Huevo (de Gallina) [Español]

Three whole eggs before they have been prepared for a baby starting solid foods

¿Cuándo pueden comer huevos los/las bebés?

Los huevos se pueden introducir a la dieta del bebé tan pronto como el bebé esté listo para comer sólidos, que generalmente es alrededor de los 6 meses. El huevo es un alérgeno alimenticio común, así que considera los factores de riesgo para el/la bebé y comienza con cantidades pequeñas de huevo bien cocido (clara y yema), ya que algunos bebés pueden tener reacciones graves incluso con la menor cantidad de huevo.

Guía Recomendada: Los 15 mejores primeros alimentos para bebés

Advertencia

Al servirle huevos a el/la bebé, asegúrate de que todas las partes del huevo estén completamente cocidas ya que pueden contener Salmonella, una bacteria común que puede causar enfermedades transmitidas por los alimentos en el tracto intestinal. El riesgo disminuye al cocinar huevos a 71°C o 160° F, lo cual a veces tarda un poco más de lo que estás acostumbrado.1 2 3 Nunca uses huevos quebrados o sucios, ya que puede aumentar este riesgo.4

Historia y usos de los huevos

Mucho más que un elemento básico en las cocinas de todo el mundo, el huevo ha llegado a simbolizar la fertilidad, el potencial y la nueva vida. Además, juega un papel en las celebraciones culturales, desde la pascua cristiana hasta el año nuevo iraní. La información aquí se centra en los huevos de gallina, aunque es común comer huevos de otros animales (como huevos de pato, huevos de codorniz, huevos de ganso, entre otros). Los huevos son naturalmente altamente nutritivos, lo que los convierte en un excelente alimento inicial para los bebés.

Las gallinas ponen huevos independientemente de si han sido fertilizados o no, y muchas gallinas modernas han sido criadas selectivamente para tener una alta producción de huevos durante todo el año. Dicho esto, los huevos solían ser un alimento de temporada y la puesta de huevos estaba en su apogeo cuando la luz del día era más larga (en verano)—por consecuencia, se desarrollaron diversas formas de preservar huevos para el invierno, incluyendo la salazón, el encurtido y la fermentación. Vale la pena mencionar que a menudo los huevos y la leche se encuentran en la misma sección refrigerada en las tiendas de alimentos. Ambos son productos comestibles de origen animal, pero los huevos no son lácteos, por lo que las familias que evitan los lácteos aún pueden comer huevos.

La versatilidad de los huevos es una maravilla química de la cocina. Pueden ser hervidos duros, hervidos suaves, escalfados, fritos y revueltos. En la panadería/repostería, tienen un papel vital en formar cortezas de tartas, panes dulces, natillas, soufflés, merengues y mucho más. Debido a su composición química, los huevos también absorben bien otros sabores y líquidos, como por ejemplo en el snack tradicional chino chá yè dàn o “huevo de té”, un huevo duro que luego se agrieta y se coloca en una mezcla de té con especies para remojar. Si bien muchas preparaciones de huevo son generalmente saladas, los huevos en preparaciones dulces están bien como un alimento ocasional para los niños/niñas y son populares en algunas partes del mundo. El khagineh, por ejemplo, es un omelet de Irán hecho con azúcar, mantequilla y especias.

★Consejo: ¿Sabías que los huevos crudos se pueden congelar si los sacas de la cáscara? Si tienes muchos huevos extras y no quieres que se desperdicien, aquí esta cómo congelar huevo crudo.

Kalani, de 7 meses, come un omelet y cebolla.
Río, de 7 meses, come un omelet.
Adie, de 15 meses, come un omelet de brócoli y queso cheddar cortado en trozos.

Los huevos, ¿Son saludables para los/las bebés?

