Mango [Español]

a mango with a piece cut away on a table before being prepared for babies starting solid food

¿Cuándo pueden los bebés comer mango?

El mango se puede comenzar a ofrecer tan pronto como bebé esté listo para comer sólidos, que es generalmente alrededor de los 6 meses de edad. Notorio por ser resbaladizo, el mango es un delicioso—y entretenido—bocadillo para los nuevos comensales. Pero ten cuidado ya que los alimentos resbaladizos pueden aumentar el riesgo de ahogamiento.

Origen del mango

El mango es una fruta con semilla que crece en árboles que se originaron en el sur de Asia y ahora crecen en climas tropicales de todo el mundo. Hay más de 500 variedades conocidas de mango, incluyendo el Tommy Atkins, una fruta más grande con piel de color rojo verdoso y carne dorada; el mango miel o Ataúlfo, una fruta más pequeña y dorada con un sabor agridulce; y el mango Kesar, una variedad redonda y dulce.1

Kaia, de 5,5 meses, mastica una semilla de mango.
Amelia, de 9 meses, come mango cubierto en coco rallado.
Adie, de 11 meses, come lanzas de mango.

¿Es el mango saludable para los bebés?

Si. Los mangos contienen fibra para ayudar a una digestión saludable, lo que puede ser útil si el bebé está constipado. La fruta también tiene bastante betacaroteno, que bebé convierte en vitamina A para ojos sanos y un sistema inmunológico fuerte. El mango tiene toneladas de vitamina C, un poderoso antioxidante que alimenta el crecimiento y ayuda a nuestros cuerpos a absorber el hierro en los alimentos de origen vegetal para tener una sangre saludable. Otros nutrientes notables incluyen: el folato (para el crecimiento celular); la vitamina B6, un nutriente que impulsa el desarrollo y la función neurológica; y los fitoquímicos que pueden tener propiedades antiinflamatorias para apoyar la salud celular.2 3

En comparación con otras frutas, los mangos contienen mucha azúcar natural. Los bebés tienen una preferencia innata por el sabor dulce. Por eso servir mango junto con otras frutas, verduras y alimentos integrales puede ayudar a desarrollar un gusto por una amplia variedad de sabores a medida que el paladar y las preferencias alimentarias del bebé se están formando.4 Si no hay mangos frescos a tu disponibilidad, elige mangos congelados u opta por mangos enlatados envasados en agua o jugos naturales. Pero no mangos en jarabes, ya que son demasiado azucarados para los niños. Enjuaga el mango enlatado antes de servirlo para eliminar el exceso de azúcares.5

★Consejo: Agrega textura a frutas resbaladizas como el mango cubriendo pedazos con cereales integrales triturados (idealmente una variedad sin azúcar), coco rallado finamente, o nueces y semillas finamente molidas.

¿Pueden los bebés comer mango seco?

No. Es mejor no servir mango seco hasta cerca de los 2 años de edad, a menos que el bebé esté bajo la supervisión de un terapeuta de alimentación o especialista en deglución (el mango seco a menudo se usa en la terapia de alimentación para desarrollar habilidades de masticación). Las frutas secas en general pueden aumentar el riesgo de ahogamiento y a menudo contienen sulfitos y otros conservantes.6 7 Si todo lo que tienes a la mano es mango seco, simplemente rehidrata los trozos de mango seco en agua (no jugo) y pícalos de manera apropiada.

¿Pueden los bebés comer mango verde (inmaduro)?

Sí, pero se recomienda precaución si se ofrece, ya que este puede ser un peligro de ahogamiento cuando se presenta en cubos, debido a su textura firme. Las alternativas más seguras incluyen ofrecer la semilla de mango para que bebé mastique, cortado en tiras delgadas (en juliana) y como chutneys (sin miel). El mango verde es rico en vitamina C y tiene un sabor amargo.8 Los bebés en particular pueden tener gases e hinchazón debido a los altos niveles de almidón crudo en el mango sin cocer, por eso ofrece pequeñas cantidades en las primeras ocasiones.9 10

¿Pueden los bebés beber jugo de mango?

