Uvas [Español]

a bunch of green grapes before being prepared for babies starting solid food

¿Cuándo pueden comer uvas los(as) bebés?

Debido a que las uvas deben cortarse en cuartos para que sean seguras para los/las bebés y las rebanadas pequeñas pueden ser un desafío para que los/las bebés se alimenten solos, es posible que desees esperar hasta que el/la bebe este cerca de 9 meses de edad para introducir esta fruta.

Advertencia

Las uvas son un peligro de ahogamiento extremadamente común ya que son redondas y resbaladizas, se consumen ampliamente y comúnmente y pueden ser difíciles de masticar. Sigue leyendo para saber cómo preparar uvas para bebés.

¿De dónde vienen las uvas?

Puedes encontrar vides leñosas trepando árboles y rejas por todo el planeta. Estas vides producen hojas comestibles, ricas en nutrientes, y racimos de bayas jugosas que varían en color y sabor dependiendo de la variedad de la planta, de las cuales hay miles. Los jeroglíficos, petroglifos y otros registros históricos sugieren que las uvas han sido parte de la dieta humana desde hace miles de años en América del Norte, África y Asia. Hoy en día, la mayoría de las uvas cultivadas en el mundo se convierten en vino. El resto se comen frescas como uvas de mesa, secas para hacer pasas y sultanas, o procesadas en aceite, vinagre y productos alimenticios dulces como golosinas, mermelada, gelatina, melaza, jarabe y más. La mayoría de los productos de uva procesados no son apropiados para bebés y niños(as) pequeños(as) por diferentes razones (riesgo de ahogamiento, excesivamente dulce, a veces contienen alcohol, etc.), pero las uvas frescas de mesa son una excelente manera de introducir este alimento básico antiguo a un(a) bebé.

Kalani, de 10 meses, come uvas cortadas en cuartos
Max, de 14 meses, come uvas cortadas en cuartos

¿Son saludables las uvas para los(as) bebés?

Si. Las uvas contienen fibra para la salud intestinal y, además, contienen algunas vitaminas B, vitamina C y vitamina K para alimentar el cuerpo de un(a) bebé en crecimiento. Al igual que otras frutas y verduras coloridas, las uvas están llenas de poderosos antioxidantes, llamados fitonutrientes, que apoyan la salud celular y ayudan a compensar el riesgo de enfermedades.1

Las uvas están llenas de azúcares naturales, por lo que a menudo se procesan para hacer dulces, mermelada, melaza y otros productos alimenticios dulces. Es aconsejable esperar a servir este tipo de productos hasta que el/la niño(a) sea mayor. Esto es porque los edulcorantes pueden reducir la diversidad de alimentos que un(a) niño(a) está interesado(a) en comer, además de aumentar el riesgo de obesidad y diabetes tipo 2 e impactar negativamente la salud cardiovascular.2 3

¿Pueden beber jugo de uva los(as) bebés?

No. No se debe ofrecer jugo de ningún tipo a bebés menores de 12 meses de edad, a menos que así lo indique un proveedor de atención médica.4

Después del primer cumpleaños, se puede ofrecer una pequeña cantidad de jugo (menos de 4 onzas al día, e idealmente diluido con agua para reducir el dulzor).5 Dicho esto, es nuestra fuerte opinión que es mejor esperar hasta después del segundo cumpleaños para servir jugos. E, incluso entonces, es aconsejable limitar la cantidad ofrecida para minimizar el azúcar (incluidos los azúcares naturales en los jugos) en la dieta de un(a) niño(a). Como otro punto, un análisis reciente de Consumer Report concluyó que muchas marcas de jugos de frutas pueden contener niveles potencialmente dañinos de toxinas como arsénico, cadmio y plomo.6

Aprende más sobre el impacto de azúcar y edulcorantes.  

¿Son las uvas un peligro de ahogamiento para los(as) bebés?

Si. Las uvas son un peligro de ahogamiento extremadamente común, ya que son redondas y resbaladizas, se consumen ampliamente y pueden ser difíciles de masticar.7 Para minimizar el riesgo, ofrece solamente uvas grandes y de forma oblonga, cortadas en cuartos longitudinalmente (desde el tallo hasta la punta) y desecha las semillas antes de servir. Si deseas, puedes dejar la piel o, si te pone nervioso(as), también puedes quitárselas. Como siempre, asegúrate de crear un ambiente de alimentación seguro y mantente al alcance del bebé durante la hora de comer. Para obtener más información sobre ahogamiento, visita nuestra sección sobre arcadas y ahogamiento y familiarízate con la lista de peligros comunes de ahogamiento.