Si. Los huevos son una excelente fuente de proteína. Tienen un perfil completo de aminoácidos (los bloques de construcción de las células) y grasas esenciales, incluyendo las grasas saturadas, el colesterol y el DHA (un ácido graso omega-3), que ayudan a construir paredes celulares, al crecimiento cerebral y a la visión.5 Los huevos también son ricos en otras vitaminas B y ácido fólico, así como selenio, zinc y yodo, además de tener una pequeña cantidad de hierro (mínima en comparación con la carne). Finalmente, son una de las mejores fuentes de colina, un nutriente importante para el desarrollo del cerebro y del sistema nervioso. 6 Los huevos son una opción particularmente buena para las familias vegetarianas cuyas dietas podrían ser bajas en vitaminas B12 y colina.7

Las yemas de huevo son una de las pocas fuentes alimenticias de vitamina D, la cual es vital para la construcción ósea.8 Las gallinas pastoreadas producen huevos con niveles más altos de vitamina D, vitamina E y ácidos grasos omega-3 que los huevos producidos por gallinas criadas en interiores industriales.9 10

Comprar huevos y descifrar las etiquetas de los alimentos puede ser un proceso vertiginoso. Desafortunadamente, no hay una etiqueta o categoría perfecta que indique cual es el huevo más éticamente producido, respetuoso al medio ambiente y al mismo tiempo más nutritivo. Etiquetas como “de corral”, “libre de jaulas”, “sin antibióticos u hormonas añadidas” pueden sonar como mejores opciones, pero estos términos a menudo tienen definiciones vagas, y no necesariamente indican que los huevos son más nutritivos o producidos de manera más ética.11 “Criados en pastura” no es una distinción reconocida por el USDA, por lo que el término se usa ampliamente. Pero puede indicar que las gallinas comían regularmente hierbas e insectos, lo que puede transmitir beneficios para la salud a sus huevos. 12 Otras certificaciones, como el “Bienestar Animal Aprobado” (Animal Welfare Approved) o el “Certified Humane”, tienen como objetivo indicar ciertas normas en el tratamiento de las gallinas.

Si bien a menudo cuestan más que los huevos convencionales, los huevos de gallinas criadas en pastos siguen siendo típicamente una fuente de proteína menos costosa en comparación con otras proteínas animales como la carne y el pollo. Los huevos criados en pastos locales pueden ser más baratos que los de las grandes marcas. Además, comprar huevos a granel y congelar los extras también puede ayudarte a obtener el máximo provecho financiero.  Para ser más económico, puedes optar por huevos enriquecidos con omega-3 (los pollos se alimentan con una dieta rica en omega-3, lo que hace que los huevos también sean más altos en omega-3.)13

★Consejo: ¿Te preguntas si los huevos siguen buenos para comer? Intenta la prueba de agua. Llena un vaso con agua y deja caer el huevo. Si se hunde, o se levanta (pero no flota), es seguro comer. Si flota hasta la superficie, ¡deséchalo!

¿Son los huevos un peligro de ahogamiento para los/las bebés?

No, aunque en teoría un individuo puede ahogarse con cualquier alimento. Para minimizar el riesgo, sirve los huevos en tiras finas y anchas cuando es un omelet, triturado o en cuartos cuando son huevos cocidos, y sírvelos junto con una bebida en una vaso abierto o con popote. Los huevos a menudo se adhieren a la lengua o el paladar y causan una buena cantidad de arcadas. Como siempre, asegúrate de crear un ambiente seguro para comer, mantén siempre al/la bebé al alcance de tu mano durante las comidas, y verifica las sugerencias de porciones más apropiadas para la edad correspondiente.

Para obtener más información sobre el ahogamiento, visita nuestra sección sobre arcadas y ahogamiento y familiarizarte con la lista de peligros comunes de ahogamiento.

¿Son los huevos un alérgeno alimentario común?

