Tuna (Fruto de Cactus) [Español]

¿Cuándo pueden las/los bebés comer tuna?

La tuna (fruto de cactus), si se cuela y se eliminan las semillas, se puede introducir a el/la bebé tan pronto cuando esté listo/lista para comer sólidos, que es generalmente alrededor de los 6 meses de edad. Espera a servir jugo o dulce de tuna hasta al menos 12 meses de edad e idealmente después del segundo cumpleaños. ¿Buscas las hojas gruesas (penca) del cactus? Visita nopales.

¿De dónde viene la tuna?

La tuna es el fruto colorido de una extensa familia de cactus (nopal) que es originaria de las Américas. La fruta había sido cosechada por los nahuas como alimento y medicina durante miles de años antes de que los colonizadores llegaran a América Central y llevaran las semillas a Europa, donde ahora la planta de cactus prospera en lugares como las laderas del Monte Etna en Sicilia. Hoy en día, el nopal crece en todo el mundo, en lugares donde el clima es cálido y árido. Hay cientos de variedades para probar, con frutas sórdidas que varían en color desde carmesí hasta naranja ardiente, amarillo soleado, verde lima y morado profundo. Las frutas tienen un sabor dulce con un crujido suave como el del pepino cuando se comen frescas. A menudo se prensan por su jugo refrescante – una delicia llamada agua fresca o agua de tuna. En español, a esta fruta a menudo se llama tuna y las pencas comestibles se conocen como nopales, palabras provenientes de la lengua náhuatl.

Emilia Flores, 12 meses, come tuna verde
Adie, 3 años, prueba tuna (con las semillas) por la primera vez.

¿Es la tuna saludable para las/los bebés?

Si. La tuna contiene fibra, vitamina B6 y muchos antioxidantes para ayudar a la salud del corazón y el sistema inmunológico.

Si bien las semillas de la tuna son comestibles, pueden ser difíciles de separar de la pulpa. Por esta razón, la tuna es a menudo comercialmente colada y convertida en jugo, dulces y jaleas. Evita servir jugos, dulces y alimentos procesados con azúcar añadida a bebés menores de 12 meses de edad, e idealmente, espera hasta cerca del segundo cumpleaños para ofrecerlos. El consumo regular de bebidas dulces puede reducir la diversidad de alimentos en los que un niño/niña esté interesado. Además, aumenta el riesgo de obesidad, diabetes, enfermedades cardíacas y caries dental.1

¿Es la tuna un peligro de ahogamiento para las/los bebés?

Si. La pulpa de la tuna es resbaladiza y puede ser firme, dos cualidades que pueden aumentar el riesgo. La tuna también contiene grandes cantidades de semillas duras que, aunque comestibles, podrían aspirarse a los pulmones. Para reducir el riesgo, pela y tritura la fruta, luego cuela las semillas, que son comestibles, pero demasiado firmes, pequeñas y difíciles de escupir para las/los bebés, lo que puede suponer un riesgo de ahogamiento. Como siempre, asegúrate de crear un ambiente seguro para comer y mantente a la distancia de tu brazo del bebé a la hora de comer. Para obtener más información sobre ahogamiento, visita nuestras secciones sobre arcadas y ahogamiento y familiarízate con la lista de peligros comunes de ahogamiento.

¿Es la tuna un alérgeno común?

No. Las alergias a la tuna son raras, aunque se han reportado.2

Las tunas a menudo se preparan para la venta quitando sus espinas, pero si encuentras la fruta con las espinas, ten en cuenta que el contacto con las espinas se asocia comúnmente con el desarrollo de una erupción.3 Incluso la fruta comprada puede tener en su piel espinas similares a capilares que son difíciles de ver. Para minimizar el riesgo, lava la fruta con un cepillo bajo agua, luego pela la piel antes de servirla.

Como lo harías al introducir cualquier alimento nuevo, comienza ofreciendo una pequeña cantidad en las primeras porciones. Si no hay reacción adversa, aumenta gradualmente la cantidad servida en las comidas futuras.

¿Cómo preparar la tuna para bebés haciendo BLW?

Cada bebé se desarrolla a su propio ritmo, y las sugerencias que ofrecemos sobre cómo cortar o preparar determinados alimentos son generalizaciones para una amplia audiencia. Tu hijo(a) es un(a) individuo(a) único(a) y puede tener necesidades o consideraciones más allá de las prácticas comúnmente aceptadas. Para determinar las recomendaciones de tamaño y forma de los alimentos, nosotros(as) utilizamos la mejor información científica disponible acerca del desarrollo motor grueso, fino y oral para minimizar el riesgo de ahogamiento. Las sugerencias de preparación que ofrecemos son solo para fines informativos y no reemplazan el consejo individual y específico de tu medico(a) pediátrico(a) o profesional de la salud o proveedor para niños(as). Es imposible eliminar por completo el riesgo de que un(a) bebé o un(a) niño(a) se ahogue con cualquier líquido, puré o alimento. Recomendamos que sigas todos los protocolos de seguridad que sugerimos para así crear un entorno de alimentación seguro y que tomes decisiones informadas para tu hijo(a) con respecto a sus necesidades específicas. Nunca ignores el consejo médico profesional ni te demores en buscarlo debido a algo que hayas leído o visto aquí.

