Jengibre [Español]

a whole, raw ginger root on a white background to be prepared for babies starting solids

¿Cuándo pueden comer jengibre los/las bebés?

El jengibre se puede introducir a la dieta de el/la bebé tan pronto como esté listo(a) para comer sólidos, que generalmente es alrededor de los 6 meses de edad. Ten en cuenta que el jengibre silvestre (también llamado asarabacara, oreja de fraile, hazelwort y namepin), es una especie de una familia de plantas diferente, contiene compuestos tóxicos y puede causar enfermedades graves a menos que se prepare de manera segura.1 2

¿De dónde viene el jengibre? 

Hoy en día, el jengibre es un condimento disponible globalmente, pero no siempre fue así. Los humanos aprendieron a cosechar la planta en su hogar nativo del sudeste asiático, donde las raíces, hojas y flores comestibles sirvieron como alimento y medicina. Conocido localmente como adaraka, gyin, khing, jahe, halia y luya, el jengibre cultivado se convirtió en una de las primeras especias exportadas de la región—un hito que llevó a la incorporación del jengibre en platos de todo el mundo. Los usos del jengibre son diversos: kimchi y gari (encurtidos), ceviche (ensalada de mariscos) y som tum (ensalada de papaya verde), pan y galletas de jengibre, y bebidas como kombucha (té fermentado), qishr (café de jengibre) y acedera (té de hibisco). El jengibre también combina bien con mezclas de especias como advieh, berbere, chai masala, jerk, condimento Old Bay, mitmita, la mezcla de especias pumpkin spice y ras el-hanout.

★Consejo: Cuando compres jengibre fresco, busca raíces con textura firme y piel estirada sin arrugas secas. El jengibre fresco se mantiene a temperatura ambiente durante 5 días, en la nevera hasta 3 semanas o en el congelador durante 6 meses. Las rodajas de jengibre deshidratado se pueden almacenar a temperatura ambiente en la despensa durante algunos meses.

Cooper, 9 meses, come yogur con jengibre fresco rallado.
Juliet Rose, 10 meses, come arroz con jengibre.
Julian, 16 meses, prueba tiras de jengibre en escabeche.

¿Es el jengibre saludable para los/las bebés?

Si. Aunque el jengibre generalmente se consume en pequeñas cantidades, todavía contiene aceites, fibras, carbohidratos, vitaminas y minerales saludables.3 Es un alimento altamente complejo, hay 400 compuestos en el jengibre, incluidos polifenoles—gingeroles, quercetina, zingerona y terpenos (que le dan a las plantas sus aromas específicos)—que ofrecen beneficios antioxidantes, antiinflamatorios, antimicrobianos, antivirales, antifúngicos, antieméticos (vómitos) y anticancerigenos.4 5 6 Al servir el jengibre, comienza poco a poco. El sabor del jengibre tiene un toque picante, y cantidades muy grandes pueden provocar malestar estomacal.7

Además del jengibre entero y crudo, también puedes comprarlo rallado o como pasta de jengibre. El jengibre en frasco a veces incluye ingredientes como azúcar y sal, que prolongan la vida útil de un producto, pero deben minimizarse en la dieta de un(a) bebé en la medida que sea posible, así que lee la etiqueta antes de comprar estos productos.

Evita el jengibre silvestre (también llamado asarabacara, oreja de fraile, hazelwort y namepin), que es una especie de una familia de plantas diferente, contiene compuestos tóxicos y puede causar enfermedades graves a menos que se prepare de manera segura.8 9

★Consejo: Pela y corta el jengibre fresco en trozos de 1 pulgada, luego ponlos en un recipiente hermético. A la hora de la comida, saca un trozo congelado y continúa con la receta. (No hay necesidad de descongelarlo.)

¿El jengibre puede ayudar con la evacuación del bebé?

Si. El jengibre ofrece pequeñas cantidades de fibra, prebióticos y otros componentes que, en combinación con una dieta equilibrada y variada, pueden ayudar a mantener la salud digestiva general y la regularidad intestinal.10 11 Ten en cuenta que los patrones de evacuación pueden variar significativamente de un(a) niño(a) a otro(a). Asegúrate de hablar con tu proveedor de atención médica pediátrica si tienes inquietudes sobre la función digestiva e intestinal de el/la bebé.