Si. Las alergias al huevo se encuentran entre las alergias alimentarias más comunes en los/las bebés. Se estima que el 2% de los niños/niñas son alérgicos al huevo.14 La buena noticia es que el 70% de los niños/niñas eventualmente superan su alergia al huevo con el tiempo.15 Si bien la sabiduría popular antes indicaba retrasar la introducción de huevos hasta alrededor de los 2 años, ahora sabemos que no  existe una buena razón para retrasar la introducción de los huevos en la dieta del bebé. De hecho, hay estudios que muestran que la exposición temprana y continua a los huevos durante la infancia puede ayudar a prevenir la alergia al huevo.16

Si vas a introducir huevos al bebé por primera vez, se recomienda comenzar con una pequeña porción de huevo bien cocido y observar cuidadosamente las señales de alergia o sensibilidad. Si lo tolera bien, puedes ofrecer huevos adicionales al ritmo de alimentación habitual del bebé. Curiosamente, la yema de huevo es menos alergénica que la clara de huevo, por lo que vale la pena considerar introducir primero la yema.17 Independientemente de la presentación, los alergistas recomiendan mantener los alérgenos comunes en la dieta del niño al menos 1 a 2 veces por semana una vez ya introducidos.

Algunos bebés pueden tener reacciones graves incluso a la menor cantidad de huevo. Las reacciones alérgicas pueden incluir irritabilidad, letargo, ojos llorosos, urticaria, erupciones cutáneas, picazón, hinchazón facial, sibilancias, tos, vómitos, diarrea y calambres en el abdomen. Si la reacción es leve, deja de ofrecer huevo y ponte en contacto con el médico del bebé para obtener más orientación. Si la reacción es grave y/o el bebé está teniendo problemas para respirar o parece inusualmente letárgico, llama a los servicios de emergencia inmediatamente ya que el bebé puede estar experimentando un shock anafiláctico. Nunca confíes únicamente en la presencia de un sarpullido rojo como indicación de una reacción alérgica, especialmente en bebés con piel morena. Esto es porque la urticaria, sarpullido y enrojecimiento pueden no ser obvios en tonos de piel más oscuros.

Por último, los antecedentes familiares de alergias alimentarias no deben ser una razón para aplazar la introducción del huevo. Sin embargo, si el/la bebé tiene eczema severo u otra alergia alimentaria preexistente, puede tener un mayor riesgo de alergia al huevo. Si esto aplica a tu bebé, ponte en contacto con tu médico antes de introducir el huevo, por que te puede sugerir introducir el huevo de manera supervisada en el consultorio del alergólogo. Si crees que tu bebé puede ser alérgico al huevo, haz una cita con un alergólogo pediátrico. Muchos niños con alergia al huevo pueden tolerar el huevo horneado y el alergista puede ayudarte a determinar si esta sería una opción para tu bebé.

¿Pueden los/las bebés comer huevos cocidos duros?

Sí, aunque los huevos duros presentan un mayor riesgo de ahogamiento y pueden ser difíciles de masticar para los/las bebés. Si bien es cierto que puedes ofrecer huevo duro en rodajas, otras preparaciones como omelets y huevos revueltos integran completamente la yema y la clara, lo que incrementa la probabilidad de que los bebés se coman la yema nutritiva. Si decides ofrecer huevos duros antes de los 9 meses de edad, intenta machacarlos o triturarlos en una ensalada de huevo con un poco de leche materna o fórmula para integrar la yema completamente y reducir el riesgo de ahogamiento.

¿Cuándo pueden los/las bebés comer huevos no completamente cocidos?

No recomendamos que a los/las bebés se les sirvan huevos crudos o líquidos dado el riesgo de contraer Salmonella No Tifoidea (NTS por sus siglas en inglés). En los Estados Unidos NTS es la segunda enfermedad transmitida por alimentos más común, causando más de 1 millón de infecciones. En todo el mundo se estima que cada año hay alrededor de 94 millones de casos de NTS y 155.000 muertes.18

La infección NTS puede causar una variedad de enfermedades, la más común es la gastroenteritis o intoxicación alimentaria que a menudo se caracteriza por fiebre, calambres abdominales, diarrea y vómitos. En la mayoría de las personas, los síntomas se resuelven sin medicamento en 4 a 7 días.19 Los niños y niñas, y específicamente aquellos menores de 5 años, son los que tienen más riesgo de contraer NTS. Los/las bebés tienen el mayor riesgo de contraer una forma más grave de NTS, que es cuando la infección se propaga desde los intestinos hasta la sangre y, a veces, otras áreas del cuerpo. Esto puede ser mortal si no se trata rápidamente con antibióticos.20 21 22

