El reflejo de extrusión y los alimentos sólidos

Es posible que hayas escuchado que una de las señales de que un bebé está listo para los alimentos sólidos es la desaparición del reflejo de extrusión de la lengua. Sin embargo, esta afirmación no está respaldada por las investigaciones científicas y es nuestra opinión profesional que el empuje puede ser útil al comenzar con sólidos. Leé para ver por qué.

¿Qué es el reflejo de extrusión?

El empuje de la lengua, o reflejo de extrusión, es un reflejo que está presente desde el nacimiento y que usualmente persiste hasta los 4 a 7 meses de edad en los bebés con desarrollo típico.1 En los bebés más jóvenes, el empuje de la lengua se estimula al tocar la punta de la lengua, lo que hace que la lengua se mueva, resultando en el “empuje” de la lengua. Un reflejo de extrusión fuerte hace que la lengua se extienda más allá de las encías y los labios; un frenillo de lengua puede causar restricciones.

Otro reflejo presente al nacer es el reflejo de búsqueda. Este reflejo ayuda al bebé a prenderse al pecho o al pezón del biberón y hace que la lengua del bebé se extienda o sobresalga de la boca antes de que tire del pecho o del biberón hacia la boca. Al igual que el reflejo de empuje de la lengua, el reflejo de búsqueda está presente hasta los 4 a 6 meses de edad.2

Debido a los reflejos de empuje de la lengua y de búsqueda, el empuje de la lengua es un patrón de movimiento bien establecido a los 6 meses de edad, aun si los reflejos ya se han integrado o desaparecido.

Emilio, 2 meses de edad.

¿Qué hace el reflejo de extrusión?

Curiosamente, la evidencia para responder a esta pregunta es escasa. Casi no hay investigaciones que examinen la función del reflejo de extrusión. La mayor parte de la documentación es una opinión clínica basada en observaciones de dentistas, consultores de lactancia, terapeutas de alimentación y pediatras.

Muchos expertos creen que las funciones principales del reflejo de extrusión incluyen:

  • Sacar objetos fuera de la boca rápidamente
  • Mantener las vías respiratorias libres
  • Proteger contra el ahogamiento 

Los recién nacidos y los niños/niñas pequeños tienen habilidades motoras orales inmaduras, falta de control de la cabeza y el cuello, y con frecuencia se encuentran acostados en su espalda o en una posición reclinada con la gravedad moviendo las cosas hacia la garganta. Además, los/las bebés carecen de la motricidad fina necesaria para sacarse objetos de la boca. Por lo tanto, sin el reflejo de extrusión, si algún objeto termina accidentalmente en la boca, el/la bebé estaría en alto riesgo de ahogarse. El reflejo de extrusión parece proteger a los/las bebés con habilidades reflexivas que permitirían sacar objetos de la boca cuando sea necesario. Conforme el reflejo se disipa y los/las bebés desarrollan movimientos de la lengua y los dedos más coordinados, entonces pueden escupir cosas cuando es necesario.

Algunos profesionales creen que el reflejo de extrusión está presente para ayudar a los/las bebés a sacar la lengua para prenderse al pecho, pero nosotros no estamos de acuerdo con esta teoría. Para prenderse, la cabeza del/la bebé debe girar hacia el pecho o el biberón, la boca debe abrirse ampliamente, la lengua debe caer dentro de la boca y extenderse levemente sobre el borde de la encía inferior, y luego debe ahuecarse o formar una “U” alrededor del pezón. Esta constelación de movimientos es conocida como el reflejo de búsqueda.3 Comparativamente, el reflejo de extrusión carece de los elementos adicionales necesarios para prenderse. De hecho, la extrusión de la lengua puede empujar inmediatamente un artículo fuera de la boca del/la bebé después de prenderse de manera eficiente, lo que puede ser problemático para la alimentación con el pecho o con biberón.

Riley, 6 meses, saca un pedazo demasiado grande de banano con el reflejo de extrusión.

¿Por qué hay quienes recomiendan esperar para comenzar con sólidos hasta que desaparezca el reflejo de extrusión?

En el contexto de la alimentación con cuchara, es funcional esperar a que el reflejo de extrusión se desvanezca porque, de lo contrario, es difícil que el/la bebé mueva el puré hacia atrás para tragar. Lógicamente, este reflejo sería una molestia en el caso de que se esté alimentando puré al/la bebé con cuchara. Cuando la cuchara toca la punta de la lengua, la lengua sale, empujando todo el puré fuera de la boca. El/la bebé no tiene la oportunidad de aprender a mover la comida hacia atrás para tragarla porque todo termina en su barbilla. Algunos bebés alimentados con cuchara aprenden a empujar la lengua contra la cuchara y succionar el puré, que es el mismo patrón que se usa al tomar de un biberón.

