Maracuyá [Español]

a ripe passion fruit cut halfway open before being prepared for babies starting solids

¿Cuándo pueden comer maracuyá los/las bebés?

La pulpa del maracuyá maduro y sus semillas llenas de fibra se pueden introducir a la dieta del bebé tan pronto como esté listo para comer sólidos, que es generalmente alrededor de los 6 meses. Mientras que algunos dicen que las semillas son un peligro de ahogamiento, no hay evidencia que apoye esto. Sin embargo, ten en cuenta que la pulpa de la fruta inmadura, además de las hojas, la cáscara y la piel de la fruta madura e inmadura, pueden ser tóxicas.1 2

Historia y origen del maracuyá

La fruta del maracuyá es una baya de cáscara dura proveniente de una vigorosa vid trepadora que crece en todo el mundo. Hay muchas variedades—hasta 500 según algunas estimaciones—con una diversidad de color en la etapa madura que varía desde un morado profundo hasta un dorado soleado,  naranja brillante o rojo oxidado.

La planta es originaria de los trópicos de América del Sur, donde la fruta se llama maracuyá o maracujá (y también es conocida como granadilla, chinola, liliko’i, parcha, y otros nombres por todo el mundo). El nombre de la fruta en inglés (‘passion fruit’) viene de los colonizadores españoles, que creían que las llamativas flores de la vid se asemejaban a la corona de espinas usada por Jesús en la Biblia. Como su nombre lo indica, esta “fruta de la pasión” es sensual: puedes ver, oler, escuchar y sentir cuando la baya está lista para comer. La piel se oscurece, se arruga y huele a almizcle y miel. El maracuyá maduro se siente firme y pesado en la mano, ya que está cargado de pulpa jugosa y semillas crujientes, que se pueden escuchar rebotando dentro de la cáscara cuando se agita.

Kalani, 8 meses, prueba maracuya por primera vez.
Max, 9 meses, come pulpa de maracuya.

¿Es el maracuyá saludable para el/la bebé?

Sí—cuando está maduro. La pulpa de la fruta inmadura, más las hojas, cáscara y piel de la fruta (madura o inmadura), son tóxicas. 3 4   

La pulpa jugosa contiene vitaminas A y C, que apoyan el sistema inmunológico y ayudan al cuerpo a absorber el hierro de la misma fruta y otros alimentos de origen vegetal. La pulpa también ofrece muchos minerales beneficiosos para ayudar al bebé a desarrollarse, incluyendo calcio, cobre, magnesio y zinc.5 No descartes las semillas: son comestibles y una buena fuente de fibra para promover un intestino saludable y feliz.6 Las semillas también contienen antioxidantes que pueden promover la salud del corazón.7

Como todas las frutas, los diferentes colores indican diferentes compuestos dentro de la planta que pueden ofrecer beneficios nutricionales. Por ejemplo, las variedades amarillas tienen mucha quercetina y un tipo especial de fibra llamada pectina. Mientras que los maracuyás morados tienen la mayor cantidad de antocianinas, y los naranjas tienen más carotenoides, luteína y zeaxantina.8 En pocas palabras, estos nutrientes actúan como antioxidantes en el cuerpo, protegen las células y promueven una visión saludable.

★Consejo: Un maracuyá fresco se puede mantener a temperatura ambiente, pero si está muy maduro, guárdalo en la nevera para evitar las moscas. Cuando no tienes maracuyá fresco como opción, elige maracuyá en puré congelado, que puede ser más económico y conveniente. La pulpa y las semillas tienen una larga vida útil de hasta 8 meses en el congelador. Solo asegúrate de leer la etiqueta: a menudo el puré se endulza con azúcares añadidos, que es mejor que los adultos y niños/niñas por igual los consuman con moderación.

¿Puede el/la bebé tomar jugo de maracuyá?

