Papa [Español]

2 white-fleshed potatoes before being prepared for babies starting solids

¿Cuándo pueden los(as) bebés comer papas?

Las papas se pueden comenzar a ofrecer tan pronto como el/la bebé esté listo(a) para comer sólidos, que generalmente es alrededor de los 6 meses de edad. Para aclarar, esta página se refiere a las papas amarillas, color crema y de interior blanco. Lee a nuestras páginas de papa morada y camote para obtener información específica sobre estas dos ramas increíblemente nutritivas del árbol genealógico de la papa.

¿Necesitas más ideas para los primeros alimentos sólidos para tu bebé? Consulta nuestras guías.

Origen de las papas

En la década de 1950, el poeta chileno Pablo Neruda escribió una oda al tubérculo almidonado de su tierra natal, en el que pregona a la papa como el “tesoro interminable de los pueblos”. Su hipérbole celebra la diversidad y la ubicuidad de la papa. La papa es un alimento de primera necesidad en todo el mundo, incluso en América del Sur, donde los agricultores Aymaras y Quechuas aprendieron a cultivar la planta nativa hace miles de años. Los colonizadores españoles trajeron este tubérculo resistente a Asia y Europa, donde la papa se convirtió en un alimento esencial que todavía hoy se disfruta para el desayuno, el almuerzo y la cena. Hay miles de variedades diferentes, cada una con un color, forma y sabor único, pero dos tipos dominan el mercado mundial: las papas almidonadas russet y las papas de pulpa cerosa. Estas son las papas que se usan para hacer alimentos favoritos como las papas fritas, dosas, dumplings, papas a la francesa, latkes, puffs (bocaditos aireados), samosas y más.

Juliet Rose, de 8 meses, come cuñas de papa con orégano
Max, de 11 meses, come puré de papa de una cuchara precargada.
Isar, de 14 meses, come papas a la sartén cortados como un bocado.

¿Son las papas saludables para los(as) bebés?

Si. Las papas son una fuente de energía para los(as) bebés en crecimiento, con nutrientes esenciales como folato, hierro, vitamina B6 y zinc.1 2 Los tubérculos también contienen otras vitaminas B, vitamina C para estimular el sistema inmunológico y colina, un nutriente importante para el desarrollo del cerebro. Un tipo importante de fibra llamada “almidón resistente” en las papas ayuda a crecer bacterias intestinales beneficiosas para apoyar el cuerpo del/a bebé.3 4

¿Pelar o no pelar? Las pieles de papa están repletas de antioxidantes y nutrientes a base de plantas beneficiosos. Sin embargo, como la mayoría de los tubérculos, las papas absorben los metales en el suelo donde crecen. Esto es cierto tanto para las papas orgánicas como para las cultivadas convencionalmente. Esto es el resultado de la contaminación del suelo por el uso de pesticidas desde hace décadas. Esta es la razón por la que puedes haber leído que los alimentos comerciales para bebés (que a menudo se hacen con camotes) pueden contener metales pesados.5 Para minimizar el riesgo, pela las papas antes de cocinarlas, ya que los metales del suelo y los pesticidas tienden a concentrarse en la piel.6

★Consejo: Desecha las papas que hayan brotado y pela o quita cualquier “ojo” (el nombre común para esas manchas oscuras) antes de cocinar y servir. Las papas germinadas contienen más de la toxina natural del tubérculo llamada solanina, que puede ser dañina cuando se consume en grandes cantidades.7 Cocinar papas a fuego alto puede disminuir el contenido de solanina significativamente.8

¿Son las papas un peligro de ahogamiento para los(as) bebés?

No. La papa no es un peligro común de ahogamiento cuando se ha cocinado y preparado de una manera apropiada para la edad. Como siempre, para reducir el riesgo, asegúrate de crear un ambiente de alimentación seguro y de mantenerte cerca del/a bebé durante las comidas.

Para obtener más información sobre ahogamiento, visita nuestra sección sobre arcadas y ahogamiento, y familiarízate con la lista de peligros comunes de ahogamiento.

¿Son las papas un alérgeno común?

No. La alergia a la papa es poco común, aunque no inaudita.9 Algunos(as) bebés y niños(as) pequeños(as) que tienen eczema y/o alergias alimentarias preexistentes pueden tener un riesgo mayor de sensibilidad a la papa.10 11 Además, las personas con Síndrome de Alergia Oral (también llamado síndrome de alergia al polen-alimento) pueden ser sensibles a las papas, especialmente si comen la cáscara o si las papas están crudas o mal cocidas.12 En particular, las personas que tienen alergias al polen de abedul, pasto o artemisa pueden ser más sensibles a la papa.13 14 15 El síndrome de alergia oral típicamente resulta en una picazón de corta duración en la boca y es poco probable que resulte en una reacción peligrosa.