¿Pueden los/las bebés o niños(as) pequeños(as) tomar té de jengibre?

Después del primer cumpleaños, si se sirve tibio y sin edulcorantes añadidos o con un mínimo de edulcorantes. No des té ni bebidas que no sean leche materna/humana o fórmula a bebés menores de los 12 meses de edad. Esto es para asegurar que la nutrición necesaria de leche materna/humana o fórmula no sea desplazada por otras bebidas.

¿Puede el jengibre ayudar a los/las bebés y niños(as) pequeños(as) enfermos(as)?

El jengibre se ha utilizado en varias escuelas de medicina tradicional para aliviar muchas dolencias, incluidos los resfriados y dolores de estómago. Los estudios muestran que el jengibre puede ser más eficaz que algunos medicamentos para el malestar digestivo y las náuseas. Esto incluye el mareo por movimiento y las náuseas y vómitos inducidos por quimioterapia.12 13 14 15 16 Si bien la Administración de Alimentos y Medicamentos de los Estados Unidos considera el jengibre como GRAS (generalmente reconocido como seguro), los datos sobre la seguridad del jengibre en aplicaciones terapéuticas son insuficientes.17 Consulta con tu proveedor de atención médica pediátrica antes de usar jengibre como remedio para el/la bebé.18

Si un(a) niño(a) se siente enfermo(a) y te gustaría ofrecerle jengibre, usa una cantidad pequeña de jengibre en forma fresca, en polvo o en pasta en una comida apropiada para la edad.

Nota: Los dulces masticables y las pastillas de jengibre son peligros de ahogamiento y a menudo contienen azúcares añadidos (y a veces miel, que no se debe ofrecer a bebés menores de 12 meses de edad). Evita estos remedios hasta que el/la niño(a) sea mucho mayor.

¿Es el jengibre un peligro de ahogamiento para los(as) bebés?

No. Cuando se utiliza en aplicaciones culinarias (rallado, en rodajas, en polvo, etc.), el jengibre no es un peligro de ahogamiento común, aunque en teoría un(a) bebé o un(a) niño(a) pequeño(a) podría ahogarse con una rebanada o un bulbo de jengibre si pudiera ponerse un trozo en la boca. Para minimizar el riesgo, corta o ralla el jengibre en rodajas finas y evita ofrecer dulces masticables o pastillas de jengibre, que son riesgos de ahogamiento. Como siempre, asegúrate de crear un entorno de alimentación seguro y siempre mantener al bebé al alcance de tu mano a la hora de comer. Para obtener más información sobre ahogamiento, visita nuestra sección sobre arcadas y ahogamiento y familiarízate con la lista de peligros comunes de ahogamiento.

¿Es el jengibre un alérgeno común?

No. El jengibre no es un alérgeno común. Si bien las alergias al jengibre son raras, se han reportado y pueden ser graves.19 Además, se han reportado erupciones en la piel debido al contacto con el jengibre en individuos que trabajan en la industria de restaurantes y alimentos.20

En teoría, una persona puede ser alérgica a cualquier alimento. Como lo harías al introducir cualquier alimento nuevo, comienza ofreciendo una cantidad pequeña en las primeras porciones. Si no hay alguna reacción adversa, aumenta gradualmente la cantidad durante las próximas comidas.

Guía Recomendada: Introducción de alérgenos alimentarios a los bebés que están comenzando sólidos

¿Cómo preparar el jengibre para bebés haciendo BLW?

Cada bebé se desarrolla a su propio ritmo, y las sugerencias que ofrecemos sobre cómo cortar o preparar determinados alimentos son generalizaciones para una amplia audiencia. Tu hijo(a) es un(a) individuo(a) único(a) y puede tener necesidades o consideraciones más allá de las prácticas comúnmente aceptadas. Para determinar las recomendaciones de tamaño y forma de los alimentos, nosotros(as) utilizamos la mejor información científica disponible acerca del desarrollo motor grueso, fino y oral para minimizar el riesgo de ahogamiento. Las sugerencias de preparación que ofrecemos son solo para fines informativos y no reemplazan el consejo individual y específico de tu medico(a) pediátrico(a) o profesional de la salud o proveedor para niños(as). Es imposible eliminar por completo el riesgo de que un(a) bebé o un(a) niño(a) se ahogue con cualquier líquido, puré o alimento. Recomendamos que sigas todos los protocolos de seguridad que sugerimos para así crear un entorno de alimentación seguro y que tomes decisiones informadas para tu hijo(a) con respecto a sus necesidades específicas. Nunca ignores el consejo médico profesional ni te demores en buscarlo debido a algo que hayas leído o visto aquí.

