Calabaza Butternut [Español]

a whole butternut squash before being prepared for babies starting solids

¿Cuándo pueden comer calabaza butternut los bebés?

La calabaza butternut se puede introducir tan pronto como el bebé esté listo para comer sólidos, que generalmente es alrededor de los 6 meses de edad.

Antecedentes y origen de la calabaza butternut

La calabaza se originó en América Central, donde la planta ha sido cultivada por la gente indígena durante miles de años, pero no fue hasta el siglo 20 que se desarrolló la variedad butternut de hoy en día. Descendiente de la calabaza curvilínea crookneck canadiense y prima de la calabaza común, la calabaza butternut de hoy se ha criado para aguantar climas más fríos que los de las regiones tropicales y subtropicales donde la planta nativa prospera. La calabaza butternut tiene una textura suave y tierna con poca o ninguna fibra y un sabor dulce y a nuez. Es un maravilloso primer alimento para bebés. ¡Sigue leyendo para obtener información nutricional y sugerencias de como servirla!

★ Ahorrar dinero: ¿Ves calabaza en oferta? Compra más de una: la calabaza dura un par de meses cuando se almacena en un lugar fresco y seco.

Zuri, de 10 meses, come gachas de calabaza y harina de maíz, un plato típico de la cultura haitiana.
Adie, de 12 meses, come trozos del tamaño de un bocado de calabaza asada.
Julian, de 13 meses, come grandes trozos de calabaza cocida. Si la calabaza cocida está blanda, está bien continuar con trozos más grandes para fomentar la práctica de morder y romper.

¿Es la calabaza butternut saludable para el bebé?

Si. La calabaza es una excelente fuente de fibra y ofrece mucha vitamina A para la vista, vitaminas B para la sangre saludable, vitamina C para una piel resistente y vitamina E para el desarrollo cerebral. ¡Las semillas de calabaza contienen aún más vitamina E que la carne!

Aun que todas estas vitaminas apoyan el sistema inmunológico del bebé, la vitamina C tiene un superpoder especial: ayuda a tu bebé a absorber el hierro de los alimentos de origen vegetal que están llenos del nutriente esencial. Eso significa que servir calabaza con alimentos ricos en hierro como frijoles, lentejas, nueces y semillas puede tener un impacto nutritivo adicional.

Además, la calabaza es alta en carotenoides, una palabra elegante para ciertos compuestos vegetales, algunos de los cuales nuestro cuerpo convierte en vitamina A. De hecho, cuanto más tiempo se permite que la calabaza madure después de la cosecha, más carotenoides produce.1 Los estudios indican que los carotenoides pueden reducir el riesgo de cáncer y ayudar a regular los radicales libres que nuestros cuerpos producen naturalmente.2 3

¿Es la calabaza butternut un peligro de ahogamiento para los bebés?

No. La calabaza butternut no es un peligro común de ahogamiento, pero sus semillas si pueden serlo. Como siempre, asegúrate de crear un ambiente de alimentación seguro y siempre permanece cerca del bebé durante la hora de comer. ¡Sigue desplazando hacia abajo para obtener sugerencias de porciones apropiadas de calabaza de acorde a la edad!

¿Es la calabaza butternut un alérgeno común?

No. Las alergias a la calabaza son poco frecuentes, aunque no es raro tener un salpullido con picazón en las manos después de manipular las calabazas de invierno.4 Para minimizar cualquier reacción, lávate las manos después de preparar la calabaza. Además, puedes aplicar un ungüento protector (como vaselina blanca pura) en la cara del bebé antes de comer, y lavarle la cara y las manos después de comer.

Como lo harías al introducir cualquier alimento nuevo a la dieta del bebé, comienza ofreciendo una pequeña cantidad por sí sola en las primeras comidas. Si no hay reacción adversa, aumenta gradualmente la cantidad sobre comidas futuras.

¿Cómo se prepara la calabaza butternut para los bebés haciendo BLW?

