Calabacín [Español]

two raw zucchini before being prepared for babies starting solid food

¿Cuándo pueden comer calabacín los bebés?

El calabacín se puede introducir a la dieta del bebé tan pronto como esté listo para comer sólidos, que es generalmente alrededor de los 6 meses de edad.

Origen del calabacín

Desde curry hasta dolmas y ratatouille, el calabacín aparece en platos de todo el mundo. La variedad verde oscuro y alargada es popular, ¡pero el calabacín viene en todo tipo de colores, formas y tamaños—una elección perfecta para probar el gusto de los bebés! También es una excelente manera de enseñar historia a los niños mayores: esta abundante calabaza de verano tiene sus orígenes en América Central, donde las calabazas se han cultivado para fines agrícolas, ceremoniales y domésticos durante miles de años. Un alimento básico para los nativos americanos, la calabaza fue traída por los colonizadores españoles a Europa, donde las calabazas llamadas ayohtli por el pueblo náhuatl de Mesoamérica cambiaron en forma y tamaño a través del cultivo por los italianos, que llamaron a la calabaza por el diminutivo de zucca, la palabra Italiana para calabaza. Hoy en día, los calabacines tienen diferentes nombres dependiendo de dónde vivas: calabacín, courgette, marrow, y quả bí ngòi, por nombrar algunos.

Las plantas de calabacín crecen en el sol y normalmente producen mucha fruta (¡sí, botánicamente hablando, el calabacín es una fruta!), haciendo de esta calabaza prolífica una adición económica y nutritiva a la dieta de bebé. Incluso puedes comer las flores (deliciosas en frittatas, quesadillas y pizzas), aunque es mejor reservarlas para niños que han desarrollado habilidades para masticar y tragar.

Kalani, de 6 meses, come calabacín cocido por primera vez.
Amelia, de 6 meses, come calabacín cocido por primera vez.

¿Es el calabacín saludable para el bebé?

Si. El calabacín está cargado de beta-caroteno que nuestros cuerpos convierten en vitamina A que apoya nuestro sistema inmunológico y refuerza nuestra vista, en conjunto con la luteína y la zeaxantina que también están presentes en la calabaza de verano. El calabacín también ofrece mucha vitamina C, que ayuda a nuestros cuerpos a absorber el hierro de los alimentos de origen vegetal para crear células sanguíneas saludables. Por último, el calabacín contiene vitamina B6, ácido fólico, vitamina K y cobre, vitaminas y minerales importantes que el bebé necesita para desarrollarse. La vitamina B6 es esencial para el desarrollo del cerebro y el folato es vital para el crecimiento, y ambos nutrientes pueden ser deficientes en las dietas de los niños.1

★Consejo: ¡Guarda el calabacín en una bolsa de papel para mantenerlo fresco! El calabacín necesita acceso al aire para que la piel no se vuelva viscosa y suave.

¿Es el calabacín un peligro de ahogamiento para el bebé?

No. No encontrarás calabacín enlistado como un peligro de ahogamiento común, y el riesgo es bajo cuando la calabaza se cocina a una consistencia suave. Dicho esto, un individuo puede ahogarse con cualquier alimento. Así que asegúrate de crear un ambiente de alimentación seguro, permanece siempre cerca del bebé durante la hora de comer y consulta nuestras sugerencias de porciones apropiadas para la edad     .

Para obtener más información, visita nuestra sección sobre arcadas y ahogamiento y familiarízate con los peligros comunes de ahogamiento.

¿Es el calabacín un alérgeno común?

No. Se han reportado casos de alergia al calabacín, pero no es un alérgeno común.2 Sin embargo, las personas con alergia a la ambrosía pueden experimentar síntomas del Síndrome de Alergia Oral (también llamado síndrome de alergia al polen-alimento) después de consumir calabacín crudo o ligeramente cocido.3 4 Los síntomas pueden incluir picazón y hormigueo oral y ocasionalmente dolor abdominal leve. La buena noticia es que el Síndrome de Alergia Oral solo rara vez se asocia con reacciones graves.

Como lo harías al introducir cualquier alimento nuevo, comienza ofreciendo una pequeña cantidad en las primeras porciones. Si no hay alguna reacción adversa, aumenta gradualmente la cantidad durante las próximas comidas.