6 a 12 meses de edad: Ralla pequeñas cantidades de jengibre fresco en la comida de el/la bebé según lo desees. También puedes usar una pizca de jengibre en polvo para sazonar las comidas de el/la bebé como lanzas de mango, manzanas cocidas, y rodajas de camote o mezclarlo con alimentos blandos que se puedan recoger, como el congee (gachas de arroz), el moong dal (lentejas guisadas), o diferentes gachas. Revuelve el jengibre fresco o en polvo en bolas de arroz con kimchi grandes y suaves o en albóndigas que son fáciles de recoger para el/la bebé. O prepara una salsa de jengibre cítrica que sabe muy bien con pescado, carne, tempeh o cualquier verdura. Cocinar jengibre fresco puede suavizar un poco su sabor, si eso deseas.

12 a 18 meses de edad: Continúa condimentando la comida de el/la niño(a) con jengibre fresco o en polvo como desees. A esta edad no hay necesidad de rallar; las rebanadas finas de jengibre fresco están bien. Esta también es una excelente edad para introducir productos horneados, así que intenta agregar jengibre a crepas, panqueques, magdalenas y panes como pan de plátano, dosa, naan, paratha o roti. Este también puede ser un momento divertido para ofrecer rebanadas finas de jengibre en escabeche para una nueva experiencia de sabor. Los tés de jengibre, servidos tibios, pero no calientes, también pueden ofrecerse a esta edad y son ideales para practicar con una taza abierta.

18 a 24 meses de edad: Continúa sirviendo jengibre en la comida de el/la niño(a) y platillos que puedan disfrutar juntos. Intenta agregar jengibre a los batidos y continúa practicando con tés en vaso abierto, como té de jengibre y jamaica, té de jengibre de limón o té de cúrcuma de jengibre.

>> Aprende qué nutrientes son más importantes para los bebés vegetarianos y veganos en nuestra guía, Los mejores y peores alimentos a base de plantas para bebés.

¿Cuáles son algunas ideas de recetas con jengibre para bebés y niños(as) pequeños(as)?

Algunas variedades de jengibre tienen un sabor más cítrico y floral, mientras que otras tienen un sabor picante y leñoso, pero todas las clases agregan sabor picante a los alimentos. Prueba el jengibre en pollo al curry con mantequilla, estofado de pescado de coco y tamarindo, garbanzos con especias y tomates o fideos soba de sésamo. Usa jengibre en alimentos para bebés suaves que se puedan recoger, como kitchari (gachas de arroz y lentejas con especias) y masoor dal (lentejas rojas con especias y arroz). O agrega jengibre a platos dulces y picantes como la salsa de arándanos, plátanos dulces con especias y ruibarbo estofado.

Como regla general, usa el jengibre en polvo en alimentos secos (productos horneados, mezclas de especias e infusiones) y jengibre fresco en alimentos húmedos (jugos, adobos, pastas, encurtidos, ensaladas, salsas y guisos). Dicho esto, algunas reglas están destinadas a romperse, así que experimenta con cualquier tipo de jengibre que tengas a mano.

★ Consejo: Cuando sustituyas el jengibre en polvo por jengibre fresco, usa esta fórmula: 1 cucharada (6 gramos) de jengibre fresco equivale a ¼ de cucharadita (½ gramo) de jengibre en polvo.

