Linaza (Semillas de Lino) [Español]

a pile of flaxseeds before being prepared for babies starting solid food

Advertencia

La linaza y el aceite de linaza contienen compuestos vegetales naturales que pueden ser tóxicos cuando se consumen en grandes cantidades.1 2 3 Dicho esto, no se ha reportado toxicidad por linaza en la dieta o en suplementos en estudios clínicos.4 5

¿Cuándo pueden comer linaza los(as) bebés?

Es un tema controvertido. Si bien la linaza es ampliamente celebrada como un superalimento, las semillas de linaza crudas y el aceite de linaza contienen compuestos vegetales naturales que pueden ser tóxicos cuando se consumen en grandes cantidades.6 7 8 Dicho esto, no se ha informado toxicidad de la linaza en la dieta o de los suplementos en estudios clínicos.9 10

Es nuestra opinión profesional que pequeñas cantidades de linaza o aceite de linaza se pueden introducir ocasionalmente a partir de los 6 meses de edad y que los beneficios nutricionales de pequeñas cantidades de linaza y aceite de linaza superan el riesego de cualquier exposición a toxinas.

Orígenes de la linaza

Los humanos han estado consumiendo linaza durante miles de años. Las semillas de linaza y el aceite de linaza provienen de una planta, cuyo nombre en latín Linum usitatissimum significa “muy útil”—que es un eufemismo. La planta de lino es ampliamente cultivada por sus fibras, que se utilizan para hacer lino y otros textiles; sus semillas, que se venden a granel como alimento o se utilizan para hacer aceite y otros productos; y por sus flores decorativas, que varían en color desde blanco hasta escarlata y azul violeta. Los seres humanos han estado cultivando lino durante siglos (la tela hecha de fibras de lino fue utilizada por los egipcios para embalsamar momias) y las semillas tienen una larga historia cómo ingrediente de medicinas naturales, como el Ayurveda, gracias a sus poderosos beneficios nutricionales.11

Quentin, 7 meses, come una col de Bruselas cocida espolvoreada con linaza molida
Zeke, 10 meses, come una lanza de mango espolvoreada con linaza molida.
Cooper, 13 meses, come avena con linaza.

¿Es la linaza saludable para los(as) bebés?

Sí, en pequeñas cantidades. La linaza y el aceite de linaza, aunque son densos en nutrientes esenciales que los/las bebés necesitan, contienen compuestos vegetales naturales que pueden ser tóxicos cuando se consumen en grandes cantidades.12 13 14 Dicho esto, en el momento de esta publicación, no hay evidencia de toxicidad de linaza en la dieta o de suplementos en estudios clínicos.15 16

Algunos antecedentes: En 2019, la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria completó un estudio que exploró el impacto de los compuestos vegetales naturales de la linaza. Entre los descubrimientos, el estudio estimó que las dietas de un pequeño porcentaje de bebés y niños(as) participantes podrían resultar en una exposición aguda a productos químicos, que son liberados por los compuestos vegetales cuando los alimentos se descomponen durante la digestión. Al mismo tiempo, el estudio señaló que es poco probable que la exposición estimada produzca efectos adversos.17

Nutricionalmente, las semillas de linaza son una de las mejores fuentes de ácido alfa linoleico, un ácido graso omega-3 que apoya la salud del corazón y el cerebro y están llenas de proteínas y nutrientes esenciales, incluidas las vitaminas B, el cobre, el hierro, el selenio y el zinc. Las semillas de linaza también contienen líganos (un tipo de antioxidante que ayuda a construir el sistema inmunológico) y fibras que pueden ayudar a regular los movimientos intestinales y aliviar el estreñimiento.18 19 Para maximizar la biodisponibilidad de los nutrientes, muele o remoja semillas de linaza enteras antes de servir, ya que es probable que las semillas enteras pasen directamente a través del cuerpo de el/la bebé.20 Alternativamente, para descomponer los compuestos de la planta, tuesta ligeramente u hornea las semillas antes de molerlas y servirlas.21 22 O, simplemente compra semillas de linaza molidas (también llamadas “harina de linaza”) o aceite de linaza, los cuales son más fácilmente absorbibles que las semillas de linaza enteras.23

★Consejo: Los productos de linaza (harina, sémola,y aceite) se echan a perder fácilmente cuando se exponen al calor. Guarda en el refrigerador y nunca usa aceite de linaza en lugar de aceites de cocina como el aceite de oliva. El aceite de linaza tiene un punto de humo bajo y la exposición al calor crea un sabor amargo y rancio.  

