Azúcar [Español]

a pile of sugar before being prepared for toddlers starting solids

¿Cuándo pueden consumir azúcar los/las bebés?

Si bien se considera que es seguro agregar azúcar a la comida del bebé después de los 12 meses de edad, puede ser beneficioso esperar hasta cerca de los dos años de edad para introducir azúcar y edulcorantes (incluidos los naturales como el agave, miel de dátiles, miel, miel de maple y stevia) a la dieta del niño/niña. El azúcar y los edulcorantes en exceso pueden reducir la diversidad de alimentos que un niño/niña está interesado en comer. También pueden aumentar el riesgo de obesidad y diabetes tipo 2, aumentar el riesgo de caries dentales y potencialmente incluso afectar la salud cardiovascular.1 2 3

Historia y origen del azúcar

La dulzura es un componente básico e inherente de muchos alimentos naturales. Pero los humanos comenzaron a extraer y concentrar esa dulzura en la India hace miles de años. Lo que ahora conocemos como azúcar refinado o de mesa se hace típicamente de caña de azúcar, una especie de pasto particularmente alta en sacarosa, o de remolacha azucarera.

Cocinar con azúcar de mesa—sacarosa pura—es ser testigo de la magia en la cocina: puede existir en cristales, polvo o jarabes; puede moldearse y esculpirse; puede formar hilos finos o paneles similares al vidrio; y puede fundirse para crear caramelo. Pero esa magia, históricamente, ha tenido un costo: el azúcar refinado ha sido tradicionalmente un bien que requiere mucha mano de obra, lo que significa que la industria azucarera fue un poderoso impulsor del comercio mundial de esclavos. Hoy en día, la industria de azúcar se ha expandido gracias a la invención del jarabe de maíz con alto contenido de fructosa y otros productos, que en exceso se consideran poco saludables.

Adie, de 12 meses, no está segura qué hacer con su primer cupcake.
Malden, de 13 meses, prueba un poco de azúcar granulada.

¿Es el azúcar saludable para los/las bebés?

No. El azúcar carece de proteína, grasa y densidad de nutrientes—que los/las bebés necesitan—y en exceso puede llevar a un mayor riesgo de obesidad, presión arterial alta y caries dental.4 5 Si bien se considera que es seguro agregar azúcar a la comida del bebé después de los 12 meses de edad, puede ser beneficioso esperar hasta cerca de los dos años de edad para introducir azúcar y edulcorantes (incluidos los naturales como el agave, miel de dátiles, miel, miel de maple y stevia) a la dieta del niño/niña. El azúcar y los edulcorantes en exceso pueden reducir la diversidad de alimentos que un niño/niña está interesado en comer. También pueden aumentar el riesgo de obesidad y diabetes tipo 2, aumentar el riesgo de caries dentales y potencialmente incluso afectar la salud cardiovascular.6 7 8 Además, los/las bebés tienen una preferencia innata por el sabor dulce, entonces es importante darles tiempo suficiente para desarrollar un paladar para alimentos saludables que no contienen azúcar añadida. 9 Evitar el azúcar añadido y los edulcorantes en los primeros años puede ayudar a los/las bebés y niños/niñas a aprender a gustar de los sabores salados, así como los alimentos integrales naturalmente dulces como las frutas y verduras. Si deseas endulzar la comida del bebé, considera usar frutas frescas que contengan fibra, como bananos, higos, o fresas.

★Consejo: Las bebidas a menudo tienen mucho azúcar añadido. Evita las bebidas dulces por ahora y en su lugar sirve al niño/niña agua y leche sin azúcar. Y recuerda, los/las bebés menores de 12 meses de edad solo deben tomar leche materna, fórmula o agua en cantidades muy pequeñas.

¿Cómo puedo encontrar los azúcares añadidos en la etiqueta de un alimento?

En los Estados Unidos las cantidades de azúcar agregada a un alimento se especifican en la etiqueta del alimento como “azúcares añadidos”. Además, si una forma de azúcar agregada (ver a continuación) es uno de los primeros ingredientes enumerados, sabes que ese alimento probablemente contiene cantidades significativas de azúcar.

Los ingredientes comunes de azúcar añadido incluyen:

  • Néctar de agave
  • Jarabe de malta de cebada
  • Azúcar de remolacha
  • Jarabe de arroz integral
  • Azúcar moreno
  • Cristales de jugo de caña
  • Azúcar de caña
  • Caramelo
  • Jarabe de algarroba (Sirope de algarroba)
  • Néctar de coco
  • Azúcar de coco
  • Jarabe de maíz
  • Néctar de dátiles
  • Azúcar de dátil
  • Azúcar demerara
  • Dextrosa
  • Fructosa
  • Jugo de fruta concentrado
  • Glucosa
  • Sólidos de glucosa
  • Almíbar
  • Sirope dorado
  • Jarabe de maíz alto en fructosa
  • Miel
  • Maltosa
  • Jarabe de maple
  • Melaza
  • Azúcar en polvo
  • Jarabe de arroz
  • Azúcar natural (azúcar sin procesar)
  • Jarabe simple
  • Melaza de sorgo
  • Sucanat
  • Sacarosa
  • Melaza
  • Azúcar turbinado

¿Son los edulcorantes artificiales como la stevia buenos para los/las bebés?

