Maní (y mantequilla de maní) [Español]

a pile of roasted peanuts on a table before being prepared for babies starting solid food

¿Cuándo pueden comer maní los bebés?

El maní se puede ofrecer tan pronto como el bebé esté listo para comer sólidos, que generalmente es alrededor de los 6 meses de edad. Sin embargo, el maní entero, el maní picado y la mantequilla de maní representan un peligro de ahogamiento para los bebés y los niños, así que continúa leyendo para aprender cómo prepararlos de manera segura.

Advertencia

Actualmente hay un retiro del mercado de mantequilla de maní de la marca Jif que tiene un código de lote entre los números 1274425 y 2140425 y si los primeros 7 dígitos terminan con los números 425 son parte del retiro. Desecha esta mantequilla de maní inmediatamente y lava y esteriliza cualquier utensilio, plato o ropa que haya estado en contacto con ella.

Historia y origen del maní

Seamos claros: el maní pone nerviosa a la gente. Y es por una buena razón: el maní es uno de los alérgenos alimentarios más comunes en los niños.1 Sin embargo, existe evidencia de que la introducción temprana y frecuente del maní en la dieta de un bebé puede reducir significativamente el riesgo de desarrollar una alergia a él.2 Por el contrario, retrasar la introducción del maní puede aumentar la probabilidad de una alergia a él más adelante en la vida, especialmente en bebés con alto riesgo de alergia.3

Clasificado por los encargados de la regulación de alimentos como un alérgeno significativo, el maní no es en realidad una nuez, sino más bien la semilla comestible de una planta leguminosa que crece bajo tierra. El maní se originó en América del Sur, donde los pueblos indígenas cultivaban el maní con fines alimenticios y ceremoniales. Los colonizadores europeos llevaron el maní por todo el mundo. Hoy en día, esta legumbre es la “nuez” más consumida en el mundo y un alimento básico importante en África, Asia y América del Norte.

Isar, de 9 meses, come mantequilla de maní mezclada con yogur.
Adie, de 10 meses, come un banano bañado en yogur mezclada con mantequilla de maní.
Kalani, de 12 meses, come mantequilla de maní mezclada con yogur.

¿Es el maní saludable para los bebés?

Sí. Los manís proveen un poderoso aporte nutricional. Contienen muchas proteínas, grasas y fibra para nutrir el cuerpo del bebé además de antioxidantes que pueden ayudar a la salud del corazón.4 5 6 7 Los manís también son ricos en nutrientes esenciales que trabajan juntos para promover el desarrollo del cerebro (ácido fólico, vitaminas B6 y E, y zinc) y energizar el cuerpo (cobre, vitamina B3 y magnesio).8 9 10 Solo asegúrate de comprar manís sin sal, ya que muchos manís contienen mucho sodio, que en exceso no es saludable para losbebés (o adultos).

Posiblemente hayas escuchado los argumentos sobre las implicaciones para la salud de las lectinas, oxalatos y fitatos en el maní.11 12 No te preocupes—estos compuestos vegetales son en su mayoría inofensivos cuando se consumen con moderación como parte de una dieta balanceada, además de que pueden reducirse tostando el maní, un método estándar de procesamiento de esta leguminosa saludable. 13

Por último, pero ciertamente no menos importante, la harina de maní se está convirtiendo en un alimento cada vez más popular. Está hecha de maní molido al que se le ha quitado el contenido de grasa, de ahí que también se le llame harina o polvo de maní desgrasado.14 Si bien carece de grasa, todavía contiene cantidades significativas de fibra, proteínas y micronutrientes como zinc, vitamina B6 y ácido fólico.15

★ Consejo: el maní y la mantequilla de maní son susceptibles a los hongos y el moho, pero hay formas de minimizar el riesgo: mantén los frascos abiertos de mantequilla de maní en el refrigerador, compra maní tostado sin sal o tuesta el maní crudo sin sal en casa después de comprarlo.16

¿Es la mantequilla de maní saludable para los bebés?

Sí, siempre que no tenga sodio ni azúcar añadidos. Cuando compres mantequilla de maní para bebés, compra mantequilla de maní suave y sin sal ni azúcar añadidas, edulcorantes, saborizantes, aceite hidrogenado u otros conservantes.

★Consejo: ¡Cuidado con los impostores! Algunas mantequillas de maní contienen aceites hidrogenados y edulcorantes como el chocolate, que no son apropiados para bebés. Cuando sea posible, opta por productos de mantequilla de maní suave que estén marcados como “natural”, “sin sal” y “sin azúcar añadida.”