¿Es la linaza un peligro de ahogamiento para los(as) bebés?

No. Las semillas de linaza no son un riesgo de ahogamiento como muchas otras semillas enteras. Dicho esto, asegúrate de crear un ambiente de alimentación seguro y siempre permanezca cerca de el/la bebé durante la hora de comer.

Para obtener más información sobre ahogamiento, visita nuestra sección sobre arcadas y ahogamiento y familiarízate con la lista de peligros comunes de ahogamiento.

¿Es la linaza un alérgeno común?

No. La alergia a la linaza es rara. Sin embargo, se han notificado reacciones tanto en niños(as) como en personas adultas, algunas de las cuales fueron graves.24 25 A medida que el consumo de linaza se generaliza, los médicos creen que la alergia a la linaza puede llegar a ser más común en el futuro. Como lo harías al introducir cualquier alimento nuevo, comienza por ofrecer una cantidad muy pequeña al principio. Esto es especialmente importante si el/la niño(a) tiene alguna alergia preexistente a otras semillas. Si no hay ninguna reacción adversa, aumenta gradualmente la cantidad durante las próximas comidas.

★Consejo: ¿Tienen una alergia al huevo en la casa? La linaza molida mezclada con agua se puede utilizar en lugar de los huevos en productos horneados. La receta básica para reemplazar 1 huevo es combinar 1 cucharada de linaza finamente molida con 3 cucharadas de agua, mezclar hasta que esté gelatinosa y enfriar hasta que esté lista para usar.

¿Cómo preparar linaza o aceite de linaza para bebés haciendo BLW?

Cada bebé se desarrolla a su propio ritmo, y las sugerencias que ofrecemos sobre cómo cortar o preparar determinados alimentos son generalizaciones para una amplia audiencia. Tu hijo(a) es un(a) individuo(a) único(a) y puede tener necesidades o consideraciones más allá de las prácticas comúnmente aceptadas. Para determinar las recomendaciones de tamaño y forma de los alimentos, nosotros(as) utilizamos la mejor información científica disponible acerca del desarrollo motor grueso, fino y oral para minimizar el riesgo de ahogamiento. Las sugerencias de preparación que ofrecemos son solo para fines informativos y no reemplazan el consejo individual y específico de tu medico(a) pediátrico(a) o profesional de la salud o proveedor para niños(as). Es imposible eliminar por completo el riesgo de que un(a) bebé o un(a) niño(a) se ahogue con cualquier líquido, puré o alimento. Recomendamos que sigas todos los protocolos de seguridad que sugerimos para así crear un entorno de alimentación seguro y que tomes decisiones informadas para tu hijo(a) con respecto a sus necesidades específicas. Nunca ignores el consejo médico profesional ni te demores en buscarlo debido a algo que hayas leído o visto aquí.

6 a 12 meses de edad: Espolvorea semillas de linaza molidas ligeramente tostadas (o harina de linaza) sobre alimentos blandos como puré de verduras, cereales calientes o yogur. También puedes verter una pequeña cantidad de aceite de linaza en los alimentos o espolvorear harina de linaza en granos como amaranto, farro o quinua. La linaza es un laxante natural, así que no te excedas.

12 a 18 meses de edad: Mezcla pequeñas cantidades de aceite de linaza o semillas de linaza molidas en alimentos blandos… o intenta agregarlas al batido de el/la niño(a).

18 a 24 meses de edad: Agrega pequeñas cantidades de linaza molida o aceite de linaza a la comida de el/la niño(a) para darle más nutrición. A esta edad, seguro le encantarán las bolas de energía (receta a continuación) a el/la niño(a). Además, el lino molido se puede agregar fácilmente a cualquier receta para niños(as).

Receta: Bolitas de proteína de linaza

ten flaxseed balls on a countertop

Rendimiento: 16 bolas

Ingredientes:

  • 1 taza de dátiles suaves, sin hueso
  • 2 cucharadas de semillas de linaza molidas
  • 1/2 taza de mantequilla de maní o mantequilla de nuez u otra semilla de tu elección
  • 1/4 taza de copos de avena o hojuelas de coco sin azúcar
  • 1/2 cucharadita de canela
  • Ralladura de 1 naranja (opcional)
  • Aceite de coco o de oliva (opcional)

Esta receta contiene alérgenos: maní + coco. Solo sirve a un(a) niño(a) después de que estos alimentos se hayan introducido de manera segura.