No. No se debe dar jugo de ningún tipo a los bebés a menos que lo indique un proveedor profesional de la salud. Después del primer cumpleaños, se pueden ofrecer pequeñas cantidades de jugo (menos de 4 onzas al día, idealmente diluidas con agua para reducir el dulzor) de manera segura.11 Dicho esto, creemos que lo mejor es esperar hasta los dos años para servir jugo e incluso entonces, limitar la cantidad ofrecida para minimizar el azúcar (incluido el azúcar natural) en la dieta de un niño o niña. El consumo regular y especialmente excesivo de bebidas dulces (incluso bebidas naturalmente dulces como el jugo de mango) puede reducir la diversidad de alimentos y nutrientes consumidos y aumentar el riesgo de obesidad, diabetes, enfermedades cardíacas y caries dentales.12 Además, los mangos enteros son más nutritivos que el jugo.

¿Es el mango un peligro de ahogamiento para los bebés?

Si. Los mangos pueden ser firmes y resbaladizos—dos cualidades que aumentan el riesgo. Además, a veces la carne es fibrosa, lo que puede ser un desafío para los pequeños comensales. Para reducir el riesgo, asegúrate de ofrecer mango suave y maduro, ofrecer la semilla del mango entero o cortar la fruta en tiras delgadas. Para obtener más información sobre ahogamiento, visita nuestra sección sobre arcadas y ahogamiento y familiarízate con la lista de peligros comunes de ahogamiento.

¿Es el mango un alérgeno común?

No. Las alergias al mango son raras, aunque las personas que son alérgicas al látex o al polen (abedul, hierba, artemisa y ambrosía) también pueden ser alérgicas a los mangos.13 14 15 Aunque se ha observado reactividad cruzada entre anacardo, pistacho y semilla de mango, esta no se extiende a la pulpa de mango.16 Por lo tanto, generalmente es seguro darles pulpa de mango cortada o triturada a los bebés alérgicos a los anacardos o pistachos. Sin embargo, es posible que no quieras darles el hueso para que lo roan.

La savia del mango (que se encuentra en la piel) contiene una sustancia química que reacciona de forma cruzada con el urushiol, la sustancia química responsable de la dermatitis por contacto con hiedra venenosa y roble venenoso. Las personas sensibles al urushiol pueden experimentar reacciones cutáneas al manipular la piel del mango, pero la carne comestible del mango no debe producir tal reacción.17 18

Como lo harías al ofrecer cualquier alimento nuevo, comienza ofreciendo una pequeña cantidad en las primeras porciones. Si no hay alguna reacción adversa, aumenta gradualmente la cantidad durante las próximas comidas.

¿Cómo preparar mango para un bebé haciendo BLW?

Cada bebé se desarrolla a su propio ritmo, y las sugerencias que ofrecemos sobre cómo cortar o preparar determinados alimentos son generalizaciones para una amplia audiencia. Tu hijo(a) es un(a) individuo(a) único(a) y puede tener necesidades o consideraciones más allá de las prácticas comúnmente aceptadas. Para determinar las recomendaciones de tamaño y forma de los alimentos, nosotros(as) utilizamos la mejor información científica disponible acerca del desarrollo motor grueso, fino y oral para minimizar el riesgo de ahogamiento. Las sugerencias de preparación que ofrecemos son solo para fines informativos y no reemplazan el consejo individual y específico de tu medico(a) pediátrico(a) o profesional de la salud o proveedor para niños(as). Es imposible eliminar por completo el riesgo de que un(a) bebé o un(a) niño(a) se ahogue con cualquier líquido, puré o alimento. Recomendamos que sigas todos los protocolos de seguridad que sugerimos para así crear un entorno de alimentación seguro y que tomes decisiones informadas para tu hijo(a) con respecto a sus necesidades específicas. Nunca ignores el consejo médico profesional ni te demores en buscarlo debido a algo que hayas leído o visto aquí.

De 6 a 9 meses: Una semilla de mango entero—pelada y con la mayor parte de la carne retirada—es un excelente alimento resistente para esta edad, que ofrece bajo riesgo para que los bebés desarrollen habilidades motrices orales y aprendan sobre los límites de su boca. Si el hueso de mango se resbala de las manos del bebé, cúbrelo en alimentos como coco rallado, nuez finamente molida o incluso cereal de bebés seco para agregar textura fácil de agarrar. Alternativamente, las lanzas de mango maduro son otra buena forma de servir la fruta a esta edad. Simplemente pela el mango, corta la pulpa y separa de la semilla y después, corta en tiras largas. Entregar la tira en el aire al bebé le ayudará a agarrar la fruta.

De 9 a 12 meses: Continúa ofreciendo la semilla del mango entero o lanzas. Si el bebé ha desarrollado el agarre de pinza (donde se encuentran el pulgar y el índice), también puedes servir trozos de mango del tamaño de un bocado para agarrar con la mano o en un tenedor precargado. Alternativamente, ofrece mango picado encima de alimentos que se pueden recoger con la mano como yogur o ricotta.

