Leche [Español]

a glass pitcher of milk before being served to babies starting solids

¿Cuándo pueden tomar leche los bebés?

La leche de vaca (u otras leches de animales con pezuñas llamados rumiantes) se puede introducir en pequeñas cantidades en los alimentos (como cereales calientes cocidos con leche) a partir de los 6 meses de edad. Pero para ofrecer leche como bebida es mejor esperar hasta los 12 meses de edad.

Para obtener información detallada sobre las alternativas a la leche, consulta nuestras preguntas frecuentes sobre la leche.

Advertencia

En comparación con la leche materna o la fórmula, la leche de vaca no proporciona todos los nutrientes que los bebés necesitan para desarrollarse, y es posible que el sistema digestivo de los bebés no tolere bien la proteína de la leche de vaca en grandes cantidades.1 2 3 Por estas razones, evita servir leche de vaca como bebida hasta después del primer cumpleaños del bebé. Sin embargo, está bien incorporar pequeñas cantidades de leche de vaca como un ingrediente en alimentos sólidos (como en la avena).

Orígenes y usos de la leche

Hay miles de especies de mamíferos en nuestro planeta (¡incluyendo los humanos!), y todos producen leche para alimentar a sus crías. Solo unas pocas de estas especies se han domesticado para utilizar su leche como parte regular de la dieta humana, la vaca siendo la más común de estas. El consumo humano de leche de vaca es una práctica antigua, pero recientemente la industrialización ha afectado a la producción de productos lácteos tanto de manera positiva—haciendo que la leche esté más ampliamente disponible y sea más barata—como de manera negativa, en la diversidad y estilo de vida de las vacas lecheras, las cuales comúnmente se mantienen más confinadas de lo que estuvieron sus antepasados.

La leche es la base de una multitud de otros alimentos comunes. La leche fresca se separa naturalmente, y la crema espesa y grasosa sube a la superficie. Esa crema se puede quitar y por sí misma, o se puede batir para hacer mantequilla. La introducción de ciertas formas de bacterias en la leche crea yogur, y la separación de la leche en cuajada y suero es el primer paso para hacer queso. Esta versatilidad ha llevado a una creatividad global cuando se trata de la leche como ingrediente, desde el khoa indio (una forma de leche evaporada que se usa a menudo en postres) hasta la leche horneada que es popular en Rusia, Ucrania y Bielorrusia.

¿Es saludable la leche para los bebés?

Sí, cuando se sirve en la comida. Sin embargo, nunca sirvas leche de vaca como bebida a bebés menores de 11 o 12 meses ya que la leche podría desplazar la nutrición esencial de la leche materna o la fórmula—poniendo al bebé en un mayor riesgo de anemia por deficiencia de hierro—y puede ser una carga al sistema digestivo del bebé, lo cual también puede contribuir a la anemia.4 5 6 7

Además de ser una excelente fuente de proteína para apoyar el crecimiento y los músculos, y de grasa para alimentar el cerebro, la leche proporciona una gran cantidad de vitaminas y minerales. Contiene una gran cantidad de vitamina D (cuando está fortificada) y calcio para huesos fuertes, colina para la salud del cerebro y vitamina A para nutrir la visión y el sistema inmunológico.8 9 10 Contiene la mayoría de las vitaminas B, particularmente cantidades significativas de vitaminas B6 y B12, las cuales ayudan a mantener el sistema nervioso y el metabolismo saludable.11 12 La leche también proporciona cantidades significativas de zinc, además de selenio, fósforo y potasio y, en algunos casos, yodo.13 14