No. Es nuestra firme opinión que es mejor esperar a dar cualquier edulcorante hasta cerca de los 2 años de edad. Además, la información sobre alternativas de azúcar para niños/niñas, especialmente bebés y niños/niñas pequeños, es bastante limitada. Por esta razón, evita los sustitutos del azúcar cuando sea posible.

¿Es el azúcar un peligro de ahogamiento para los/las bebés?

No. El azúcar en sí mismo no es un peligro común de ahogamiento, aunque los alimentos en los que se encuentra ciertamente pueden serlo. Como siempre, asegúrate de crear un ambiente seguro para comer, mantén siempre al/la bebé al alcance de tu mano durante las comidas, y verifica las sugerencias de porciones más apropiadas para la edad correspondiente.

Para obtener más información sobre ahogamiento, visita nuestra sección sobre arcadas y ahogamiento y familiarizarte con la lista de peligros comunes de ahogamiento.

¿Es el azúcar un alérgeno común?

No. Las alergias al azúcar son raras.10 Como lo harías al ofrecer cualquier alimento nuevo, comienza ofreciendo una pequeña cantidad en las primeras porciones. Si no hay alguna reacción adversa, aumenta gradualmente la cantidad durante las próximas comidas.

¿Cómo introducir el azúcar a los niños pequeños?

Cada bebé se desarrolla a su propio ritmo, y las sugerencias que ofrecemos sobre cómo cortar o preparar determinados alimentos son generalizaciones para una amplia audiencia. Tu hijo(a) es un(a) individuo(a) único(a) y puede tener necesidades o consideraciones más allá de las prácticas comúnmente aceptadas. Para determinar las recomendaciones de tamaño y forma de los alimentos, nosotros(as) utilizamos la mejor información científica disponible acerca del desarrollo motor grueso, fino y oral para minimizar el riesgo de ahogamiento. Las sugerencias de preparación que ofrecemos son solo para fines informativos y no reemplazan el consejo individual y específico de tu medico(a) pediátrico(a) o profesional de la salud o proveedor para niños(as). Es imposible eliminar por completo el riesgo de que un(a) bebé o un(a) niño(a) se ahogue con cualquier líquido, puré o alimento. Recomendamos que sigas todos los protocolos de seguridad que sugerimos para así crear un entorno de alimentación seguro y que tomes decisiones informadas para tu hijo(a) con respecto a sus necesidades específicas. Nunca ignores el consejo médico profesional ni te demores en buscarlo debido a algo que hayas leído o visto aquí.

6 a 12 meses de edad: Evita el azúcar.

12 a 24 meses de edad: Considera esperar. La exposición temprana y frecuente al azúcar puede reducir la diversidad de alimentos que el/la niño/niña está interesado en comer. Incluso aumentar el riesgo de obesidad y diabetes tipo 2, y afectar negativamente la salud cardiovascular. 11

24 meses o más: ¡Ahora si! Cuando estés listo para introducir alimentos con azúcar añadida, ofrécelo como si fuera cualquier otro alimento. Evita ofrecer postres como algo especial o como recompensa. Nunca exijas que el niño/niña termine su comida para obtener un alimento dulce o postre. Por último, ten en cuenta que los niños/niñas apreciarán naturalmente el sabor dulce: los humanos están programados de esta manera. La meta es tener una relación saludable y libre de culpa con los alimentos mientras se come una dieta nutritiva.

Receta: Crema batida con bayas

a square bowl filled with whipped cream and one whole strawberry, next to two strawberries that have been dipped in whipped cream and one small strawberry with no cream on it

Rendimiento: 2 tazas (480 mililitros)

Tiempo de cocción: 5-10 minutos

Edad: 24 meses o más

Ingredientes:

  • 1 taza (240 mililitros) de crema entera
  • 1 cucharada (17 gramos) de azúcar para pastelería
  • 1 cucharadita (5 mililitros) de extracto de vainilla
  • 5 fresas grandes

Esta receta contiene alérgenos comunes: lácteos. Sirvela solo después de que los productos lácteos se hayan introducido a la dieta de forma segura.

Instrucciones:

  1. Agrega la crema entera, el azúcar y el extracto de vainilla a un tazón grande y bate los ingredientes (usando un batidor grande manual o de preferencia una batidora eléctrica) hasta que se formen picos rígidos. ¡No batas en exceso o se formarán grumos y la mezcla se empezará a convertir en mantequilla!
  2. Para servir: Permite que el niño/niña sumerja las fresas directamente en un tazón pequeño de crema batida. O, corta las bayas y cúbrelas con crema batida.

Para almacenar: Almacena en un recipiente hermético en el refrigerador durante un máximo de 24 horas.