Además, existe la idea errónea de que un bebé no está listo para tragar comida hasta que desaparece el empuje de la lengua, pero esa recomendación no se basa en evidencias. La deglución es un reflejo profundo del tronco encefálico, esa es la razón por la que los/las bebés saben cómo tragar purés usando el mismo patrón de succión del biberón descrito anteriormente.4 Los/las bebés no necesitan aprender a tragar.

Como ocurre con muchas sugerencias acerca de la alimentación infantil, no existe una justificación racional para la recomendación de esperar a ofrecer alimentos sólidos hasta que desaparezca el reflejo del empuje de la lengua.

¿Por qué no deberíamos esperar a que desaparezca el reflejo de extrusión antes de comenzar con los alimentos sólidos?

Los purés no mejoran la capacidad de masticar de un/una bebé de manera significativa. De hecho, hay un período crítico entre los 6 y los 9 meses de edad en la que debes dar el salto y darle al bebé algo resistente para que aprenda a masticar. Los/las bebés que solo comen purés durante este período crítico tienen un mayor riesgo de tener habilidades de masticación pobres y ser quisquillosos durante la niñez.5

Hasta el día en que el/la bebé prueba los alimentos sólidos, el/la bebé ha utilizado solo un patrón motor-oral para comer: el patrón de succión. En las semanas previas a comenzar con los alimentos sólidos, el/la bebé desarrolla importantes habilidades motoras gruesas y finas para ayudarle a aprender a comer; sin embargo, prácticamente no hay cambio en los patrones motores-orales del/la bebé que le hagan más coordinado con la masticación de repente.

Los/las bebés necesitan alimentos masticables para aprender a masticar y el reflejo de empuje de la lengua ofrece cierto nivel de protección mientras el bebé desarrolla las habilidades para mover los alimentos de manera segura alrededor de la boca.

Desarrollo de las habilidades orales-motoras al comenzar los alimentos sólidos con bocados. 

Al comenzar los alimentos sólidos, el/la bebé aprende un nuevo conjunto de patrones de movimiento y gana eficiencia y coordinación para masticar y tragar sólidos de manera segura. A medida que se integra el reflejo de extrusión (generalmente entre los 4 y 7 meses), los bebés no saben los otros patrones motores-orales de manera automática. Aún necesitan romper el patrón motor dominante de mover la lengua exclusivamente hacia adelante y hacia atrás y succionar.

Hay tres reflejos dominantes en juego cuando el/la bebé comienza los sólidos:

Reflejo de extrusión 

Reflejo de lateralización de la lengua 

El reflejo nauseoso (arcadas)

Estos reflejos ayudan a los/las bebés a aprender nuevos patrones de movimiento necesarios para comer mientras se mantienen seguros. Todos los bebés tienen que aprender estos nuevos patrones, ya sea comenzando con bocados a los 6 meses o comenzando con purés y haciendo la transición a los bocados más tarde. Estos reflejos también ayudan al cerebro a construir un “mapa mental” de la boca, lo que permite que los bebés adquieran más control y descubran cómo mover, masticar y tragar los alimentos de manera adecuada y segura.

Reflejo de extrusión

Aunque un fuerte reflejo de extrusión a menudo evita que una cucharada de puré entre en la boca, este mismo ayuda a los/las bebés que se alimentan por sí mismos a aprender sobre la comida. Cuando un/una bebé sostiene la comida mientras toca sus labios y la parte punta de la lengua, la lengua automáticamente sale y explora la comida al lamerla. Cuando los/las bebés se llevan la comida a la boca, a menudo desactivan el empuje de la lengua al controlar la acción de llevarse la comida a la boca y al colocar trozos largos / grandes de comida en los lados de la boca, activando el reflejo de lateralización de la lengua.

Es importante destacar que un empuje de la lengua prolongado también puede ser útil para empujar trozos de comida demasiado grandes hacia adelante y hacia afuera, una capa protectora adicional para proteger contra el ahogamiento.

Reflejo de lateralización de la lengua 

Los/las bebés nacen con el reflejo de lateralización de la lengua, que está presente hasta aproximadamente los 9 meses de edad. Cuando tocas el costado de la lengua del/la bebé, esta se mueve hacia ese lado. Este reflejo hace que la lengua se mueva hacia los lados en dirección al estímulo para tocar, lamer y explorar todo lo que toca la lengua.6

Maeve, 4 meses, muerde un cepillo de dientes infantil.

Observa cuando masticas la comida: tu lengua se mueve hacia los lados para empujar la comida hacia tus molares para masticar. Eso es la lateralización de la lengua pero, para ti, ya no es un reflejo, es un patrón motor establecido que tu cerebro usa para mover y masticar alimentos.  

Los trozos de comida en forma de palitos que los/las bebés usan para autoalimentarse, activan la lateralización de la lengua y ayudan al/la bebé a aprender los componentes básicos del movimiento de los alimentos en la boca. Cuanto más aprende la lengua a moverse de lado a lado, más disminuye el patrón de avance / retroceso (empuje de la lengua).

