Los beneficios de las lanzas resistentes de comida para bebés

Juliet Rose, de 7 meses, mastica un hueso de muslo de pavo.

¿Eres nuevo(a) por aquí? Visita nuestro curso virtual, Cómo comenzar los alimentos sólidos y criar a un comedor feliz o consulta nuestro pase de acceso de primeros alimentos.

Como especialistas en deglución infantil y terapeutas de alimentación, a menudo promovemos los beneficios de las lanzas irrompibles y resistentes de comida para los/las bebés comenzando los alimentos sólidos, aquellos(as) haciendo la transición de papillas a bocados, así como para bebés con reflejos nauseosos sensibles y retrasos en el desarrollo. Esto se debe a que las lanzas resistentes de comida, como el corazón de una piña, una semilla de mango, una mazorca de maíz y, para los omnívoros, una costilla de cerdo o una pierna de pollo, ayudan a mejorar rápidamente las habilidades motoras orales. Aquí te explicamos cómo.

Primero, queremos señalar que muchos de los alimentos más nutritivos son difíciles de masticar. Las verduras y frutas crudas, así como las nueces, las semillas y las carnes requieren de mucha fuerza en la mandíbula para desgarrar, resistencia para masticar, y una excelente coordinación para moverla y tragar. Las lanzas resistentes de comida le brindan a los/las bebés la oportunidad única de practicar las habilidades necesarias para masticar alimentos desafiantes de una manera de bajo riesgo.

Las habilidades avanzadas de masticación requieren tres cosas:

  1. Lateralización coordinada de la lengua
  2. Movimiento de la mandíbula fuerte
  3. Conciencia sensorial precisa del interior de la boca 

Aunque los/las bebés se meten los dedos o juguetes a la boca, lo cual estimula los reflejos y provee información sensorial, las investigaciones nos muestran que las habilidades motoras se aprenden mejor en contexto.

Esto quiere decir que el/la bebé avanzará más rápidamente cuando practique las habilidades mencionadas anteriormente con comida real. Para aprender a masticar, el/la bebé necesita que se le ofrezca comida masticable.

El problema es que a la mayoría de las madres y padres les da miedo ofrecerle comida masticable a los(as) bebés, un miedo que está inextricablemente ligado a la historia de la comida para bebés. A raíz de eso, nos gustaría presentarte a las lanzas resistentes de comida: Son ideales para que el/la bebé se alimente solo(a), promueven el rápido avance de las habilidades motoras orales, y son de bajo riesgo.

Beneficios de las lanzas resistentes de comida para bebés

Los beneficios de las lanzas resistentes son muchísimos. Tenemos décadas de experiencia en ofrecerlas a bebés en diferentes niveles de desarrollo y con diferentes necesidades, y estas son nuestras observaciones:

Las lanzas resistentes de comida…

Ayudan a el/la bebé a formar un mapa mental de la boca.

Cuando los/las bebés mastican y muerden lanzas resistentes de comida, tienen una sensación de presión profunda en las encías y la lengua, lo cual le da al cerebro información sobre la boca y sus límites. Para aprender a comer de manera segura, el/la bebé necesita una buena conciencia sensorial oral para manejar los alimentos desafiantes de forma que pueda mantener la comida en los molares mientras mastica y determinar cuándo esos alimentos se han descompuesto lo suficiente como para tragarlos con seguridad. Las lanzas resistentes de comida ayudan avanzar esta sensibilidad muy rápidamente.

Activan los movimientos de la lengua necesarios para aprender a masticar.

Las lanzas resistentes de comida hacen que la lengua se mueva de lado a lado, un movimiento que los/las bebés necesitan para mover un bocado de comida hacia el lado de las encías para masticar. Por el contrario, cuando a los/las bebés se les alimentan purés con cuchara, el puré se chupa para tragar y no hay movimiento lateral de la lengua ni masticación.

Ayudan a el/la bebé a aprender a masticar alimentos difíciles con bajo riesgo.

Las lanzas resistentes de comida estimulan el reflejo de mordida fásico y ayudan a el/la bebé a aprender qué tan fuerte o suave deben apretar con la mandíbula para masticar efectivamente (a esto lo llamamos “control gradual”). Esta es una parte extremadamente importante para aprender a comer de forma segura. Los/las bebés que carecen de práctica con el control gradual pueden intentar tragarse la comida entera.

Fortalecen los músculos de la mandíbula y ayudan a desarrollar el tono.

Las lanzas resistentes de comida brindan amplias oportunidades y práctica para trabajar todos los músculos de la boca de una manera amplificada. Morder y masticar de forma repetitiva fortalece los músculos de la mandíbula (lo cual ayudará a el/la bebé a masticar con mayor facilidad y de una forma más minuciosa) y desarrolla el tono general. Por eso, a menudo promovemos las lanzas resistentes de comida para los/las bebés con síndrome de Down.

Normalizan los reflejos nauseosos demasiado sensibles.

Las lanzas resistentes de comida ofrecen presión e información sensorial repetidamente a la lengua, lo cual ayuda a disminuir la sensibilidad del reflejo nauseoso y avanza la información neurológica recibida para mapear la boca. Lee más acerca de las arcadas y cuándo saber si las arcadas de el/la bebé son un problema.

Con las lanzas resistentes, no se pueden meter todo a la boca de un solo.

Los/las bebés tienden a sobrellenarse la boca porque carecen de las habilidades motoras finas y orales necesarias para recoger pedazos pequeños o para morder con precisión. Las lanzas resistentes de comida como la mazorca de maíz, la carne en el hueso y las semillas de mango no se pueden meter en la boca y hacen un excelente trabajo de hacer que el/la bebé coma más despacio de una manera natural y sin necesidad de ejercer cualquier tipo de control.

