Pizza [Español]

two slices of cheese pizza ready to be prepared for babies starting solids

¿Cuándo pueden comer pizza los(as) bebés y niños(as)?

Es mejor introducir la pizza después de los 12 meses de edad porque tiende a tener un alto contenido de sodio y es un peligro potencial de ahogamiento. Si deseas compartir pizza de vez en cuando con bebés menores de 12 meses, trata de ofrecer solamente la masa a el/la bebé.

¿De dónde viene la pizza?

La palabra “pizza” puede evocar una imagen de pan de masa cubierto con salsa de tomate, pero este pan plano originalmente se aderezaba simplemente con queso, hierbas y aceite de oliva en el mar Mediterráneo, donde los humanos han estado haciendo pizza desde la antigüedad. La colonización y el comercio llevaron los tomates de las Américas a Europa, donde los emprendedores napolitanos inventaron la pizza margherita cubierta con mozzarella fresco, salsa de tomate y albahaca para representar los colores de la bandera italiana. Los inmigrantes trajeron consigo la tradición de hacer pizza a los Estados Unidos y, finalmente, la demanda se disparó después de la Segunda Guerra Mundial con el aumento de la migración internacional y el turismo. Desde sus orígenes humildes, la pizza se ha convertido en un alimento global con ingredientes y estilos tan variados como las diversas cocinas en las que se elabora.

Maya, de 8 meses, come un trozo grande de corteza de pizza.
Adie, de 15 meses, come una corteza de pizza con un poco de rebanada.
Kalani, 21 meses, come un pedazo de pizza.

¿La pizza es segura para los(as) bebés?

Sí, si se modifica para la edad de el/la bebé y de acuerdo a sus habilidades para comer y se introduce después de que se hayan descartado posibles alergias a alimentos como el trigo y los productos lácteos. Ten en cuenta que algunas masas de pizza, salsas e ingredientes contienen miel, que se debe evitar durante el primer año de vida por el riesgo de botulismo infantil. Además, la corteza, el queso y muchos ingredientes pueden ser un peligro de ahogamiento, así que continúa leyendo para aprender cómo ofrecer pizza de una manera apropiada para la edad de el/la bebé.

¿La pizza es saludable para bebés y niños(as)?

Puede serlo, cuando es baja en sodio y se usan frutas o verduras como ingredientes, aunque muchas pizzas no se preparan de esa manera. La mayoría de las pizzas compradas en restaurantes y tiendas tienen un alto contenido de sodio, la cual no es saludable cuando se consume en exceso.1 2 Sin embargo, la pizza también puede incluir muchos nutrientes que los/las niños(as) pequeños necesitan. Por ejemplo, una simple pizza margherita (cubierta con aceite de oliva, salsa de tomate, queso mozzarella fresco y albahaca) puede ofrecer buenas cantidades de calcio, hierro, zinc, vitaminas B, vitaminas A y E.

Una vez que te sientas confiado(a) en las habilidades de masticación de tu hijo(a), comienza por ofrecer la corteza de la pizza con verduras frescas, frutas y hierbas. Trata de evitar o minimizar la carne curada (como el pepperoni o salchicha), que es mejor servirlos con moderación después de los 12 meses de edad debido al riesgo de ahogamiento y a las altas cantidades de sodio y conservantes.

¿Qué tipo de pizza es mejor para bebés y niños(as)?

Al final, la mejor pizza es la que se adapta a tu cultura y a las preferencias alimenticias de tu familia. Compartir una comida en familia puede ser más importante que el valor nutricional de los alimentos por sí solo. Si no estás seguro(a) por dónde empezar, aquí hay algunas opciones saludables que puedes considerar: las masas de pan integral tienden a tener más fibra y proteína que las masas hechas con harina refinada; y los quesos como el burrata, mozzarella fresco, ricotta fresco y el queso de cabra fresco contienen mucho menos sodio que el parmesano, el pecorino romano y otros quesos populares para pizza. Cuando se trata de aderezos, escoge opciones ricas en nutrientes como pimentón, carne molida, champiñones y espinaca y trata de evitar alimentos salados como el jamón, el pepperoni y la salchicha.

