Pollo [Español]

two raw chicken drumsticks on a table before being prepared for babies starting solid food

¿Cuándo pueden comer pollo los bebés?

El pollo se puede comenzar a ofrecer tan pronto como el bebé esté listo para comer sólidos, que generalmente es alrededor de los 6 meses de edad.

Historia y usos del pollo

Hace miles de años, los humanos domesticaron un ave escuálida que corría salvaje en las junglas del sur de Asia desde tiempos prehistóricos. El ave que hoy conocemos y amamos surgió de esa innovación agrícola. En nuestra era moderna, cada año se crían 50 mil millones de pollos como fuente de carne y huevos. ¿Cómo se convirtió la gallina salvaje en una de las proteínas más consumidas del mundo? Una combinación de fuerzas tecnológicas, culturales e históricas a través de los siglos han ayudado a asegurar que haya un pollo en cada olla. Una combinación de estrategias genéticas y agrícolas han transformado a las aves delgadas en aves de corral regordetas con una producción de huevos maximizada. Estos esfuerzos continúan hoy, con la carne cultivada en laboratorio que está incitando la conversación sobre la ética, la sostenibilidad, la salud y el futuro del ave.

Casi todo el pollo se puede utilizar para cocinar deliciosos platos, desde patés de hígado de pollo ricos en hierro; a caldos repletos de proteínas y colágeno proveniente de la carcasa, las patas y la cabeza; al schmaltz, una sabrosa grasa extraída de la piel. Ofrecer el pollo a los bebés puede ser tan fácil como pasarle un muslo, que tiene una forma perfecta para que el bebé la sostenga y mastique.

Riley, de 6 meses, mastica un hueso de pierna de pollo con la mayor parte de la carne quitada. Si estás nerviosa de entregar una pierna entera, este puede ser un método bueno y la esencia resistiva del hueso mejora las habilidades motoras orales muy bien.
Cooper, de 8 meses, come una pierna de pollo.
Amelia, de 10 meses, come una pierna de pollo. Si tu bebé está tomando bocados demasiado grandes con piernas de pollo, baja el tamaño a tiras delgadas de pechuga de pollo o carne de pollo desmenuzada.

¿Es el pollo saludable para los bebés?

Sí. El pollo contiene muchos nutrientes que los bebés necesitan para su desarrollo, incluidas las vitaminas B6 y B12, hierro, zinc, colina, selenio y vitamina B3. En conjunto, estos nutrientes ayudan a soportar las actividades antioxidantes, abastecen de energía a las células, crean sangre saludable, promueven un fuerte sentido del gusto y el olfato y promueven la salud del cerebro. El pollo también es una excelente fuente de proteínas, con un espectro de aminoácidos completo que ayuda a desarrollar el cerebro, los músculos, el sistema nervioso, el corazón, la piel y el cabello de un bebé en crecimiento.

Hay muchas etiquetas para el pollo que hablan de la calidad de la carne: de corral, orgánico, criado vegetariano, de corral, criado en pastoreo… ¿Qué significan y cuál es mejor? Las etiquetas pueden ayudar al consumidor, pero a veces pueden ser engañosas. Algunos pollos son “criados vegetarianos,” lo que sugiere cierta calidad, pero la etiqueta a menudo significa que las aves están alimentadas a base de  granos básicos como maíz y soja. Los pollos “de corral” y “sin jaulas” tienen acceso al aire libre donde pueden comer una dieta más natural de gusanos e insectos además de alimentos de origen vegetal. Desafortunadamente, en estas condiciones el espacio al aire libre es a menudo limitado y muchas aves no se aventuran al exterior; en cambio, permanecen en sus casas de cultivo (a menudo superpobladas) donde comen granos básicos. Incluso los pollos “orgánicos” no se crían necesariamente al aire libre con una dieta natural, aunque los animales se alimentan con alimentos que han sido certificados como orgánicos.

Los pollos criados en pastoreo tienen más nutrientes, menos aditivos, menos toxinas y menos pesticidas que los pollos criados en interiores comiendo granos.1 2 Lo malo es que los pollos criados en pastoreo pueden ser extremadamente caros.