No. En su primer año de vida, a las/los bebés solo se les debe ofrecer leche materna y fórmula, y después de los 6 meses de edad, pequeños sorbos de agua. No se debe administrar jugo de ningún tipo a bebés menores de 12 meses de edad, a menos que te lo indique un profesional de la salud en circunstancias muy específicas.9 El jugo puede ser ofrecido de forma segura en pequeñas cantidades (menos que 4 onzas por día, idealmente diluido con agua para disminuir el dulzor) después del primer cumpleaños.10 Dicho esto, es mejor esperar a servir jugo hasta los dos años, e incluso entonces ofrecerlo en cantidades limitadas para minimizar el azúcar (incluyendo los azúcares naturales en el jugo) en la dieta del niño/niña. El jugo de maracuyá tiende a tener mucha azúcar agregada. Las investigaciones científicas han demostrado que el consumo regular y excesivo de bebidas dulces puede reducir la diversidad de alimentos y nutrientes consumidos por el bebé y puede aumentar su riesgo de obesidad, diabetes, enfermedades cardíacas y caries dental.11

¿Es el maracuyá un peligro de ahogamiento para el/la bebé?

No. La pulpa y las semillas del maracuyá no son un peligro de ahogamiento para los bebés, aunque, en teoría, una persona puede ahogarse con cualquier alimento. Si bien algunos sugieren que las semillas son un peligro de ahogamiento, no hay datos que respalden esta afirmación. En nuestra opinión profesional, las semillas pueden ser consumidas por bebés a partir de los 6 meses de edad. Si estás preocupado por ellas, está bien quitar las semillas antes de servir la pulpa al niño/niña.

Como siempre, asegúrate de crear un ambiente de alimentación seguro, mantente a la distancia de tu brazo del bebé durante las comidas, y consulta nuestras sugerencias de porciones apropiadas para la edad presentadas a continuación.

Para obtener más información sobre el ahogamiento, visita nuestra sección sobre arcadas y ahogamiento y familiarízate con la lista de peligros comunes de ahogamiento.

¿Es el maracuyá un alérgeno común?

No. Sin embargo, las personas con alergia al látex pueden ser sensibles al maracuyá.12 El maracuyá es naturalmente ácido, lo que puede molestar al estómago cuando se consume en grandes cantidades, causar una erupción facial inofensiva o contribuir a la rozadura de pañal.13 14 La erupción cutánea por lo general se disipa en cuestión de minutos después de que el área se limpia suavemente.

Como lo harías al introducir cualquier alimento nuevo, comienza ofreciendo una pequeña cantidad en las primeras porciones. Si no hay alguna reacción adversa, aumenta gradualmente la cantidad durante las próximas comidas.

¿Cómo preparar maracuyá para bebés haciendo BLW?

Los bebés se desarrollan a su propio ritmo. Las siguientes sugerencias de preparación son solo con fines informativos y no sustituyen el consejo profesional y personalizado de tu pediatra o profesional de la salud, nutricionista, dietista o experto en alimentación pediátrica. Nunca ignores el consejo médico profesional ni te demores en buscarlo debido a algo que hayas leído o visto aquí.

6 a 9 meses de edad: Saca la pulpa gelatinosa (con las semillas) del maracuyá maduro y mezcla con cereal o yogur para que el/la bebé lo recoja con la mano. También puedes servir la pulpa de maracuyá sola en un tazón si lo deseas. Si quieres que el/la bebé use una cuchara, mezcla la pulpa de maracuyá y las semillas en un alimento pegajoso como el yogur al estilo griego o el queso ricotta, luego precarga la cuchara y pásala por el aire para que tu bebé la alcance y la agarre. Resiste el impulso de servir una mitad entera de maracuyá con la médula y la piel puesto que son tóxicas.

9 a 18 meses de edad: Continúa agregando pulpa y semillas de maracuyá al yogur, cereales calientes y otros platos donde la fruta agria y ácida agregará un toque de sabor.

18 a 24 meses de edad: ¡Hora de introducir los batidos! Añade la pulpa del maracuyá y sus semillas a los batidos con sabor tropical para obtener un bono de antioxidantes. Recuerda tomarlo con calma ya que el maracuyá es muy ácido, lo que podría conducir a dolores de vientre y rozadura del pañal.

