Hígado de Pollo [Español]

raw chicken livers before being prepared for babies starting solids

¿Cuándo pueden las/los bebés comer hígado de pollo?

El hígado de pollo se puede introducir a la dieta del bebé tan pronto como esté listo para comer sólidos, que es generalmente alrededor de los 6 meses de edad. Ten en cuenta que el hígado de pollo tiene muchísima vitamina A—un nutriente esencial que puede ser tóxico cuando se consume en exceso.1 2 Por esta razón, ten cuidado de limitar el tamaño y la frecuencia de la porción; 1 a 2 cucharadas de hígado de pollo una vez a la semana es suficiente.

Advertencia

El hígado de pollo tiene niveles demasiado altos de vitamina A—un nutriente esencial que puede ser tóxico cuando se consume en exceso. Por esta razón, ten cuidado de limitar el tamaño y la frecuencia de la porción; 1 a 2 cucharadas de hígado de pollo una vez a la semana es suficiente. Además, guarda el hígado de pollo en el refrigerador, a más tardar, 2 horas después de cocinarlo o en el congelador si no tienes la intención de comerlo en los siguientes 1 o 2 días. El pollo a menudo se asocia con enfermedades bacterianas transmitidas por los alimentos como la salmonella y el campylobacter y tomar las precauciones adecuadas puede minimizar el riesgo.3

Acerca del hígado de pollo

El pollo puede ser una de las proteínas más consumidas del mundo, pero el poderoso hígado a veces es pasado por alto, a pesar de que es uno de los alimentos más nutritivos que podemos comer. El hígado de pollo, el hígado de vaca, el hígado de pescado y los hígados de todos los seres sintientes son la fuente central de nutrientes del cuerpo de estos animales. Este órgano vital purifica toxinas y procesa vitaminas y minerales durante la digestión, pasando algunos de estos nutrientes para alimentar las funciones corporales y otros para almacenarlos con el fin de obtener energía. La gente a menudo ama u odia el hígado por su sabor distintivo: una mineralización intensa que combina bien con frutas y verduras dulces y grasas sabrosas como el schmaltz, la cual es la grasa extraída de la piel de pollo que agrega riqueza a platos como la preparación tradicional judía de hígado picado.

Charles, 8 meses, come hígado de pollo en una torta de arroz delgada.
Callie, 10 meses, come hígado de pollo por primera vez.
Max, 10 meses, come hígado de pollo casero untado en una torta de arroz delgada.

¿Es el hígado de pollo saludable para las/los bebés?

Sí, pero en moderación. El hígado de pollo contiene todos los aminoácidos—los componentes básicos de las proteínas—que nuestros cuerpos necesitan para crecer. Es una fuente increíble de hierro, vitamina A, vitamina B12 y otras vitaminas B como folato, colina y biotina. También ofrece selenio para alimentar la tiroides y zinc para fortalecer el sistema inmunológico.

Lo que hace que el hígado sea tan nutritivo es su densa combinación de estos nutrientes esenciales, muchos de los cuales a menudo están limitados en las dietas de las/los bebés y niños/ niñas pequeños.4 5 Dicho esto, es prudente ofrecer pequeñas cantidades. El hígado de pollo contiene tanta vitamina A que puede ser tóxico cuando se consume en exceso, por lo que una pequeña porción de 1 o 2 cucharadas por semana es más que suficiente. 6 7

Debido a que el hígado procesa las toxinas que ingresan al cuerpo, a veces se cree que el hígado no es seguro para comer. Es cierto que el hígado contiene toxinas—al igual que la pechuga, las patas y las alas del pollo, que acumulan metales, pesticidas y otros contaminantes en el ambiente del animal.8 Sin embargo, el hígado es seguro para comer en moderación (de nuevo, la moderación se refiere a la toxicidad potencial de la vitamina A más que a la toxicidad potencial de estos otros posibles contaminantes). Al igual que con la mayoría de los alimentos, los beneficios superan a los riesgos. Ten en cuenta que los hígados de pollo orgánicos a menudo cuestan mucho menos por libra que el pollo en sí, así que busca que puedes encontrar en tu área.