Receta: Salsa cítrica con jengibre para cualquier verdura

Rendimiento: ¾ de taza (180 mililitros)

Tiempo de preparación: 5 minutos

Edad: 6 meses o más

Ingredientes:

Instrucciones:

  1. Lava, seca y pela la raíz de jengibre.
  2. Pica el jengibre finamente, luego tritura para crear una pasta. Puedes usar un procesador de alimentos de alta potencia, una licuadora o un mortero para acelerar el proceso, pero si no tienes uno, usa el lado plano de un cuchillo para mantequilla. Simplemente coloca el lado plano de tu cuchillo sobre el jengibre finamente picado, y golpealo un par de veces con tu puño.
  3. Combina 2 cucharadas (12 gramos) de pasta de jengibre con el jugo de naranja, el jugo de limón verde (lima) y el aceite de aguacate hasta que la salsa se mezcle. Guarda cualquier pasta de jengibre sobrante en un recipiente hermético en el refrigerador para usarla en el futuro, como en tu próximo batido o té.
  4. A continuación, elije una verdura fresca o congelada para servir con la salsa—col china, mandioca (yuca), brócoli, zanahoria, guisantes, o cualquier raíz de hojas verdes o almidonadas en la mano. Cocina la verdura al vapor hasta que esté suave y coloca un poco de verduras en el tazón de el/la bebé.
  5. Sazona la verdura de el/la bebé con un chorrito de aderezo. Un poco es suficiente está bien: para ½ taza de verduras al vapor, comienza con 1 cucharadita (5 mililitros) de salsa, luego prueba. Si deseas más sabor a jengibre para el/la bebé, agrega más aderezo.
  6. Si estás sirviendo verduras y salsa a adultos y niños(as) mayores junto con el/la bebé, sazona su comida con sal al gusto. Lee nuestras preguntas frecuentes sobre el sodio y los bebés para obtener información sobre cuándo comenzar a agregar sal a los alimentos para bebés.
  7. Sirve las verduras al vapor con salsa cítrica de jengibre y deja que el/la niño(a) intente alimentarse por sí mismo(a). Para fomentar el uso de cubiertos, simplemente carga la cuchara y recargala junto a la comida para que el/la bebé intente recogerla. Alternativamente, pasa la cuchara precargada en el aire para que el/la bebé la agarre.

Para almacenar: La salsa cítrica con jengibre para cualquier verdura, se mantiene en un recipiente hermético en la nevera durante 4 días.

Maridajes de sabor:

El jengibre combina bien con pollo, guayaba (firme), mijo, papaya, arroz, y tempeh.

Revisado por:

J. Truppi, MSN, CNS 

V. Kalami, MNSP, RD, CSP

J. Sage, Herbalist

A. Derma, MS, CCC-SLP/L

K. Tatiana Maldonado, MS, CCC-SLP, CBIS, CLEC

K. Grenawitzke, OTD, OTR/L, SCFES, IBCLC, CNT

S. Bajowala, MD, Alergista e Inmunóloga Certificada por la Junta de la FAAAAI (sección de alergias)

Dr. R. Ruiz, MD, FAAP, Pediatra general certificada por la junta y gastroenteróloga pediátrica