Ayudan a el/la bebé a aprender a dar mordidas del tamaño apropiado.

Una de las razones más comunes por las que los/las padres/madres deciden dejar de ofrecer bocados de comida y recurren de nuevo a la alimentación con cuchara es el temor de que el/la bebé muerda un bocado demasiado grande y trate de tragarlo. Primero, ten la seguridad de que si un trozo de comida demasiado grande o un trozo de comida sin masticar se mete demasiado en la boca, el cuerpo de el/la bebé activará el reflejo nauseoso para empujar la comida hacia arriba y hacia adelante, donde el/la bebé puede continuar trabajando con la comida hasta descomponerla lo suficiente o escupirla. Las lanzas resistentes de comida le brindan a el/la bebé una oportunidad repetitiva y de bajo riesgo para practicar comer bocados y aprender qué es demasiado grande, qué es pequeño y cual es la cantidad apropiada.

Ayudan con la higiene bucal.

Las lanzas resistentes de comida tienden a actuar como cepillos de dientes naturales para las encías y los dientes, lo que favorece a una buena higiene oral.

Son fáciles de agarrar para el/la bebé y promueven que coma de forma independiente.

Los/las bebés pequeños carecen de las habilidades motoras finas/articulación de las manos para poder recoger pedazos pequeños de comida. Y, de hecho, si un trozo de comida es demasiado pequeño, es probable que el/la bebé se canse de intentar recogerlo y se dé por vencido. Las lanzas resistentes de comida ofrecen a el/la bebé una forma fácil y de bajo riesgo de alimentarse a sí mismo(a), lo que es beneficioso para mejorar las habilidades motoras orales y evitar la alimentación quisquillosa. Bono: si el/la bebé se lleva un bocado demasiado grande a la boca con un pedazo de comida resistente, puede sacarla de forma independiente. Esto es importante ya que cuando los cuidadores meten sus dedos en la boca de el/la bebé sin darse cuenta aumentan el riesgo de ahogamiento.

Bono: Las lanzas resistentes de comida pueden ayudar con el dolor de la dentición y, a menudo, le darán a el/la cuidador(a) 10 minutos de paz y tranquilidad. ¿Necesitamos decir más?

5 lanzas de comida resistente fantásticas para bebés

hand holding a mango pit
Un hueso de mango para bebés de 6 meses o más

Y ahora, la lista de nuestros alimentos resistentes favoritos para bebés que comienzan a comer alimentos sólidos o bebés que necesitan avanzar rápidamente sus habilidades motoras orales:

  1. Semilla de mango
  2. Elote en Mazorca 
  3. Pierna de pollo 
  4. Costilla de puerco, res o cordero
  5. Centro de la piña

Además de los alimentos mencionados anteriormente, aquí hay una lista de los alimentos que quedaron en segundo puesto. Estos alimentos, si bien no son irrompibles, promoverán habilidades similares, solo que de una manera menos intensa:

  1. Judías verdes/ejotes
  2. Espárragos
  3. Lanzas de pepino
  4. Sandía con cáscara
  5. Cucharas o mangos de cucharas con purés

En nuestras carreras como expertos en deglución infantil y terapeutas de alimentación, hemos trabajado con miles de bebés, incluyendo bebés hospitalizados con necesidades médicas complejas, y lo que sabemos es que las lanzas resistentes de comida son una herramienta poderosa. La forma y la consistencia de estos alimentos no sólo activa los reflejos necesarios para masticar y practicar los patrones motores necesarios para convertirse en un(a) comedor(a) seguro(a), sino que sucede de forma funcional, en el contexto de la mesa. Todo mientras aprenden sobre el sabor y la textura.

Maya, de 6 meses, mastica un muslo de pollo con la piel, el cartílago y la mayor parte de la carne removidos.
Beth, de 6 meses, mastica una semilla de mango cubierta de coco para que sea menos resbaladizo.
Mila, 7 meses, mastica el centro de una piña.

Alimentos para ofrecer con lanzas resistentes de comida

A pesar de que las lanzas resistentes de comida ofrecen muchos beneficios, el consumo no es uno de ellos. No, estos alimentos son para practicar habilidades de una manera de bajo riesgo. Por lo tanto, si deseas que algo de comida llegue a la barriguita de el/la bebé, considera servir otros alimentos para el consumo. Aquí tenemos algunas sugerencias de combinaciones.

  1. Semilla de mango + Puré
  2. Maíz en la mazorca + Polenta
  3. Carne en el hueso + Puré de papas
  4. Centro de piña + Yogur
  5. Apio (crudo) + Hummus

Puedes usar el puré o la comida como salsa para untar, pintar con los dedos o servir con una cuchara precargada . Solo prepárate para la posibilidad de que el/la bebé no quiera soltar el trozo de comida resistente. Está bien, trata de no forzar las cosas. Los alimentos sólidos no necesitan ser la principal fuente de nutrición hasta más cerca de los 12 meses de edad.

Hay tiempo.

Para obtener más información sobre cómo comenzar la alimentación complementaria con bocados de comida, consulta nuestro curso virtual, Cómo comenzar con alimentos sólidos y criar a un comensal feliz o consulta nuestro paquete de guías para comenzar los alimentos sólidos.

Revisado por:

Corina Aycinena Marcos, MS, RD

Alexia Derma, MS, CCC-SLP/L

Kary Rappaport, OTR/L, MS, SCFES, IBCLC

Kimberly Grenawitzke, OTD, OTR/L, SCFES, IBCLC, CNT

Return to Blog