¿Es el aceite de maní bueno para los bebés?

Sí. Tanto el aceite de maní refinado como el no refinado son aceptables para su uso moderado como aceite de cocina. El aceite de maní es ultra procesado a altas temperaturas para eliminar el color y el sabor (aceite de maní refinado) o producido por prensado en frío para conservar el sabor y la nutrición (aceite de maní sin refinar). Ambos tipos agregan grasas saludables a la dieta de un bebé, sin embargo, es posible que desees elegir aceite de maní sin refinar para darle un toque de sabor a un platillo y elegir aceite de maní refinado para cocinar a alta temperatura, ya que tiene un punto de humo más alto y es menos probable que se vuelva rancio mientras se cocina. El punto de humo del aceite de maní refinado es de 450 grados Fahrenheit / 232 Centigrados.

¿Qué tal la harina de maní? —¿Es la harina de maní saludable para los bebés?

Sí, aunque es mejor agregarla a otros alimentos. La harina de maní es hecha triturando los manís y quitándoles las grasas saludables, por lo que a veces se comercializa como harina o polvo de maní “desgrasado”.17 Si bien la harina de maní carece de grasa, aún contiene cantidades significativas de fibra, proteínas y micronutrientes como zinc, vitamina B6 y ácido fólico.

¿Son el maní, la mantequilla de maní y los productos de maní un peligro de ahogamiento para los bebés?

Sí. Todas las nueces, trozos de nueces y mantequillas de nueces representan un peligro de ahogamiento para bebés y niños.18 Para reducir el riesgo, diluye la mantequilla de maní con agua, leche materna, fórmula o purés como puré de manzana o muele finamente el maní para espolvorearlo sobre otros alimentos. Como siempre, asegúrate de crear un ambiente seguro para comer, mantén siempre al bebé al alcance de tu mano durante las comidas, y verifica las sugerencias de porciones más apropiadas para la edad correspondiente.

Para obtener más información sobre ahogamiento, visita nuestra sección sobre arcadas y ahogamiento y familiarizarte con la lista de peligros comunes de ahogamiento.

¿Son los manís y los productos de maní alérgenos comunes?

Sí. Las alergias al maní en los niños están en aumento, y tiene un mayor riesgo en los bebés con eczema severo o alergia al huevo.19 Si crees que el bebé puede tener alergia al maní o si el bebé tiene eczema severo, consulta a un alergólogo pediátrico antes de introducir el maní.

Desafortunadamente, las alergias al maní tienden a durar toda la vida. Solo alrededor del 20% de los niños superan la alergia al maní.20 Además, los niños alérgicos al maní tienen una mayor probabilidad (entre 25 a 40 %) de ser alérgicos a una o más nueces de árbol.21 Curiosamente, para aquellos con alergias al maní, los aceites de maní altamente refinados generalmente son tolerables, porque las proteínas alergénicas del maní se han eliminado durante el proceso de preparación. Sin embargo, el aceite de maní sin refinar aún presenta un riesgo de alergia debido a las proteínas retenidas en el aceite.22

Un estudio pionero demostró que la introducción temprana del maní a la dieta del bebé podría reducir significativamente el riesgo de desarrollar en una alergia al maní en el futuro.23 A partir de este estudio, el Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas de EE. UU. ahora recomienda que se introduzcan los manís a la dieta del bebé antes del primer cumpleaños,  dando consideración a todos los factores de riesgo.24  

Al igual que con todos los alérgenos alimentarios, es mejor empezar poco a poco. Sirve una cantidad mínima (como una pizca de maní molido o 1/8 de cucharadita de mantequilla de maní suave) durante las primeras comidas y observa atentamente ya que las reacciones no siempre ocurren al principio. Si no hay una reacción adversa después de varias comidas, aumenta gradualmente la cantidad de la porción durante los próximos días.

¿Quieres más apoyo en la introducción de manís? Ve nuestro video sobre Introducción del maní, con subtítulos en español.

¿Cómo preparar el maní de manera segura para un bebé haciendo BLW?