¿La pizza contiene alérgenos comunes?

Sí. A lo mínimo, la pizza puede contener productos lácteos (queso) y trigo, los cuales son alérgenos alimentarios comunes. Dependiendo de la receta, la pizza también puede incluir huevo, pescado como anchoas, mariscos, nueces de árbol (pesto), sésamo y soya. Antes de ofrecerle pizza al/la bebé, es importante introducir los alérgenos alimentarios comunes por separado y descartar alguna alergia a cada uno antes de servirlos juntos en una comida preparada como la pizza. De esta manera, podrás identificar qué alérgeno es el responsable si el/la bebé tiene una reacción. De esa forma, cuando estés listo(a) para ofrecer pizza, estarás seguro(a) de que todos estos alimentos se han introducido a la dieta de forma segura.

Guía recomendada: Introducción de alérgenos a los/las bebés

Cómo servir pizza a bebés y niños(as)

Cada bebé se desarrolla a su propio paso, y las sugerencias sobre cómo cortar o preparar alimentos particulares son generalizaciones para una amplia audiencia. Tu hijo(a) es un individuo y puede tener necesidades o consideraciones más allá de las prácticas generalmente aceptadas. Al determinar las recomendaciones para el tamaño y la forma de los alimentos, utilizamos la mejor información científica disponible sobre el desarrollo motor grueso, fino y oral para minimizar el riesgo de ahogamiento. Las sugerencias de preparación que ofrecemos son sólo para fines informativos y no reemplazan el asesoramiento individual y específico para niños(as) de tu médico pediatra, profesional de la salud o proveedor. Es imposible eliminar por completo todo riesgo de que un(a) bebé o niño(a) se ahogue con algún líquido, puré o comida. Te recomendamos seguir todos los protocolos de seguridad que sugerimos para crear un ambiente de alimentación seguro y tomar decisiones informadas para tu hijo(a) con respecto a sus necesidades específicas. Nunca ignores el consejo médico profesional ni te demores en buscarlo debido a algo que hayas leído o visto aquí.

6 a 8 meses de edad: Evita o solo ofrece la corteza. Busca pizza que tiene una corteza resistente que no se rompa o separe fácilmente en la boca del/la bebé y que sea de tamaño grande. (Esto aplica para pizzas que tienen una corteza con textura de pan, no una corteza delgada similar a la de una galleta). Si bien el/la bebé no va a ingerir una gran cantidad de comida de esta manera, morder o roer la masa de pizza puede estimular los reflejos que le permiten al/la bebé practicar la masticación y ayudarle a desarrollar un mapa mental de la boca. Alternativamente, puedes quitar los ingredientes que sean apropiados para la edad del/la bebé para compartir con él/ella, como rebanadas de vegetales suaves y bien cocidos. Ten en cuenta que algunas pizzas contienen miel en la masa, la salsa o los ingredientes. La miel debe evitarse durante el primer año de vida debido al riesgo de botulismo infantil.

9 a 11 meses de edad: A esta edad, sirve trozos pequeños del tamaño de un bocado de una rebanada de pizza. Unas tijeras funcionan bien para cortar pequeños trozos de pizza. Retira los pegotes de queso y los ingredientes firmes (como trozos de piña, trozos grandes de salchicha, etc.), ya que siguen representando un riesgo de ahogamiento a esta edad. Para reducir aún más el riesgo de ahogamiento, puedes remover todos los ingredientes y el queso de los bocados. También puedes continuar ofreciendo solo la corteza, pero ten en cuenta que a esta edad, muchos(as) bebés tienen la habilidad de morder pedazos que pueden pegarse al paladar, causando arcadas e incomodidad.