  1. Licúa los dátiles pulsando en un procesador de alimentos hasta que se ablanden y formen una masa     .
  2. Tuesta ligeramente las semillas de linaza molidas hasta que comiencen a dorarse y huelan a nuez, aproximadamente 1 minuto. Añade la linaza al procesador de alimentos junto con los ingredientes restantes. Pulsa hasta que se combine.
  3. Toma una cucharada de la mezcla pegajosa entre tus manos para formar una bolita. ¡A los/las niños(as) pequeños(as) y mayores les encanta ayudar con esta parte! Si está demasiado pegajosa, unta un poco aceite de coco o aceite de oliva en las palmas de las manos.
  4. Forma todas las bolitas y disfrútalas de inmediato. Guarda las bolitas sobrantes en el refrigerador hasta por una semana.

Maridajes de sabor:

Las semillas de linaza y el aceite de linaza pueden tener sabor a nuez, pero por lo general es muy suave, así que usa la linaza para dar un impulso nutricional (no necesariamente para dar sabor) en todo tipo de comidas. Desde cereales calientes hasta parfaits de yogur, aderezos para ensaladas y productos horneados.

Revisado por:

J. Truppi, MSN, CNS 

V. Kalami, MNSP, RD

A. Derma, MS, CCC-SLP/L

K. Tatiana Maldonado, MS, CCC-SLP, CBIS, CLEC

K. Grenawitzke, OTD, OTR/L, SCFES, IBCLC, CNT

Dr. S. Bajowala, MD, Alergista e Inmunóloga Certificada por la Junta de la FAAAAI (sección de alergias)

Dr. R. Ruiz, MD, FAAP. Pediatra general certificada por la Junta y Gastroenteróloga pediátrica

