Miel [Español]

a honeycomb before being prepared for toddlers starting solids

Advertencia

La miel puede contener esporas de Clostridium botulinum que pueden causar botulismo infantil, una enfermedad rara pero potencialmente fatal. Los/las bebés menores de 12 meses corren mayor riesgo a la enfermedad, así que espera hasta después del primer cumpleaños del bebé para introducir la miel.

La miel, ¿Es segura para los/las bebés?

No. Nunca le dés miel a un bebé, incluso si ha sido esterilizada. La miel está asociada con un riesgo alto de botulismo infantil, una condición poco común pero potencialmente fatal causada por las esporas de Clostridium botulinum, que colonizan el intestino del bebé y producen toxinas que atacan el sistema nervioso.1 2 El botulismo infantil afecta a los/las bebés menores de 12 meses mientras que el microbioma intestinal aún se está desarrollando.3 4 Aunque algunos productores esterilizan la miel para reducir el riesgo de contaminación, existen regulaciones inconsistentes en el mercado global que ponen en duda la seguridad de este endulzante natural, incluso cuando está tratado.5

¿Cuándo pueden los/las bebés comer miel?

Si bien se considera seguro introducir la miel después del primer cumpleaños del bebé, puede ser beneficioso introducir azúcar y endulzantes hasta más cerca del segundo cumpleaños (incluso endulzantes naturales como el agave, la miel de dátiles, la miel de abeja y el jarabe de maple). En exceso, los endulzantes como la miel pueden reducir la diversidad de alimentos que el niño/niña está interesado en comer e incluso aumentar el riesgo de obesidad y diabetes tipo 2 y afectar negativamente la salud cardiovascular.6

Los/las bebés tienen una preferencia innata por la dulzura, entonces es importante ayudar al niño/niña a desarrollar el paladar para los alimentos que no contienen azúcar añadido.7 Evitar el azúcar y los endulzantes añadidos en los primeros años puede ayudar al niño/niña a aprender a amar los sabores salados, así como los alimentos integrales naturalmente dulces como las frutas y verduras.

Amelia, de 14 meses, prueba el panal de miel por primera vez.
Max, de 22 meses, prueba la miel (del panal de miel) por primera vez.
Adie, de 22 meses, intenta de limpiar la miel de las manos después de tocar el panal de miel.

¿Es la miel saludable para los/las bebés?

No. La miel no es un alimento seguro para los/las bebés porque puede ponerles en riesgo de botulismo infantil. Si el niño/niña tiene más de 12 meses, es generalmente aceptable ofrecerle una pequeña cantidad de miel de una fuente confiable. Por ejemplo, la Academia Estadounidense de Pediatría recomienda pequeñas cantidades de miel (2 a 5 ml) para el tratamiento de la tos en niños/niñas mayores de un año.8 Según investigaciones recientes, es nuestra opinión profesional que es mejor esperar hasta después del segundo cumpleaños para usar miel y otros endulzantes de manera regular en la dieta del niño/niña.9

Una vez que estés lista para introducir la miel, hay cientos de opciones para probar, cada una con un sabor diferente que refleja la dieta de la abeja—desde lavanda, a flor de naranja, a salvia. El perfil de nutrientes en la miel varía bastante según la dieta de la abeja y el tipo de miel; por ejemplo, la miel cruda puede ofrecer más antioxidantes que la miel procesada.10 Incluso hay investigaciones que sugieren que algunas mieles pueden tener poderes antibacterianos, antiinflamatorios, antifúngicos y antivirales. Sin embargo, aún no hay un veredicto sobre la mayoría de los usos medicinales de la miel.11

Independientemente del tipo que elijas, toda la miel tiene una cosa en común: el azúcar. Lo que la miel carece de proteínas y grasas, lo compensa con carbohidratos en forma de azúcares simples que alimentan el cuerpo humano con energía. La miel puede ser un endulzante natural ideal porque contiene más nutrientes que los azúcares refinados, pero azúcar es azúcar—y demasiada puede contribuir a problemas de salud.12 Si deseas endulzar la comida del bebé, considera usar frutas frescas que contengan fibra, como bananos, higos, fresas u otra fruta dulce de manera natural.