Esta pagina se centra en la leche de vaca, pero las cabras, ovejas, búfalos, yaks y camellas también producen leche que los humanos suelen consumir. Al igual que la leche de vaca, el contenido nutricional y la calidad de la leche de estos animales puede variar con su dieta y crianza. En general, la leche de estos animales es nutricionalmente densa con similitudes a la leche de vaca y, por supuesto, algunas diferencias. Por ejemplo, las leches de cabra, oveja y búfalo son más altas en calorías, grasas, proteína y calcio que la leche de vaca. La leche de camella es un poco más baja en calorías, pero similar a la leche de vaca en grasa, proteína y contenido de calcio. Curiosamente, la leche de camella es única, ya que contiene una mayor proporción de grasas monoinsaturadas (un tipo de grasa saludable para el corazón) y menos grasas saturadas que la de las vacas.15 16 Al igual que con la leche de vaca, estas leches no deben introducirse como bebidas a la dieta del bebé hasta después del primer cumpleaños. Para comparar el contenido nutricional de varias leches de origen animal y vegetal, consulta nuestras preguntas frecuentes sobre la leche.

Muchos están preocupados por el impacto ambiental y/o el uso de pesticidas, químicos o antibióticos en la producción de lácteos. Desde la perspectiva de la nutrición, existen diferencias entre los animales criados por pastoreo y los convencionales. Por ejemplo, se ha demostrado que los productos lácteos hechos con leche de vacas criadas en pasturas tienen más grasas omega 3 y otros nutrientes que los de las vacas criadas con granos.17 Los productos lácteos no orgánicos pueden contener más residuos de pesticidas (incluido el DDT, un químico que altera el sistema endocrino), los cuales pueden afectar negativamente la salud física, mental y conductual del niño.18 19 Sin embargo, mientras que los productos orgánicos pueden ayudar a minimizar la exposición, estos también pueden ser imprácticos debido a su disponibilidad y su precio, entre otras razones. En conclusión: la leche, orgánica o no, proporciona muchos nutrientes para nutrir a un bebé en crecimiento, y, si lo deseas, puedes obtener más información sobre dónde y cómo se produjo la leche. Sigue haciendo lo mejor que puedas con los recursos que tienes. Si la seguridad alimentaria es una preocupación para ti, los recursos en línea como FindHelp y Feeding America (para los Estados Unidos), AMA (para México), Banco de Alimentos de Costa Rica (para Costa Rica), Banco de Alimentos (para Colombia), Banco de Alimentos Perú (para Perú),y FEGA (para España) pueden ayudarte a identificar recursos de ayuda alimentaria cerca de ti.

★ Consejo: La leche de vaca comprada en un supermercado a menudo está fortificada con vitamina D ya que, aun que por sí sola la leche puede proporcionar algo de vitamina D, no es una cantidad significativa. Cuando compres leche de vaca, opta por una versión fortificada con vitamina D para asegurarte que esté proporcionando suficiente de este importante nutriente que está disponible en solo unos pocos alimentos.

¿Pueden tomar leche cruda (leche no pasteurizada) los bebés?

No. La leche cruda puede tener bacterias patogénicas y otros contaminantes potenciales que pueden aumentar el riesgo de enfermedades transmitidas por los alimentos. Estas enfermedades pueden ser fatales para los bebés, cuyo sistema inmunológico aún se está desarrollando.20 21 La pasteurización, el proceso de calentar un alimento a una cierta temperatura para matar las bacterias, es fundamental para reducir el riesgo de enfermedades transmitidas por los alimentos y, por lo tanto, hacer que los alimentos sean más seguros para comer.22 Por estas razones y más, muchas organizaciones médicas recomiendan la leche pasteurizada para el consumo humano.23

¿Existe algún peligro de ahogamiento para los bebés con la leche?

No. La leche no es un peligro común de ahogamiento, aunque si es posible que los bebés y los niños aspiren líquidos. Como siempre, asegúrate de crear un ambiente seguro para comer, mantente a la distancia de tu brazo del bebé durante las comidas, y verifica las sugerencias de porciones más apropiadas para la edad correspondiente. Para obtener más información sobre ahogamiento, visita nuestra sección sobre arcadas y ahogamiento y familiarízate con la lista de peligros comunes de ahogamiento.

¿Es la leche un alérgeno común?

