Los bebés y la Pascua: Consejos para las fiestas 

¿Hay algo más adorable que un bebé con orejas de conejo? Pero, seamos realistas: la mayoría de nosotros no podremos sentarnos tranquilos(as) durante la cena de Pascua por más de 15 minutos sin interrupciones. Dicho eso, aquí hay algunos consejos sobre cómo incluir a el/la bebé en las celebraciones, desde pintar huevos hasta probar alimentos nuevos. ¡Felices Pascuas!

Consejos para la primera cena de Pascua de el/la bebé

  • No te preocupes por el sodio. Una comida o día con más sodio de lo normal no hará mucha diferencia y siempre puedes compensar el aumento de consumo de sodio de ese día ofreciendo alimentos frescos hechos en casa los días antes o durante el resto de la semana.
  • Trae a el/la bebé a la mesa. Retira la bandeja de la silla alta/trona y acerca la silla a la mesa para que el/la bebé pueda ser parte de la experiencia familiar.
  • Mide tus expectativas. Las celebraciones y comidas especiales pueden ser abrumadoras para los/las bebés y niños(as) pequeños(as), lo cual puede afectar su apetito. Sirve/trae algunos alimentos que le gustan a el/la bebé y trata de concentrarte en la experiencia y los recuerdos, no en el consumo.
  • Usa un vaso con popote en la mesa para minimizar los derrames y el desastre. Si no le has enseñado a tu bebé a usar vaso con popote, puedes hacerlo en menos de un día. Consulta nuestra página sobre beber en vaso para ver algunos vídeos con ejemplos y consejos rápidos.
  • Si van a una casa ajena como invitados, lleva un tapete para salpicaduras (¡o dos!), ropa extra, todas las toallitas húmedas que puedas, el vaso y el plato de el/la bebé y bolsas para baberos y ropa sucia.
  • Si van a una casa ajena, prepara al anfitrión para el desastre y pide que la silla alta/trona quede fuera del paso de las personas para que la comida que se caiga (o se tire) al suelo no esté en un camino principal. Otra opción es que sientes a el/la bebé en tu regazo y mantengas una servilleta debajo de sus pompis para proteger tu ropa. 
  • Si la comida se servirá fuera del horario normal y tienes un(a) bebé que no se adapta bien a los cambios de horario, dale comida a el/la bebé a su hora con la comida que trajiste y luego acércalo(a) a la mesa cuando se sirva la cena/comida con un juguete o un utensilio para morder. Y, si te sirve de algo: a muchos bebés les encanta chupar huesos grandes como el hueso de la pierna del cordero, el cual es fantástico para mapear la boca y avanzar las habilidades motoras orales.
  • ¡Asegúrate de tomar las fotos temprano, cuando todos estén de buen humor y limpios! Un(a) bebé cansado(a) o con hambre nunca es una buena fórmula para fotos familiares.
Zuri, 1 año, ve a un patito en una canasta de Pascua

Alimentos comunes en las celebraciones de Pascua y cómo modificarlos para bebés

Espárragos

Los espárragos son un alimento básico de la primavera y una de las primeras verduras que se cosechan en la temporada, que es probablemente una de las razones por las que los espárragos asados son un plato popular para el almuerzo y la cena de Pascua. Ofrece lanzas de espárragos enteros cocidos que se hayan cocinado hasta que estén suaves (puedes comprobar si están listos pinchándolos con un tenedor). Si deseas maximizar el consumo, corta los espárragos cocidos a lo largo y luego pícalos y mézclalos en alimentos como puré de papas. Y recuerda, ¡comer espárragos puede hacer que la orina del/la niño(a) tenga un olor fuerte!

Carne de cerdo/cordero 

Las coronas son un símbolo importante en la cultura cristiana, por lo que es común ver costillares de cordero y/o cerdo en forma de coronas en las mesas de Pascua alrededor del mundo. El cerdo y el cordero en realidad son excelentes alimentos para los/las bebés, sólo es importante asegurarse de que se cocinen sin miel y que estén completamente cocidos. Siéntete libre de usar hierbas como el tomillo y el romero generosamente para exponer a el/la bebé a esos maravillosos sabores primaverales. Cuando vayas a servir, retira la mayor parte de la carne del hueso (asegurándote de que el hueso esté limpio, que sea resistente y sin “astillas”) y dáselo a el/la bebé. La naturaleza resistente de estos huesos también es una excelente forma de que el/la bebé practique las habilidades de masticación (y como beneficio adicional, mantendrá a el/la bebé ocupado(a) por un rato, dándote un respiro para disfrutar de tu comida).

