Cómo aprenden a masticar los bebés

a smiling baby holding a piece of artichoke in the side of his mouth

Los bebés no necesitan aprender a tragar. Pero si necesitan aprender a masticar. 

La deglución es un reflejo del tronco encefálico presente en el útero. Los/las bebés nacen con la capacidad de tragar. Algunos tienen dificultades con las habilidades motoras orales para prenderse al pecho o alimentarse de un biberón, pero la mayoría nace con la capacidad de tragar. Masticar, sin embargo, es un patrón motor que un(a) bebé debe aprender. 

Dato: En realidad, es complicado para los/las bebés mover el puré en la boca. Esto se debe a que los purés no activan los reflejos para mover la lengua. Para tragar puré, el/la bebé depende de un patrón de succión. Pero sin el pezón o una superficie contra la cual empujar la lengua, puede ser difícil. Para compensar, los/las bebés suelen chupar la cuchara. Esta succión hace retroceder el puré y entonces se activa la deglución.

Con la comida sólida, es más complicado. Primero, debemos tomar un mordisco, moverlo hacia un lado para masticar, moverlo de regreso al centro de la lengua y luego empujarlo hacia atrás para tragar. Afortunadamente, los/las bebés nacen con reflejos para esto: el reflejo de masticación o mordida fásico y el reflejo de lateralización de la lengua. ¿Alguna vez has puesto tu dedo en las encías de un(a) bebé y has sentido que muerde? Ese es el reflejo de masticación o mordida fásico. El reflejo de lateralización de la lengua mueve la lengua hacia un lado cuando se toca el borde de la lengua.

Es importante destacar que estos reflejos comienzan a desvanecerse alrededor de los 9 meses de edad. Lo que significa que el momento más estratégico para aprender a masticar es entre los 6 y los 8 meses de edad.

Para aprender a masticar, un(a) bebé necesita alimentos masticables que pueda manipular fácilmente con las manos y la boca. Es por eso que nos encantan los alimentos largos y resistentes: mango, muslo de pollo, maíz en la mazorca, etc. Estos alimentos activan ambos reflejos de forma muy eficiente. ¿Esperamos que consuman una gran cantidad? No. La meta es la práctica.

Los anuncios de los últimos 100 años hacen creer a los/las padres/madres que los/las bebés necesitan pasar gradualmente de una etapa de grosor a la siguiente para aprender a comer. Esto no es verdad.

Estamos construyendo un portal profesional de cursos y documentos técnicos diseñados para profesionales pediátricos que desean aprender (y desaprender) sobre la neurobiología de la deglución, la introducción temprana de los bocados, etc.

Si desea ser agregado a nuestra lista de correo electrónico para profesionales, envía un correo electrónico a [email protected]

Revisado por:

A. Derma, MS, CCC-SLP/L

K. Rappaport, OTR/L, MS, SCFES, IBCLC

K. Grenawitzke, OTD, OTR/L, SCFES, IBCLC, CNT

K. Tatiana Maldonado, MS, CCC-SLP, CBIS, CLEC

Return to Blog