Manzana [Español]

a golden delicious apple on a table before being prepared for babies starting solid food

Advertencia

La manzana cruda se encuentra dentro uno de los principales peligros de ahogamiento para los niños menores de 3 años, así que sigue leyendo para obtener más información sobre cómo ofrecer la manzana a los bebés de manera segura.1

¿Cuándo pueden comer manzana los bebés?

La manzana se puede comenzar a ofrecer tan pronto como bebe esté listo para comer sólidos, que generalmente es alrededor de los 6 meses de edad, siempre y cuando la fruta esté sin semillas, cortada de una manera apropiada para su edad, y cocida hasta que esté blanda para reducir el riesgo de ahogamiento. La manzana cruda es uno de los principales peligros de ahogamiento para los niños menores de 3 años, así que cortarla de manera apropiada para la edad.2 Sigue leyendo para obtener más información sobre cómo ofrecer la manzana a los bebés de manera segura.

Origen de la manzana

Las manzanas son una de las frutas más populares del mundo—y lo son por una buena razón. Esta fruta nutritiva prospera en climas templados de todo el mundo y puede durar más tiempo en almacenamiento que la mayoría de las frutas. Nuestro planeta contiene miles de variedades de manzanas las cuales difieren en color y textura, desde la dulce Jonagold con cascara roja brillante salpicada de oro; la Arkansas Black de color violeta oscuro con pulpa firme y acida, de color crema; a la seductora Pink Pearl con pulpa agria y rosada. La increíble biodiversidad de la manzana se remonta a Asia Central, donde la fruta salvaje crecía en regiones montañosas y servía como fuente de alimento para animales y aves, que esparcían las semillas de las manzanas más sabrosas por todas partes. A medida que las rutas comerciales se desarrollaron en todo el continente asiático, las manzanas llegaron a Europa y, finalmente, siguieron la colonización hasta las Américas. Hoy en día las manzanas y los bananos son las frutas más consumidas en los Estados Unidos. Está presente en casi todos los lugares donde se sirve comida a los estadounidenses—desde bandejas de almuerzo escolares hasta cafeterías de hospitales, mostradores de bodegas y cafeterías locales.

Juliet Rose, de 6 meses, come media manzana cocida.
Aarav, 9 meses, come una tira delgada de manzana cruda.
Max, de 12 meses, come manzana cruda cortada en rodajas finas.

¿Son las manzanas saludables para los bebés?

Si. Si bien el proverbio “una manzana al día mantiene al doctor en la lejanía” no está científicamente comprobado, puedes contar con las manzanas para obtener mucha fibra, vitamina C, vitamina B6 y antioxidantes para ayudar a que el bebé se desarrolle.3 Los nutrientes varían según el tipo de manzana; por ejemplo, las manzanas rojas contienen un tipo especial de antioxidante llamado antocianinas, que puede favorecer la salud cardiovascular y el microbioma intestinal.4 5 Dicho esto, no te enfoques en encontrar la “mejor” manzana. Elige la variedad que esté disponible ya que todas las manzanas están repletas de nutrientes para fortalecer el sistema inmunológico, promover una piel sana y el crecimiento celular, regular los movimientos intestinales y desarrollar un microbioma saludable.6

Dos notas importantes sobre las manzanas. Primero, ten cuidado con las semillas de manzana: contienen amigdalina, un compuesto vegetal que naturalmente contiene cianuro. Si bien comer una semilla de manzana está bien de vez en cuando, en exceso, las semillas pueden provocar intoxicación por cianuro.7 8

En segundo lugar, las manzanas son comúnmente rociadas con pesticidas.9 Para minimizar la exposición a estos compuestos, opta por manzanas orgánicas cuando puedas y asegúrate de lavar bien cualquier manzana antes de servirla para reducir los residuos de pesticidas en la cáscara. ¿Las manzanas orgánicas son muy caras o difíciles de encontrar? Cualquier fruta es mejor que nada de fruta. No te estreses y considera incorporar en la dieta del bebé frutas que tiendan a no necesitar tantos pesticidas, como el melón, melón dulce, kiwi, papaya y piña.

★ Consejo: Las manzanas están llenas de azúcar natural y se pueden utilizar como sustituto del azúcar en muchas recetas. Intenta machacar manzanas cocidas para hacer puré de manzana casera, luego usa el puré de manzana en lugar de azúcar procesada en productos horneados, aderezos para ensaladas y guisos.

¿Pueden los bebés beber jugo o sidra de manzana?