Pierna de cerdo o de cordero

El estofado de cordero puede ser un alimento buenísimo para el/la bebé. Esta carne tierna no solo está llena de sabores audaces para que el/la bebé explore y disfrute, si no que también está llena de nutrientes esenciales para el desarrollo óptimo de el/la bebé, como grasa y hierro. Para bebés de 6 a 9 meses, considera picar y mezclar la carne con puré de papas para que la puedan comer con cucharas precargadas o con las manos. Si el/la bebé ya está desarrolló el agarre de pinza y es capaz de recoger pequeños trozos de comida, sírvele trozos de cordero desmenuzados para que se alimente solo(a). Otra opción es retirar la mayor parte de la carne de un hueso y darle el hueso a el/la bebé para que lo mastique (sólo asegúrate de que no tenga bordes afilados y que sea firme y no se rompa fácilmente). 

Salmón y otros pescados

Tradicionalmente, la cuaresma significaba renunciar a la carne, por lo que reemplazar la carne con pescado y mariscos durante las semanas previas a Semana Santa es una tradición muy popular en todo el mundo. Concéntrate en ofrecer pescados con bajo índice de mercurio (el pescado que recibe 4 estrellas o más en nuestra base de datos gratuita First Foods® es seguro y bajo en mercurio) y evita el pescado salado, como el tradicional manjar portugués y español Bacalhau, hasta más cerca de los 24 meses, ya que son extremadamente altos en sodio. Si sirves salmón fresco, asegúrate de quitar todos las espinas y la piel, y que esté bien cocido. Visita nuestra página de Salmón para saber cómo servir salmón para la edad específica de tu bebé. Para obtener una clasificación completa de pescados para bebés, consulta nuestra guía, “Los mejores y peores pescados para bebés“. 

Huevos rellenos/endiablados 

Estos son un plato clásico de Pascua en todo el mundo. Sin embargo, los huevos cocidos pueden ser un peligro de ahogamiento para los/las bebés si no se sirven correctamente y la mayonesa hecha con huevos crudos puede aumentar el riesgo de enfermedades transmitidas por los alimentos. Para hacerlos seguros para bebés, cambia la mayonesa por yogur griego, y pica y tritura las claras de huevo y el relleno para que el bebé coma de una cuchara precargada o con las manos. Y, ¡no tengas miedo de ofrecer especias fuertes como la pimienta! ¡Los bebés son pequeños exploradores cuando se trata de sabores atrevidos!

Zuri, 1 año, conoce a un conejito

Alimentos de Pascua que no son seguros para los/las bebés

Si bien muchos alimentos de Pascua se pueden modificar para que sean seguros para los/las bebés, aquí hay algunos que debes evitar.

Huevos de chocolate

Huevos de chocolate, conejitos de chocolate, zanahorias de chocolate. Aunque pensarías que la tradición de comer chocolate en las celebraciones de Pascua es algo reciente, comer huevos de chocolate durante la Pascua se originó en Europa a principios del siglo XIX como un giro divertido para los/las niños(as) de la antigua tradición religiosa de guardar y colorear huevos para Pascua. Sin embargo, el chocolate no es seguro para bebés y niños(as) pequeños(as) y es mejor esperar hasta más cerca del segundo cumpleaños (contiene cafeína y azúcar). ¿Qué pasa si el/la bebé prueba algo de la canasta de Pascua de su hermano(a) mayor a escondidas? (¡Basado en hechos reales!). Eh, ¡no es el fin del mundo!

Jamón glaseado

¡No hay nada más tradicional que un jamón americano glaseado para celebrar Pascua! Si bien son extremadamente deliciosos, la mayoría de las recetas contienen miel, algo definitivamente prohibido para los bebés menores de 12 meses, y tiene altas cantidades de sodio, por lo que es mejor esperar hasta después del segundo cumpleaños de el niño(a). La consistencia firme de un jamón glaseado también lo convierte en un peligro de ahogamiento, por lo que si deseas poder compartir con el/la bebé, ¡considera cocinar el jamón fresco en casa!

Barritas de limón

El limón es otro sabor primaveral que se encuentra en las fiestas tradicionales de Pascua. Ácidas y ricas, estas pequeñas barras delicadas generalmente tienen mucha azúcar. Si bien un trozo pequeño en un día festivo no es el fin del mundo, considera hornear uno sin azúcar, usando hojuelas de coco sin azúcar y extracto de vainilla para agregar sabor sin endulzar. 