De 12 a 24 meses: Sirve mango maduro cortado en cubitos como bocadillos, así como un tenedor para fomentar el uso de cubiertos. Para los niños y niñas pequeños que están aprendiendo a usar cubiertos, anímalos precargando un tenedor con un pedazo de mango y déjalo junto a la fruta para que el niño o niña trate de recogerlo. 

hand holding a mango pit
Una semilla de mango para bebés de 6 meses o más
hand holding a mango spear
Una lanza de mango para bebés de 6 meses o más
Cómo cortar una semilla de mango para bebés.
Cómo cortar un mango en lanzas para bebés.

Ideas para cocinar con mango

Cuando están maduros, los mangos son jugosos, con un olor dulce y una pulpa suave que varía en color desde el oro hasta el naranja y el amarillo pálido, dependiendo de la variedad. Puedes determinar si un mango está maduro cuando cede un poco al presionarlo. El mango maduro aporta un rico dulzor a los batidos, lassis y postres como el arroz pegajoso (o glutinoso) con coco. También sabe igual de bien como complemento en platos salados, desde curris hasta platillos salteados. Los mangos verdes (o no maduros) también son deliciosos. Tienen un sabor agrio que funciona bien en encurtidos, ensaladas y platos con sabor intenso como el gii xoài, una ensalada vietnamita a menudo hecha con mango verde, camarones y menta.

Receta: Tiras de Mango con Limón y Coco

spears of mango coated in finely grated coconut

Rendimiento: 1 taza (165 gramos)

Tiempo de preparación: 5 minutos

Edad recomendada: 6 meses o más

Ingredientes:

  • 1 mango maduro
  • 1 cucharadita (5 mililitros) de jugo de limón
  • 2 cucharaditas (4 gramos) de copos de coco sin azúcar

Esta receta contiene coco (hojuelas de coco sin azúcar) que está clasificado como una nuez de árbol, y por ello un alérgeno común, de acuerdo a la Food and Drug Administration de los Estados Unidos. Si bien la alergia al coco es rara, solo sirve esta receta a un niño después de que el coco se haya introducido a su dieta de manera segura.

Dirección:

  1. Lava y seca el mango.
  2. Pela y desecha la piel del mango.
  3. Corta el mango a la mitad, verticalmente a cada lado del centro, es decir, el hueso.
  4. Corta las mitades en tiras (lanzas) que tengan aproximadamente el ancho de dos dedos adultos juntos.
  5. Pon a un lado un par de tiras de pulpa para servir al niño o niña. El tamaño exacto de la porción es variable. Deja que el apetito del niño determine cuánto se come. Guarda las lanzas adicionales y el hueso para una comida futura, o disfrútalos como un refrigerio mientras el niño come su porción  
  6. Exprime el jugo de limón en las lanzas de mango del niño, luego cúbrelas con las hojuelas de coco para facilitar el agarre.
  7. Sirve las lanzas de mango como refrigerio y deja que el niño o niña se alimente independientemente tratando de recoger la comida con las manos. Si necesita ayuda, pasa una lanza de mango en el aire para que el niño o niña la agarre.

Para almacenar: El mango cortado se conserva sellado en la nevera durante 4 días.

Maridajes de sabores:

El mango combina bien con los sabores de albaricoque, aguacate, anacardo, coco, manzanas, y piña.

Revisado y aprobado por:

E. Cerda, MS, CNS, LDN

A. Gilbaugh, RD, CNSC

C. Aycinena MS, RD

A. Derma, MS, CCC-SLP/L

K. Tatiana Maldonado, MS, CCC-SLP, CBIS, CLEC

K. Grenawitzke, OTD, OTR/L, SCFES, IBCLC, CNT

Dr. S. Bajowala, MD, Alergista e Inmunóloga Certificada por la Junta de la FAAAAI (sección de alergias)

Dr. R. Ruiz, MD, FAAP. Pediatra general certificada por la Junta y Gastroenteróloga pediátrica