Sí. La leche de vaca es un alérgeno alimentario común en los niños pequeños y representa aproximadamente una quinta parte de todas las alergias alimentarias infantiles.24 Ten en cuenta que los productos lácteos de otros rumiantes, como las ovejas, cabras y búfalos pueden provocar reacciones alérgicas similares a los productos lácteos de la leche de vaca.25 Dicho esto, hay buenas noticias: la alergia a la leche suele desaparecer con el tiempo. Los estudios científicos muestran que la mayoría de los niños con alergia a la leche de vaca la superan para los 6 años. Además, muchos bebés con síntomas leves de alergia a la proteína de la leche (que a veces aparecen como sangre en las heces, pero sin presencia de dolor) pueden ser reintroducidos a la leche de vaca con éxito a partir del primer cumpleaños, siguiendo la dirección de los profesionales pediátricos apropiados.26 Y, aunque todavía no puedan beber leche de vaca, muchos niños pueden tolerar la leche que se ha horneado por completo en un pastel o muffin.

La leche es una causa común del síndrome de enterocolitis inducida por proteínas alimentarias, también conocido como FPIES (por sus siglas en ingles) o SEIPA (Síndrome de Enterocolitis Inducida por Proteínas). La SEIPA es una alergia retardada a las proteínas alimentarias que provoca el inicio repentino de vómitos y diarrea repetitivos unas pocas horas después de la ingestión. La reacción puede provocar una deshidratación significativa si no se trata. Cuando la leche se incluye en la dieta con regularidad, la SEIPA puede presentarse como reflujo, pérdida de peso y retraso del crecimiento. Los síntomas generalmente mejoran con la eliminación de la leche de la dieta del bebé. Afortunadamente, al igual que otras formas de alergia a la leche, la SEIPA que se presenta temprano en la vida generalmente es superada cuando el niño ha alcanzado los 3-5 años de edad.27

La intolerancia a la lactosa, que ocurre cuando el cuerpo tiene dificultades para procesar la lactosa, el azúcar que está presente naturalmente en la leche, a veces puede confundirse con una alergia ya que puede provocar hinchazón, gases, diarrea, náuseas y otras molestias. La buena noticia es que la intolerancia a la lactosa es poco común en bebés, niños pequeños y niños más grandes en general; sin embargo, la intolerancia tiende a ser más frecuente a medida que los bebés crecen y puede afectar hasta al 70% de la población mundial.28 Asegura de comunicarte con un profesional pediátrico adecuado para cualquier pregunta sobre la intolerancia a la lactosa y reconoce que hay muchos productos lácteos sin lactosa disponibles.

Si sospechas que tu bebé puede ser alérgico a los productos lácteos, consulta a un alergólogo antes de introducir la leche. Según los factores de riesgo y el historial de tu bebé, tu alergólogo puede recomendar pruebas de alergia o, en su lugar, puede recomendar la introducción de la leche bajo supervisión médica en el consultorio. Si el riesgo es bajo, te puede recomendar que introduzcas la leche en el hogar. Al igual que con todos los alérgenos comunes, comienza por servir una pequeña cantidad por sí sola para las primeras porciones y, si no hay ninguna reacción adversa, aumenta gradualmente la cantidad durante las próximas comidas.

Impacto ambiental del consumo de leche

La leche de vaca es un alimento con producción intensa de gases de efecto invernadero (debido a la gran escala del alimento necesario para criar las vacas, los desechos que producen las vacas y el transporte de la leche en sí).29 Dicho esto, cualquier leche tiene una huella de carbono y un impacto al medio ambiente, por lo que no existe una respuesta única para el abastecimiento o el consumo. Si te preocupa la huella de carbono de la leche de vaca, considera comprar en las lecherías locales y/o reducir el consumo de leche.

¿Como preparar la leche de manera segura haciendo BLW?