12 meses o más: Si te sientes confiado(a) en las habilidades de morder y rasgar del/la niño(a), ofrécele un pedazo de pizza con la punta cortada (para que no quede demasiado blanda). Ten en cuenta que los pedazos de pizza más suaves y delgados pueden hacerse una masa en la boca y causar arcadas. Cuando sirvas pizza a niños(as) pequeños(as), evita las masas de pizza rellenas, ya que el queso derretido dentro de la masa rellena aumenta el riesgo de ahogamiento. También puedes continuar sirviendo bocados pequeños de pizza sin los ingredientes difíciles de masticar. Si un(a) niño(a) habitualmente se llena demasiado la boca, ofrécele menos bocados a la vez.

24 meses o más: A esta edad, muchos(as) niños(as) pequeños(as) pueden comer una rebanada entera de pizza con los ingredientes. Si un ingrediente parece demasiado difícil para el/la niño(a), simplemente quítalo y sugiérele que lo coma por separado. Las texturas mixtas pueden ser difíciles para los(as) comensales jóvenes, así que trata de presentar los trozos de ingredientes desafiantes aparte de la rebanada de pizza para practicar la masticación por separado.

a hand holding a pizza crust with slice cut off for babies 6-8 mos
Una corteza de pizza sin el resto de la rebanada cortada de forma apropiada para bebés de 6 a 8 meses
a hand holding four bite-sized pieces of cheese pizza for babies 9 months+
Trozos de pizza del tamaño de un bocado para bebés de 9 a 11 meses

>>Para prevenir la alimentación quisquillosa, ayudar a fomentar la independencia del/la niño(a) y mucho más visita nuestro paquete de Niños pequeños en la mesa

Consejos para la alimentación quisquillosa: cómo interesar a los/las niños(as) en comer pizza

Si tu hijo(a) vacila en probar la pizza o solo está dispuesto(a) a comer pizza con queso, invítalo(a) a ayudarte a preparar la comida. Cuando ordenes pizza para llevar, dile al/la niño(a) las opciones de ingredientes y deja que el/la niño(a) decida cuáles añadir. Cuando preparen pizza en casa desde la masa o usando una masa prefabricada para agregar ingredientes, anime al/la niño(a) a elegir los ingredientes para su rebanada o permítele poner los ingredientes en la pizza el/ella mismo(a). En la mesa, ofrece ingredientes adicionales para que el/la niño(a) los espolvoree sobre la pizza, como albahaca desmenuzada, queso de cabra o levadura nutricional. O intenta despertar su creatividad: pregúntale qué tipo de pizza haría si tuviera cualquier ingrediente que quisiera. ¿Qué combinaciones divertidas se le ocurren?

¿Qué tipo de pizza les gusta más a los/las niños(as)?

Es difícil rechazar una pizza margherita hecha con queso mozzarella fresco, salsa de tomate y albahaca. Dicho esto, cada niño(a) es diferente, y los/las niños(as) tienden a disfrutar de la pizza cuando tiene ingredientes familiares que conocen y les gustan. A los/las niños(as) también les gustan las pizzas que se ve divertidas e interesantes: imagina una carita sonriente hecha con champiñones rebanados, un arcoíris hecho con vegetales rebanados, un bosque de floretes de brócoli con un camino hecho con aros de aceitunas o líneas rojas y blancas hechas de rebanadas de queso mozzarella sobre salsa de tomate. Invitar a los/las niños(as) pequeños(as) a que ayuden a hacer pizza en casa o elegir los ingredientes cuando piden comida para llevar también puede aumentar su interés. Finalmente, compartir comidas en familia es una excelente manera de ayudar a desarrollar el amor de un(a) niño(a) por una comida: la pizza que más le gusta a tu hijo puede ser la que coma contigo.