Cada bebé se desarrolla a su propio ritmo, y las sugerencias que ofrecemos sobre cómo cortar o preparar determinados alimentos son generalizaciones para una amplia audiencia. Tu hijo(a) es un(a) individuo(a) único(a) y puede tener necesidades o consideraciones más allá de las prácticas comúnmente aceptadas. Para determinar las recomendaciones de tamaño y forma de los alimentos, nosotros(as) utilizamos la mejor información científica disponible acerca del desarrollo motor grueso, fino y oral para minimizar el riesgo de ahogamiento. Las sugerencias de preparación que ofrecemos son solo para fines informativos y no reemplazan el consejo individual y específico de tu medico(a) pediátrico(a) o profesional de la salud o proveedor para niños(as). Es imposible eliminar por completo el riesgo de que un(a) bebé o un(a) niño(a) se ahogue con cualquier líquido, puré o alimento. Recomendamos que sigas todos los protocolos de seguridad que sugerimos para así crear un entorno de alimentación seguro y que tomes decisiones informadas para tu hijo(a) con respecto a sus necesidades específicas. Nunca ignores el consejo médico profesional ni te demores en buscarlo debido a algo que hayas leído o visto aquí.

De 4 a 6 meses: Los bebés de este rango de edad no suelen estar preparados para alimentarse por sí mismos. Generalmente solo se recomienda la introducción del maní a partir de los 4 y 6 meses de edad si un médico o alergólogo determina que es deseable la introducción temprana del alérgeno a esta edad (debido a factores de riesgo preexistentes para el desarrollo de alergia al maní, como eczema severo, alergia al huevo o ambos).

Para introducir el maní entre los 4 y 6 meses de edad, puedes diluir la cantidad prescrita de mantequilla de maní suave, sin sal, con agua caliente (dejando que enfríe antes de servir) y ofrecer la mantequilla de maní diluida al bebé con la punta del dedo o con una cuchara precargada, o usa harina de maní o mantequilla de maní en polvo y combina con puré de frutas o vegetales en partes iguales. Nota: Comenzar a consumir alimentos sólidos temprano puede estar asociado con un aumento de peso no saludable (tanto en la infancia como en la niñez).25 Por lo tanto, nuestra fuerte opinión es que es mejor no ofrecer purés y simplemente introducir el maní como una mantequilla de maní diluida de la punta del dedo.

Dale al bebé una pequeña probada de la mezcla (la punta de una cucharadita, por ejemplo) una vez que la comida tenga la consistencia y temperatura deseadas. Espera 10 minutos y, si no hay signos de una reacción alérgica, continúa ofreciendo gradualmente la porción restante del alimento que contiene maní al ritmo de alimentación natural del bebé. No te preocupes si el bebé no se termina toda su porción. Una vez que el bebé haya terminado de comer, observa durante otros 30 minutos para asegurarte de que no haya signos de una reacción alérgica. Si ocurre una reacción, deja de alimentarlo y comunícate inmediatamente con tu proveedor de atención médica o, si la reacción es grave, con los servicios de emergencia. Si el bebé tolero  la introducción del maní en su dieta, continúa ofreciéndole maní al menos dos veces por semana. Los estudios muestran que la inclusión continua de maní en la dieta es clave para su beneficio protector contra el desarrollo de la alergia al maní.26

De 6 a 9 meses: Diluye la mantequilla de maní sin sal con agua, leche materna, fórmula o purés como puré de manzana y sirve solo para explorar con las manos o mezcla con otros alimentos como yogur (si se han introducido productos lácteos) u otros alimentos. Alternativamente, puedes moler manís tostados o crudos sin sal hasta obtener una consistencia fina, luego espolvorea una pizca sobre alimentos blandos que se puedan recoger con cuchara, como puré de frutas y verduras, cereal tibio o yogur. También puedes cubrir frutas resbaladizas como aguacate, plátano o mango en maní molido para agregar agarre.

De 9 a 12 meses: Continúa mezclando mantequilla de maní cremosa y sin sal en alimentos blandos que se puedan recoger con cuchara, cobre los alimentos resbaladizos en maní finamente molido para agregar agarre y usa aceite de maní para cocinar verduras, granos y otros alimentos integrales.

De 12 a 24 meses: A esta edad, puedes untar mantequilla de maní suave y sin sal sobre tostadas, panqueques, pan, y bagels y ya no es necesario diluirla con agua u otros líquidos. Evita bulbos grandes de mantequilla de maní y continúa moliendo el maní entero finamente.

De 24 meses en adelante: Después del segundo cumpleaños del niño, es posible que esté listo para manís enteros si ha desarrollado habilidades avanzadas para masticar y tragar. Aborda este paso con mucho cuidado y consideración: los manís enteros se encuentran entre las principales causas de incidentes de ahogamiento no fatales y fatales relacionados con los alimentos en niños menores de 3 años en América del Norte.27 Para reducir el riesgo, comienza por dividir los manís por la mitad (las mitades se separan fácilmente con un poco de presión de los dedos) y asegúrate de que el niño esté en un entorno seguro para comer. Empieza ofreciendo una pieza a la vez. Demuestra colocando el maní en tus propios molares y mastica de una manera muy exagerada. Explícale al niño cuánto ruido hacen sus dientes al romper el maní y enséñale a hacer lo mismo. Puedes contar en voz alta cuántos crujidos puede hacer tu [email protected] con un maní, lo que garantiza un masticado completo.