En pocas palabras: el pollo proporciona muchos nutrientes para un bebé en crecimiento. Ninguna etiqueta es perfecta, así que haz lo que puedas con los recursos disponibles y, si lo deseas, obtén más información sobre dónde y cómo se crio el ave.

★ Consejo: El pollo a menudo se asocia con enfermedades bacterianas transmitidas por los alimentos como Salmonella y Campylobacter.3 Toma las precauciones adecuadas para minimizar este riesgo: mantén el pollo en el refrigerador o congelador y guárdalo separado de los otros productos. Descongela la carne congelada en el refrigerador (nunca en la encimera de la cocina) y cocina el pollo a una temperatura interna de 165 grados Fahrenheit / 74 grados Centígrados antes de servir. Lávate siempre las manos y limpia bien las superficies que entren en contacto con la carne cruda.

¿Pueden comer nuggets de pollo los bebés?

En nuestra opinión, es mejor no servir nuggets de pollo a los bebés debido al alto contenido de sodio. Después de los 12 meses de edad, los nuggets de pollo son apropiados con moderación, aunque sería mejor servirlos solo de vez en cuando, ya que generalmente están altamente procesados y contienen altas cantidades de sodio.

¿Es el pollo un peligro común de ahogamiento para los bebés?

Sí. Como todas las carnes y aves, el pollo es un peligro de ahogamiento, así que evita ofrecer trozos grandes o cubos a un bebé. Para minimizar el riesgo, evita cortar el pollo en cubos y, en su lugar, sigue nuestras guías por edad. Además, asegúrate de no cocinar demasiado el pollo, ya que esto hace que quede seco y sea más difícil de masticar y tragar. Como siempre, asegúrate de crear un ambiente seguro para comer, y ten al bebé siempre al alcance de tu mano durante las comidas. Para obtener más información sobre ahogamiento, visita nuestra sección sobre arcadas y ahogamiento y familiarizarte con la lista de peligros comunes de ahogamiento.

¿Es el pollo un alérgeno común?

No. El pollo no es un alérgeno alimentario común. Sin embargo, se han reportado casos de alergia a las aves de corral.4 5 Se ha reportado que el pollo puede ser un detonador de SEIPA (síndrome de enterocolitis inducido por proteínas alimentarias), que produce vómitos tardíos con o sin diarrea de 2 a 4 horas después de la ingestión de carne de pollo. Aunque es poco común, ciertas personas con alergia al pescado pueden tener un mayor riesgo de ser sensibles al pollo. 6 Algunas personas con alergia a las plumas y al huevo de aves también resultan positivos en las pruebas de alergia a la carne de pollo.7 Sin embargo, no suele haber síntomas después de la ingestión de carne bien cocida, ya que la proteína alergénica es sensible al calor. Por lo tanto, no se recomienda hacer pruebas de alergia a la carne de pollo rutinariamente en casos donde existe alergia al huevo.

Como lo harías al ofrecer cualquier alimento nuevo, comienza ofreciendo una pequeña cantidad cuando presentes las primeras dos porciones. Si no hay una reacción adversa, aumenta gradualmente la cantidad en porciones futuras.

¿Cómo se prepara el pollo para bebés haciendo BLW?

Cada bebé se desarrolla a su propio ritmo, y las sugerencias que ofrecemos sobre cómo cortar o preparar determinados alimentos son generalizaciones para una amplia audiencia. Tu hijo(a) es un(a) individuo(a) único(a) y puede tener necesidades o consideraciones más allá de las prácticas comúnmente aceptadas. Para determinar las recomendaciones de tamaño y forma de los alimentos, nosotros(as) utilizamos la mejor información científica disponible acerca del desarrollo motor grueso, fino y oral para minimizar el riesgo de ahogamiento. Las sugerencias de preparación que ofrecemos son solo para fines informativos y no reemplazan el consejo individual y específico de tu medico(a) pediátrico(a) o profesional de la salud o proveedor para niños(as). Es imposible eliminar por completo el riesgo de que un(a) bebé o un(a) niño(a) se ahogue con cualquier líquido, puré o alimento. Recomendamos que sigas todos los protocolos de seguridad que sugerimos para así crear un entorno de alimentación seguro y que tomes decisiones informadas para tu hijo(a) con respecto a sus necesidades específicas. Nunca ignores el consejo médico profesional ni te demores en buscarlo debido a algo que hayas leído o visto aquí.