★Consejo: A veces los hígados de pollo estan empacados con la vesícula biliar, un órgano verdoso que almacena un líquido digestivo llamado bilis. Quédate con él o deséchalo, tú decides. La vesícula biliar y la bilis son comestibles, añaden amargura a los alimentos (un sabor notable en algunas cocinas, particularmente en el sur de Asia y en algunas tribus nativas americanas), y a veces sirven como medicina.9

¿Qué tipo de hígado es el mejor para las/los bebés?

Pequeñas cantidades de hígado de pollo, hígado de res y otros hígados son alimentos adecuados para servirle a bebés y niños/niñas en ocasiones. El hígado de pollo es casi el doble de rico en hierro que el hígado de res, además de que no está tan lleno de vitamina A y puede ser más tierno. Por todas estas razones, el hígado de pollo es una opción ideal para bebés y niños/niñas pequeños. Simplemente abstente de comprar paté comercial que encuentras en el supermercado, ya que este puede ser extremadamente alto en sodio.

¿Es el hígado de pollo un peligro de ahogamiento?

No. El hígado no es un peligro común de ahogamiento, aunque, en teoría, un individuo puede ahogarse con cualquier alimento. Para minimizar el riesgo, corta finamente o licua para hacerlo untable. Como siempre, asegúrate de crear un ambiente de alimentación seguro, y mantén al bebé al alcance de tu mano durante las comidas.

Para obtener más información sobre el ahogamiento, visita nuestras secciones sobre arcadas y ahogamiento y familiarízate con la lista de peligros comunes de ahogamiento.

¿Es el hígado de pollo un alérgeno común?

No. El pollo no es un alérgeno alimentario común, aunque se han reportado casos de alergia a las aves de corral.10 El pollo también puede ser un desencadenante del Síndrome de Enterocolitis Inducida por Proteínas Alimentarias, (SEIPA/FPIES), que resulta en vómitos y/o diarrea 2-4 horas después de la ingestión de carne de pollo.

Aunque raro, ciertas personas con alergias al pescado pueden tener un mayor riesgo de ser sensibles al pollo.11 Algunas personas con alergia a las plumas de ave y al huevo también tienen resultados positivos en las pruebas de alergia a la carne de pollo. Sin embargo, esto no suele dar lugar a síntomas después de la ingestión de carne bien cocida, ya que la proteína alergénica es sensible al calor.12 Por lo tanto, las pruebas de rutina para la alergia a la carne de pollo no se recomiendan en casos de alergia al huevo.

Como lo harías al introducir cualquier alimento nuevo, comienza ofreciendo una pequeña cantidad en las primeras porciones. Si no hay alguna reacción adversa, aumenta gradualmente la cantidad durante las próximas comidas.

¿Cómo se introduce el hígado a la dieta de bebés haciendo BLW?

Los bebés se desarrollan a su propio ritmo. Las siguientes sugerencias de preparación son solo con fines informativos y no sustituyen el consejo profesional de tu pediatra o profesional de la salud, nutricionista, dietista o experto en alimentación pediátrica. Nunca ignores el consejo médico profesional ni te demores en buscarlo debido a algo que haya leído o visto aquí.

6 a 9 meses de edad: Cocina el hígado hasta que alcance una temperatura interna de 165 grados Fahrenheit (74 grados Celsius). Una vez cocido, prepara un paté untable casero, combinando el hígado con una grasa saludable como la mantequilla, el aceite de oliva o con agua. Ten cuidado de limitar la cantidad ofrecida a 1 o 2 cucharadas por semana para minimizar el riesgo de toxicidad por vitamina A. Intenta servir hígado de pollo con una fruta dulce como la manzana guisada o la pera. También puedes ofrecer un bizcocho/galleta de dentición o una cuchara para bebés con una pequeña cantidad de paté de hígado de pollo. Nota: No le sirvas paté comercial de supermercado a las/los bebés, ya que es extremadamente alto en sodio. Aunque está completamente bien si estás en un restaurante y deseas darle una pequeña probada al bebé.

9 a 12 meses de edad: Esta es una buena edad para ofrecer hígado de pollo cocido cortado en rebanadas delgadas o trozos del tamaño de un bocado, ya que alrededor de esta edad los bebés desarrollan el agarre de pinza, lo que les permite recoger trozos más pequeños de alimentos. Por supuesto, también puedes continuar mezclando el hígado de pollo en un paté casero para untar en pasteles de arroz finos o tiras de tostadas. Explora agregar cebollas, romero y otras especias saladas.