¿Son las uvas son un alérgeno común?

No. Las alergias a las uvas son raras, aunque no inauditas.8 En teoría, una persona puede ser alérgica a cualquier alimento. Como lo harías al introducir cualquier alimento nuevo, comienza ofreciendo una pequeña cantidad durante las primeras porciones. Si no hay reacción adversa, aumenta gradualmente la cantidad con las comidas futuras.

¿Cómo preparar uvas para bebés como bocados o para bebés haciendo BLW?

Cada bebé se desarrolla a su propio ritmo, y las sugerencias que ofrecemos sobre cómo cortar o preparar determinados alimentos son generalizaciones para una amplia audiencia. Tu hijo(a) es un(a) individuo(a) único(a) y puede tener necesidades o consideraciones más allá de las prácticas comúnmente aceptadas. Para determinar las recomendaciones de tamaño y forma de los alimentos, nosotros(as) utilizamos la mejor información científica disponible acerca del desarrollo motor grueso, fino y oral para minimizar el riesgo de ahogamiento. Las sugerencias de preparación que ofrecemos son solo para fines informativos y no reemplazan el consejo individual y específico de tu medico(a) pediátrico(a) o profesional de la salud o proveedor para niños(as). Es imposible eliminar por completo el riesgo de que un(a) bebé o un(a) niño(a) se ahogue con cualquier líquido, puré o alimento. Recomendamos que sigas todos los protocolos de seguridad que sugerimos para así crear un entorno de alimentación seguro y que tomes decisiones informadas para tu hijo(a) con respecto a sus necesidades específicas. Nunca ignores el consejo médico profesional ni te demores en buscarlo debido a algo que hayas leído o visto aquí.

6 a 9 meses de edad: Espera hasta que el/la bebé haya desarrollado el agarre de pinza (donde el dedo índice se encuentra con el pulgar) y pueda agarrar uvas en cuartos de forma independiente. Si bien estas habilidades tienden a desarrollarse más cerca de los 9 meses, algunos(as) bebés pueden estar listos antes. Independientemente de la edad, corta la uva en cuartos longitudinalmente para reducir el riesgo de ahogamiento. No es necesario quitarles la cáscara, pero si esto te pone nervioso(a), lo puedes hacer, y asegúrate de eliminar las semillas grandes. Al compartir uvas con el/la bebé, busca uvas que sean grandes y oblongas, no pequeñas y redondas.

9 a 12 meses de edad: Ofrece uvas en cuartos (cortadas longitudinalmente desde el tallo hasta la flor) para que el/la bebé las recoja de forma independiente. Al compartir uvas con el/la bebé, busca uvas que sean grandes y oblongas, no pequeñas y redondas. Deja la piel si quieres, pero asegúrate de quitar las semillas grandes. Si el/la bebé tiene dificultades para agarrar las piezas en cuartos, espera un par de semanas más. Cuando los/las bebés están con hambre y su barriguita está gruñendo, agarrar pequeños trozos de comida puede ser desafiante y frustrante. ¡Los(as) bebés también se ponen de malhumor cuando tienen hambre!

12 a 24 meses de edad: Ofrece uvas en cuartos (cortadas longitudinalmente desde el tallo hasta la parte inferior) para que el/la bebé las recoja de forma independiente. Al compartir uvas con el/la bebé, busca uvas que sean grandes y oblongas, no pequeñas y redondas. Deja la piel, pero retira las semillas grandes. Si ves que el/la niño(a) muestra constantemente la capacidad de morder y rasgar con los dientes (probablemente alrededor de los 18 meses), puedes empezar a ofrecer uvas cortadas por la mitad (siempre a lo largo), aunque ten en cuenta que todavía hay cierto nivel de riesgo. Demuéstrale a tu hijo(a) cómo morder la uva de manera exagerada antes de ofrecérsela.

