamente picadas. Deja que la comida de el/la bebé se enfríe a temperatura ambiente.
  11. Sirve la Dafina al bebé y deja que el/la niño(a) intente de alimentarse por sí mismo. Para fomentar el uso de los cubiertos, simplemente precarga una cuchara y descánsala junto a la comida para que el/la bebé intente recogerla. Alternativamente, pasa el cubierto precargado en el aire para que el/la bebé lo agarre de tu mano.

Para almacenar:  La Dafina de cebada y res se guarda en un recipiente hermético en el refrigerador durante 4 días o en el congelador durante 2 meses.

Maridajes de sabor:

La cebada combina bien con albaricoque, queso feta, ghee, granada, ciruelas, y yogur.

Revisado por:

J. Truppi, MSN, CNS 

V. Kalami, MNSP, RD, CSP

T. Maldonado, MS, CCC-SLP, CBIS, CLEC

K. Grenawitzke, OTD, OTR/L, SCFES, IBCLC, CNT

S. Bajowala, MD, Alergista e Inmunóloga Certificada por la Junta de la FAAAAI (sección de alergias)

R. Ruiz, MD, pediatra general certificada por la junta y gastroenteróloga pediátrica

  1. Ciecierska A, Drywień ME, Hamulka J, Sadkowski T. (2019). Nutraceutical functions of beta-glucans in human nutrition. Rocz Panstw Zakl Hig. 70(4):315-324. doi: 10.32394/rpzh.2019.0082. Retrieved March 30, 2022
  2. Idehen E, Tang Y, Sang S. (2017). Bioactive phytochemicals in barley. J Food Drug Anal. 25(1):148-161. doi: 10.1016/j.jfda.2016.08.002. Retrieved March 30, 2022
  3. Petroski, W., & Minich, D. M. (2020). Is There Such a Thing as “Anti-Nutrients”? A Narrative Review of Perceived Problematic Plant Compounds. Nutrients, 12(10), 2929. DOI: 10.3390/nu12102929. Retrieved March 30, 2022
  4. Petroski, W., & Minich, D. M. (2020). Is There Such a Thing as “Anti-Nutrients”? A Narrative Review of Perceived Problematic Plant Compounds. Nutrients, 12(10), 2929. DOI: 10.3390/nu12102929. Retrieved March 30, 2022
  5. Madsen, C. K., & Brinch-Pedersen, H. (2019). Molecular Advances on Phytases in Barley and Wheat. International journal of molecular sciences, 20(10), 2459. DOI: 10.3390/ijms20102459. Retrieved March 30, 2022
  6. Beyond Celiac. (n.d.) Celiac disease: Fast facts. Retrieved March 30, 2022
  7. Celiac Disease Foundation. What is Celiac Disease? Retrieved March 30, 2022
  8. Massachusetts General Hospital. Center for Celiac Research: Celiac Disease FAQ. Retrieved March 30, 2022
  9. Elli, L., Branchi, F., Tomba, C., Villalta, D., Norsa, L., et al. (2015). Diagnosis of gluten related disorders: Celiac disease, wheat allergy and non-celiac gluten sensitivity. World journal of gastroenterology, 21(23), 7110–7119. DOI:10.3748/wjg.v21.i23.7110. Retrieved March 30, 2022
  10. Deng, F. Yu, M., Martinoia, E., Song, W-Y. (2019). Ideal cereals with lower arsenic and cadmium by accurately enhancing vacuolar sequestration capacity. Front. Genet. DOI: 10.3389/fgene.2019.00322. Retrieved March 30, 2022
  11. Custodio, M., Peñaloza, R., Cuadrado, W., Ochoa, S., Alvarez, D., Chaname, F. (2021). Data on the detection of essential and toxic metals in soil and corn and barley grains by atomic absorption spectrophotometry and their effect on human health. Chemical Data Collections. 32, 100650. DOI: 10.1016/j.cdc.2021.100650. Retrieved March 30, 2022
  12. Haddad, M., Nassar, D., Shtaya, M. (2021). Heavy metals accumulation in soil and uptake by barley (Hordeum Vulgare) irrigated with contaminated water. Research Square. DOI: 10.21203/rs.3.rs-771228/v1. Retrieved March 30, 2022
  13. Baghaie, A. H., & Aghili, F. (2019). Health risk assessment of Pb and Cd in soil, wheat, and barley in Shazand County, central of Iran. Journal of environmental health science & engineering, 17(1), 467–477. DOI: 10.1007/s40201-019-00365-y. Retrieved March 30, 2022
  14. National Agricultural Statistics Service. (2012). Agricultural Chemical Use: Field Crops 2022: Barley and Sorghum. U.S. Department of Agriculture. Retrieved March 30, 2022
  15. Shakoori, A., Yazdanpanah, H., Kobarfard, F., Shojaee, M. H., Salamzadeh, J. (2018). The effects of house cooking process on residue concentrations of 41 multi-class pesticides in rice. Iran J Pharm Res 17 (2): 571-584. Retrieved March 30, 2022
  16. Thielecke, F., & Nugent, A. P. (2018). Contaminants in Grain-A Major Risk for Whole Grain Safety? Nutrients, 10(9), 1213. DOI: 10.3390/nu10091213. Retrieved March 30, 2022
  17. Centers for Disease Control and Prevention. (2020). Choking Hazards. Retrieved March 30, 2022