6 a 24 meses de edad: Para las/los bebés y niños/niñas pequeños que todavía están aprendiendo a comer, lo mejor es triturar la fruta y colar la jugosa carne de las semillas, que se pueden aspirar a los pulmones. Lava y friega la fruta con un cepillo bajo agua, luego pela la piel, tritura la fruta y desecha las semillas. A partir de ahí, utiliza el jugo como un adobo agridulce para verduras cocidas como la zanahoria, el chayote, la jícama, nopales, o proteínas como el pollo, cerdo, salmón, o tofu. También puedes revolver parte del jugo en puré de verduras, gachas o carne deshebrada. O prueba rociar un poco de jugo encima de los panqueques, o servir como salsa junto con albóndigas, tortitas de frijoles, lanzas de frutas o verduras cocidas. Abstente de ofrecer el jugo solo como bebida o en productos procesados como mermelada, jalea, pasta o jarabe, que son demasiado azucarados para los bebés.

24 meses o más: ¡Hora del siguiente paso! Cuando te sientas confiado/confiada en las habilidades de alimentación del niño/niña y el/ella tenga la capacidad de entender y seguir instrucciones, intenta ofrecer una tuna pelada entera. Muestra como morder la jugosa pulpa y escupir las semillas comiendo la fruta juntos. Asegúrate de tener al niño/niña al alcance de tu brazo en caso de que necesite ayuda. Si sientes que el niño/niña no está listo para la fruta con semillas, continúa ofreciendo alimentos con sabor a tuna que haya sido triturada y sin semillas. A esta edad, también puedes experimentar con la tuna sirviendo platos que puedas disfrutar junto al niño/niña, como la salsa de tuna, la ensalada de tuna o los batidos con jugo de tuna.

Corta una tuna pelada para mostrar las semillas del interior. Ofrecer discos como esté, con las semillas adentro puede no ser apropiado para un niño/niña hasta cerca de los 2 o 3 años cuando el niño/niña entiende las instrucciones.

>> ¿Cómo puedes ayudar a formar una relación balanceada con el azúcar? Lee más aqui.

Receta: Salsa de Tuna y Banano

a square white bowl filled with pink prickly pear apple sauce next to a metal spoon that holds a little of the sauce

Rendimiento: 2/3 taza (250 gramos)

Tiempo de preparación: 5 minutos

Edad: 6 meses o más

Ingredientes:

  • 1 tuna
  • 2 bananos
  • 1 cucharadita (5 gramos) de jugo de limón verde

Instrucciones:

  1. Lava y seca las frutas.
  2. Pela la tuna. Una manera fácil de hacer esto: haz un corte superficial a lo largo de la fruta y luego usa los dedos para quitar la piel.
  3. Tritura la pulpa, luego cuela para separar las semillas del jugo. Desecha las semillas.
  4. Pela y machaca los bananos.
  5. Revuelve el puré de tuna, bananos y el jugo de limón verde hasta que la mezcla esté suave. Un poco de textura está bien, siempre y cuando todas las semillas de la tuna se hayan eliminado.
  6. Aparta un poco de la salsa para el niño/niña. El tamaño exacto de la porción es variable. Deja que el apetito del niño/niña determine cuánto se come. Guarda el resto de la mezcla en un recipiente hermético en el refrigerador o congelador para comidas futuras.
  7. Sirve la salsa como bocado y deja que el niño/niña se alimente por sí mismo recogiendo la comida con las manos. También puedes usar la salsa con panqueques o yogur, o revolverla en alimentos suaves que se puedan recoger con las manos como la quinua o las gachas de avena.

Para almacenar: La salsa de tuna y bananos se mantiene en un recipiente hermético en la nevera durante 3 días o en el congelador durante 2 meses.

Maridajes de sabor:

La tuna puede ser ácida o dulce dependiendo de la variedad que tengas a mano. Trata de hacer ensaladas de frutas mezclando la tuna con banano, kiwi, papaya, pera, piña, fresa, o tomate. O ve a lo salado con una salsa de tuna con cebolla, limón verde, y tomate. También puedes usar jugo de tuna para marinar y escabechar ligeramente verduras como la zanahoria, el chayote, la jícama, nopales, o proteínas como el pollo, cerdo, salmón, o tofu.

Revisado Por:

E. Cerda, MS, CNS, LDN

A. Gilbaugh, RD, CNSC    

C. Aycinena M., MS, RD

A. Derma, MS, CCC-SLP/L

K. Tatiana Maldonado, MS, CCC-SLP, CBIS, CLEC

K. Grenawitzke, OTD, OTR/L, SCFES, IBCLC, CNT

S. Bajowala, MD, Alergista e Inmunóloga Certificada por la Junta de la FAAAAI (sección de alergias)

R. Ruiz, MD, FAAP. Pediatra general certificada por la junta y gastroenteróloga pediátrica

  1. Fidler Mis, N., Braegger, C., Bronsky, J., Campoy, C., Domellöf, M., et al. (2017). Sugar in Infants, Children and Adolescents: A Position Paper of the European Society for Pediatric Gastroenterology, Hepatology and Nutrition Committee on Nutrition. Journal of pediatric gastroenterology and nutrition, 65(6), 681–696. DOI:10.1097/MPG.0000000000001733. Retrieved July 13, 2021.
  2. García-Menaya, J. M., Cordobés-Durán, C., Bobadilla, P., Ledesma, A., & Pérez-Rangel, I. (2009). Hypersensitivity systemic reaction to cactus fruit (Opuntia ficus-indica). Allergy, 64(11), 1689–1690. doi:10.1111/j.1398-9995.2009.02109.x. Retrieved August 13, 2021.
  3. Magro, C., & Lipner, S. (2020). Sabra dermatitis: Combined features of delayed hypersensitivity and foreign body reaction to implanted glochidia. Dermatology Online Journal, 26(4). Retrieved August 13, 2021.
Return to Blog