24 meses o más: Ten en cuenta que, debido a que las uvas enteras son un peligro de ahogamiento, la mayoría de los organismos de consejo de salud no recomiendan ofrecerlas enteras hasta los cuatro años de edad. Nosotros creemos que los(as) niños(as) deben aprender a masticar alimentos desafiantes, y que es más seguro cuando se les proporciona esta oportunidad en un entorno supervisado con un cuidador confiable, para que puedan desarrollar las habilidades para manejar estos alimentos de manera segura. Cuando sientas que el/la niño(a) tiene habilidades alimentarias maduras (mueve bien los alimentos en la boca, mastica los alimentos antes de tragarlos, etc.), considera ofrecer uvas enteras en un entorno seguro y supervisado. Si aún no has ofrecido uvas cortadas a la mitad a lo largo, es posible que desees comenzar con este tamaño antes de progresar. Cuando sirvas uvas enteras, busca uvas grandes y oblongas (no las pequeñas y redondeadas), mantenlas en el tallo (esto ralentiza el proceso y desalienta al niño(a) de llenar la boca demasiado), y proporciona muchos ejemplos (modelando como se hace) y entrenamiento. Te sugerimos demostrar la masticación con los molares antes de ofrecer la uva: abre la boca, coloca la uva en los dientes y explica “Estoy usando mis dientes grandes para aplastar esta uva.” Puedes considerar sostener la uva para que el/la niño(a) practique morder—sostener con la comisura de la boca y permitir que cierre los dientes en la uva. Enséñale a el/la niño(a) a cerrar con fuerza para romper la piel de la uva y morder un pedazo de la uva. ¡Puedes hacer una “gran acontecimiento” del divertido apachurro y salpicado que sucede cuando lo mastican! No ofrezcas uvas enteras si el/la niño(a) no está sentado en la mesa y supervisado, por lo menos hasta que estés seguro de que masticará y tragará sin entrenamiento.

a hand holding three red grapes quartered lengthwise for children 12 months+
Uvas cortadas en cuartos a lo largo para niños(as) de 9 meses o más

Receta: Ensalada de Frutas Arco Iris

Rendimiento: 2 tazas (480 mililitros)
Tiempo de preparación: 15 minutos
Edad: 9 meses o más

Ingredientes
• 4 uvas sin semillas
• 4 fresas grandes
• 1 banano
• 1 kiwi
• ½ taza (74 gramos) arándanos azules
• 1 naranja navel
• ½ taza (120 mililitros) de yogur (opcional)
• 1 cucharadita (5 gramos) de maní molido (opcional)
Esta receta contiene alérgenos comunes: lácteos (yogur) y maní. No se la sirvas a un(a) niño(a) hasta que estos alérgenos se hayan introducido de manera segura en su dieta. Verifica siempre si hay alérgenos potenciales en los ingredientes enumerados en las etiquetas de los alimentos procesados comprados en tiendas, como el yogur. Los ingredientes agregados también pueden incluir miel, que no debe administrarse a bebés menores de 12 meses.

Instrucciones:

  1. Utiliza cualquier combinación de fruta de la lista de ingredientes. Siéntete libre de usar fruta congelada—y no te preocupes si algunos tipos de fruta no están disponibles. ¡Añade tus frutas favoritas!
  2. Descongela cualquier fruta congelada. Lava todas las frutas. Remueve y desecha las hojas, semillas y tallos.
  3. Pela el banano. Córtalo en trozos pequeños.
  4. Pela el kiwi. Córtalo en pedazos pequeños.
  5. Corta las fresas en rodajas finas y aplana los arándanos azules a una forma de disco usando los dedos si el/la niño(a) no está listo(a) para comerlos enteros.
  6. Corta las uvas longitudinalmente en cuartos desde el tallo hasta la punta.
  7. Transfiere la fruta a un tazón para mezclar. Corta por la mitad la naranja, y exprime el jugo de una mitad sobre la fruta. Revuelve suavemente para combinar. Guarda la otra mitad de la naranja con su cáscara en el refrigerador–o cómela tú como refrigerio mientras el bebe se come la ensalada.
  8. Puedes servir la ensalada de frutas sola, encima de gachas o encima de algún producto lácteo suave como el queso requesón o un yogur. Sirve el lácteo en el tazon de el/la bebé, luego cubre con un poco de ensalada de frutas. El tamaño exacto de la porción es variable. Deja que el/la niño(a) decida cuanto comer.
  9. Si deseas, espolvorea maní molido encima. Si estas introduciendo maní por la primera vez, usa una cantidad escasa – aproximadamente ¼ de cucharadita (1/2 gramo). Una vez que hayas introducido el maní de manera segura, puedes espolvorear más maní molido sobre la comida de el/la bebé para agregarle sabor y nutrientes. Solo asegúrate de que los manís estén completamente molidos y sin grumos de nueces.
  10. Sirve la ensalada de fruta al bebé como bocado y deja que el/la niño(a) intente alimentarse por si mismo(a). Para fomentar el uso de cubiertos, pre-carga una cuchara y déjala junto a la comida para que el/la niño la intente recoger. Alternativamente, pasa la cuchara precargada en el aire para que el/la bebé la agarre de tu mano.