Maridajes de sabor:

Los sabores particulares del azúcar van desde el suave sabor mantecoso del azúcar caramelizado hasta el dulzor más simple del azúcar granulado. El azúcar ofrece una dulzura versátil a un número ilimitado de postres, pero también puede ayudar a equilibrar los ingredientes picantes (como jalapeño) o los amargos (como en el cacao), así como intensificar el sabor de los platillos.

Revisado por:

E. Cerda, MSN, CNS, LDN

A. Gilbaugh, RD, CNSC    

A. Derma, MS, CCC-SLP/L    

K. Tatiana Maldonado, MS, CCC-SLP, CBIS, CLEC

K. Rappaport, OTR/L, MS, SCFES, IBCLC

S. Bajowala, MD, Alergista e Inmunóloga Certificada por la Junta de la FAAAAI (sección de alergias)

R. Ruiz, MD, FAAP. Pediatra general certificada por la Junta y Gastroenteróloga pediátrica

  1. Fidler Mis, N., Braegger, C., Bronsky, J., Campoy, C., Domellöf, et al. (2017). Sugar in Infants, Children and Adolescents: A Position Paper of the European Society for Paediatric Gastroenterology, Hepatology and Nutrition Committee on NutritionJournal of pediatric gastroenterology and nutrition, 65(6), 681–696. DOI:10.1097/MPG.0000000000001733. Retrieved May 13, 2021
  2. Genovesi, S., Giussani, M., Orlando, A., Orgiu, F., & Parati, G. (2021). Salt and Sugar: Two Enemies of Healthy Blood Pressure in Children. Nutrients, 13(2), 697. DOI: 10.3390/nu13020697. Retrieved May 13, 2021
  3. Chi, D. L., & Scott, J. M. (2019). Added Sugar and Dental Caries in Children: A Scientific Update and Future Steps. Dental clinics of North America, 63(1), 17–33. DOI: 10.1016/j.cden.2018.08.003. Retrieved May 13, 2021
  4. Fidler Mis, N., Braegger, C., Bronsky, J., Campoy, C., Domellöf, et al. (2017). Sugar in Infants, Children and Adolescents: A Position Paper of the European Society for Paediatric Gastroenterology, Hepatology and Nutrition Committee on NutritionJournal of pediatric gastroenterology and nutrition, 65(6), 681–696. DOI:10.1097/MPG.0000000000001733. Retrieved May 13, 2021
  5. Genovesi, S., Giussani, M., Orlando, A., Orgiu, F., & Parati, G. (2021). Salt and Sugar: Two Enemies of Healthy Blood Pressure in Children. Nutrients, 13(2), 697. DOI: 10.3390/nu13020697. Retrieved May 13, 2021
  6. Fidler Mis, N., Braegger, C., Bronsky, J., Campoy, C., Domellöf, et al. (2017). Sugar in Infants, Children and Adolescents: A Position Paper of the European Society for Paediatric Gastroenterology, Hepatology and Nutrition Committee on NutritionJournal of pediatric gastroenterology and nutrition, 65(6), 681–696. DOI:10.1097/MPG.0000000000001733. Retrieved May 13, 2021
  7. Genovesi, S., Giussani, M., Orlando, A., Orgiu, F., & Parati, G. (2021). Salt and Sugar: Two Enemies of Healthy Blood Pressure in Children. Nutrients, 13(2), 697. DOI: 10.3390/nu13020697. Retrieved May 13, 2021
  8. Chi, D. L., & Scott, J. M. (2019). Added Sugar and Dental Caries in Children: A Scientific Update and Future Steps. Dental clinics of North America, 63(1), 17–33. DOI: 10.1016/j.cden.2018.08.003. Retrieved May 13, 2021
  9. Fidler Mis, N., Braegger, C., Bronsky, J., Campoy, C., Domellöf, et al. (2017). Sugar in Infants, Children and Adolescents: A Position Paper of the European Society for Paediatric Gastroenterology, Hepatology and Nutrition Committee on NutritionJournal of pediatric gastroenterology and nutrition, 65(6), 681–696. DOI:10.1097/MPG.0000000000001733. Retrieved May 13, 2021
  10. Jung, C.-G., Yang, E.-M., Lee, J.-H., Kim, S.-H., Park, H.-S., & Shin, Y. S. (2018). Coca-Cola allergy identified as fructose-induced anaphylaxis. The Journal of Allergy and Clinical Immunology: In Practice, 6 (5), 1787-1789.e1. DOI: 10.1016/j.jaip.2018.02.003. Retrieved May 13, 2021
  11. Fidler Mis, N., Braegger, C., Bronsky, J., Campoy, C., Domellöf, et al. (2017). Sugar in Infants, Children and Adolescents: A Position Paper of the European Society for Paediatric Gastroenterology, Hepatology and Nutrition Committee on NutritionJournal of pediatric gastroenterology and nutrition, 65(6), 681–696. DOI:10.1097/MPG.0000000000001733. Retrieved May 13, 2021
Return to Blog