Receta: “Pintura” de mantequilla de maní con tiras de banano

three banana spears coated in ground peanut, sitting on a countertop next to a pile of peanut butter/applesauce mixture

Rendimiento: ½ taza de pintura + ½ taza de banano (1 porción para niños)

Tiempo: 5 minutos

Ingredientes:

  • 1 cucharadita de mantequilla cremosa de maní (sin sal ni azúcar añadidas)
  • ½ taza de puré de manzana sin azúcar añadida    
  • 1 banano maduro
  • 1 cucharadita de maní molido (sin sal, crudo o tostado)
  • Esta receta contiene un alérgeno común: el maní. Solo sírvela al niño después de que este alérgeno se haya introducido de manera segura.

Dirección:

  1. Bate la mantequilla de maní y el puré de manzana hasta que estén suaves—¡como pintura!—hazlo en un tazon lo suficientemente ancho como para que el bebé pueda meter las manos     .
  2. Corta el banano por la mitad en forma transversal. Pela la mitad y córtala en lanzas. Una forma rápida de hacer esto: introduce tu dedo índice en el centro del lado cortado y presiona. La presión naturalmente divide la fruta en lanzas.
  3. Coloca las tiras de banano en el maní molido. Guarda la otra mitad del banano en el refrigerador para una comida futura, ¡o como un refrigerio para ti mientras el bebé come!
  4. Para servir: Coloca las tiras de banano y el tazonl de “pintura” de mantequilla de maní frente al bebé. Deja que el bebé se alimente por sí mismo tratando de sacar las tiras de banano y la pintura. Muéstrale al bebé cómo sumergir las lanzas (¡o los dedos!) en el bol y pintar en la superficie frente a ellos.

Maridajes de sabores: ¡El rico sabor a nuez del maní combina delicioso con muchos tipos de alimentos! Su terrosidad equilibra el sabor dulce y ácido de frutas como manzana, banano, mango, papaya, piña, plátano macho y fresa; y resalta el brillo en vegetales verdes como pimiento, bok choy, repollo, apio, col berza, judías verdes y espinacas. Una pizca de maní molido puede agregar riqueza adicional a otros alimentos llenos de proteínas como carne de res, bisonte, pollo y cordero y pescados dulces como salmón, camarones, tilapia o trucha. También puedes cubrir granos y fideos como amaranto, cuscús, fideos de huevo, quinua, pasta, arroz o soba con maní molido, o mezclar maní molido o mantequilla de maní con puré de tubérculos y legumbres como frijoles negros, guisantes de ojos negros, calabaza, calabacita, o camote. Cuando quieras una combinación simple, opta por alimentos suaves, untables, bajos en sal, como queso mascarpone, labneh, queso ricotta y yogur, que saben extra cremosos cuando se combinan y baten con una pequeña cucharada de mantequilla cremosa de maní para darle sabor.

Revisado y aprobado por:

J. Truppi, MSN, CNS 

V. Kalami, MNSP, RD    

A. Derma, MS, CCC-SLP/L    

K. Tatiana Maldonado, MS, CCC-SLP, CBIS, CLEC

K. Rappaport, OTR/L, MS, SCFES, IBCLC

K. Grenawitzke, OTD, OTR/L, SCFES, IBCLC, CNT

S. Bajowala, MD, Alergista e Inmunóloga Certificada por la Junta de la FAAAAI (sección de alergias)

Dr. R. Ruiz, MD, FAAP, Pediatra general certificada por la junta y gastroenteróloga pediátrica