Aunque las reacciones alérgicas graves (anafilaxia) a la papa cocida son poco frecuentes, ha habido informes aislados de urticaria por contacto y rozaduras después del contacto con la papa cruda.16 Algunas personas con alergia preexistente al látex de caucho natural desarrollan una alergia reactiva cruzada a la papa.17

Como lo harías al introducir cualquier alimento nuevo a un bebé, comienza por servir una pequeña cantidad durante las primeras porciones. Si no hay reacción adversa, aumenta gradualmente la cantidad con las comidas futuras.

¿Cómo preparar papas para bebés haciendo BLW?

Cada bebé se desarrolla a su propio ritmo, y las sugerencias que ofrecemos sobre cómo cortar o preparar determinados alimentos son generalizaciones para una amplia audiencia. Tu hijo(a) es un(a) individuo(a) único(a) y puede tener necesidades o consideraciones más allá de las prácticas comúnmente aceptadas. Para determinar las recomendaciones de tamaño y forma de los alimentos, nosotros(as) utilizamos la mejor información científica disponible acerca del desarrollo motor grueso, fino y oral para minimizar el riesgo de ahogamiento. Las sugerencias de preparación que ofrecemos son sólo para fines informativos y no reemplazan el consejo individual y específico de tu médico(a) pediatra o profesional de la salud o proveedor para niños(as). Es imposible eliminar por completo el riesgo de que un(a) bebé o un(a) niño(a) se ahogue con cualquier líquido, puré o alimento. Recomendamos que sigas todos los protocolos de seguridad que sugerimos para así crear un entorno de alimentación seguro y que tomes decisiones informadas para tu hijo(a) con respecto a sus necesidades específicas. Nunca ignores el consejo médico profesional ni te demores en buscarlo debido a algo que hayas leído o visto aquí.

6 meses o más: Ofrece grandes gajos o cuñas de papa cocida (o hasta papas enteras) que el/la bebé pueda agarrar y masticar. Asegurate que la papa se haya cocinado por completo y que se aplaste fácilmente al aplastarla entre dos dedos. Si ofreces una papa entera, la papa debe ser sustancialmente más grande que la boca de el/la bebé, pero lo suficientemente pequeña como para que el/la bebé pueda sostenerla por sí mismo(a). No es necesario quitar la piel, a menos que te ponga nervioso. También puedes ofrecer puré de papa que el/la bebé pueda comer con las manos o con una cuchara precargada. Para agregar nutrición al puré de papas considera agregar leche materna/humana, fórmula, otra leche de tu elección, queso ricotta fresco o yogur de leche entera sin azúcar. También puedes rociar con un aceite saludable o una pizca de nueces molidas. Sirve el puré de papas como base para alimentos difíciles de recoger como amaranto, lentejas, quinua y arroz para minimizar el desastre y facilitar que el/la bebé coma estos alimentos.

9 meses o más: A esta edad, los(as) bebés comienzan a desarrollar el agarre de pinza (donde se unen el pulgar y el dedo índice), lo que les permite agarrar trozos de comida más pequeños. Cuando veas señales de que esta habilidad está emergiendo, intenta servir trozos de papa cocida del tamaño de un bocado para que el/la bebé intente recogerlos. Puedes retirar la piel o dejarla, es tu decisión. Los(as) bebés a menudo mastican la piel y la escupen, y si bien esto parece un desperdicio, familiarizarse con la piel puede ayudar a alentar a un(a) niño(a) a comer frutas y verduras con la piel más adelante en la vida. También puedes seguir ofreciendo gajos o cuñas de papa cocida para que practique morder y manejar trozos de comida más grandes, así como puré de papa.

12 meses o más: Ofrece trozos pequeños de papa cocida para comer como bocado o para practicar el uso de cubiertos (precargando el tenedor según sea necesario), enseñando cómo pinchar la comida con el tenedor. No te preocupes si el/la niño(a) no está interesado(a) en usar cubiertos y quiere seguir comiendo con las manos. Muchos(as) niños(as) pequeños(as) prefieren usar las manos para alimentarse solos(as) y alternar entre usar los cubiertos y las manos. Esto es apropiado para la edad y una parte saludable del desarrollo. Trata de no aplicar demasiada presión; el uso constante y preciso de los cubiertos llegará a su debido tiempo, probablemente entre los 18 y los 24 meses de edad.

a hand holding two long cooked spears of potato for babies 6 months+
Gajos o cuñas de papa cocida para bebés a partir de 6 meses.
hand holding out six bite sized pieces of white potato
Trozos de papa cocida del tamaño de un bocado, para bebés a partir de 12 meses.