★Consejo: Si deseas servir pulpa de maracuyá sola, considera servirla junto a un plato rico en proteínas (¡el yogur servirá!) u otros alimentos que saciarán más el hambre. La pulpa de maracuyá puede ser difícil para el bebé de comer por sí mismo y puede sentirse frustrado si eso es todo lo que se le ofrece.

Receta: Crema de Maracuyá y Banano (Parfait de Maracuyá y Banano)

a square bowl filled with yogurt and pureed passion fruit and banana next to a passion fruit cut in half

Rendimiento: 4 porciones de tamaño infantil

Tiempo: 15 minutos

Ingredientes:

  • ½ banano maduro
  • ¼ taza de pulpa y semillas de maracuyá fresco o congelado (aproximadamente 2-3 maracuyás pequeños)
  • 1 taza de yogur griego sin azúcar, mascarpone, queso ricotta o yogur espeso a base de plantas
  • 1 maracuyá maduro (opcional)

Instrucciones:

  1. Pela y desecha la piel del banano. Machaca la pulpa en un tazón.
  1. Si estás comenzando a partir del maracuyá fresco, corta cada uno por la mitad y saca la pulpa y las semillas. Coloca la pulpa y las semillas en un mortero o en un procesador de alimentos. Muele o pulsa un par de veces hasta que el jugo se libere de la capa gelatinosa alrededor de las semillas. No se necesita mucho—solo 2 o 3 pulsos o molerlas un par de veces adicionales en el mortero es suficiente.
  1. Las semillas comestibles pueden agregar textura al parfait. Pero cuela el jugo si deseas tirarlas antes de servir. De lo contrario, revuelve la mezcla con el puré de banano.
  1. Revuelve la crema de tu elección en la fruta hasta que esté suave. Un poco de textura está bien, siempre y cuando no haya grumos grandes.
  1. Para servir: Coloca ½ taza o más del parfait en el tazón del bebé. El tamaño exacto de la porción es variable; deja que el apetito del niño/niña determine cuánto come. Si deseas, puedes agregar una cucharada de pulpa y semillas de un maracuyá maduro en la parte superior del parfait para mostrar una versión más cercana de la comida en su forma completa (¡haz esto en la mesa en frente del bebé, le encantará!). Deja que el/la bebé trate de alimentarse por sí mismo agarrando la comida o una cuchara precargada del lado del tazón.
  2. Para almacenar: La crema de maracuyá y banano se guarda en un recipiente hermético en la nevera durante un máximo de 2 días.

Esta receta contiene un alérgeno común: lácteos. Solo sírvela al bebé, o niño o niña, después de que este alérgeno se haya introducido de forma segura.

Maridajes de Sabor:

El maracuyá es dulce y ácido con un aroma almizclado. Al igual que los cítricos, el sabor ácido del maracuyá puede realzar platos salados y dulces, agregando notas agridulces a adobos y salsas para carnes, mariscos y postres por igual. Sírvelo con frutas que tengan un sabor similar, como naranja, papayas, piña, granada, fresa, o tamarindos. Saca la acidez a relucir con una pizca de lima, o compensa con frutas dulces como banano, guayaba, mango, melocotón, o plátano macho. El maracuyá combina bien con alimentos cremosos como el coco, queso de cabra fresco, queso mascarpone, queso mozzarella fresco, queso ricotta fresco, o yogur. Su acidez también se puede equilibrar con especias de pimienta de cayena, chile jalapeño, u otros alimentos picantes.

Revisado por:

J. Truppi, MSN, CNS 

V. Kalami, MNSP, RD, CSP

C. Aycinena, MS RD

A. Derma, MS, CCC-SLP/L

K. Tatiana Maldonado, MS, CCC-SLP, CBIS, CLEC

K. Rappaport, OTR/L, MS, SCFES, IBCLC

K. Grenawitzke, OTD, OTR/L, SCFES, IBCLC, CNT

S. Bajowala, MD, Alergista e Inmunóloga Certificada por la Junta de la FAAAAI (sección de alergias)

R. Ruiz, MD, pediatra general certificada por la junta y gastroenteróloga pediátrica

  1. Sáenz, J. A., Nassar, M. (1972). Toxic effect of the fruit of Passiflora adenopoda D. C. on humans: phytochemical determination. Revista de biologia tropical, 20(1), 137–140. Retrieved December 16, 2020
  2. Spencer, K.C., Seigler, D.S. (1983). Cyanogenesis of Passiflora edulis. Journal of Agricultural and Food Chemistry, 31(4), 794–796. DOI:10.1021/jf00118a028. Retrieved December 16, 2020
  3. Sáenz, J. A., Nassar, M. (1972). Toxic effect of the fruit of Passiflora adenopoda D. C. on humans: phytochemical determination. Revista de biologia tropical, 20(1), 137–140. Retrieved December 16, 2020
  4. Spencer, K.C., Seigler, D.S. (1983). Cyanogenesis of Passiflora edulis. Journal of Agricultural and Food Chemistry, 31(4), 794–796. DOI:10.1021/jf00118a028. Retrieved December 16, 2020
  5. Dos Reis, L., Facco, E., Salvador, M., Flôres, S.H., de Oliveira Rios, A. (2018). Antioxidant potential and physicochemical characterization of yellow, purple and orange passion fruit. Journal of food science and technology, 55(7), 2679–2691. DOI:10.1007/s13197-018-3190-2. Retrieved December 16, 2020
  6. Department of Crop Science, Faculty of Agriculture and Food Sciences,  Universiti  Putra  Malaysia  Bintulu Sarawak Campus, 97008 Bintulu, Sarawak, Ramaiya, S., Bujang, J., & Zakaria, M. (2018). Nutritive Values of Passion Fruit (Passiflora Species) Seeds and Its Role in Human Health. Journal of Agriculture Food and Development, 4(1), 23–30. Retrieved December 18, 2020
  7. Sáenz, J. A., Nassar, M. (1972). Toxic effect of the fruit of Passiflora adenopoda D. C. on humans: phytochemical determination. Revista de biologia tropical, 20(1), 137–140. Retrieved December 16, 2020
  8. Dos Reis, L., Facco, E., Salvador, M., Flôres, S.H., de Oliveira Rios, A. (2018). Antioxidant potential and physicochemical characterization of yellow, purple and orange passion fruit. Journal of food science and technology, 55(7), 2679–2691. DOI:10.1007/s13197-018-3190-2. Retrieved December 16, 2020
  9. Fruit Juice in Infants, Children, and Adolescents: Current Recommendations Melvin B. Heyman, Steven A. Abrams, SECTION ON GASTROENTEROLOGY, HEPATOLOGY, AND NUTRITION, COMMITTEE ON NUTRITION, Pediatrics May 2017, e20170967; DOI: 10.1542/peds.2017-0967
  10. American Academy of Pediatrics: HealthyChildren.org. (2017). Where We Stand: Fruit Juice. Retrieved September 15, 2020
  11. Fidler Mis, N., Braegger, C., Bronsky, J., Campoy, C., Domellöf, et al. (2017). Sugar in Infants, Children and Adolescents: A Position Paper of the European Society for Paediatric Gastroenterology, Hepatology and Nutrition Committee on Nutrition. Journal of pediatric gastroenterology and nutrition, 65(6), 681–696. DOI:10.1097/MPG.0000000000001733. Retrieved September 15, 2020
  12. Brehler, R., Theissen, U., Mohr, C., & Luger, T. (1997). “Latex-fruit syndrome”: frequency of cross-reacting IgE antibodies. Allergy, 52(4), 404–410. DOI:10.1111/j.1398-9995.1997.tb01019.x. Retrieved December 15, 2020
  13. Harvell J, Bason M, Maibach H. Contact urticaria and its mechanisms. Food Chem Toxicol. 1994 Feb;32(2):103-12. doi: 10.1016/0278-6915(94)90170-8. PMID: 8132170.
  14. Killig C, Werfel T. Contact reactions to food. Curr Allergy Asthma Rep. 2008 May;8(3):209-14. doi: 10.1007/s11882-008-0035-5. PMID: 18589839.
Return to Blog