Para Almacenar: La ensalada de frutas arcoíris se mantiene en un recipiente hermético en la nevera durante 3 días.

Maridajes de sabor:

Las uvas de mesa varían en sabor—muchas son súper dulces, otras son ácidas y algunas almizcladas. Prueba a combinar uvas con alimentos cremosos como el queso de cabra, el queso mascarpone, o el queso requesón para dejar que su sabor brille; o saca el almizcle de la uva al servir con alimentos terrosos como las almendras, el amaranto, el alforfón, la calabaza, el cuscús, la quinua, el arroz, el trigo Jorasán, o las nueces. Sirve las uvas con otros alimentos agridulces como los pomelos, el limón, el mango, el melón, la naranja, las fresas, y el tomate; así como también con alimentos ricos en proteínas como carne, bisonte, huevo, pollo, pato, cordero, salmón y trucha para complementar su sabor salado.

Por:

J. Truppi, MS, CNS. Certified Nutrition Specialist®

C. Aycinena MS, RD Registered Dietitian and Public Health/Clinical Nutritionist.

V. Kalami, MNSP, RD, CSP. Board-Certified Pediatric Dietitian and Nutritionist.

K. Tatiana Maldonado, MS, CCC-SLP, CBIS, CLEC. Pediatric Feeding Therapist.

K. Grenawitzke, OTD, OTR/L, SCFES, IBCLC, CNT. Pediatric Feeding Therapist.

Dr. S. Bajowala, MD, FAAAAI. Board-Certified Allergist & Immunologist (allergy section)

Dr. R. Ruiz, MD, FAAP. Board-Certified General Pediatrician & Pediatric Gastroenterologist

  1. Qing, L.Guo-Yi, T.Cai-Ning, Z., Xiao-Ling, F., Xiao-Yu, X., et al. (2018) Comparison of Antioxidant Activities of Different Grape Varieties. DOI: 10.3390/molecules23102432. Retrieved on February 10, 2021
  2. Fidler Mis, N., Braegger, C., Bronsky, J., Campoy, C., Domellöf, et al. (2017). Sugar in Infants, Children and Adolescents: A Position Paper of the European Society for Paediatric Gastroenterology, Hepatology and Nutrition Committee on Nutrition. Journal of pediatric gastroenterology and nutrition, 65(6), 681–696. DOI:10.1097/MPG.0000000000001733. Retrieved February 10, 2020
  3. Jenco, M. (2016). AHA: Limit children’s sugar consumption to 6 teaspoons per day. American Academy of Pediatrics. Retrieved February 10, 2021
  4. Heyman, M., Abrams, S. (2017). Fruit Juice in Infants, Children, and Adolescents: Current Recommendations, Section on Gastroenterology, Hepatology, and Nutrition, Committee on Nutrition. Pediatrics, 139 (6) e20170967. DOI:10.1542/peds.2017-0967. Retrieved February 10, 2021
  5. American Academy of Pediatrics: HealthyChildren.org. (2017). Where We Stand: Fruit Juice. Retrieved September 15, 2020
  6. Hirsch, J. (2019). Arsenic and Lead Are In Your Fruit Juice: What You Need to Know. Consumer Reports. Retrieved February 15, 2021
  7. Lumsden, A. J., & Cooper, J. G. (2017). The choking hazard of grapes: a plea for awareness. Archives of disease in childhood, 102(5), 473–474. DOI: 10.1136/archdischild-2016-311750. Retrieved April 14, 2022.
  8. Bircher, A., Bigliardi, P., Yilmaz, B. (1999). Anaphylaxis resulting from selective sensitization to Americana grapes. Journal of Allergy and Clinical Immunology, 104(5), 1111-1113. Retrieved February 10, 2021
Return to Blog