>> Para obtener más información sobre cómo cortar alimentos para bebés, visita nuestra página sobre Tamaños y formas de alimentos seguros.

Receta: Colcannon (Puré de papas Irlandés)

a square bowl filled with mashed potatoes flecked with green

Rendimiento: 2 tazas (4-8 porciones del tamaño para niño)

Tiempo de preparación: 30 minutos

Edad: 6 meses o más

Ingredientes:

  • 1 papa russet grande
  • 1 diente de ajo
  • 1 cebolla pequeña
  • 4 tallos grandes de col rizada fresca o 1 taza de hojas de col rizada congelada
  • 2 cucharadas de mantequilla sin sal o aceite de oliva
  • ½ taza de leche entera o leche de origen vegetal de tu elección
  • ¼ taza de queso mascarpone, queso ricotta fresco o yogur sin azúcar

Esta receta contiene un alérgeno común: lácteos. Solo sirve a un(a) niño(a) después de que este alérgeno se haya introducido de forma segura a la dieta.

Instrucciones:

  1. Lava y pela la papa. Desecha la piel. Corta la papa en trozos grandes.
  1. Coloca la papa en una olla y cubre con agua por una pulgada     .
  1. Calienta hasta el hervor, luego cubre y reduce el fuego a medio-bajo. Cocina hasta que los trozos de papa estén tiernos y un cuchillo se inserte fácilmente en el trozo más grueso, entre 10 y 15 minutos. Escurre el agua.
  1. Mientras la papa se cocina, pela y pica el ajo y la cebolla. Descongela y lava la col rizada. Retira las hojas de col rizada de cualquier tallo grande. Pica finamente las hojas. Desecha o reserva los tallos para otro uso.
  1. Derrite la mantequilla en una sartén grande a fuego medio. Cuando comience a espumear, agrega el ajo y la cebolla y revuelve para cubrir. Cocina hasta que las cebollas estén suaves y translúcidas, aproximadamente 5 minutos.
  1. Agrega la col rizada a la sartén y revuelve para cubrir con el aceite. Cocina hasta que las verduras se hayan ablandado y aclarado de color, aproximadamente 3 minutos.
  1. Vierte la leche en la sartén. Cuando el líquido comience a hervir a fuego lento, agrega las papas escurridas y el queso o el yogur. Tritura la mezcla hasta que quede suave. Dejar un poco de textura está bien, siempre y cuando no hayan grumos grandes de papa o col rizada.
  1. Retira la sartén del fuego. Deja enfriar a temperatura ambiente antes de servir.
  1. Servir: Coloca un poco del colcannon en un tazón para bebés. El tamaño exacto de la porción es variable. Deja que el apetito del/a bebé determine cuánto come. Coloca el tazón en frente del/a bebé y deja que el/la bebé se alimente por sí mismo(a) tratando de comer con las manos. Si el/la bebé necesita ayuda, pasa una cuchara precargada en el aire para que el/la bebé la agarre de tu mano     .

Para almacenar: El colcannon se mantiene en un recipiente hermético en la nevera durante 3 días.

Maridajes de sabor:

Las papas comunes tienen un sabor a nuez, a veces con un toque de dulzura, con una textura que absorbe el condimento. Prueba el puré de papas con vegetales que agregan sabor como alcachofa, remolacha, col, zanahoria, coliflores, colirrábano, chirivía, calabaza, colinabo, calabacín o nabo. Mezcla con alimentos cremosos como queso mascarpone, queso ricotta, quark, o yogur para complementar la textura suave de la papa. Experimenta con condimentos mezclando alcaparras, eneldo, ajo, rábano, pimiento picante, kimchi, limón, limoncillo, perejil, chucrut o estragón. Juega con el sabor terroso de la papa al servirla junto con champiñones o shiitake; carnes abundantes como res, bisonte, cordero, cerdo, o venado; o mariscos como eglefino (anón), halibut, carbonero, sardina, vieira, tilapia o trucha.