Finalmente, intenta comprar miel de una fuente confiable, ya que algunas mieles contienen contaminantes. Las abejas son polinizadoras que se mueven libremente de flor a flor, lo que significa que su actividad es difícil de localizar. Como resultado, la miel puede contaminarse con una amplia gama de pesticidas, fungicidas, metales pesados, bacterias, antibióticos e incluso materiales radioactivos del ambiente donde viven las abejas.13 Para complicar las cosas, existe una práctica generalizada de mezclar miel con jarabe de maíz durante el procesamiento para incrementar el rendimiento y las ganancias económicas.14 15

★ Consejo: ¿Tienes un tarro de miel que se ha cristalizado y endurecido? Coloca el recipiente en un tazón con agua caliente durante unos minutos. Los sólidos se fundirán y se convertirán en oro líquido.

¿Pueden los niños/niñas pequeños comer panal de miel?

Sí, pero con moderación y precaución. El panal contiene miel, cera de abejas, polen de abeja y otros componentes (como propóleo y jalea real).16 17 Aquellos que tienen alergia al polen pueden tener reacciones alérgicas al panal.18 Además, en algunos casos, la cera de abejas, el propóleo y / o la jalea real, que está presente en cantidades variables en el panal, también pueden causar reacciones alérgicas que van de leves a graves.19 20 21 22

El componente ceroso del panal de miel que está hecho principalmente de cera de abejas puede tener propiedades beneficiosas para la sud, como el apoyo a la salud del hígado y el corazón, pero comer constantemente grandes cantidades de panal de miel puede estar asociado con obstrucciones estomacales, así que evita ofrecerlo en grandes cantidades. Por la consistencia cerosa, el panal de miel puede formar una consistencia similar a la de una goma de mascar en la boca y puede ser un peligro de ahogamiento. Cortar la miel en trozos pequeños y asegurarse de que el niño/niña pequeño mastique y trague completamente el panal antes de pasar al siguiente bocado puede ayudar a reducir este riesgo. Por último, la miel es rica en azúcares y, aunque son naturales, es mejor limitar la ingesta de azúcar tanto para los niños/niñas pequeños como en los adultos. En pocas palabras: si estás seguro de que no hay alergia y el niño/niña tiene 12 meses o más, un pequeño panal de abejas está bien.

La miel, ¿Es un peligro de ahogamiento para el/la bebé?

Puede serlo, si se sirve sola o si está cubriendo otro alimento que es difícil de masticar (como la manzana cruda). Para reducir el riesgo, limita la cantidad de miel que estás sirviendo y/o mézclala bien con otros alimentos. Como siempre, asegúrate de crear un ambiente seguro para comer, mantén siempre al/la bebé al alcance de tu mano durante las comidas, y verifica las sugerencias de porciones más apropiadas para la edad correspondiente.

Para obtener más información sobre ahogamiento, visita nuestra sección sobre arcadas y ahogamiento y familiarizarte con la lista de peligros comunes de ahogamiento.

¿Es la miel un alérgeno común?

No. Las alergias a la miel son raras, aunque no desconocidas.23  

Como lo harías al ofrecer cualquier alimento nuevo, comienza ofreciendo pequeñas cantidades de miel sola en las primeras ocasiones que la ofrezcas al/la bebé. Si no hay alguna reacción adversa, aumenta gradualmente la cantidad durante las próximas comidas.

Aunque la miel a menudo se promociona como un remedio casero para las alergias de temporada, un estudio ha demostrado que no hay diferencias en los pacientes que ingirieron miel cruda, miel procesada comercialmente o un placebo con sabor a miel.24 En casos raros, la miel puede aumentar los síntomas de alergia en personas con alergias al polen o al veneno de abeja cuando se ingiere o se aplica sobre la piel.25 26

¿Cómo se ofrece la miel de manera segura haciendo BLW?