6 a 9 meses: ¡Hazlo en grande! Sirve un muslo entero, pero remueve la piel y cualquier cartílago suelto, espinas y grasa. A los bebés les encanta agarrar y masticar muslos de pollo—y esto es fantástico para las habilidades motoras orales. Es probable que el bebé en realidad no consuma mucha carne, pero es no es problema. Si el bebé arranca un trozo de carne demasiado grande, da le tiempo para trabajar con la comida antes de intervenir. Los bebés tienen reflejos innatos para ayudar a empujar la comida hacia adelante y escupirla antes de que entre a la garganta como para causar ahogamiento. Además de los muslos de pollo, puedes servir pechuga de pollo cortada en tiras del tamaño de dos dedos de un adulto. Una vez que el bebé sea capaz de morder y desgarrar la comida (alrededor de los 8 a 9 meses de edad), intenta servir rebanadas de carne más delgadas, aproximadamente del tamaño del dedo meñique de un adulto. A esta edad también puedes servir albóndigas de pollo molido o pastel de carne, ya que las carnes molidas son suaves y fáciles de triturar con las encías.

9 a 12 meses: Tritura finamente o corta el pollo en tiras finas u ofrece pollo molido esparcido sobre verduras, pasta o cualquier otro platillo. A esta edad, los bebés pueden volverse ambiciosos y comenzar a meterse demasiada comida a la boca de un solo bocado. Si bien es una buena experiencia de aprendizaje, puede ser bastante estresante. ¿Te pone nervioso? Desmenuza la carne para minimizar el riesgo.

12 a 24 meses: Ofrécele trozos de pollo pequeños del tamaño de un bocado o deja que el niño practique con cubiertos. Para reducir el riesgo de ahogamiento, evita ofrecer trozos de pollo o servir cubos de tamaño perfecto. Cuando sientas que las habilidades de alimentación del niño se han desarrollado, aumenta el tamaño de la comida sirviendo una pierna de pollo entera sin la piel, las espinas y el cartílago o grasa sueltos.

Quitando la piel de una pierna de pollo asado
Quitando la piel del hueso de una pierna de pollo asado

Receta: Pollo asado simple

whole roasted chicken in a pan with cut up carrots and potatoes

Tiempo: 1 hora

Rendimiento: 3 tazas (420 gramos)

Edad: 6 meses o más

Ingredientes:

  • 1 pollo entero
  • 3 cucharadas (45 mililitros) de aceite de oliva, separado
  • 2 cucharaditas (2 gramos) de orégano seco, perejil, romero, salvia, o tomillo (opcional)
  • 3 tazas (450 gramos) de zanahoria, chirivías, papas, o tubérculos de tu elección (opcional)

Instrucciones:

  1. Si estás usando un pollo congelado, transfiere la carne del congelador al refrigerador un día antes de que planees cocinarla para descongelarla.
  2. Precalienta el horno a 400 grados Fahrenheit / 205 Centígrados.
  3. Retira las menudencias del interior del pollo y resérvalas para otro uso. Sazona el pollo con 2 cucharadas de aceite de oliva y las hierbas.
  4. Lava, seca, pela y corta los tubérculos en tiras largas.
  5. Transfiere las verduras a una bandeja para asar. Cúbrelas con la cucharada de aceite restante.
  6. Coloca el pollo encima de las verduras.
  7. Asa hasta que la piel del pollo esté dorada, entre 45 y 60 minutos. Usa un termómetro de cocina para medir la temperatura interna del pollo en la parte más gruesa del muslo: el pollo estará listo cuando la temperatura haya alcanzado 165 grados Fahrenheit / 74 grados Centígrados     .
  8. Retira la bandeja del horno. Usa pinzas para inclinar el pollo en la bandeja para drenar los jugos en la cavidad. Transfiere el pollo a una tabla de cortar. Deja reposar el pollo durante 15 minutos.
  9. Corta el pollo en partes—pierna, muslo y pechuga. Guarda la carcasa y los huesos para hacer caldo de pollo.
  10. Retira la piel y cualquier carne suelta o cartílago de la porción del niño y córtala en tamaños apropiados para su edad–consulta más arriba. Enfría la carne a temperatura ambiente antes de servir.
  11. Para servir: Deja que el bebé se alimente solo con las manos. Si necesita ayuda, pon una pierna de pollo al frente del niño para que la agarre o retira la carne de los huesos y la desmenuza.