Cada bebé se desarrolla a su propio ritmo. Las siguientes sugerencias de preparación son solo con fines informativos y no sustituyen el consejo profesional de tu pediatra o profesional de la salud, nutricionista, dietista o experto en alimentación pediátrica. Nunca ignores el consejo médico profesional ni te demores en buscarlo debido a algo que hayas leído o visto aquí.

6 a 11 meses de edad: Mantén la leche materna o fórmula como la principal fuente de líquidos para el bebé, porque no se aconseja la introducción de la leche de vaca como bebida a esta edad.30 Un poco de leche de vaca mezclada con los alimentos está bien siempre y cuando no reemplace la leche materna o la fórmula.

11 a 12 meses de edad: A esta edad está bien ofrecer pequeños sorbos de leche de vaca entera (no más de 1 a 2 onzas) en una taza abierta para practicar las habilidades de alimentación y acostumbrar al paladar del bebé al nuevo sabor de la leche de vaca. Dicho esto, también está completamente bien no introducir leche de vaca a esta edad y continuar con la leche materna o la de fórmula.

12 a 24 meses de edad: Limita la leche a no más de 16 onzas en total por día o 2 porciones en total al día de productos lácteos para que la leche no desplace los nutrientes importantes como el hierro de los sólidos.31 Opta por la leche entera de vaca y los productos lácteos de leche entera para proporcionar suficientes grasas y calorías para un crecimiento y desarrollo saludable. Si el bebé todavía consume leche materna, es posible que no necesite tantas porciones de lácteos, ya que la leche materna también es una buena fuente de calcio en la dieta.

24 a 36 meses de edad: Los niños pequeños pueden consumir hasta 2-2,5 porciones de productos lácteos por día.32 Es posible que escuches recomendaciones para cambiar a una leche baja en grasa, pero no todos los niños necesitan leche baja en grasa. Así que asegúrate de hablar con tu profesional de salud pediátrica para obtener más orientación.

Consejo: Las recomendaciones de consumo de lácteos en niños de 12 meses y más de edad se consideran en términos de las porciones totales de productos lácteos en un día, no solo de leche líquida. Esto incluye porciones de yogur y quesos, pero excluye mantequilla y ghee.33 En general, una taza de yogur natural, una rebanada de queso de 1 onza, y 1 taza de leche de vaca se consideran cada una como una porción de lácteos. Para obtener más información sobre la leche, consulte nuestras preguntas frecuentes sobre la leche.

Receta: Avena cremosa

bowl of oatmeal

Rendimiento: 145 gramos (1 taza)

Tiempo de cocción: 15 minutos

Edad: 6 meses a más

Ingredientes:

• 27 gramos (1/3 taza) de avena instantánea seca o copos de avena

• 83 mililitros (2/3 taza) de leche entera

• 35 gramos (1/3 taza) de frutas o verduras frescas o congeladas de tu elección

• 1 pizca de cardamomo molido o especia de tu elección (opcional)

Esta receta contiene un alérgeno común: lácteos (leche de vaca). Solo sirve después de que la leche de vaca se haya introducido de manera segura.

Direcciones:

1. Hierve la leche a fuego lento. Luego retira la olla del fuego y agrega la avena.

2. Cubre y deja reposar hasta que espese, aproximadamente 5 minutos. Luego destapa y deja que enfrié a temperatura ambiente, aproximadamente 5 minutos.

3. Mientras se cocina la avena, lava, seca y cocina al vapor la fruta o verdura hasta que esté blanda, aproximadamente 3 minutos en el microondas o 10 minutos en la estufa.

4. Tritura la fruta o verdura, luego agrega la avena.

5. Si lo deseas, agrega las especies.

6. Una vez que se haya enfriado al tacto, transfiere la avena al tazón del niño. Deja que el niño se alimente por sí mismo con las manos. Si deseas fomentar el uso de cubiertos, simplemente precarga una cuchara y colócala junto al tazón para que el niño intente levantarla. Alternativamente, pasa la cuchara precargada en el aire para que el niño la agarre.

Para almacenar: La avena cremosa hecha con leche de vaca y fruta se puede guardar en un recipiente hermético en el refrigerador hasta por 1 semana.