Cada bebé se desarrolla a su propio ritmo, y las sugerencias que ofrecemos sobre cómo cortar o preparar determinados alimentos son generalizaciones para una amplia audiencia. Tu hijo(a) es un(a) individuo(a) único(a) y puede tener necesidades o consideraciones más allá de las prácticas comúnmente aceptadas. Para determinar las recomendaciones de tamaño y forma de los alimentos, nosotros(as) utilizamos la mejor información científica disponible acerca del desarrollo motor grueso, fino y oral para minimizar el riesgo de ahogamiento. Las sugerencias de preparación que ofrecemos son solo para fines informativos y no reemplazan el consejo individual y específico de tu medico(a) pediátrico(a) o profesional de la salud o proveedor para niños(as). Es imposible eliminar por completo el riesgo de que un(a) bebé o un(a) niño(a) se ahogue con cualquier líquido, puré o alimento. Recomendamos que sigas todos los protocolos de seguridad que sugerimos para así crear un entorno de alimentación seguro y que tomes decisiones informadas para tu hijo(a) con respecto a sus necesidades específicas. Nunca ignores el consejo médico profesional ni te demores en buscarlo debido a algo que hayas leído o visto aquí.

6 a 12 meses de edad: Evita la miel debido al riesgo de botulismo infantil.

12 a 24 meses de edad: Considera esperar. Si bien es seguro introducir la miel después del primer cumpleaños del bebé, la miel está llena de azúcar. En vez de ofrecer endulzantes, este es un buen momento para concentrarse en expandir el paladar del bebé con sabores más salados.

24 meses o más de edad: ¡Es tiempo! Rocía una pequeña cantidad de miel sobre alimentos como pan con mantequilla de nueces, avena o yogur, o mezcla con alimentos como salsas o batidos.

Receta: Bruschetta con ricotta y miel (24 meses o más)

strips of toasted sourdough bread topped with ricotta cheese and drizzled with oil, lemon juice and honey

Ingredientes:

  • 1 rebanada de pan de masa madre
  • 1 cucharada de queso ricotta
  • 1/4 cucharadita de aceite de oliva extra virgen
  • 1/4 de cucharadita de jugo de limón
  • 1/4 cucharadita de miel

Esta receta contiene alérgenos (lácteos y trigo).

Instrucciones:

  1. Tuesta el pan en una tostadora, en una sartén o en un horno precalentado hasta que esté crujiente.
  2. Unta el queso ricotta encima del pan tostado.
  3. Rocía el aceite, el jugo de limón y la miel por encima.
  4. Corta el pan en tamaños apropiados para la edad del/la bebé antes de servir.

Maridajes de sabores:

La miel varía mucho en sabor. Algunas variedades son herbáceas y florales, mientras que otras tienen sabor a nuez y ahumado, pero la dulzura es la línea convergente en todos los tipos. La miel es un sustituto popular del azúcar refinada en el pan y otros productos horneados, pero intenta combinarla con alimentos integrales para equilibrar los sabores, desde quesos picantes como el queso de cabra, mascarpone o ricotta; hasta tartas de frutas como manzana, arándano o piña; a vegetales naturalmente dulces como la remolacha, la zanahoria o el ñame; a alimentos picantes como los chiles jalapeños o alimentos ácidos como los tomates. ¡Hay una razón por la que a algunas personas les gusta rociar miel en la pizza!

Revisado por:

J. Truppi, MSN, CNS

V. Kalami, MNSP, RD    

A. Derma, MS, CCC-SLP/L    

K. Tatiana Maldonado, MS, CCC-SLP, CBIS, CLEC

K. Rappaport, OTR/L, MS, SCFES, IBCLC

S. Bajowala, MD, Alergista e Inmunóloga Certificada por la Junta de la FAAAAI (sección de alergias).

R. Ruiz, MD, FAAP. Pediatra general certificada por la junta y gastroenteróloga pediátrica.

  1. Wikström, S., & Holst, E. (2017). Spädbarnsbotulism – skäl att inte ge honung till barn under ett år [Infant botulism – why honey should be avoided for children up to one year]. Lakartidningen, 114, ELMF. Retrieved August 25, 2020
  2. Cox, N., Hinkle, R. (2002). Infant Botulism. American Family Physician, 65(7), 1388-1393. Retrieved August 25, 2020
  3. Siu, K., Rehan, M., Austin, J. W., Ramachandran Nair, R., & Pernica, J. (2017). It’s not all about the honey. Pediatrics & child health, 22(1), 37–38. DOI:10.1093/pch/pxx009. Retrieved August 25, 2020
  4. Tanzi, M. G., & Gabay, M. P. (2002). Association between honey consumption and infant botulism. Pharmacotherapy, 22(11), 1479–1483. DOI:10.1592/phco.22.16.1479.33696. Retrieved August 25, 2020
  5. Al-Waili, N., Salom, K., Al-Ghamdi, A., & Ansari, M. J. (2012). Antibiotic, pesticide, and microbial contaminants of honey: human health hazards. The Scientific World Journal, 2012, 930849. DOI:10.1100/2012/930849. Retrieved August 25, 2020
  6. Fidler Mis, N., Braegger, C., Bronsky, J., Campoy, C., Domellöf, et al. (2017). Sugar in Infants, Children and Adolescents: A Position Paper of the European Society for Paediatric Gastroenterology, Hepatology and Nutrition Committee on Nutrition. Journal of pediatric gastroenterology and nutrition, 65(6), 681–696. DOI:10.1097/MPG.0000000000001733. Retrieved August 25, 2020
  7. Fidler Mis, N., Braegger, C., Bronsky, J., Campoy, C., Domellöf, et al. (2017). Sugar in Infants, Children and Adolescents: A Position Paper of the European Society for Paediatric Gastroenterology, Hepatology and Nutrition Committee on Nutrition. Journal of pediatric gastroenterology and nutrition, 65(6), 681–696. DOI:10.1097/MPG.0000000000001733. Retrieved August 25, 2020
  8. HealthyChildren.org, Coughs and Colds: Medicines or Home Remedies? Retrieved September 6, 2020
  9. Fidler Mis, N., Braegger, C., Bronsky, J., Campoy, C., Domellöf, et al. (2017). Sugar in Infants, Children and Adolescents: A Position Paper of the European Society for Paediatric Gastroenterology, Hepatology and Nutrition Committee on Nutrition. Journal of pediatric gastroenterology and nutrition, 65(6), 681–696. DOI:10.1097/MPG.0000000000001733. Retrieved August 25, 2020
  10. Blasa, M., Candiracci, M., Accorsi, A., Piacentini, M.P., Albertini, M.C., et al. (2006). Raw Millefiori honey is packed full of antioxidants. Food Chemistry, 97(2), 217-222. DOI:10.1016/j.foodchem.2005.03.039. Retrieved August 25, 2020
  11. Ahmed, S., Sulaiman, S.A., Baig, A.A., Ibrahim, M.,Liaqat, S., et al. (2018). Honey as a Potential Natural Antioxidant Medicine: An Insight into Its Molecular Mechanisms of Action. Oxidative Medicine and Cellular Longevity, 2018:8367846. DOI:10.1155/2018/8367846. Retrieved August 25, 2020
  12. Fidler Mis, N., Braegger, C., Bronsky, J., Campoy, C., Domellöf, et al. (2017). Sugar in Infants, Children and Adolescents: A Position Paper of the European Society for Paediatric Gastroenterology, Hepatology and Nutrition Committee on Nutrition. Journal of pediatric gastroenterology and nutrition, 65(6), 681–696. DOI:10.1097/MPG.0000000000001733. Retrieved August 25, 2020