Reflejo nauseoso (arcadas)

Otra capa de protección es el reflejo nauseoso, que también ayuda a mantener la comida hacia la parte delantera de la boca. Juntos, el empuje de la lengua y las arcadas ayudan a expulsar cualquier alimento mal masticado fuera de la boca.

Los/las bebés ¿Tienen que perder el reflejo de extrusión antes de comenzar con los sólidos?

No. De hecho, hay distintos beneficios de comenzar a ofrecer bocados cuando el/la bebé todavía tiene el reflejo de extrusión.

Ten en cuenta que si planeas comenzar ofreciendo purés con una cuchara, la mayor parte de la comida terminará en la barbilla del/la bebé cuando el reflejo de empuje aún está presente. Esto no significa que al/la bebé no le guste la comida; solo significa que todavía no tiene la habilidad para suprimir el empuje de la lengua.

Además, si ofreces purés exclusivamente durante más de unas pocas semanas, es probable que el reflejo de empuje de la lengua disminuya antes de comenzar a ofrecer bocados. Esto simplemente significa que el bebé probablemente dependerá del reflejo nauseoso como la forma principal de mover la comida hacia adelante y afuera de la boca mientras aprende a masticar en lugar de empujar la lengua para sacar la comida hacia afuera rápidamente.

En resumen:

  • El reflejo de extrusión es beneficioso para el desarrollo motor-oral y para aprender a comer bocados.
  • La extrusión de la lengua ofrece múltiples capas de protección a un bebé pequeño:
    • Empuja la comida (y los objetos) fuera de la boca.
    • Mantiene las vías respiratorias despejadas.
    • Protege contra el ahogamiento.
  • Explorar los alimentos sólidos con la boca es fundamental para construir un mapa mental de la boca. Cuando las cosas tocan el interior de la boca, el cerebro “dibuja” lentamente un mapa.
  • El reflejo de extrusión y las arcadas mantienen la comida hacia adelante en la boca, protegiendo la garganta de la comida no masticada que no está lista para ser tragada.
  • Cuando los/las bebés comienzan a comer sólidos con el reflejo de extrusión presente, aprenden cómo desactivar este patrón dominante y a mover la lengua en nuevas direcciones utilizando el reflejo de lateralización de la lengua.
  • Los trozos de comida en forma de palitos que los/las bebés usan para autoalimentarse, activan la lateralización de la lengua y ayudan al/la bebé a aprender los componentes básicos del movimiento de los alimentos en la boca.

Como especialistas en alimentación pediátrica con una amplia formación en el desarrollo de habilidades motoras-orales, experiencia clínica trabajando directamente con miles de bebés para desarrollar habilidades motoras-orales para comer alimentos sólidos y observando a los/las bebés con un desarrollo típico mientras aprenden a comer, queremos compartir nuestro conocimiento y la importancia de el reflejo de empuje de la lengua para ayudar al/la bebé a aprender a masticar. Reconocemos que nuestras conclusiones se basan en la experiencia clínica y la observación, pero incluimos literatura cuando fue posible.

Reviewed by:

Alexia Derma, MS, CCC-SLP/L

K. Tatiana Maldonado, MS, CCC-SLP, CBIS, CLEC

Kary Rappaport, OTR/L, MS, SCFES, IBCLC

Kimberly Grenawitzke, OTD, OTR/L, SCFES, IBCLC, CNT

  1. Morris, S. E., & Klein, M. D. (2000). Pre-Feeding Skills: A Comprehensive Resource for Mealtime Development (2nd ed.). Pro Ed.
  2. Watson Genna, K. (2017) Supporting Sucking Skills in Breastfeeding Infants (3rd ed.). Jones and Bartlett Learning, Burlington, MA.
  3. Watson Genna, K. (2017) Supporting Sucking Skills in Breastfeeding Infants (3rd ed.). Jones and Bartlett Learning, Burlington, MA.
  4. Miller, J. L., Sonies, B. C., & Macedonia, C. (2003). Emergence of oropharyngeal, laryngeal and swallowing activity in the developing fetal upper aerodigestive tract: an ultrasound evaluation. Early Human Development71(1), 61–87. https://doi.org/10.1016/s0378-3782(02)00110-x
  5. Northstone, K., Emmett, P., & Nethersole, F. (2001). The effect of age of introduction to lumpy solids on foods eaten and reported feeding difficulties at 6 and 15 months. Journal of Human Nutrition and Dietetics14(1), 43–54. https://doi.org/10.1046/j.1365-277x.2001.00264.x
  6. Morris, S.E. & Klein, M.D. (2000). Pre-Feeding Skills: A Comprehensive Resource for Mealtime Development (2nd ed.) Pro Ed.
Return to Blog