Maridajes de sabores:

La leche tiene una textura suave y cremosa y un sabor bastante neutro, pero un poco dulce, aun que su sabor exacto varía según el tipo de animal y su alimentación. La leche aporta humedad a la avena, las papillas y los pudines, contribuye a las salsas ricas para pastas y papas, se puede transformar fácilmente en quesos como mozzarella y ricota, y es vital en innumerables productos horneados.

Revisado y aprobado por:

J. Truppi, MSN, CNS 

V. Kalami, MNSP, RD, CSP

C. Aycinena Marcos, MS, RD

K. Tatiana Maldonado, MS, CCC-SLP, CBIS, CLEC

K. Grenawitzke, OTD, OTR/L, SCFES, IBCLC, CNT

S. Bajowala, MD, FAAAAI. Alergista e Inmunólogo certificado por la Junta (sección de alergia)

R. Ruiz, MD, FAAP. Pediatra General Certificada y Gastroenteróloga Pediátrica

  1. Martin, C. R., Ling, P. R., & Blackburn, G. L. (2016). Review of Infant Feeding: Key Features of Breast Milk and Infant FormulaNutrients, 8(5), 279. DOI: 10.3390/nu8050279. Retrieved May 14, 2021.
  2. Martin, C. R., Ling, P. R., & Blackburn, G. L. (2016). Review of Infant Feeding: Key Features of Breast Milk and Infant FormulaNutrients, 8(5), 279. DOI: 10.3390/nu8050279. Retrieved May 14, 2021.
  3. Leung A.K., Sauve R.S. (2003). Whole cow’s milk in infancy. Paediatrics Child Health, 8 (7), 419-421. DOI: 10.1093/pch/8.7.419. Retrieved May 14, 2021.
  4. Leung A.K., Sauve R.S. (2003). Whole cow’s milk in infancy. Paediatrics Child Health, 8 (7), 419-421. DOI: 10.1093/pch/8.7.419. Retrieved May 14, 2021.
  5. Martin, C. R., Ling, P. R., & Blackburn, G. L. (2016). Review of Infant Feeding: Key Features of Breast Milk and Infant Formula. Nutrients, 8(5), 279. DOI: 10.3390/nu8050279. Retrieved May 14, 2021.
  6. Martin, C. R., Ling, P. R., & Blackburn, G. L. (2016). Review of Infant Feeding: Key Features of Breast Milk and Infant Formula. Nutrients, 8(5), 279. DOI: 10.3390/nu8050279. Retrieved May 14, 2021.
  7. Ziegler E. E. (2011). Consumption of cow’s milk as a cause of iron deficiency in infants and toddlersNutrition reviews, 69 Suppl 1, S37–S42. DOI: 10.1111/j.1753-4887.2011.00431.x. Retrieved May 14, 2021.
  8. NIH. (2021). Vitamin D. Retrieved May 21, 2021.
  9. NIH. (2021). Vitamin A. Retrieved May 21, 2021.
  10. NIH. (2021). Choline. Retrieved May 21, 2021.
  11. NIH. (2021). Vitamin B6. Retrieved May 21, 2021.
  12. NIH. (2021). Vitamin B12. Retrieved May 21, 2021.
  13. U.S. Department of Agriculture. (2020). Milk, whole. FoodData Central. Retrieved May 21, 2021.
  14. NIH. (2021). Iodine. Retrieved May 21, 2021.
  15. Berhe, T., Seifu, E., & Kurtu, M. Y. (2013). Physicochemical properties of butter made from camel milk. International Dairy Journal, 31 (2), 51–54. DOI : 10.1016/j.idairyj.2013.02.008. Retrieved May 14, 2021.
  16. Konuspayeva, G., Lemarie, É., Faye, B. et al. (2008). Fatty acid and cholesterol composition of camel’s (Camelus bactrianus, Camelus dromedarius and hybrids) milk in Kazakhstan. Dairy Science & Technology, 88, 327–340. DOI: 10.1051/dst:2008005. Retrieved May 14, 2021.