Cada bebé se desarrolla a su propio ritmo, y las sugerencias que ofrecemos sobre cómo cortar o preparar determinados alimentos son generalizaciones para una amplia audiencia. Tu hijo(a) es un(a) individuo(a) único(a) y puede tener necesidades o consideraciones más allá de las prácticas comúnmente aceptadas. Para determinar las recomendaciones de tamaño y forma de los alimentos, nosotros(as) utilizamos la mejor información científica disponible acerca del desarrollo motor grueso, fino y oral para minimizar el riesgo de ahogamiento. Las sugerencias de preparación que ofrecemos son solo para fines informativos y no reemplazan el consejo individual y específico de tu medico(a) pediátrico(a) o profesional de la salud o proveedor para niños(as). Es imposible eliminar por completo el riesgo de que un(a) bebé o un(a) niño(a) se ahogue con cualquier líquido, puré o alimento. Recomendamos que sigas todos los protocolos de seguridad que sugerimos para así crear un entorno de alimentación seguro y que tomes decisiones informadas para tu hijo(a) con respecto a sus necesidades específicas. Nunca ignores el consejo médico profesional ni te demores en buscarlo debido a algo que hayas leído o visto aquí.

6 a 9 meses de edad: Deja que el bebé coma trozos bien cocidos y cortados en forma de medialuna u ofrece puré de calabaza para comer con las manos o con una cuchara precargada. Si una medialuna se rompe en un pedazo demasiado grande mientras el bebé come, mantén la calma y dale al niño la oportunidad de trabajar con la comida de forma independiente.

9 a 12 meses de edad: Sirve trozos de calabaza bien cocida del tamaño de un bocado pequeño si el bebé ha desarrollado el agarre de pinza y considera continuar ofreciendo trozos grandes de calabaza bien cocida para que el bebé practique el morder y rasgar la comida. A esta edad, el puré de calabaza es un gran alimento para practicar el uso de la cuchara porque se adhiere a ella y esto aumenta la posibilidad de que el bebé recoja exitosamente el puré con la chuchara. ¡Además, esto da al bebé mucho tiempo para llevar la cuchara cargada con puré a la boca antes de que este se caiga!

12 a 24 meses de edad: Ofrece trozos de calabaza bien cocida de tamaño pequeño junto con un tenedor para fomentar la práctica de usar cubiertos. Muestra cómo se usa clavando una calabaza con el tenedor para que el bebé lo levante de forma independiente, o intenta clavar la calabaza mientras haces un sonido (¡tink!) para que sea divertido usar el cubierto. Si tu hijo no está interesado, ten en cuenta que usar cubiertos puede ser agotador para niños empezando a comer, y muchos niños alternan entre alimentarse solos con los dedos y los utensilios. Trata de no aplicar demasiada presión; el uso constante y preciso de los utensilios llegará a su debido tiempo, probablemente entre los 18 y los 24 meses de edad.

★Consejo: Cómo cortar una calabaza sin lastimarte un dedo: Coloca la calabaza de lado y has un corte transversal para separar el bulbo del cuello. Ahora corta las puntas del tallo para crear una superficie plana que permita que cada pieza se siente en posición vertical sin rodar en la tabla de cortar. Luego, usa un pelador de verduras afilado para quitar la piel. Cortar el bulbo por la mitad y saca las semillas. Decide qué forma quieres crear—trozos, medialuna, cubos grandes—y córtalo así. ¡Ahora estás listo para cocinar!  

Receta: Calabaza y Lentejas

cubes of roasted butternut squash atop a pile of lentils

4 porciones

Ingredientes:

  • 1 calabaza mediana
  • 2 cucharadas de mantequilla o aceite de oliva
  • 240 gramos o 1 taza de lentejas Puy o lentejas verdes francesas
  • 1 cucharada de vinagre de manzana 

Instrucciones:

Para la calabaza butternut:

  1. Precalienta el horno a 205 Centígrados/ 400 grados Fahrenheit. Forra una bandeja con papel para hornear.
  2. Coloca la calabaza en una tabla de cortar y corta transversalmente para separar el bulbo del cuello y quita los extremos de la flor del tallo. Corta por la mitad el bulbo y saca las semillas.
  3. Corta la carne de calabaza en tamaños apropiados para la edad. Añade 1 cucharada de aceite, mezcla con la calabaza y esparce los pedazos uniformemente en la bandeja para hornear.
  4. Asa la calabaza durante 10 minutos, luego retira la bandeja del horno y voltea las piezas.
  5. Regresa la bandeja al horno y hornea hasta que un cuchillo se inserte fácilmente en un pedazo de calabaza, alrededor de 10 minutos.
  6. Retira la calabaza del horno y déjala enfriar en la bandeja.