12 a 24 meses de edad: Ofrece rebanadas o trozos de hígado del tamaño de un bocado por sí solo como bocado (el tamaño exacto de la rebanada o pieza no importa tanto a esta edad) o continua ofreciendo paté casero de higado en tostadas o pasteles de arroz delgados. A esta edad también puedes ofrecer paté comercial, aunque es recomendable mantener un control del consumo general de sodio.

★Para obtener una referencia fácil de cuales alimentos tienen los nutrientes que más necesitan los bebés, consulta nuestra Hoja de Referencia de Nutrientes.

Receta: Paté de Hígado de Pollo

chicken liver pâté spread on 3 thin rice crackers

Rendimiento: 1 ½ tazas (300 gramos) o 12 porciones para niños

Tiempo: 30 minutos

Edad: 6 meses o más

Ingredientes:

  • ½ libra (225 gramos) de hígados de pollo
  • ½ taza (118 mililitros) de agua
  • ½ taza (125 gramos) de cebolla
  • 2 cucharadas (28 gramos) de mantequilla sin sal
  • 1 rebanada de pan, pastel de arroz fino o bizcocho/galleta de dentición

Esta receta contiene alérgenos comunes: lácteos y trigo (opcional). Solo sírvela a un niño después de que cada uno de estos alérgenos se haya introducido a su dieta de forma segura.

Instrucciones:

  1. Descongela los hígados de pollo. Transfiere los hígados de pollo a una olla y agrega el agua.
  1. Pela y corta a la mitad la cebolla, luego colócala en la olla.
  1. Lleva la olla a ebullición, luego pon a fuego medio bajo y cúbrela. Cocina, revolviendo ocasionalmente, hasta que los hígados estén firmes sin carne rosa o púrpura en el centro, entre 15 y 20 minutos. Si tienes un termómetro de cocina, verifica que la temperatura interna haya alcanzado los 165 grados Fahrenheit / 74 grados Celsius.
  1. Escurre la carne y la cebolla, luego transfiérelas a una licuadora de alta potencia o procesador de alimentos. Deja que los ingredientes se enfríen durante 10 minutos, luego licúa para formar una pasta.
  1. Agrega la mantequilla y continúa mezclando hasta que esté suave. Raspa los lados del recipiente según sea necesario. Si lo deseas, agrega más mantequilla para aflojar el paté hasta que alcance la consistencia deseada.
  1. Tuesta ligeramente el pan, luego corta la corteza y resérvala para otro uso, como el pan molido.
  1. Unta un poco de paté de hígado de pollo (hasta 1.5 cucharadas en total por comida, no más de 1-2 veces por semana) sobre la tostada, el pastel de arroz delgado o el bizcocho/galleta de dentición. Congela el resto en recipientes pequeños o en una bandeja de cubitos de hielo para futuras comidas.
  1. Para servir: Ofrece el paté de hígado de pollo en la tostada, el pastel de arroz delgado o el bizcocho/galleta de dentición y deja que el niño se alimente con las manos. Si el niño necesita ayuda, pasa la comida por el aire para que el niño la agarre.

Para almacenar: El paté de hígado de pollo se mantiene en un recipiente hermético en la nevera por hasta 2 días o en el congelador por hasta 3 meses.

★Consejo: El hígado a menudo se vende en recipientes grandes, pero no tienes que comer toda la carne a la vez. Abre el paquete, separa los hígados, distribúyelos en recipientes más pequeños, luego congela lo que no planeas cocinar de inmediato. De esta manera tendrás acceso a porciones pequeñas a la hora de comer. El hígado se puede almacenar en un recipiente hermético en el congelador durante un máximo de 3 meses, pero en el refrigerador, los órganos pueden dañarse fácilmente dentro de 1 o 2 días después de su apertura.

Maridajes de sabor:

El hígado de pollo tiene un sabor mineral intenso que puede equilibrarse con frutas dulces como la manzana, cereza, higo, mango, pera, melocotón, y frambuesa y verduras como la zanahoria, cebolla, calabaza, calabacín, y camote. Frutas ácidas como los arándanos, granada, piña, y el tomate también son excelentes ingredientes para ayudar a equilibrar el sabor amargo del hígado. También se mezcla bien con grasas ricas como la mantequilla, queso crema, queso de cabra, queso mascarpone, o aceite de oliva ayuda a suavizar el sabor, también. Al cocinar el hígado de pollo, sazona la carne con especias aromáticas como el romero y el tomillo para obtener capas adicionales de sabor.