Para almacenar: El pollo cocido se mantiene en un recipiente hermético en el refrigerador durante 3 días o en el congelador durante 4 meses. Guarda la carcasa en un recipiente hermético en el congelador para usarla después para hacer caldo de pollo.

Maridajes de sabores:

¡El pollo es versátil! La carne simple combina tan bien con alimentos ricos en grasas como almendras, aguacate, mantequilla, anacardo, coco, mantequilla de maní, pistache y yogur; así como con verduras llenas de nutrientes como brócoli, coliflor, zanahoria, calabaza, papa morada y papa dulce; y con verduras de hoja verde como col choy, berza, col rizada y espinaca. Intenta servir pollo junto con granos con sabor a nuez, como freekeh, trigo jorasán, quinua y arroz y mezcla frutas como manzana, pera, granada o piña para resaltar su dulzura. El pollo puede tener un sabor bastante suave, así que intenta condimentar la carne con ajo, limón o aromáticos y hierbas como achiote, limoncillo, azafrán y tomillo para agregar capas de sabor.

Revisado y aprobado por:

J. Truppi, MSN, CNS 

V. Kalami, MNSP, RD, CSP

A. Derma, MS, CCC-SLP

K. Tatiana Maldonado, MS, CCC-SLP, CBIS, CLEC

K. Grenawitzke, OTD, OTR/L, SCFES, IBCLC, CNT

S. Bajowala, MD, Alergista e Inmunóloga Certificada por la Junta de la FAAAAI (sección de alergias)

R. Ruiz, MD, FAAP. Pediatra general certificada por la junta y gastroenteróloga pediátrica

  1. Ahmad, S., Rehman, R., Haider, S., Batool, Z., Ahmed, F., et al. (2018). Quantitative and qualitative assessment of additives present in broiler chicken feed and meat and their implications for human health. Journal of Pakistan Medical Association, 68(6),876-881. PMID: 30325904. Retrieved April 12, 2021.
  2. Ponte, P.I., Rosado, C.M., Crespo, J.P., Crespo, D.G., Mourão, J.L., et al. (2008). Pasture intake improves the performance and meat sensory attributes of free-range broilers. Poultry Science, 87(1), 71-79. DOI:10.3382/ps.2007-00147. Retrieved April 12, 2021.
  3. Dewey-Mattia, D., Manikonda, K., Hall, A.J., Wise, M.E., Crowe, S.J. (2018). Surveillance for Foodborne Disease Outbreaks — United States, 2009–2015. Surveillance Summaries, 67(10), 1–11. Retrieved April 12, 2021.
  4. Zacharisen M.C. (2006). Severe allergy to chicken meat. Wisconsin Medical Journal: Official Publication of the State Medical Society of Wisconsin, 105(5), 50–52. PMID:16933414. Retrieved April 12, 2021.
  5. Kuehn, A., Codreanu-Morel, F., Lehners-Weber, C., Doyen, V., Gomez-André, S.A. (2016). Cross-Reactivity to Fish and Chicken Meat—A New Clinical Syndrome. Allergy, 71(12), 1772–1781. DOI:10.1111/all.12968. Retrieved April 12, 2021.
  6. Kuehn, A., Codreanu-Morel, F., Lehners-Weber, C., Doyen, V., Gomez-André, S.A. (2016). Cross-Reactivity to Fish and Chicken Meat—A New Clinical Syndrome. Allergy, 71(12), 1772–1781. DOI:10.1111/all.12968. Retrieved April 12, 2021.
  7. Hemmer W, Klug C, Swoboda I. (2016). Update on the bird-egg syndrome and genuine poultry meat allergy. Allergo Journal International, 25:68-75. doi:10.1007/s40629-016-0108-2. Retrieved June 28, 2021.
Return to Blog