  1. Food Allergy Research & Education. Peanut allergy. Retrieved February 25, 2021.
  2. llergy Research & Education. Learning Early About Peanut Allergy (LEAP). Retrieved February 25, 2021
  3. Fleischer, D., Spergel, J., Assa’ad, A.H., Pongracic, J. (2012). Primary Prevention of Allergic Disease Through Nutritional Intervention. The Journal of Allergy and Clinical Immunology: In Practice, 1(1). Retrieved February 25, 2021.
  4. Ros E. (2010). Health benefits of nut consumption. Nutrients, 2(7), 652–682. DOI:10.3390/nu2070652. Retrieved February 25, 2021.
  5. University of Florida. (2004, Dec. 11). Peanuts Rival Fruit As Source of Health Antioxidants, UF Researchers Say. [Press release]. Retrieved February 25, 2021.
  6. Malaguarnera L. (2019). Influence of Resveratrol on the Immune Response. Nutrients, 11(5), 946. DOI:10.3390/nu11050946. Retrieved March 10, 2021.
  7. Breuss, J. M., Atanasov, A. G., & Uhrin, P. (2019). Resveratrol and Its Effects on the Vascular System. International journal of molecular sciences, 20(7), 1523. DOI:10.3390/ijms20071523. Retrieved March 10, 2021
  8. Beluska-Turkan, K., Korczak, R., Hartell, B., Moskal, K., Maukonen, J., et al. (2019). Nutritional Gaps and Supplementation in the First 1000 Days. Nutrients, 11(12), 2891. DOI:10.3390/nu11122891. Retrieved February 25, 2021.
  9. Hilger, J., Goerig, T., Weber, P., Hoeft, B., Eggersdorfer, M., (2015). Micronutrient Intake in Healthy Toddlers: A Multinational Perspective. Nutrients, 7(8), 6938–6955. DOI:10.3390/nu7085316. Retrieved February 25, 2021.
  10. Arya, S.S., Salve, A.R., Chauhan, S. (2016). Peanuts as functional food: a review. Journal of food science and technology, 53(1), 31–41. DOI:10.1007/s13197-015-2007-9. Retrieved February 25, 2021.
  11. Attalla, K., De, S., Monga, M. (2014). Oxalate content of food: a tangled web. Urology, 84(3), 555–560. DOI:10.1016/j.urology.2014.03.053. Retrieved February 25, 2021.
  12. Sterling, S. (2020). Lectins in Peanuts and Other Foods. The Peanut Institute. Retrieved February 25, 2021.
  13. Sterling, S. (2020). Lectins in Peanuts and Other Foods. The Peanut Institute. Retrieved February 25, 2021.
  14. Arya, S. S., Salve, A. R., & Chauhan, S. (2016). Peanuts as functional food: a review. Journal of food science and technology, 53(1), 31–41. https://doi.org/10.1007/s13197-015-2007-9
  15. https://fdc.nal.usda.gov/fdc-app.html#/food-details/174267/nutrients
  16. Gürses, M. (2006). Mycoflora and Aflatoxin Content of Hazelnuts, Walnuts, Peanuts, Almonds and Roasted Chickpeas (LEBLEBI) Sold in Turkey. International Journal of Food Properties, 9(3), 395-399. DOI:10.1080/10942910600596597. Retrieved March 10, 2021.
  17. Arya, S. S., Salve, A. R., Chauhan, S. (2016). Peanuts as functional food: a review. Journal of food science and technology, 53(1), 31–41. DOI:10.1007/s13197-015-2007-9. Retrieved March 10, 2021.
  18. HealthyChildren.org. (2019, September 30). Choking Prevention. Retrieved January 7, 2020.
  19. Kusari, A., Han, A., Eichenfield, L. (2018). Recent advances in understanding and preventing peanut and tree nut hypersensitivity. F1000Research, 7, F1000 Faculty Rev-1716. DOI:10.12688/f1000research.14450.1. Retrieved February 25, 2021.
  20. Food Allergy Research & Education. Peanut Allergy. Retrieved February 25, 2021.
  21. Food Allergy Research & Education. Peanut Allergy. Retrieved February 25, 2021.
  22. Anaphylaxis Campaign. (2017). Peanut Oil: The Facts. Retrieved February 25, 2021
  23. National Institute of Allergy & Infectious Disease. Guidelines for Clinicians and Patients for Diagnosis and Management of Food Allergy in the United States. Retrieved January 8, 2020.
  24. National Institute of Allergy and Infectious Disease. (2017). Addendum Guidelines for the Prevention of Peanut Allergy in the United States. Retrieved February 25, 2021.
  25. Pediatrics, Official Journal of the American Academy of Pediatrics. Timing of Solid Food Introduction and Risk of Obesity in Preschool-Aged Children. Susanna Y. Huh, Sheryl L. Rifas-Shiman, Elsie M. Taveras, Emily Oken and Matthew W. Gillman Pediatrics. March 2011, 127 (3) e544-e551.
  26. NIAID, Addendum Guidelines for the Prevention of Peanut Allergy in the United States, Retrieved March 25, 2021.
  27. Altkorn R, Chen X, Milkovich S, et al. Fatal and non-fatal food injuries among children (aged 0-14 years). Int J Pediatr Otorhinolaryngol. 2008;72(7):1041-1046. doi:10.1016/j.ijporl.2008.03.010
Return to Blog