Revisado por:

J. Truppi, MSN, CNS 

V. Kalami, MNSP, RD, CSP 

C. Aycinena M., MS, RD    

A. Derma, MS, CCC-SLP/L    

K. Tatiana Maldonado, MS, CCC-SLP, CBIS, CLEC

K. Grenawitzke, OTD, OTR/L, SCFES, IBCLC, CNT

S. Bajowala, MD, Alergista e Inmunóloga Certificada por la Junta de la FAAAAI (sección de alergias)

R. Ruiz, MD, FAAP, pediatra general certificada por la junta y gastroenteróloga pediátrica

  1. Mahoney CP, Margolis MT, Knauss TA, Labbe RF. (1980). Chronic vitamin A intoxication in infants fed chicken liver. Pediatrics, 65(5), 893-897. Retrieved August 9, 2021.
  2. Carpenter TO, Pettifor JM, Russell RM, et al. (1987). Severe hypervitaminosis A in siblings: evidence of variable tolerance to retinol intakeJ Pediatr, 111(4), 507-512. doi:10.1016/s0022-3476(87)80109-9. Retrieved August 9, 2021.
  3. Dewey-Mattia, D., Manikonda, K., Hall, A. J., Wise, M. E., Crowe, S. J. (2018). Surveillance for Foodborne Disease Outbreaks — United States, 2009–2015. Surveillance Summaries, 67(10), 1–11. Retrieved April 12, 2021
  4. Hilger, J., Goerig, T., Weber, P., Hoeft, B., Eggersdorfer, M., et al. (2015). Micronutrient Intake in Healthy Toddlers: A Multinational Perspective. Nutrients, 7(8), 6938–6955. DOI: 10.3390/nu7085316. Retrieved April 14, 2021
  5. Schwarzenberg, S.J., Georgieff, M.K., and American Academy of Pediatrics Committee on Nutrition. (2018). Advocacy for Improving Nutrition in the First 1000 Days to Support Childhood Development and Adult Health. Pediatrics, 141(2), e20173716. DOI:10.1542/peds.2017-3716. Retrieved April 26, 2021
  6. Mahoney CP, Margolis MT, Knauss TA, Labbe RF. (1980). Chronic vitamin A intoxication in infants fed chicken liver. Pediatrics, 65(5), 893-897. Retrieved August 9, 2021.
  7. Carpenter TO, Pettifor JM, Russell RM, et al. (1987). Severe hypervitaminosis A in siblings: evidence of variable tolerance to retinol intakeJ Pediatr, 111(4), 507-512. doi:10.1016/s0022-3476(87)80109-9. Retrieved August 9, 2021.
  8. European Food Safety Authority. (2018). The 2016 European Union report on pesticide residues in foodEFSA Journal, 16(7), e05348. DOI:10.2903/j.efsa.2018.5348. Retrieved April 14, 2021
  9. Wang, D. Q., Carey, M. C. (2014). Therapeutic uses of animal biles in traditional Chinese medicine: an ethnopharmacological, biophysical chemical and medicinal reviewWorld journal of gastroenterology, 20(29), 9952–9975. DOI:10.3748/wjg.v20.i29.9952. Retrieved April 14, 2021
  10. Zacharisen M. C. (2006). Severe allergy to chicken meatWisconsin Medical Journal: Official Publication of the State Medical Society of Wisconsin, 105(5), 50–52. PMID:16933414. Retrieved April 14, 2021
  11. Kuehn, A., Codreanu-Morel, F., Lehners-Weber, C., Doyen, V., Gomez-André, S.A., et al. (2016). Cross-reactivity to fish and chicken meat—a new clinical syndromeAllergy, 71(12), 1772–1781. DOI:10.1111/all.12968 . Retrieved April 14, 2021
  12. Hemmer W, Klug C, Swoboda I. Update on the bird-egg syndrome and genuine poultry meat allergy. Allergo J Int. 2016;25:68-75. doi:10.1007/s40629-016-0108-2
Return to Blog