¿Cómo preparar calabacines para bebés haciendo BLW?

Cada bebé se desarrolla a su propio ritmo, y las sugerencias que ofrecemos sobre cómo cortar o preparar determinados alimentos son generalizaciones para una amplia audiencia. Tu hijo(a) es un(a) individuo(a) único(a) y puede tener necesidades o consideraciones más allá de las prácticas comúnmente aceptadas. Para determinar las recomendaciones de tamaño y forma de los alimentos, nosotros(as) utilizamos la mejor información científica disponible acerca del desarrollo motor grueso, fino y oral para minimizar el riesgo de ahogamiento. Las sugerencias de preparación que ofrecemos son solo para fines informativos y no reemplazan el consejo individual y específico de tu medico(a) pediátrico(a) o profesional de la salud o proveedor para niños(as). Es imposible eliminar por completo el riesgo de que un(a) bebé o un(a) niño(a) se ahogue con cualquier líquido, puré o alimento. Recomendamos que sigas todos los protocolos de seguridad que sugerimos para así crear un entorno de alimentación seguro y que tomes decisiones informadas para tu hijo(a) con respecto a sus necesidades específicas. Nunca ignores el consejo médico profesional ni te demores en buscarlo debido a algo que hayas leído o visto aquí.

De 6 a 12 meses de edad: Cocina el calabacín a una consistencia suave y sirve solo como lanzas o palos. Asar o cocinar al vapor palitos de calabacín es una excelente comida para el bebé y una deliciosa guarnición para el resto de la familia. Y no te molestes en pelar la piel—a esta edad, el bebé puede raspar la suave carne de calabacín de la piel…y tal vez incluso escupir la piel. Una vez que el bebé desarrolle el agarre de la pinza (donde se encuentran el dedo y el pulgar), intenta reducir el tamaño de palitos a bocados. El calabacín rallado es otra forma de ofrecer este nutritivo vegetal a tu bebé. Puede servirse solo en una cuchara precargada o mezclarse fácilmente con otros alimentos como cereales, puré de legumbres o verduras de raíz, huevos revueltos o yogur.

De 12 a 18 meses de edad: Continúa sirviendo trozos de calabacín cocido del tamaño de un bocado y mezclando esta nutritiva calabaza en guisos, huevos, granos y platos de lentejas. A esta edad, el calabacín frito, en fideos o en panqueques también es una gran opción. A medida que el bebé crezca, sigue ofreciendo calabacín de maneras identificables, como en palos asados (descritos anteriormente) para familiarizarle con la calabaza en su forma original. Puede ser tentador ocultar el calabacín rallado en panes o muffins—lo que es una buena opción ocasionalmente—pero ofrecer la calabaza de esta manera puede evitar que el niño se familiarice con el sabor del calabacín solo. 

De 18 a 24 meses de edad: A esta edad, es probable que puedas aumentar el tamaño de las piezas de calabacín que estás sirviendo, ya que el niño puede estar incrementando su habilidad de desgarrar y tomar mordiscos de los alimentos. Los palitos de calabacín son una forma divertida de servirlo, y los buñuelos y los panqueques de calabacín siguen siendo una excelente manera de hacerlo. ¡Trata de servir trozos de calabacín cocido del tamaño de un bocado en tu plato favorito para resaltar toda la gloria del calabacín! Dependiendo de las habilidades de masticación del bebé, a los 18 meses es posible introducir palitos de calabacín crudo como un refrigerio para sumergir en hummus o mantequillas de nueces.

a hand holding two cooked, soft zucchini spears for babies starting solids
Palitos de calabacín cocidos y suaves para bebés de 6 meses o más
a hand holding five bite-sized pieces of cooked zucchini for babies 9 months+
Trozos de calabacín cocidos del tamaño de un bocado para bebés de 9 meses o más

Receta: Palitos de calabacín y quinua con salsa de yogur

zucchini spears with a breadcrumb coating next to a bowl of yogurt

Ingredientes:

  • 2 calabacines pequeños
  • 2 huevos
  • 3 cucharadas de pan rallado o harina de maíz
  • 1/2 taza o 100g de quinua cocida (opcional)
  • 1 cucharada de harina de garbanzo o harina de tu elección (opcional)
  • 1 cucharada de cilantro picado (opcional)
  • 1/4 cucharadita de comino molido
  • 2 cucharadas de aceite de aguacate, aceite de girasol o aceite de fuego alto
  • 1/4 taza o 60mL de yogur natural

Esta receta contiene alérgenos alimentarios (huevo, lácteos y trigo), así que ofrécela con cuidado.