Los huevos se encuentran entre varios alimentos que se asocian con NTS. Aparte de los huevos, en los Estados Unidos, la carne, el pollo, las verduras y los productos lácteos también se han asociado con brotes de NTS.23 Los brotes más recientes en los Estados Unidos, en el 2021, se han relacionado con productos como camarones cocidos congelados, productos congelados crudos de pollo empanizado rellenos, queso brie de anacardo y pavo molido. 24 Aparte de los alimentos, la salmonella se puede transmitir a través de agua contaminada, y contacto cercano con animales infectados (especialmente aves de corral, reptiles, anfibios y otros mamíferos).25

Cabe señalar que la Agencia Británica de Normas Alimentarias afirma que actualmente los huevos producidos bajo el Código de Prácticas del León Británico son seguros para comer incluso cuando están secos o crudos.26 27 Sin embargo, a finales de 2020 se distribuyeron advertencias sobre lotes posiblemente contaminados con Salmonella en huevos con certificación León Británico.

En conclusión: A pesar de que los huevos no son el único alimento asociado con la salmonella, recomendamos firmemente evitar servir huevos crudos o líquidos a los bebés. Esto es porque los niños tienen un mayor riesgo de adquirir enfermedades graves y, como con toda la preparación de alimentos, es mejor ser cauteloso y practicar técnicas de manipulación seguras.

¿Pueden los/las bebés y niños/niñas comer huevos todos los días?

Sí, aunque no lo recomendamos. Es perfectamente saludable y seguro que los/las bebés coman huevos con esa frecuencia. Sin embargo, servir el mismo alimento todos los días (ya sea huevo u otro alimento) – incluso si es el alimento favorito de tu bebé – puede, a la larga, causar una aversión a dicho alimento y, eventualmente, puede llevar a su rechazo absoluto. Por esta razón y para ayudar a prevenir la alimentación quisquillosa, recomendamos que, a menos que este sea el único alimento disponible, te centres en una amplia variedad de alimentos y te abstengas de servir cualquier alimento más de dos o tres veces a la semana. Es muy común que los/las bebés y los niños/las niñas rechacen alimentos que previamente eran sus favoritos y, a menudo, puede tardar años para que los   vuelvan a aceptar en su dieta.

¿Te preocupa la ingesta de colesterol del bebé? Si bien estudios tempranos en animales mostraron una relación entre el consumo de colesterol y niveles altos de este en la sangre, los estudios en humanos no han demostrado los mismos resultados.28 De hecho, el colesterol dietético no parece contribuir al riesgo cardiovascular, sino que beneficia al cuerpo humano de muchas maneras.29

¿Cómo se preparan los huevos para los/las bebés haciendo BLW?

Cada bebé se desarrolla a su propio ritmo, y las sugerencias que ofrecemos sobre cómo cortar o preparar determinados alimentos son generalizaciones para una amplia audiencia. Tu hijo(a) es un(a) individuo(a) único(a) y puede tener necesidades o consideraciones más allá de las prácticas comúnmente aceptadas. Para determinar las recomendaciones de tamaño y forma de los alimentos, nosotros(as) utilizamos la mejor información científica disponible acerca del desarrollo motor grueso, fino y oral para minimizar el riesgo de ahogamiento. Las sugerencias de preparación que ofrecemos son solo para fines informativos y no reemplazan el consejo individual y específico de tu medico(a) pediátrico(a) o profesional de la salud o proveedor para niños(as). Es imposible eliminar por completo el riesgo de que un(a) bebé o un(a) niño(a) se ahogue con cualquier líquido, puré o alimento. Recomendamos que sigas todos los protocolos de seguridad que sugerimos para así crear un entorno de alimentación seguro y que tomes decisiones informadas para tu hijo(a) con respecto a sus necesidades específicas. Nunca ignores el consejo médico profesional ni te demores en buscarlo debido a algo que hayas leído o visto aquí.

