Ajo [Español]

a bulb of garlic on a table before being prepared for babies starting solids

¿Cuándo pueden comer ajo los/las bebés?

El ajo se puede introducir a la dieta del bebé tan pronto como el bebé esté listo para comer sólidos, que generalmente es alrededor de los 6 meses. Mucha gente cree que los alimentos insípidos son mejores para los/las bebés, pero no hay evidencia que respalde este mito cultural. De hecho, alrededor del mundo ofrecen vegetales del género allium como el ajo y otros alimentos sabrosos al principio de la experiencia con los sólidos. Un estudio incluso encontró que los/las bebés de madres que consumen ajo amamantan por más tiempo y consumen más leche materna.1

Historia y origen del ajo

El ajo es originario de Asia Central, donde se ha utilizado durante mucho tiempo para diversos fines medicinales—desde mejorar la respiración hasta aliviar la diarrea. En la cocina, la mayoría de las recetas que contienen “ajo” se refieren a los aromáticos dientes blancos que forman el bulbo. Los dientes de ajo se pueden preparar y utilizar de muchas formas, desde crudos hasta tostados y en escabeche. El tallo de ajo fresco (llamado “escapo”) también es comestible. Los tallos verdes largos y rizados aparecen en los mercados de verduras al comienzo de la temporada de crecimiento, cuando los agricultores los cortan en un esfuerzo por evitar que las plantas crezcan los escapos en lugar de engrosar el bulbo. Los escapos se consideran menos fuertes y más herbales que los dientes, lo que los convierte en una buena alternativa a la hora de cocinar para aquellos que son sensibles a los dientes de ajo. Los escapos de ajo también se conservan durante semanas cuando se almacenan en el refrigerador.

★Consejo: Al bulbo de ajo (cabeza de ajo), no le gusta la humedad. Para prolongar la vida útil del bulbo de ajo, mantenlo fuera del refrigerador y guárdalo en una bolsa de papel en un lugar fresco y seco – como la despensa.

Hawii, de 11 meses, come ajo asado.
Callie, de 13 meses, come pan de ajo.
Adie, de 14 meses, come tater tots (o papas fritas) de restaurante, con ajo.

El ajo, ¿Es saludable para los/las bebés?

Absolutamente. El ajo es rico en nutrientes que son críticos para los bebés en esta etapa de desarrollo, en particular, vitaminas B6, C y calcio, así como cobre, manganeso, fósforo y selenio.2 Además, en las variedades de ajo abundan los fitonutrientes como los compuestos a base de azufre que incluyen alicina, ajoeno, aliína y muchos más.3 En conjunto, estos nutrientes ofrecen efectos antiinflamatorios, antioxidantes, antimicrobianos y anticancerígenos; además, el ajo puede promover niveles saludables de colesterol y ayudar a la salud del corazón, según muchos estudios.4 5 El ajo – tanto crudo como cocido – también es particularmente beneficioso para el intestino debido a su contenido prebiótico natural – en otras palabras, es fertilizante para las bacterias intestinales beneficiosas.6 Cuando no hay tiempo, el ajo en polvo o el ajo granulado es una alternativa totalmente apropiada para dar sabor a los alimentos, y aún ofrece muchos nutrientes.7

Cuando se trata de ofrecer ajo al bebé por primera vez, considera comenzar poco a poco. A veces, demasiado de un alimento rico en prebiótico puede provocar gases y malestar.8 Y si te encuentras con ajo negro, ¡cómpralo! El ajo negro es ajo añejado y contiene una serie de antioxidantes beneficiosos.9 En general, la ingesta regular de dientes de ajo, aceite y variedades de escapos tiene una serie de beneficios para la salud, así que no dejes que el sabor punzante del ajo te impida la experiencia – es probable que el paladar del bebé también               .

★Consejo: El ajo pelado o picado conservado en aceite ahorra tiempo al cocinar, pero puede ser fuente de enfermedades transmitidas por los alimentos – como el botulismo – si se prepara y almacena de manera incorrecta. El botulismo es un tipo de intoxicación alimentaria, a la cual los niños tienen un riesgo mayor. Para minimizar el riesgo de botulismo, sigue las prácticas de envasado seguro, refrigera después de abrir y utilízalo en 3 a 4 días.10 Para obtener más información sobre cómo almacenar el ajo de forma segura, consulta nuestras preguntas frecuentes aquí.