Instrucciones:

  1. Precalienta el horno a 475 grados Fahrenheit / 250 Centígrados. Engrasa un plato o bandeja apto para horno con un aceite apropiado para fuego alto, como el aceite de aguacate o de girasol.
  2. Lava y seca el calabacín. Corta los extremos del tallo. Corta  el calabacín en cuartos a lo largo, luego córtalo transversalmente para crear lanzas que tengan aproximadamente la longitud de tus dedos. Guarda a un lado.
  3. Rompe el huevo en un tazón llano y bátelo para combinar la yema con las claras. Agrega el pan rallado (o harina de maíz) a otro tazón llano y, si deseas agregar un poco de sabor y nutrición, mezcla la quinua, la harina, las hierbas y el comino. Si la mezcla está demasiado grumosa, agrega más harina.
  4. Para hacer las frituras de calabacín, sumerge cada lanza en el huevo, luego cúbrelas en la mezcla de pan rallado  y colócala en la bandeja de horno preparada. Si la mezcla no se pega al palito, usa las manos para presionar el pan rallado alrededor de la lanza. Continúa hasta que todos los palitos estén cubiertos.
  5. Hornea hasta que los palitos estén crujientes y dorados, aproximadamente 30 a 40 minutos.
  6. Deja enfriar antes de servir. Sirve junto con el yogur y anima a bebé a sumergir el calabacín en la salsa. 

Maridajes de Sabor:

Los calabacines tienen un sabor suave y desarrollan un sabor ligeramente dulce cuando se cocinan. Esto hace que la calabaza sea un ingrediente versátil que puede actuar como un lienzo en blanco para tus sabores y condimentos favoritos. Prueba mezclar trozos de calabacín cocido con amaranto, quinua, o tu grano favorito; servir lanzas junto con alimentos ricos en hierro como habichuelas negras o lentejas; añadiendo calabacín rallado a huevos o combinando el calabacín con pasta     .

Revisado por:

J. Truppi, MSN, CNS

V. Kalami, MNSP, RD, CSP

A. Derma, MS, CCC-SLP/L

K. Tatiana Maldonado, MS, CCC-SLP, CBIS, CLEC

K. Rappaport, OTR/L, MS, SCFES, IBCLC

S. Bajowala, MD, FAAAAI. Alergista e Inmunóloga certificada por la Junta FAAAI (sección de alergias)

R. Ruiz, MD, FAAP. Pediatra general y gastroenteróloga pediátrica certificada por la junta

  1. Dewey, K. G. (2013). The Challenge of Meeting Nutrient Needs of Infants and Young Children during the Period of Complementary Feeding: An Evolutionary Perspective. The Journal of Nutrition, 143(12), 2050–2054. https://doi.org/10.3945/jn.113.182527
  2. Reindl, J., Anliker, M. D., Karamloo, F., Vieths, S., & Wüthrich, B. (2000). Allergy caused by ingestion of zucchini (Cucurbita pepo): Characterization of allergens and cross-reactivity to pollen and other foods. Journal of Allergy and Clinical Immunology, 106 (2), 379-385. https://doi.org/10.1067/mai.2000.107602
  3. American Academy of Allergy, Asthma & Immunology. Oral Allergy Syndrome (OAS) or Pollen Fruit Syndrome (PFS). Retrieved August 27, 2020 from: https://www.aaaai.org/conditions-and-treatments/library/allergy-library/outdoor-food-allergies-relate
  4. Mayo Clinic. Food Allergy. Retrieved August 27, 2020 from: https://www.mayoclinic.org/diseases-conditions/food-allergy/symptoms-causes/syc-20355095
Return to Blog