No. No se debe dar jugo de ningún tipo a bebés menores de 12 meses, a menos que lo indique un proveedor de salud en circunstancias muy específicas. En nuestra opinión profesional, es mejor esperar para servir cualquier tipo de jugo hasta los dos años de edad, e incluso entonces, limitar la cantidad ofrecida para minimizar el azúcar (incluido el azúcar natural) en la dieta del niño. Técnicamente hablando, se pueden ofrecer pequeñas cantidades de jugo (menos de 4 onzas al día, idealmente diluido con agua para reducir la dulzura) después del primer cumpleaños del niño, pero esperar más tiene muchos beneficios.10 El consumo regular y excesivo de bebidas dulces puede reducir la diversidad de alimentos y nutrientes consumidos por el niño y puede aumentar el riesgo de obesidad, diabetes, enfermedades cardíacas y caries dentales.11 Además, las manzanas enteras son más nutritivas que los jugos.12

¿Son las manzanas un peligro de ahogamiento para los bebés?

Sí. Las manzanas crudas y los trozos de manzana secos representan un peligro de ahogamiento para bebés y niños(as) porque son dificles de masticar y pueden ser resbaladizos. Para minimizar el riesgo de ahogamiento, cocina las manzanas hasta que estén blandas o córtalas en rodajas muy finas.Sigue leyendo para ver nuestras sugerencias de porciones apropiadas para la edad del niño(a). Como siempre, asegúrate de crear un ambiente seguro para comer, mantén al bebé al alcance de tu mano durante las comidas. Para obtener más información sobre ahogamiento, visita nuestra sección sobre arcadas y ahogamiento y familiarizarte con la lista de peligros comunes de ahogamiento.

¿Es la manzana un alérgeno común?

No. La manzana no se considera un alérgeno común, aunque se han reportado reacciones alérgicas.13 Las personas con síndrome de alergia oral (también llamado síndrome de alergia al polen-alimento) pueden ser sensibles a las manzanas, en particular aquellas que son alérgicas al polen de aliso, abedul y artemisa.14 Las personas sensibles a otras frutas de la familia de las rosáceas, como los albaricoques, las almendras y las ciruelas, también pueden tener una experiencia similar con las manzanas.15 El síndrome de alergia oral generalmente produce picazón o ardor en la boca por un corto tiempo, y es poco probable que provoque una reacción peligrosa. Pelar y cocinar la fruta puede minimizar la reacción alérgica.16 17

Como lo harías al ofrecer cualquier alimento nuevo, comienza ofreciendo una pequeña cantidad en las primeras porciones. Si no hay alguna reacción adversa, aumenta gradualmente la cantidad durante las próximas comidas.

¿Cómo preparar manzanas para un bebé haciendo BLW?

Cada bebé se desarrolla a su propio ritmo, y las sugerencias que ofrecemos sobre cómo cortar o preparar determinados alimentos son generalizaciones para una amplia audiencia. Tu hijo(a) es un(a) individuo(a) único(a) y puede tener necesidades o consideraciones más allá de las prácticas comúnmente aceptadas. Para determinar las recomendaciones de tamaño y forma de los alimentos, nosotros(as) utilizamos la mejor información científica disponible acerca del desarrollo motor grueso, fino y oral para minimizar el riesgo de ahogamiento. Las sugerencias de preparación que ofrecemos son solo para fines informativos y no reemplazan el consejo individual y específico de tu medico(a) pediátrico(a) o profesional de la salud o proveedor para niños(as). Es imposible eliminar por completo el riesgo de que un(a) bebé o un(a) niño(a) se ahogue con cualquier líquido, puré o alimento. Recomendamos que sigas todos los protocolos de seguridad que sugerimos para así crear un entorno de alimentación seguro y que tomes decisiones informadas para tu hijo(a) con respecto a sus necesidades específicas. Nunca ignores el consejo médico profesional ni te demores en buscarlo debido a algo que hayas leído o visto aquí.

6 a 9 meses de edad: Cocina mitades de manzana (sin la piel, corazón y semillas) en agua hirviendo hasta que un tenedor entre fácilmente o cocina las manzanas en el horno hasta que estén blandas. También puedes triturar manzanas cocidas para hacer puré de manzana y jugar con potenciadores de sabor agregando mantequilla o yogur para obtener más grasa, aromáticos como el jengibre y especias como el cardamomo o la canela. Si deseas servir manzana cruda a esta edad, ve a lo seguro: ralla la manzana en un tazón fijo a la mesa para que el bebé la pueda sacar con la mano.