  17. Schwendel, B.H., Wester, T.J., Morel, P.C., Tavendale, M.H., Deadman, C., et al. (2015). Invited review: organic and conventionally produced milk-an evaluation of factors influencing milk composition. Journal of Dairy Science, 98(2), 721-746. DOI:10.3168/jds.2014-8389. Retrieved May 14, 2021.
  18. Patisaul, H. B., & Adewale, H. B. (2009). Long-term effects of environmental endocrine disruptors on reproductive physiology and behavior. Frontiers in behavioral neuroscience, 3, 10. DOI: 10.3389/neuro.08.010.2009. Retrieved May 14, 2021.
  19. Owino, V. O., Cornelius, C., & Loechl, C. U. (2018). Elucidating Adverse Nutritional Implications of Exposure to Endocrine-Disrupting Chemicals and Mycotoxins through Stable Isotope Techniques. Nutrients, 10 (4), 401. DOI: 10.3390/nu10040401. Retrieved May 14, 2021.
  20. CDC. (n.d.) Raw milk questions and answers. Retrieved May 20, 2021.
  21. FDA. (2018). The dangers of raw milk: Unpasteurized milk can pose a serious health risk. Retrieved May 20, 2021.
  22. WHO Working Group. (1988). Foodborne Listeriosis. Bulletin of the World Health Organization, 66 (4), 421-8. Retrieved May 18, 2021.
  23. Centers for Disease Control and Prevention. Raw Milk Questions and Answers. Retrieved May 18, 2021.
  24. Warren CM, Jhaveri S, Warrier MR, Smith B, & Gupta RS. (2013). The epidemiology of milk allergy in US childrenAnnals of Allergy, Asthma & Immunology, 110 (5), 370-374. DOI:10.1016/j.anai.2013.02.016. Retrieved May 18, 2021.
  25. El-Agamy, E. (2007). The challenge of cow milk protein allergy. Small Ruminant Research, 68, 64-72. DOI: 10.1016/j.smallrumres.2006.09.016. Retrieved May 18, 2021.
  26. Mukkada, V. (2019). Cow’s milk protein allergy. GI Kids. Retrieved May 18, 2021.
  27. Nowak-Węgrzyn A. Food protein-induced enterocolitis syndrome and allergic proctocolitis. Allergy Asthma Proc. 2015 May-Jun;36(3):172-84. doi: 10.2500/aap.2015.36.3811. PMID: 25976434; PMCID: PMC4405595.
  28. Heine, R. G., AlRefaee, F., Bachina, P., De Leon, J. C., Geng, L., Gong, S., Madrazo, J. A., Ngamphaiboon, J., Ong, C., & Rogacion, J. M. (2017). Lactose intolerance and gastrointestinal cow’s milk allergy in infants and children – common misconceptions revisitedThe World Allergy Organization journal, 10(1), 41. DOI: 10.1186/s40413-017-0173-0. Retrieved May 18, 2021.
  29. FAO. (n.d.) Greenhouse gas emissions from the dairy sector: A life cycle assessment. Retrieved May 21, 2021.
  30. Martin, C. R., Ling, P. R., & Blackburn, G. L. (2016). Review of Infant Feeding: Key Features of Breast Milk and Infant FormulaNutrients, 8(5), 279. DOI: 10.3390/nu8050279. Retrieved May 14, 2021.
  31. Porto, A., Drake, R. (2017). Cow’s milk alternatives: Parent FAQs. HealthyChildren.Org from the American Academy of Pediatrics. Retrieved May 18, 2021.
  32. Muth, N. (2019). Recommended drinks for young children ages 0-5. HealthyChildren.org from the American Academy of Pediatrics. Retrieved May 18, 2021.
  33. U.S. Department of Agriculture. (n.d.) Dairy. Retrieved May 18, 2021.
Return to Blog