Sobreviviendo las fiestas con un/una bebé

¡Me encantan las fiestas! Dame tamales, un ponche, y música navideña y me siento como una niña de nuevo. Pero con toda sinceridad, probablemente no tendré mucho tiempo para relajarme en la mesa con mis dos niños menores de dos años. (¡Aunque aún está mejor que la lactancia en tándem del año pasado entre tiempos!)

Aquí hay algunos consejos para aprovechar al máximo las fiestas el primer año de tu bebé haciendo BLW:

  • No te preocupes demasiado por el sodio de la cena de navidad. Una sola comida con cantidades de sodio más altos de lo normal puede compensarse con comidas sin sodio más adelante en la semana. 
  • Trae a el/la bebé a la mesa. Retira la bandeja de la silla alta y acércala a la mesa para que tu bebé pueda ser parte de la experiencia familiar. Si estas en casa ajena y no hay silla alta, ¡el bebé puede comer sentado en tus piernas! 
  • Si vas a ofrecerle a tu bebé un poco de pavo, solo acuérdate de quitarle  la piel antes de ofrecérselo (ya que es un peligro de ahogamiento).
  • Hablando de peligros de ahogamiento y asfixia, mantente atento/a a familiares con buenas intenciones que sin querer le pueden ofrecer al bebé cosas que pueden ser peligrosas (nueces, pedazos de queso en cubos, frutos secos).
  • Si nunca le has servido las comidas que habrá durante las fiestas a tu bebé y te preocupa que no coma suficiente, lleva un par de alimentos “seguros” que sabes que le gustan y que comerá. 
  • Usa un vaso con popote en la mesa para minimizar los derrames y el desorden. Si no le has enseñado a tu bebé a usar popote, ¡tienes un mes para hacerlo! Haz “boca de pescado” para mostrarle a tu bebé cómo cerrar los labios alrededor del popote.
  • Si eres un invitado, asegúrate de llevar un tapete, un cambio de ropa extra, toallitas húmedas, el vaso y el plato de tu bebé y bolsas de plástico grandes para baberos y ropa sucia. 
  • Si eres un invitado, habla con los anfitriones para prepararlos para el desorden y pide que la silla alta (si hay) se coloque lejos de las áreas de más tráfico para que los alimentos que se caigan no estén en un camino principal. También, ofrece limpiar todo lo que tire tu bebé.
  • Si la cena se retrasa y tienes un bebé que batalla un poco con los cambios de horario, dale los alimentos “seguros” que trajiste a su hora de comer y luego tráelo o tráela a la mesa cuando todos los demás coman con un juguete para distraerse. Las cucharas, los batidores y las tazas medidoras funcionan muy bien.
  • ¡Toma las fotos familiares mucho antes de la cena cuando todos estén felices (y limpios)!
  • ¡Trata de relajarte un poco y disfrutar! Las vacaciones con bebés pueden ser un desafío, pero también un hermoso recordatorio de que de eso se tratan estas fechas.
Return to Blog