El ajo, ¿Es un peligro de ahogamiento para los/las bebés?

No. A menos que el niño/niña agarre un diente de ajo crudo entero, el ajo, incluidos los dientes de ajo enteros asados, no deberían presentar algún riesgo inusual. Dicho esto, en teoría, una persona puede ahogarse con cualquier alimento. Como siempre, asegúrate de crear un ambiente seguro para comer, mantén siempre al/la bebé al alcance de tu mano durante las comidas, y verifica las sugerencias de porciones más apropiadas para la edad correspondiente.

Para obtener más información sobre ahogamiento, visita nuestra sección sobre arcadas y ahogamiento y familiarizarte con la lista de peligros comunes de ahogamiento.

¿Es el ajo un alérgeno común?

No. Las reacciones alérgicas al ajo son raras, pero no inauditas, y en particular cuando han ocurrido tienden a ser graves.11 12 13 14 Las personas sensibles a las cebollas u otros miembros de la familia de las liliáceas también pueden ser sensibles al ajo.15 Es importante destacar que algunos alérgenos en los alimentos de esta familia son sensibles al calor, lo que significa que el ajo bien cocido puede ser tolerado por una persona sensible al ajo crudo. Las personas con Síndrome de Alergia Oral (también llamado síndrome del polen-alimento) y en particular, las personas con sensibilidad al polen de pastos y al polen de artemisa (una hierba mala) también pueden ser sensibles al ajo.16 17 El Síndrome de Alergia Oral generalmente produce picazón o ardor en la boca por un corto periodo de tiempo y es poco probable que provoque una reacción peligrosa. El contacto de la piel con el ajo crudo se ha asociado con el desarrollo de eczema de manos.18

Como lo harías al ofrecer cualquier alimento nuevo, comienza ofreciendo una pequeña cantidad en las primeras porciones. Si no hay alguna reacción adversa, aumenta gradualmente la cantidad durante las próximas comidas.

¿Cómo se prepara el ajo para bebés haciendo BLW?

Cada bebé se desarrolla a su propio ritmo, y las sugerencias que ofrecemos sobre cómo cortar o preparar determinados alimentos son generalizaciones para una amplia audiencia. Tu hijo(a) es un(a) individuo(a) único(a) y puede tener necesidades o consideraciones más allá de las prácticas comúnmente aceptadas. Para determinar las recomendaciones de tamaño y forma de los alimentos, nosotros(as) utilizamos la mejor información científica disponible acerca del desarrollo motor grueso, fino y oral para minimizar el riesgo de ahogamiento. Las sugerencias de preparación que ofrecemos son solo para fines informativos y no reemplazan el consejo individual y específico de tu medico(a) pediátrico(a) o profesional de la salud o proveedor para niños(as). Es imposible eliminar por completo el riesgo de que un(a) bebé o un(a) niño(a) se ahogue con cualquier líquido, puré o alimento. Recomendamos que sigas todos los protocolos de seguridad que sugerimos para así crear un entorno de alimentación seguro y que tomes decisiones informadas para tu hijo(a) con respecto a sus necesidades específicas. Nunca ignores el consejo médico profesional ni te demores en buscarlo debido a algo que hayas leído o visto aquí.

6 a 9 meses de edad: Una excelente manera de ofrecer el ajo a los/las bebés es con aceite de ajo rociado sobre otros alimentos. Para hacer aceite de ajo, pela un par de dientes de ajo, saltealos en aceite de oliva hasta que suelten su aroma y luego retira los dientes del aceite. C el aceite listo, puedes agregarlo a verduras al vapor como el brócoli o coliflor, o incluso mezclarlo con puré de papas. Como alternativa, comienza a experimentar con ajo granulado o en polvo, espolvoreándolo sobre vegetales cocidos, frijoles, lentejas y granos cocidos.