  13. Al-Waili, N., Salom, K., Al-Ghamdi, A., & Ansari, M. J. (2012). Antibiotic, pesticide, and microbial contaminants of honey: human health hazards. The Scientific World Journal, 2012, 930849. DOI:10.1100/2012/930849. Retrieved August 25, 2020
  14. Trifković, J., Andrić, F., Ristivojević, P., Guzelmeric, E., & Yesilada, E. (2017). Analytical Methods in Tracing Honey Authenticity. Journal of AOAC International, 100(4), 827–839. DOI:10.5740/jaoacint.17-0142. Retrieved August 25, 2020
  15. Soares, S., Amaral, J. S., Oliveira, M. B. P. P., & Mafra, I. (2017). A Comprehensive Review on the Main Honey Authentication Issues: Production and Origin: Honey authentication…. Comprehensive Reviews in Food Science and Food Safety, 16(5), 1072–1100. DOI: 10.1111/1541-4337.12278. Retrieved August 25, 2020
  16. Olaitan, P. B., Adeleke, O. E., & Ola, I. O. (2007). Honey: a reservoir for microorganisms and an inhibitory agent for microbesAfrican health sciences7(3), 159–165. DOI: 10.5555/afhs.2007.7.3.159. Retrieved June 19, 2021.
  17. Komosinska-Vassev, K., Olczyk, P., Kaźmierczak, J., Mencner, L., & Olczyk, K. (2015). Bee pollen: chemical composition and therapeutic applicationEvidence-based complementary and alternative medicine, 297425. DOI: 10.1155/2015/297425. Retrieved June 19, 2021.
  18. U. S. National Library of Medicine. (2020). Bee pollenMedline Plus. Retrieved June 19, 2021.
  19. Nyman, G., Tang, M., Inerot, A., Osmancevic, A., Malmberg, P., & Hagvall, L. (2019). Contact allergy to beeswax and propolis among patients with cheilitis or facial dermatitisContact dermatitis81(2), 110–116. DOI: 10.1111/cod.13306. Retrieved June 19, 2021
  20. Hay, K. D., & Greig, D. E. (1990). Propolis allergy: a cause of oral mucositis with ulcerationOral surgery, oral medicine, and oral pathology, 70(5), 584–586. DOI: 10.1016/0030-4220(90)90403-f. Retrieved June 19, 2021.
  21. Thien, F. C., Leung, R., Baldo, B. A., Weiner, J. A., Plomley, R., & Czarny, D. (1996). Asthma and anaphylaxis induced by royal jellyClinical and experimental allergy : journal of the British Society for Allergy and Clinical Immunology, 26(2), 216–222. DOI: 10.1111/j.1365-2222.1996.tb00082.x. Retrieved June 19, 2021.
  22. Leung, R., Ho, A., Chan, J., Choy, D., & Lai, C. K. (1997). Royal jelly consumption and hypersensitivity in the communityClinical and experimental allergy : journal of the British Society for Allergy and Clinical Immunology, 27(3), 333–336. Retrieved June 19, 2021.
  23. Aguiar, R., Duarte, F. C., Mendes, A., Bartolomé, B., & Barbosa, M. P. (2017). Anaphylaxis caused by honey: a case report. Asia Pacific allergy, 7(1), 48–50. DOI:10.5415/apallergy.2017.7.1.48. Retrieved August 25, 2020
  24. Koca, I., & Koca, A. F. (2007). Poisoning by mad honey: A brief review. Food and Chemical Toxicology, 45(8), 1315–1318. DOI:10.1016/j.fct.2007.04.006. Retrieved August 25, 2020
  25. Vezir, E., Kaya, A., Toyran, M., Azkur, D., Dibek Mısırlıoğlu, E., & Kocabaş, C. N. (2014). Anaphylaxis/angioedema caused by honey ingestion. Allergy and asthma proceedings, 35(1), 71–74. DOI:10.2500/aap.2014.35.3718. Retrieved August 25, 2020
  26. Matos, D., Serrano, P., & Menezes Brandão, F. (2015). A case of allergic contact dermatitis caused by propolis-enriched honey. Contact dermatitis, 72(1), 59–60. DOI:10.1111/cod.12297. Retrieved August 25, 2020
Return to Blog