Revisado Por:

J. Truppi, MSN, CNS 

V. Kalami, MNSP, RD

A. Derma, MS, CCC-SLP/L

K. Tatiana Maldonado, MS, CCC-SLP, CBIS, CLEC

K. Grenawitzke, OTD, OTR/L, SCFES, IBCLC, CNT

S. Bajowala, MD, FAAAAI. Board-Certified Allergist & Immunologist (allergy section)

R. Ruiz, MD Board-Certified General Pediatrician and Pediatric Gastroenterologist

  1. Beluska-Turkan, K., Korczak, R., Hartell, B., Moskal, K., Maukonen, J., et al. (2019). Nutritional Gaps and Supplementation in the First 1000 Days. Nutrients, 11(12), 2891. DOI: 10.3390/nu11122891. Retrieved February 23, 2021
  2. Hilger, J., Goerig, T., Weber, P., Hoeft, B., Eggersdorfer, M., et al. (2015). Micronutrient Intake in Healthy Toddlers: A Multinational Perspective.” Nutrients, 7(8), 6938–55. Retrieved February 23, 2021 from: Hilger, Jennifer et al. 2015. “Micronutrient Intake in Healthy Toddlers: A Multinational Perspective.” Nutrients 7(8): 6938–55. DOI: 10.3390/nu7085316. Retrieved February 23, 2021
  3. Akyol, H., Riciputi, Y., Capanoglu, E., Caboni, M. F., Verardo, V. (2016). Phenolic Compounds in the Potato and Its Byproducts: An Overview. International journal of molecular sciences, 17(6), 835. DOI:10.3390/ijms17060835. Retrieved February 23, 2021
  4. Robertson, T.M., Alzaabi, A.Z., Robertson, M.D., Fielding, B.A. (2018). Starchy Carbohydrates in a Healthy Diet: The Role of the Humble Potato. Nutrients, 10(11), 1764. DOI:10.3390/nu10111764. Retrieved February 23, 2021
  5. Coding, E., Chaney, R.L., Green, C.E. (2016). Accumulation of Lead and Arsenic by Potato Grown on Lead–Arsenate-Contaminated Orchard Soils. Communications in Soil Science and Plant Analysis, 47(6), 799-807. DOI: 10.1080/00103624.2016.1146754. Retrieved February 23, 2021
  6. MacLean, K.S., Langille, W.M. (1918). Arsenic in orchard and potato soils and plant tissue. Plant Soil, 61, 413–418. DOI:10.1007/BF02182021. Retrieved February 23, 2021
  7. National Capital Poison Center. Are Sprouted Potatoes Safe to Eat? Retrieved February 23, 2021
  8. Zhou, X., Gao, Q., Praticò, G., Chen, J., Dragsted, L. O. (2019). Biomarkers of tuber intake. Genes & nutrition, 14, 9. DOI:10.1186/s12263-019-0631-0. Retrieved February 23, 2021
  9. Beausoleil, J.L., Spergel, J.M., Pawlowski, N.A. (2001). Anaphylaxis to raw potato. Annals of allergy, asthma & immunology: official publication of the American College of Allergy, Asthma, & Immunology, 86(1), 68–70. DOI:10.1016/S1081-1206(10)62359-9. Retrieved February 23, 2021
  10. Dogru, M., Ozmen, S., Bostanci, I., Keles, S. (2015). Clinical features of potato sensitivity in children with allergic disease. La Clinica terapeutica, 166(1), 12–15. DOI:10.7417/CT.2015.1794. Retrieved February 23, 2021
  11. De Swert, L.F., Cadot, P., Ceuppens, J. L. (2007). Diagnosis and natural course of allergy to cooked potatoes in children. Allergy, 62(7), 750–757. DOI:10.1111/j.1398-9995.2007.01368.x. Retrieved February 23, 2021
  12. American Academy of Allergy Asthma & Immunology. Oral Allergy Syndrome (OAS) or Pollen Fruit Syndrome (PFS). Retrieved September 15, 2020
  13. Chiriac, A.M., Bourrain, J.L., Lepicard, E., Molinari, N., Demoly, P. (2017). Prevalence of sensitization and allergy to potato in a large population. The journal of allergy and clinical immunology. In practice, 5(2), 507–509. DOI:10.1016/j.jaip.2016.12.011. Retrieved February 23, 2021
  14. American Academy of Allergy, Asthma & Immunology. Oral Allergy Syndrome (OAS) or Pollen Fruit Syndrome (PFS). Retrieved February 23, 2021
  15. de Lagrán ZM, de Frutos FJ, de Arribas MG, Vanaclocha-Sebastián F. Contact urticaria to raw potato. Dermatol Online J. 2009;15(5):14
  16. de Lagrán ZM, de Frutos FJ, de Arribas MG, Vanaclocha-Sebastián F. Contact urticaria to raw potato. Dermatol Online J. 2009;15(5):14
  17. Reche M, Pascual CY, Vicente J, Caballero T, Martín-Muñoz F, Sanchez S, et al. Tomato allergy in children and young adults: cross-reactivity with latex and potato. Allergy. 2001;56(12):1197-201.
Return to Blog