  1. National Mango Board. Mango Varieties and Availability. Retrieved March 31, 2020
  2. Imran, M., Arshad, M. S., Butt, M. S., Kwon, J. H., Arshad, M. U., & Sultan, M. T. (2017). Mangiferin: a natural miracle bioactive compound against lifestyle related disorders. Lipids in health and disease, 16(1), 84. https://doi.org/10.1186/s12944-017-0449-y
  3. Masibo, M. and He, Q. (2008), Major Mango Polyphenols and Their Potential Significance to Human Health. Comprehensive Reviews in Food Science and Food Safety, 7: 309-319. https://doi.org/10.1111/j.1541-4337.2008.00047.x
  4. Fidler Mis, N., Braegger, C., Bronsky, J., Campoy, C., Domellöf, et al. (2017). Sugar in Infants, Children and Adolescents: A Position Paper of the European Society for Paediatric Gastroenterology, Hepatology and Nutrition Committee on Nutrition. Journal of pediatric gastroenterology and nutrition, 65(6), 681–696. DOI:10.1097/MPG.0000000000001733. Retrieved August 6, 2021.
  5. Fresh, Frozen or Canned Fruits and Vegetables: All Can Be Healthy Choices! (n.d.). Www.Heart.Org. Retrieved April 26, 2021.
  6. Mischek, D., & Krapfenbauer-Cermak, C. (2011). Exposure assessment of food conservants (sulphites, benzoic and sorbic acid) in Austria. Food Additives & Contaminants: Part A, 1–12. doi:10.1080/19440049.2011.643415.
  7. Velayutham, M., Hemann, C. F., Cardounel, A. J., & Zweier, J. L. (2015). Sulfite oxidase activity of cytochrome c: Role of hydrogen peroxide. Biochemistry and Biophysics Reports, 5, 96–104. https://doi.org/10.1016/j.bbrep.2015.11.025
  8. Placek, C. (2017). A test of four evolutionary hypotheses of pregnancy food cravings: evidence for the social bargaining model. Royal Society of Open Science, 4, 10, 170243. DOI: 10.1098/rsos.170243. Retrieved September 9, 2021.
  9. Lebaka, V. R., Wee, Y-J., Ye, W., & Korivi, M. (2021). Nutritional composition and bioactive compounds in three different parts of mango fruit. International Journal of Environmental Research and Public Health, 18, 2, 741. DOI: 10.3390/ijerph18020741. Retrieved September 9, 2021.
  10. Ao, Z., Quezada-Calvillo, R., Nichols, B. L. Jr., Rose, D., Sterchi, E., & Hamaker, B. (2012). The nature of raw starch digestion. Journal of Pediatric Gastroenterology and Nutrition, 55, S42-S43. DOI: 10.1097/01.mpg.0000421413.18623.f9. Retrieved September 9, 2021.
  11. American Academy of Pediatrics: HealthyChildren.org. (2017). Where We Stand: Fruit Juice. Retrieved August 6, 2021.
  12. Fidler Mis, N., Braegger, C., Bronsky, J., Campoy, C., Domellöf, et al. (2017). Sugar in Infants, Children and Adolescents: A Position Paper of the European Society for Paediatric Gastroenterology, Hepatology and Nutrition Committee on NutritionJournal of pediatric gastroenterology and nutrition, 65(6), 681–696. DOI:10.1097/MPG.0000000000001733. Retrieved August 6, 2021.
  13. Paschke A, Kinder H, Zunker K, Wigotzki M, Steinhart H, Wessbecher R, Vieluf I. (2001). Characterization of cross-reacting allergens in mango fruit. Allergy, 56 (3), 237-42. Retrieved August 31, 2021
  14. Ukleja-Sokołowska, N., Gawrońska-Ukleja, E., Lis, K., Żbikowska-Gotz, M., Sokołowski, Ł., & Bartuzi, Z. (2018). Anaphylactic reaction in patient allergic to mango. Allergy, asthma, and clinical immunology : official journal of the Canadian Society of Allergy and Clinical Immunology, 14, 78. https://doi.org/10.1186/s13223-018-0294-1
  15. Sareen, R., & Shah, A. (2011). Hypersensitivity manifestations to the fruit mango. Asia Pacific allergy, 1(1), 43–49. https://doi.org/10.5415/apallergy.2011.1.1.43
  16. Fernandez C, Fiandor A, Martinez-Garate A, Martinez Quesada J. (1995). Allergy to pistachio: crossreactivity between pistachio nut and other Anacardiaceae. Clin Exp Allergy, 25(12), 1254-9. Retrieved August 31, 2021
  17. American College of Allergy, Asthma & Immunology. (n.d.) Can reaction to poison ivy cause mango allergy? Retrieved July 12, 2021.
  18. Trehan, I., & Meuli, G. J. (2010). Mango contact allergy. Journal of travel medicine, 17(4), 284. https://doi.org/10.1111/j.1708-8305.2010.00420.x
Return to Blog