6 a 9 meses de edad: La forma más fácil de introducir huevos a esta edad es a través de un omelet bien cocido y cortado en tiras rectangulares del tamaño de dos dedos adultos juntos. Esta forma hace que sea fácil para los/las bebés recoger los huevos y comer de forma independiente. Si el/la bebé tiene dificultades para recoger los alimentos de la mesa o bandeja, trata de pasarle tiras de huevo verticalmente por el aire.  

9 a 12 meses de edad: A esta edad, el agarre de pinza del/a bebé (donde juntan el pulgar y el dedo índice) se está desarrollando, lo que le permite recoger trozos más pequeños de comida. Como tal, este es un buen momento para reducir el tamaño a pequeños trozos de omelet, huevos revueltos o huevos duros (hacer puré o machacado con leche materna o fórmula puede funcionar bien aquí). Si el/la bebé está batallando para recoger pequeños trozos de comida, está perfectamente bien continuar ofreciendo tiras de omelet, y, por supuesto, siempre puedes machacar los huevos con leche materna, fórmula o alimentos como aguacate o yogur que el bebé lo agarre con la mano o de cubiertos precargados. Los muffins de huevo también son una excelente manera de servir un desayuno nutritivo que se puede preparar con anticipación, congelar y calentar. Ofrecer un muffin de huevo también permite que el bebé practique tomar bocados de un alimento suave y fácil de masticar. 

12 a 24 meses de edad: Explora una amplia variedad de preparaciones de huevos, corta los omelets y huevos duros en trozos pequeños y sigue asegurándote de que estén bien cocidos. Este es un buen momento para trabajar en el uso de tenedores. Los pequeños cuadritos de omelet pueden ser ideales para practicar con cubiertos.

strips of spinach and goat cheese omelet
Tiras de omelet preparadas para un bebé de 6 meses.
a hand holding three ruler-thin strips of omelet for babies starting solids
Tiras de omelet finas como una regla para bebés de 6 meses o más.
a hand holding a small pile of bite-sized pieces of omelet for babies 9 months+
Un omelet cortado en trozos pequeños para bebés de 9 meses o más.

Receta: Los primeros huevos de el/la bebé

an omelet cut into strips on a white background for 6 month old babies

Rendimiento: 1 omelet (150 gramos)

Tiempo de cocción: 10 minutos

Edad: 6 meses

Ingredientes:

  • 2 huevos
  • 2 cucharadas (30 mililitros) de agua, leche materna o leche de fórmula
  • 2 cucharaditas (10 mililitros) de aceite de oliva

Esta receta contiene un alérgeno común: huevos. Ten cuidado al servir las primeras veces. Considera limitar la cantidad ofrecida hasta que se descarte la alergia al huevo.

  1. Rompe los huevos en un tazón, agrega un poco de agua, leche materna o fórmula y bátelos bien.
  2. Calienta una sartén antiadherente a fuego medio con un poco de aceite de oliva. Cuando esté caliente, vierte la mezcla de huevo, baja el fuego a medio-bajo y cubre.
  3. Cocina los huevos como un omelet abierto durante unos minutos y luego, una vez que los huevos estén listos y firmes, doblalos por la mitad con una espátula y cocina un poco más hasta que el interior de la tortilla esté completamente cocido (a 71°C o 160° F). Deja que la tortilla se enfríe completamente.
  4. Para servir: Corta el omelet en tiras del tamaño de dos dedos juntos. Coloca las tiras en la bandeja o mesa en frente de el/la bebé para que se alimente por sí mismo/misma. Si el/la bebé batalla para recoger las tiras, ofrécele una en el aire para que la agarre.

Para almacenar: Las sobras se pueden almacenar en un recipiente hermético o envuelto firmemente en el refrigerador durante 3 días o en el congelador durante un máximo de 3 meses.