  1. Kuete, V. (2014). Health effects of alkaloids from African medicinal plants. Toxicological Survey of African Medicinal Plants. Retrieved January 3, 2022
  2. Zhao, Y-Y., Lin, R-C. (2014). Metabolomics in nephrotoxicity. Advances in Clinical Chemistry 65, 69-89. DOI: 10.1016/B978-0-12-800141-7.00003-6. Retrieved January 3, 2022
  3. Nikkhah Bodagh, M., Maleki, I., & Hekmatdoost, A. (2018). Ginger in gastrointestinal disorders: A systematic review of clinical trials. Food science & nutrition, 7(1), 96–108. DOI: 10.1002/fsn3.807. Retrieved January 3, 2022
  4. Mao, Q. Q., Xu, X. Y., Cao, S. Y., Gan, R. Y., Corke, H., Beta, T., & Li, H. B. (2019). Bioactive Compounds and Bioactivities of Ginger (Zingiber officinale Roscoe). Foods (Basel, Switzerland), 8(6), 185. DOI: 10.3390/foods8060185. Retrieved January 3, 2022
  5. Nikkhah Bodagh, M., Maleki, I., & Hekmatdoost, A. (2018). Ginger in gastrointestinal disorders: A systematic review of clinical trials. Food science & nutrition, 7(1), 96–108. DOI: 10.1002/fsn3.807. Retrieved January 3, 2022
  6. Kemper, K. (1999). Ginger (Zingiber officinale). Longwood Herbal Task Force. Retrieved January 3, 2022
  7. National Center for Complementary and Integrative Health. (2020). Ginger. National Institutes of Health. Retrieved January 3, 2022
  8. Kuete, V. (2014). Health effects of alkaloids from African medicinal plants. Toxicological Survey of African Medicinal Plants. Retrieved January 3, 2022
  9. Zhao, Y-Y., Lin, R-C. (2014). Metabolomics in nephrotoxicity. Advances in Clinical Chemistry 65, 69-89. DOI: 10.1016/B978-0-12-800141-7.00003-6. Retrieved January 3, 2022
  10. Lu, Q. Y., Summanen, P. H., Lee, R. P., Huang, J., Henning, S. M., Heber, D., Finegold, S. M., & Li, Z. (2017). Prebiotic Potential and Chemical Composition of Seven Culinary Spice Extracts. Journal of food science, 82(8), 1807–1813. DOI: 10.1111/1750-3841.13792. Retrieved January 3, 2022
  11. Nikkhah Bodagh, M., Maleki, I., & Hekmatdoost, A. (2018). Ginger in gastrointestinal disorders: A systematic review of clinical trials. Food science & nutrition, 7(1), 96–108. DOI: 10.1002/fsn3.807. Retrieved January 3, 2022
  12. Essawy MA, Abohadida RM, Abd-Elkader WM, Fathy HM, Hassab HM. (2021). Comparing the effect of acupressure and ginger on chemotherapy gastrointestinal side-effects in children with leukemia. Complement Ther Med, 60:102730. DOI: 10.1016/j.ctim.2021.102730. Retrieved January 3, 2022
  13. Nikkhah Bodagh, M., Maleki, I., & Hekmatdoost, A. (2018). Ginger in gastrointestinal disorders: A systematic review of clinical trials. Food science & nutrition, 7(1), 96–108. DOI: 10.1002/fsn3.807. Retrieved January 3, 2022
  14. Sherani, F., Boston, C., & Mba, N. (2019). Latest Update on Prevention of Acute Chemotherapy-Induced Nausea and Vomiting in Pediatric Cancer Patients. Current oncology reports, 21(10), 89. DOI: 10.1007/s11912-019-0840-0. Retrieved January 3, 2022
  15. Pillai AK, Sharma KK, Gupta YK, Bakhshi S. (2011). Anti-emetic effect of ginger powder versus placebo as an add-on therapy in children and young adults receiving high emetogenic chemotherapy. Pediatr Blood Cancer, 56(2):234-8. DOI: 10.1002/pbc.22778. Retrieved January 3, 2022
  16. Nocerino R, Cecere G, Micillo M, et al. (2021). Efficacy of ginger as antiemetic in children with acute gastroenteritis: a randomised controlled trialAliment Pharmacol Ther, 54(1):24-31. doi:10.1111/apt.16404. Retrieved December 28, 2021
  17. Kemper, K. (1999). Ginger (Zingiber officinale). Longwood Herbal Task Force. Retrieved January 3, 2022
  18. Bode AM, Dong Z. (2011). The Amazing and Mighty Ginger. Herbal Medicine: Biomolecular and Clinical Aspects. 2nd edition. Boca Raton (FL): CRC Press/Taylor & Francis. Retrieved January 3, 2022
  19. Gehlhaar, P., González-de-Olano, D., Madrigal-Burgaleta, R., Bartolomé, B., & Pastor-Vargas, C. (2018). Allergy to ginger with cysteine proteinase GP-I as the relevant allergen. Annals of allergy, asthma & immunology : official publication of the American College of Allergy, Asthma, & Immunology, 121(5), 624–625. DOI: 10.1016/j.anai.2018.07.013. Retrieved January 3, 2022
  20. Kanerva, L., Estlander, T., & Jolanki, R. (1996). Occupational allergic contact dermatitis from spices. Contact dermatitis, 35(3), 157–162. DOI: 10.1111/j.1600-0536.1996.tb02334.x. Retrieved January 3, 2022
Return to Blog