  1. National Center for Complementary Integrative Health. (2016). Flaxseed and Flaxseed Oil. Retrieved September 10, 2020.
  2. Basch, E., Bent, S., Collins, J., Dacey, C., Hammerness, P., Harrison, M., Smith, M., Szapary, P., Ulbricht, C., Vora, M., & Weissner, W. (2007). Flax and Flaxseed Oil (Linum usitatissimum): A Review by the Natural Standard Research Collaboration. Journal of the Society for Integrative Oncology, 05(03), 92. DOI: 10.2310/7200.2007.005. Retrieved July 16, 2021.
  3. Torborg, L. (2017). Mayo Clinic Q&A: Flaxseed – A Nutritional Powerhouse. Mayo Clinic. Retrieved September 10, 2020.
  4. Goyal, A., Sharma, V., Upadhyay, N., Gill, S., & Sihag, M. (2014). Flax and flaxseed oil: an ancient medicine & modern functional food. Journal of food science and technology, 51(9), 1633–1653. DOI:10.1007/s13197-013-1247-9. Retrieved July 16, 2021.
  5. Parikh, M., Maddaford, T. G., Austria, J. A., Aliani, M., Netticadan, T., & Pierce, G. N. (2019). Dietary Flaxseed as a Strategy for Improving Human Health. Nutrients, 11(5), 1171. DOI:10.3390/nu11051171. Retrieved July 16, 2021.
  6. National Center for Complementary Integrative Health. (2016). Flaxseed and Flaxseed Oil. Retrieved September 10, 2020.
  7. Basch, E., Bent, S., Collins, J., Dacey, C., Hammerness, P., Harrison, M., Smith, M., Szapary, P., Ulbricht, C., Vora, M., & Weissner, W. (2007). Flax and Flaxseed Oil (Linum usitatissimum): A Review by the Natural Standard Research Collaboration. Journal of the Society for Integrative Oncology, 05(03), 92. DOI: 10.2310/7200.2007.005. Retrieved July 16, 2021.
  8. Torborg, L. (2017). Mayo Clinic Q&A: Flaxseed – A Nutritional Powerhouse. Mayo Clinic. Retrieved September 10, 2020.
  9. Goyal, A., Sharma, V., Upadhyay, N., Gill, S., & Sihag, M. (2014). Flax and flaxseed oil: an ancient medicine & modern functional food. Journal of food science and technology, 51(9), 1633–1653. DOI:10.1007/s13197-013-1247-9. Retrieved July 16, 2021.
  10. Parikh, M., Maddaford, T. G., Austria, J. A., Aliani, M., Netticadan, T., & Pierce, G. N. (2019). Dietary Flaxseed as a Strategy for Improving Human Health. Nutrients, 11(5), 1171. DOI:10.3390/nu11051171. Retrieved July 16, 2021.
  11. Goyal, A., Sharma, V., Upadhyay, N., Gill, S., & Sihag, M. (2014). Flax and flaxseed oil: an ancient medicine & modern functional food. Journal of food science and technology, 51(9), 1633–1653. DOI:10.1007/s13197-013-1247-9.
  12. National Center for Complementary Integrative Health. (2016). Flaxseed and Flaxseed Oil. Retrieved September 10, 2020.
  13. Basch, E., Bent, S., Collins, J., Dacey, C., Hammerness, P., Harrison, M., Smith, M., Szapary, P., Ulbricht, C., Vora, M., & Weissner, W. (2007). Flax and Flaxseed Oil (Linum usitatissimum): A Review by the Natural Standard Research Collaboration. Journal of the Society for Integrative Oncology, 05(03), 92. DOI: 10.2310/7200.2007.005. Retrieved July 16, 2021.
  14. Torborg, L. (2017). Mayo Clinic Q&A: Flaxseed – A Nutritional Powerhouse. Mayo Clinic. Retrieved September 10, 2020.
  15. Goyal, A., Sharma, V., Upadhyay, N., Gill, S., & Sihag, M. (2014). Flax and flaxseed oil: an ancient medicine & modern functional food. Journal of food science and technology, 51(9), 1633–1653. DOI:10.1007/s13197-013-1247-9. Retrieved July 16, 2021.
  16. Parikh, M., Maddaford, T. G., Austria, J. A., Aliani, M., Netticadan, T., & Pierce, G. N. (2019). Dietary Flaxseed as a Strategy for Improving Human Health. Nutrients, 11(5), 1171. DOI:10.3390/nu11051171. Retrieved July 16, 2021.
  17. European Food Safety Authority. (2019). Evaluation of the health risks related to the presence of cyanogenic glycosides in foods other than raw apricot kernels. EFSA Journal, 17(4). DOI: 10.2903/j.efsa.2019.5662. Retrieved September 10, 2020
  18. Goyal, A., Sharma, V., Upadhyay, N., Gill, S., & Sihag, M. (2014). Flax and flaxseed oil: an ancient medicine & modern functional food. Journal of food science and technology, 51(9), 1633–1653. DOI:10.1007/s13197-013-1247-9. Retrieved September 10, 2020
  19. Hanif Palla, A., Gilani, A.H. (2015). Dual effectiveness of Flaxseed in constipation and diarrhea: Possible mechanism. The Journal of Ethnopharmacology, 169, 60-68. DOI:10.1016/j.jep.2015.03.064. Retrieved September 10, 2020
  20. Austria, et al. Bioavailability of alpha-linolenic acid in subjects after ingestion of three different forms of flaxseed. J. Am Coll Nutr. 2008 Apr;27(2):214-21. doi: 10.1080/07315724.2008.10719693.
  21. Dzuvor, C. K. O., Taylor, J. T., Acquah, C., Pan, S., & Agyei, D. (2018). Bioprocessing of Functional Ingredients from Flaxseed. Molecules : A Journal of Synthetic Chemistry and Natural Product Chemistry, 23(10).
  22. Torborg, L. (2017). Mayo Clinic Q&A: Flaxseed – A Nutritional Powerhouse. Mayo Clinic. Retrieved September 10, 2020
  23. Austria, et al. Bioavailability of alpha-linolenic acid in subjects after ingestion of three different forms of flaxseed. J. Am Coll Nutr. 2008 Apr;27(2):214-21. doi: 10.1080/07315724.2008.10719693.
  24. O’Keefe, A., Kapur, S., Rex, G., & Watson, W. (2010). Flaxseed allergy in children: an emerging allergen?. Allergy, Asthma, and Clinical Immunology: Official Journal of the Canadian Society of Allergy and Clinical Immunology, 6(2), P6. DOI:10.1186/1710-1492-6-S2-P6. Retrieved September 10, 2020
  25. Kang, Y., Park, S. Y., Noh, S., Kim, J., Seo, B., et al. (2017). Case report: A first case of flaxseed-induced anaphylaxis in Korea. Medicine, 96(49), e8220. DOI:10.1097/MD.0000000000008220. Retrieved September 10, 2020
Return to Blog