  18. Lee, E., Jeong, K., Lee, J., Jeon, S. A., Park, B., Lee, H., & Lee, S. (2020). Clinical and Laboratory Findings of Barley Allergy in Korean Children: a Single Hospital Based Retrospective Study. Journal of Korean medical science, 35(3), e23. DOI: 10.3346/jkms.2020.35.e23. Retrieved March 30, 2022
  19. Nemni, A., Borges, J. P., Rougé, P., Barre, A., & Just, J. (2013). Barley’s lipid transfer protein: a new emerging allergen in pediatric anaphylaxis. Pediatric allergy and immunology : official publication of the European Society of Pediatric Allergy and Immunology, 24(4), 410–411. DOI: 10.1111/pai.12062. Retrieved March 30, 2022
  20. Baar, A., Pahr, S., Constantin, C., Scheiblhofer, S., Thalhamer, J., Giavi, S., Papadopoulos, N. G., Ebner, C., Mari, A., Vrtala, S., & Valenta, R. (2012). Molecular and immunological characterization of Tri a 36, a low molecular weight glutenin, as a novel major wheat food allergen. Journal of immunology (Baltimore, Md. : 1950), 189(6), 3018–3025. DOI: 10.4049/jimmunol.1200438. Retrieved March 30, 2022
  21. Jarvinen-Seppo, K. Grain allergy: Allergens and grain classification. Up to Date. Retrieved March 30, 2022
  22. Shinohara, M. S., Nino, R., Higaki, T., & Ishii, E. (2021). Wheat Protein-Induced Enterocolitis Syndrome Complicated With Wheezing: An Approach to Diagnosis and Wheat Reintroduction. Cureus, 13(8), e17141. DOI : 10.7759/cureus.17141. Retrieved March 30, 2022
  23. Delahaye, C., Chauveau, A., Kiefer, S., & Dumond, P. (2017). Syndrome d’entérocolite induite par les protéines alimentaires (SEIPA) : une série de 14 enfants [Food protein-induced enterocolitis syndrome (FPIES) in 14 children]. Archives de pediatrie : organe officiel de la Societe francaise de pediatrie, 24(4), 310–316. DOI : 10.1016/j.arcped.2017.01.011. Retrieved March 30, 2022
  24. Venter, C., & Groetch, M. (2014). Nutritional management of food protein-induced enterocolitis syndrome. Current opinion in allergy and clinical immunology, 14(3), 255–262. DOI: 10.1097/ACI.0000000000000054. Retrieved March 30, 2022
  25. Michelet, M., Schluckebier, D., Petit, L. M., & Caubet, J. C. (2017). Food protein-induced enterocolitis syndrome – a review of the literature with focus on clinical management. Journal of asthma and allergy, 10, 197–207. DOI: 10.2147/JAA.S100379. Retrieved March 30, 2022
  26. Blackman, A. C., Anvari, S., Davis, C. M., & Anagnostou, A. (2019). Emerging triggers of food protein-induced enterocolitis syndrome: Lessons from a pediatric cohort of 74 children in the United States. Annals of allergy, asthma & immunology : official publication of the American College of Allergy, Asthma, & Immunology, 122(4), 407–411. DOI: 10.1016/j.anai.2019.01.022. Retrieved March 30, 2022
  27. Mehr, S., & Campbell, D. E. (2019). Food protein-induced enterocolitis syndrome: guidelines summary and practice recommendations. The Medical journal of Australia, 210(2), 94–99. DOI: 10.5694/mja2.12071. Retrieved March 30, 2022
  28. Bergmann, K. C., Wolf, H., & Schnitker, J. (2008). Effect of pollen-specific sublingual immunotherapy on oral allergy syndrome: an observational study. The World Allergy Organization journal, 1(5), 79–84. DOI: 10.1097/WOX.0b013e3181752d1c. Retrieved March 30, 2022
  29. Feldweg AM. (2017). Food-Dependent, Exercise-Induced Anaphylaxis: Diagnosis and Management in the Outpatient Setting. J Allergy Clin Immunol Pract. 5(2):283-288. doi: 10.1016/j.jaip.2016.11.022. Retrieved March 30, 2022
  30. Food Allergy Research & Education. Wheat Allergy. Retrieved March 30, 2022
  31. American College of Allergy, Asthma & Immunology. Wheat Allergy. Retrieved March 30, 2022
  32. Tosh SM, Bordenave N. Emerging science on benefits of whole grain oat and barley and their soluble dietary fibers for heart health, glycemic response, and gut microbiotaNutr Rev. 2020;78(Suppl 1):13-20. doi:10.1093/nutrit/nuz085. Retrieved March 29, 2022
  33. Rasane, P., Jha, A., Sabikhi, L., Kumar, A., & Unnikrishnan, V. S. (2015). Nutritional advantages of oats and opportunities for its processing as value added foods – a review. Journal of food science and technology, 52(2), 662–675. DOI: 10.1007/s13197-013-1072-1. Retrieved March 30, 2022
  34. Higgins J. A. (2004). Resistant starch: metabolic effects and potential health benefits. Journal of AOAC International, 87(3), 761–768. Retrieved March 30, 2022
  35. Topping, D. L., & Clifton, P. M. (2001). Short-chain fatty acids and human colonic function: roles of resistant starch and nonstarch polysaccharides. Physiological reviews, 81(3), 1031–1064. DOI: 10.1152/physrev.2001.81.3.1031. Retrieved March 30, 2022
Return to Blog