Maridajes de sabor:

El sabor del huevo varía, dependiendo del estilo de vida de la gallina que lo puso, pero generalmente, la clara de huevo tiene un sabor suave con un toque de azufre, y la yema de huevo tiene un sabor ligeramente más fuerte y mantecoso. Los huevos combinan maravillosamente con muchas cosas y absorben sabores y salsas fácilmente. Cocina los huevos con queso, cebolla, y verduras que sobraron, como brócolis al vapor o espinacas salteadas o con tomate como en el plato llamado shakshuka. Los huevos también presentan una gran oportunidad para introducir nuevas especias en el paladar del bebé, como cebollín, perejil, tomillo u orégano.

Revisado por:

J. Truppi, MSN, CNS 

V. Kalami, MNSP, RD

C. Aycinena Marcos, MS, RD

A. Derma Salazar, MS, CCC-SLP/L

K. Tatiana Maldonado, MS, CCC-SLP, CBIS, CLEC

K. Grenawitzke, OTD, OTR/L, SCFES, IBCLC, CNT

S. Bajowala, MD. Alergista e Inmunóloga Certificada por la Junta de la FAAAAI (sección de alergias)

R. Ruiz, MD, FAAP. Pediatra general certificada por la junta y gastroenteróloga pediátrica

  1. Caffarelli, C., Di Mauro, D., Mastrorilli, C., Bottau, P., Cipriani, F., & Ricci, G. (2018). Solid Food Introduction and the Development of Food AllergiesNutrients, 10(11), 1790. DOI: 10.3390/nu10111790. Retrieved June 4, 2021
  2. Whiley, H., & Ross, K. (2015). Salmonella and eggs: from production to plateInternational journal of environmental research and public health, 12(3), 2543–2556. DOI: 10.3390/ijerph120302543. Retrieved June 4, 2021.
  3. Davis AL, Curtis PA, Conner DE, McKee SR, Kerth LK. (2008). Validation of cooking methods using shell eggs inoculated with Salmonella serotypes Enteritidis and Heidelberg. Poultry Science, 87(8), 1637-42. DOI: 10.3382/ps.2007-00419. Retrieved June 4, 2021.
  4. Centers for Disease Control and Prevention. (2021). Salmonella and eggs. Retrieved July 6, 2021
  5. Lutter, C. K., Iannotti, L. L., & Stewart, C. P. (2018). The potential of a simple egg to improve maternal and child nutritionMaternal & child nutrition, 14 Suppl 3, e12678. DOI: 10.1111/mcn.12678. Retrieved June 4, 2021.
  6. Lutter, C. K., Iannotti, L. L., & Stewart, C. P. (2018). The potential of a simple egg to improve maternal and child nutritionMaternal & child nutrition, 14 Suppl 3, e12678. DOI: 10.1111/mcn.12678. Retrieved June 4, 2021.
  7. Lutter, C. K., Iannotti, L. L., & Stewart, C. P. (2018). The potential of a simple egg to improve maternal and child nutritionMaternal & child nutrition, 14 Suppl 3, e12678. DOI: 10.1111/mcn.12678. Retrieved June 4, 2021.
  8. Schmid, A., & Walther, B. (2013). Natural vitamin D content in animal productsAdvances in nutrition, 4(4), 453–462. DOI: 10.3945/an.113.003780. Retrieved June 4, 2021.
  9. Karsten, H., Patterson, P., Stout, R., & Crews, G. (2010). Vitamins A, E and fatty acid composition of the eggs of caged hens and pastured hens. Renewable Agriculture and Food Systems, 25(1), 45-54. DOI:10.1017/S1742170509990214. Retrieved June 4, 2021.
  10. Guo, J., Lovegrove, J. A., & Givens, D. I. (2018). 25(OH)D3-enriched or fortified foods are more efficient at tackling inadequate vitamin D status than vitamin D3The Proceedings of the Nutrition Society, 77(3), 282–291. DOI: 10.1017/S0029665117004062. Retrieved June 4, 2021.
  11. U.S. Department of Agriculture. Shell egg labeling guidelines for product bearing the USDA grademark. Retrieved June 4, 2021.