9 a 18 meses de edad: A esta edad, sigue ofreciendo trozos de manzana cocida y considere servir rodajas de manzana (cortadas como circulo), de aproximadamente un centímetro de grosor, con o sin piel. Los(as) bebés a menudo mastican la piel y la escupen, y si bien esto parece un desperdicio, familiarizarse con la piel desde temprano puede ayudar al niño(a) a comer fruta con la piel en el futuro. ¡También fomenta el desarrollo de habilidades de masticación como roer con las muelas! El acto de masticar y escupir la piel también ayuda a desarrollar las habilidades orales-motoras. Esta forma de cortar también es excelente para los(as) niños(as) que sobrellenan, ya que es casi imposible meter una rodaja cortada como circulo en la boca. Si bebé muerde un trozo (¡recuerda, el objetivo es que los(as) bebés aprendan a morder!), el trozo será lo suficientemente grande como para escupirlo o estimular la lengua para mover la manzana hacia un lado para seguir masticando, o será un pequeño trozo que se mordio del borde. Como siempre, si estás nervioso, sirve la manzana cocida.

18 a 24 meses de edad: Cuando creas que el niño está listo, puedes intentar ofrecerle manzanas enteras, teniendo cuidado de quitar el corazón y quitar las semillas antes de servir (o quitar el corazón antes de que se acerquen demasiado a las semillas).  En realidad, ofrecer manzanas enteras puede ser más seguro (comparado a pedazos de manzana cruda que se rompen con más facilidad), ya que los niños pequeños no pueden morder tanto una manzana entera como, por ejemplo, una manzana en cuartos. Si su hijo tiene problemas con la cascara, simplemente pela la manzana o pélala en “rayas” para que quede un poco de piel para exponer al niño a ella. Como siempre, mantén al niño al alcance de tu mano durante las comidas y evita ofrecer manzanas en la carriola.

24 meses o más: A los 2 años, la mayoría de los niños pequeños con un desarrollo típico estarán listos para pedazos de manzana cruda, como en cuartos. Estos grandes trozos de manzana pueden ser más riesgosos que una manzana entera, así que espera hasta que observes que el niño está listo para ofrecerlos. Como siempre, mantén al niño al alcance de tu mano durante las comidas y evita ofrecer manzanas en la carriola o sillita del automóvil.

A cooked apple half held in a hand
Mitad de manzana cocida para bebés de 6 meses o más
a paper thin slice of green apple held in a hand
Una rodaja cortada fina como papel de manzana verde para bebés de 9 meses o más

Receta: Manzana cocida    

quartered poached apple

Tiempo: 20 minutos

Porción: 2 tazas (alrededor de 500 mililitros)

Edad: 6 meses o más

Ingredientes:

  • 2 manzanas
  • 2 tazas (475mL) de agua
  • 1 vaina de cardamomo o canela en rama (opcional)

Instrucciones:

  1. Lava y seca las manzanas. Si deseas, pela y desecha las pieles. Corta la manzana por la mitad o en cuartos, luego corta y desecha el corazón, las semillas y el tallo.
  2. Coloca las manzanas y el agua en una olla a fuego medio. Si lo deseas, agrega la especia para darle sabor.
  3. Cubre y deja los trozos hervir, luego baja el fuego y cocina a fuego lento hasta que las manzanas estén completamente suaves, en aproximadamente 10 minutos.
  4. Usa un colador o una cuchara ranurada para transferir las manzanas del agua a una tabla de cortar y dejalas enfriar a temperatura ambiente. Desecha el agua de cocción o reserva para otro uso, como té.
  5. Servir: Ofrece un poco de manzana y deja que el niño se alimente con las manos. El tamaño exacto de la porción es variable. Deja que el apetito del niño determine cuánto come. Guarda la manzana extra para comidas futuras. Si deseas fomentar el uso de cubiertos, simplemente precarga una cuchara y apoyala enseguida de la comida o pásasela en el aire para que el niño la agarre.

Para almacenar: Guarda las manzanas en un recipiente hermético en el refrigerador por hasta 1 semana.

Maridajes de sabores:

Las manzanas son dulces y ácidas, una combinación versátil de sabores que armoniza bien con alimentos dulces y salados por igual. Intenta combinar manzanas con almendras, avellanas, manís o nueces para equilibrar el rico sabor terroso de las nueces con brillo. Usa manzana para endulzar granos como el amaranto, el freekeh, la avena y la quinua. Sirve manzana junto con verduras como calabaza, col rizada, cebolla, espinaca o camote para agregar dulzura a su sabor terroso. Las manzanas también tienen un sabor particularmente delicioso con proteínas abundantes como carne de res, pollo, hígado de pollo y salchichas de cerdo.