Para las lentejas:

  1. Enjuaga las lentejas en un colador de malla fina, luego colócalas en una olla mediana con una tapa hermética.
  2. Agrégale 0.75 Litros o 3 tazas de agua y pon la olla a fuego medio-alto. Lleva a ebullición, luego baja el fuego para crear un fuego lento suave.
  3. Tapa y cocina hasta que las lentejas estén tiernas, unos 25 minutos. Escurre en un colador y luego devuelve las lentejas a la olla.
  4. Añade el vinagre de sidra de manzana y el aceite restante a la olla. Revuelve para combinar con las lentejas.

Para servir: Mide 120 gramos o 1/2 taza de lentejas en un tazón que se fije a la mesa para bebés o un plato para niños mayores. Coloca unos trozos de la calabaza cocida encima o junto a las lentejas.

Deja que el niño recoja con las manos o coloca un tenedor para bebés en el costado para alentar el uso de cubiertos. ¡Come tú también junto al niño para mostrar cómo se hace!

Para almacenar: La calabaza butternut cocida se puede almacenar en un recipiente hermético en el refrigerador por hasta 4 días o en el congelador por hasta 6 meses.

Maridajes de sabores:

La calabaza butternut es dulce y con sabor a nuez. Intente servirla con alimentos ricos en umami como champiñones, cerdo, o vieira. Mejora el carácter terroso de la calabaza butternut agregando almendras, castañas o avellanas o equilibra su dulzura con condimentos de hierbas y especias audaces como chile en polvo, canela, jengibre, nuez moscada, romero o salvia. O agrega brillo con jugo de lima, naranja, o tu cítrico favorito.

Revisado y aprovado por:

J. Truppi, MSN, CNS 

V. Kalami, MNSP, RD, CSP

C. Aycinena Marcos, MS RD

K. Rappaport, OTR / L, MS, SCFES, IBCLC

K. Grenawitzke, OTD, OTR / L, SCFES, IBCLC, CNT

K. Tatiana Maldonado, MS, CCC-SLP, CBIS, CLEC

S. Bajowala, MD, FAAAAI. Alergista e Inmunólogo certificado por la Junta (sección de alergia)

R. Ruiz, MD, FAAP. Pediatra General Certificada y Gastroenteróloga Pediátrica

  1. Zhang, M.K., Zhang, M.P., Mazourek, M., Tadmor, Y., Li, L. (2014). Regulatory control of carotenoid accumulation in winter squash during storage. Planta, 240(5), 1063–1074. DOI:10.1007/s00425-014-2147-6. Retrieved October 12, 2020.
  2. Zhang, M.K., Zhang, M.P., Mazourek, M., Tadmor, Y., Li, L. (2014). Regulatory control of carotenoid accumulation in winter squash during storage. Planta, 240(5), 1063–1074. DOI:10.1007/s00425-014-2147-6. Retrieved October 12, 2020.
  3. Black, H. S., Boehm, F., Edge, R., Truscott, T. G. (2020). Los Beneficios y Riesgos de Ciertos Carotenoides Dietéticos que Exhiben Mecanismos Tanto Anti-como Pro-Oxidativos-Una Revisión Exhaustiva. Antioxidantes (Basilea, Suiza), 9(3), 264. DOI: 10.3390 / antiox9030264. Consultado el 12 de octubre de 2020.
  4. Potter, T. S., Hashimoto, K. (1994). Dermatitis de calabaza (Cucurbita moschata)Dermatitis de contacto30(2), 123. DOI: 10.1111 / j. 1600-0536. 1994.tb00588.x. Consultado el 12 de octubre de 2020.
Return to Blog