Qué cosas tomar en cuenta al pedir pizza para niños(as)

Para mantener los niveles de sodio bajos al pedir o comprar pizza, elige pizza con quesos suaves bajos en sodio como burrata, mozzarella fresco, ricotta fresco, queso de cabra fresco o stracciatella y evita las carnes saladas y curadas como jamón, pepperoni y salchicha. Si tienes tiempo, considera comprar una masa congelada preparada y otros ingredientes de pizza por separado. La masa congelada y una salsa congelada o enlatada baja en sodio hacen que la pizza sea relativamente rápida de preparar, y si la pizza es una parte habitual de tu menú, puedes cambiar los ingredientes cada semana.

Receta: Pizza arcoíris de verduras

a rectangular pizza with brightly colored toppings on a cutting board

Rendimiento: 1 pizza

Tiempo de cocción: 45 minutos

Edad: 12 meses

Receta de Solid Starts

Ingredientes:

Esta receta contiene alérgenos comunes: lácteos (queso) y trigo (masa). Solo sirve a un(a) niño(a) después de que estos alimentos alérgenos se hayan introducido de manera segura a la dieta. Siempre verifica si hay alérgenos potenciales en los ingredientes enumerados en las etiquetas de los alimentos procesados ​​comprados en tiendas, como la masa de pizza. Los ingredientes agregados pueden incluir miel, que no debe administrarse a bebés menores de 12 meses.

Instrucciones:

  1. Descongela la masa en el refrigerador el día antes de que planees cocinarla.
  2. Precalienta el horno a 425 F (218 C). Espolvorea una bandeja para hornear con harina para todo uso.
  3. Lava y corta las verduras en trozos pequeños o pica finamente.
  4. Da forma a la masa al tamaño de la bandeja de horno.
  5. Extiende una capa delgada de salsa sobre la masa, luego espolvorea queso encima.
  6. Decora la pizza con las verduras en un patrón de tu elección.
  7. Hornea la pizza hasta que la masa esté dorada y tostada, unos 20 minutos.
  8. Retira la pizza del horno. Deja que se enfríe un poco antes de rasgar las hojas de albahaca para espolvorear por encima.
  9. Corta la pizza de forma apropiada para la edad de el/la bebé o niño(a).

Sirve la pizza

  1. Ofrece la pizza y deja que tu bebé o niño(a) pequeño(a) se alimente solo(a). Si el/la niño(a) necesita ayuda para recoger el trozo de pizza, pásalo en el aire para que el/la niño(a) la agarre de tu mano.
  2. Demuestra a los/las niños(as) pequeños(as) cómo te gusta comer la pizza: en rebanadas o cortada con un tenedor y un cuchillo. Come tu rebanada junto con el/la niño(a) para mostrarle cómo se hace.

Para almacenar: La pizza arcoíris de verduras se mantiene en un recipiente hermético en el refrigerador durante 3 días y en el congelador durante 2 meses.

Combinaciones

Intenta combinar la pizza con espárragos, albahaca, pimiento, higo, champiñones o piña.

Revisado por:

J. Truppi, MSN, CNS 

V. Kalami, MNSP, RD

C. Aycinena, MS RD

K. Tatiana Maldonado, MS, CCC-SLP, CBIS, CLEC

K. Grenawitzke, OTD, OTR/L, SCFES, IBCLC, CNT

Dr. S. Bajowala, MD, FAAAAI. Alergóloga e inmunóloga certificada por la Junta (sección de alergias)

Dr. R. Ruiz, MD, FAAP. Pediatra general certificada por la Junta y gastroenteróloga pediátrica

  1. Baker, S.S., Baker, R.D. (2015). Early Exposure to Dietary Sugar and Salt. Pediatrics, 135(3), 550-551. DOI:10.1542/peds.2014-4028. Retrieved June 24, 2022
  2. National Academies of Sciences, Engineering, and Medicine. (2019). Dietary Reference Intakes for Sodium and Potassium. Washington, DC: The National Academies Press. DOI: 10.17226/25353. Retrieved June 24, 2022
Return to Blog