Revisado y aprobado por:

J. Truppi, MSN, CNS 

V. Kalami, MNSP, RD, CSP

A. Derma, MS, CCC-SLP/L

K. Tatiana Maldonado, MS, CCC-SLP, CBIS, CLEC

K. Grenawitzke, OTD, OTR/L, SCFES, IBCLC, CNT

S. Bajowala, MD, Alergista e Inmunóloga Certificada por la Junta de la FAAAAI (sección de alergias)

R. Ruiz, MD, FAAP. Pediatra general certificada por la Junta y Gastroenteróloga pediátrica

  1. Altkorn R, Chen X, Milkovich S, et al. (2008). Fatal and non-fatal food injuries among children (aged 0-14 years). Int J Pediatr Otorhinolaryngol, 72(7):1041-1046. doi:10.1016/j.ijporl.2008.03.010. Retrieved July 16, 2021.
  2. Altkorn R, Chen X, Milkovich S, et al. (2008). Fatal and non-fatal food injuries among children (aged 0-14 years). Int J Pediatr Otorhinolaryngol, 72(7):1041-1046. doi:10.1016/j.ijporl.2008.03.010. Retrieved June 15, 2021.
  3. Kschonsek, J., Wolfram, T., Stöckl, A., & Böhm, V. (2018). Polyphenolic Compounds Analysis of Old and New Apple Cultivars and Contribution of Polyphenolic Profile to the In Vitro Antioxidant CapacityAntioxidants (Basel, Switzerland), 7(1), 20. DOI:10.3390/antiox7010020l. Retrieved April 1, 2021.
  4. Koutsos, A., Tuohy, K.M., Lovegrove, J.A. (2015). Apples and cardiovascular health–is the gut microbiota a core consideration?. Nutrients, 7(6), 3959–3998. DOI:10.3390/nu7063959. Retrieved April 1, 2021.
  5. Mattioli, R., Francioso, A., Mosca, L., & Silva, P. (2020). Anthocyanins: A Comprehensive Review of Their Chemical Properties and Health Effects on Cardiovascular and Neurodegenerative Diseases. Molecules (Basel, Switzerland), 25(17), 3809. https://doi.org/10.3390/molecules25173809
  6. Koutsos, A., Tuohy, K.M., Lovegrove, J.A. (2015). Apples and cardiovascular health–is the gut microbiota a core consideration?. Nutrients, 7(6), 3959–3998. DOI:10.3390/nu7063959. Retrieved April 1, 2021.
  7. Bolarinwa, I. F., Orfila, C., Morgan, M. R. (2015). Determination of amygdalin in apple seeds, fresh apples and processed apple juices. Food chemistry, 170, 437–442. DOI:10.1016/j.foodchem.2014.08.083. Retrieved April 1, 2021.
  8. Memorial Sloan Kettering Cancer Center. (2020). Amygdalin. Retrieved April 1, 2021.
  9. Xu, G., Nie, J., Wu, Y., Yan, Z., & Ye, M. (2018). The effects of fruit bagging on residue behavior and dietary risk for four pesticides in apple. Scientific reports, 8(1), 14348. DOI:10.1038/s41598-018-32358-6. Retrieved April 1, 2021.
  10. American Academy of Pediatrics: HealthyChildren.org. (2017). Where We Stand: Fruit Juice. Retrieved September 15, 2020.
  11. Fidler Mis, N., Braegger, C., Bronsky, J., Campoy, C., Domellöf, et al. (2017). Sugar in infants, children and adolescents: A position paper of the European Society for Paediatric Gastroenterology, Hepatology and Nutrition Committee on Nutrition. Journal of pediatric gastroenterology and nutrition, 65(6), 681–696. DOI:10.1097/MPG.0000000000001733. Retrieved September 15, 2020.
  12. Crowe, K.M., Murray, E. (2013). Deconstructing a fruit serving: Comparing the antioxidant density of select whole fruit and 100% fruit juices. Journal of the Academy of Nutrition and Dietetics, 113(10), 1354-1358. DOI:10.1016/j.jand.2013.04.024. Retrieved April 1, 2021.
  13. Tsiougkos, N., & Vovolis, V. (2013). Repeated anaphylactic episodes to orange and apple. European annals of allergy and clinical immunology, 45(3), 113–115. Retrieved April 1, 2021.
  14. Muluk, N. B., Cingi, C. (2018). Oral allergy syndromeAmerican journal of rhinology & allergy, 32(1), 27–30. DOI: 10.2500/ajra.2018.32.4489. Retrieved August 14, 2020.
  15. Rodriguez, J., Crespo, J.F., Lopez-Rubio, A., De La Cruz-Bertolo, J., Ferrando-Vivas, P., et al. (2000). Clinical cross-reactivity among foods of the Rosaceae familyThe Journal of allergy and clinical immunology, 106(1 Pt 1), 183–189. Retrieved April 1, 2021.
  16. American Academy of Allergy Asthma & Immunology. Oral Allergy Syndrome (OAS) or Pollen Fruit Syndrome (PFS). Retrieved January 9, 2020.
  17. Sussman, G., Sussman, A., Sussman, D. (2010). Oral allergy syndromeCMAJ : Canadian Medical Association journal = journal de l’Association medicale canadienne, 182(11), 1210–1211. DOI: 10.1503/cmaj.090314 . Retrieved April 1, 2021.
Return to Blog