  12. Karsten, H., Patterson, P., Stout, R., & Crews, G. (2010). Vitamins A, E and fatty acid composition of the eggs of caged hens and pastured hens. Renewable Agriculture and Food Systems, 25(1), 45-54. DOI:10.1017/S1742170509990214. Retrieved June 4, 2021.
  13. Coorey, R., Novinda, A., Williams, H., & Jayasena, V. (2015). Omega-3 fatty acid profile of eggs from laying hens fed diets supplemented with chia, fish oil, and flaxseedJournal of food science, 80(1), S180–S187. DOI: 10.1111/1750-3841.12735. Retrieved June 4, 2021.
  14. Food Allergy Research & Education. (n.d.) Egg allergy. Retrieved June 4, 2021.
  15. American College of Allergy, Asthma & Immunology. (2019). Egg allergy. Retrieved June 4, 2021.
  16. Perkin MR, Logan K, Tseng A, Raji B, Ayis S, Peacock J, Brough H, Marrs T, Radulovic S, Craven J, Flohr C, Lack G; EAT Study Team. (2016). Randomized Trial of Introduction of Allergenic Foods in Breast-Fed Infants. New England Journal of Medicine, 374(18):1733-43. DOI: 10.1056/NEJMoa1514210. Retrieved July 6, 2021.
  17. Caubet, J. C., & Wang, J. (2011). Current understanding of egg allergyPediatric clinics of North America, 58(2), 427–xi. DOI: 10.1016/j.pcl.2011.02.014. Retrieved June 4, 2021.
  18. Sher AA, Mustafa BE, Grady SC, Gardiner JC, Saeed AM. (2021). Outbreaks of foodborne Salmonella enteritidis in the United States between 1990 and 2015: An analysis of epidemiological and spatial-temporal trendsInternational Journal of Infectious Diseases, 105, 54-61. DOI: 10.1016/j.ijid.2021.02.022. Retrieved July 6, 2021.
  19. U. S. Food and Drug Administration. (2021). What you need to know about egg safety. Retrieved July 6, 2021.
  20. American Academy of Pediatrics. (2021). Salmonella Infections. In: eds. Red Book: 2021–2024 Report of the Committee on Infectious Diseases, 655-663. Retrieved July 6, 2021.
  21. U. S. Food and Drug Administration. (2021). What you need to know about egg safety. Retrieved July 6, 2021.
  22. Centers for Disease Control and Prevention. (2021). Salmonella and eggs. Retrieved July 6, 2021.
  23. Sher AA, Mustafa BE, Grady SC, Gardiner JC, Saeed AM. (2021). Outbreaks of foodborne Salmonella enteritidis in the United States between 1990 and 2015: An analysis of epidemiological and spatial-temporal trendsInternational Journal of Infectious Diseases, 105, 54-61. DOI: 10.1016/j.ijid.2021.02.022. Retrieved July 6, 2021.
  24. Centers for Disease Control and Prevention. (2021). Salmonella and eggs. Retrieved July 6, 2021.
  25. American Academy of Pediatrics. (2021). Salmonella Infections. In: eds. Red Book: 2021–2024 Report of the Committee on Infectious Diseases, 655-663. Retrieved July 6, 2021.
  26. Institute of Food Science + Technology. (n.d.) New advice on eating runny eggs – FSA. Retrieved July 6, 2021.
  27. Advisory Committee on the Microbiological Safety of Food. (2016). Ad hoc group on eggs: An update on the microbiological risk from shell eggs and their products. Retrieved July 6, 2021.
  28. Blesso CN, Fernandez ML. (2018). Dietary Cholesterol, Serum Lipids, and Heart Disease: Are Eggs Working for or Against You? Nutrients, 10(4), 426. DOI: 10.3390/nu10040426. Retrieved June 7, 2021.
  29. Blesso CN, Fernandez ML. (2018). Dietary Cholesterol, Serum Lipids, and Heart Disease: Are Eggs Working for or Against You? Nutrients, 10(4), 426. DOI: 10.3390/nu10040426. Retrieved June 7, 2021.
Return to Blog