9 a 12 meses de edad: Además de aceite, granulado o en polvo, comienza a utilizar ajo fresco en tus platillos. Las opciones son infinitas: en marinadas, mezclado con verduras asadas o al vapor, asado ​​y mezclado con humus, o salteado en mantequilla o aceite para una salsa para pasta.

12 a 24 meses de edad: Continúa usando generosamente el ajo en diferentes platillos y explora más recetas con ajo, como el pesto de escapo de ajo, pan de ajo negro, o “aglio e olio” – un plato de pasta al ajo.

Receta: Mantequilla de ajo tostado

head of roasted garlic on counter next to a stick of butter and fork

Porción: 1 1/4 tazas

Tiempo: 5 minutos activos, 40 minutos en total

Edad: 6 meses o más    

Ingredientes:

  • 1 cabeza de ajo
  • 1 cucharada (15ml) de aceite de oliva extra virgen
  • 2 barras (1 taza / 230 g) de mantequilla sin sal, a temperatura ambiente

Direcciones:

  1. Precaliente el horno a 200°C (400°F).
  2. Corta la parte superior de la cabeza de ajo, solo lo suficiente para exponer los dientes de ajo. Coloca la cabeza de ajo en un cuadrado de papel aluminio y rocía los dientes expuestos con aceite. Envuelve el ajo con papel aluminio y asa durante 30 a 40 minutos, o hasta que los dientes estén totalmente tiernos y ligeramente dorados. 
  3. Cuando esté lo suficientemente frío para manipular, separa los dientes de ajo asados de la piel y transfiérelos a un tazón grande. Usa un tenedor para machacar el ajo hasta obtener una pasta, luego agrega la mantequilla.
  4. Para servir: Machaca en papa, plátano maduro o camote. Agrega a huevos revueltos. Unta sobre un pan tostado. El tamaño exacto de la porción es variable. Deja que el apetito del niño/niña determine cuánto come.

Para almacenar: Almacena en un recipiente tapado en el refrigerador por hasta 2 semanas. Congela porciones pequeñas en una bandeja para cubitos de hielo, luego coloca los cubos en una bolsa y mantenlos congelados por hasta 5 meses. Para usarlo, deja que el cubo alcance la temperatura ambiente en el refrigerador, o tíralo directamente en una bandeja para hornear o sartén caliente y mezcla con verduras asadas, etc.

Maridajes de sabores:

El ajo es bastante versátil. Combina maravillosamente con pollo, berenjena, queso de cabra, cordero, hígado, cerdo, tomate, y alimentos punzantes como anchoas, champiñones y sardinas, así como hierbas frescas como albahaca, menta, perejil y tomillo.

Revisado por:

J. Truppi, MSN, CNS 

V. Kalami, MNSP, RD, CSP    

A. Derma, MS, CCC-SLP/L    

K. Tatiana Maldonado, MS, CCC-SLP, CBIS, CLEC

K. Rappaport, OTR/L, MS, SCFES, IBCLC

K. Grenawitzke, OTD, OTR/L, SCFES, IBCLC, CNT

S. Bajowala, MD, Alergista e Inmunóloga Certificada por la Junta de la FAAAAI (sección de alergias)

R. Ruiz, MD, pediatra general certificada por la junta y gastroenteróloga pediátrica

  1. Mennella, J. & Beauchamp, J. (1993, Dec. 3). The effects of repeated exposure to garlic-flavored milk on the nursling’s behavior. Pediatric Research, 34(6), 805-808. DOI:10.1203/00006450-199312000-00022. Retrieved April 7, 2021.
  2. U. S. Department of Agriculture. (2019). Garlic, raw. FoodData Central. Retrieved April 7, 2021
  3. Zhang, Y., Liu, X., Ruan, J., Zhuang, X., Zhang, X., & Li, Z. (2020). Phytochemicals of garlic: Promising candidates for cancer therapyBiomedicine & pharmacotherapy = Biomedecine & pharmacotherapie, 123, 109730. DOI: 10.1016/j.biopha.2019.109730. Retrieved April 12, 2021
  4. Linus Pauling Institute. (2005). Garlic and organosulfur compounds. Micronutrient Information Center. Retrieved April 12, 2021
  5. Amagase, H. Clarifying the real bioactive constituents of garlic. J Nutr. 2006 Mar;136(3 Suppl):716S-725S. DOI: 10.1093/jn/136.3.716S. Retrieved April 12, 2021
  6. Kaur, A. P., Bhardwaj, S., Dhanjal, D. S., Nepovimova, E., Cruz-Martins, N., Kuča, K., Chopra, C., Singh, R., Kumar, H., Șen, F., Kumar, V., Verma, R., & Kumar, D. (2021). Plant Prebiotics and Their Role in the Amelioration of DiseasesBiomolecules, 11(3), 440. DOI: 10.3390/biom11030440. Retrieved April 12, 2021
  7. Kwak, J. S., Kim, J. Y., Paek, J. E., Lee, Y. J., Kim, H. R., Park, D. S., & Kwon, O. (2014). Garlic powder intake and cardiovascular risk factors: a meta-analysis of randomized controlled clinical trialsNutrition research and practice, 8(6), 644–654. DOI: 10.4162/nrp.2014.8.6.644. Retrieved April 12, 2021
  8. Fedewa, A., & Rao, S. S. (2014). Dietary fructose intolerance, fructan intolerance and FODMAPsCurrent gastroenterology reports, 16(1), 370. DOI: 10.1007/s11894-013-0370-0. Retrieved April 12, 2021
  9. Jeong, Y. Y., Ryu, J. H., Shin, J. H., Kang, M. J., Kang, J. R., Han, J., & Kang, D. (2016). Comparison of Anti-Oxidant and Anti-Inflammatory Effects between Fresh and Aged Black Garlic ExtractsMolecules (Basel, Switzerland), 21(4), 430. DOI: 10.3390/molecules21040430. Retrieved April 12, 2021
  10. Centers for Disease Control and Prevention. (2019). Prevention. Botulism. Retrieved April 7, 2021
  11. Yagami, A., Suzuki, K., Sano, A., Iwata, Y., Arima, M., Moriyama, T., & Matsunaga, K. (2015). Immediate allergy due to raw garlic (Allium sativum L.)The Journal of dermatology, 42(10), 1026–1027. DOI: 10.1111/1346-8138.13025. Retrieved April 12, 2021
  12. Ma, S., & Yin, J. (2012). Anaphylaxis induced by ingestion of raw garlic. Foodborne pathogens and disease, 9(8), 773–775. DOI: 10.1089/fpd.2012.1133. Retrieved April 12, 2021
  13. Kobayashi, T., Ito, T., Egusa, C., Maeda, T., Numata, T., Okubo, Y., & Tsuboi, R. (2015). A case of contact urticaria inducing anaphylaxis due to Liliaceae vegetables in a hand eczema patient. Allergology International 64, 211-213. Retrieved April 7, 2021
  14. Moneret-Vautrin, D. A., Morisset, M., Lemerdy, P., Croizier, A., & Kanny, G. (2002). Food allergy and IgE sensitization caused by spices: CICBAA data (based on 589 cases of food allergy)Allergie et immunologie, 34(4), 135–140. Retrieved April 7, 2021
  15. Garlic. (2018). Drugs and Lactation Database (LactMed). Retrieved April 7, 2021
  16. American Academy of Allergy, Asthma & Immunology. Oral Allergy Syndrome (OAS) or Pollen Fruit Syndrome (PFS). Retrieved April 12, 2021
  17. Armentia A, Martín-Armentia S, Pineda F, Martín-Armentia B, Castro M, Fernández S, et al. Allergic hypersensitivity to garlic and onion in children and adults. Allergol Immunopathol (Madr). 2020;48(3):232-6.
  18. Schlarbaum JP, Kimyon RS, Liou YL, Voller LM, Seyfer SJ, Warshaw EM. Hold the spice: Allergy to garlic and sulfites-Possible relevance in a patient with cheilitis granulomatosa. Contact Dermatitis. 2019;81(5):397-8.
Return to Blog