Pan de Pascua

Una versión de este pan dulce tradicional se encuentra en muchas culturas alrededor del mundo. Al igual que el pan jalá, tiene un sabor rico y tierno derivado de la mantequilla, la leche y el azúcar que se usan para hacerlo más tierno. Algunos de estos panes incluso se cocinan con huevos duros pintados metidos dentro del pan trenzado. Solo asegúrate de que el pan no contenga miel y, si horneas el tuyo, considera hacerlo sin azúcar, saltándote el glaseado y haciéndolo un poco más tostado de lo normal para reducir el riesgo de ahogamiento. 

Capirotada

Este budín de pan tradicional mexicano se sirve durante la Cuaresma y la Pascua y está creciendo en popularidad en los EE. UU. Si bien no hay dos familias que lo hagan de la misma manera, por lo general consiste en capas de pan, pasas, plátanos y leche azucarada con canela. Aunque la consistencia puede parecer segura para el/la bebé, la capirotada generalmente contiene peligros de ahogamiento, como pasas y almendras, por lo que es mejor esperar hasta que un(a) niño(a) tenga más de dos años para servirle este platillo. La capirotada también contiene piloncillo, una forma de azúcar de caña pura sin refinar. 

Zanahorias confitadas

Las zanahorias confitadas son un dulce que hace alusión al famoso conejito que visita algunos hogares durante la Pascua. Si bien la consistencia de estas zanahorias cocidas sería segura para un(a) bebé, las zanahorias confitadas generalmente se cocinan con una mezcla de azúcar morena y miel, las cuales deben evitarse hasta después de los 12 meses, como mínimo. ¡Considera separar una o dos zanahorias para el/la bebé antes de endulzarlas y servirlas con mantequilla y/o especias para que el/la bebé participe!

Bollos cruzados calientes

Estos bollos dulces especiados generalmente se comen el Viernes Santo para indicar el final de la Cuaresma. Al igual que el pan de Pascua, estos bollos son ricos en mantequilla, especias y azúcar. Además, la textura suave y esponjosa de estos bollos puede hacer que se peguen al paladar de el/la bebé, lo que puede causar arcadas. Para que sea seguro para un(a) bebé, considera hornearlos en casa sin azúcar y tostarlos un poco para reducir el riesgo de ahogamiento y las arcadas. Obtén más información sobre las arcadas y el ahogamiento.

Pastel de Pascua

El pastel de Pascua puede ser hermoso a la vista pero, desafortunadamente, no es seguro para los/las bebés. Cargado con carnes curadas saladas como prosciutto, salami, y salchichas, no solo es un riesgo de ahogamiento, también es extremadamente alto en sodio (y nitratos). Por más bonito y llamativo que sea, definitivamente es mejor evitarlo. 

Pastel de zanahoria

Súper húmedo, especiado, lleno de las delicias de la zanahoria y cubierto con un delicioso glaseado a base de queso crema, este pastel es un elemento básico en la mayoría de las mesas de Pascua. Solo hay una razón para no servir el pastel de zanahoria a un(a) bebé esta Pascua y esa razón es el azúcar. Sin embargo, una probadita no es el fin del mundo y las zanahorias están cargadas de vitamina A, que es absolutamente esencial para el crecimiento, la visión, la función inmunológica, la salud ósea y más. 

Cómo hacer pintura para huevos natural, no-tóxica para la primera Pascua de el/la bebé

¿Quieres incluir a el/la bebé en las actividades de pintar huevos? Prueba estos colorantes de huevo naturales a prueba de probaditas para decorar hermosos huevos de Pascua no-tóxicos que también se pueden comer.

Paso 1: Hervir los huevos y dejar enfriar.

Paso 2: Para hacer diferentes colores, mezcla y cocina a fuego lento los siguientes ingredientes con 1 taza de agua hasta que se suelte el color. Luego, deja reposar la mezcla de 15 a 30 minutos (el color se intensificará con el tiempo) hasta que alcance la temperatura ambiente:

  • Para el amarillo: mezcla 2 cucharadas de cúrcuma molida 
  • Para el rojo: mezcla 2 cucharadas de paprika 
  • Para el azul: mezcla 1 taza de arándanos congelados o 1 taza de col morada picada
  • Para el verde: Mezclar la piel de 4 manzanas verdes y 8 cucharadas de hinojo picado
  • Para el morado: Mezclar 1 taza de pieles de cebolla morada 
  • Para el naranja: Mezclar 1 taza de pieles de cebolla amarilla 
  • Para el rosado: Mezclar 1 taza de betabel rallado

Paso 3: Una vez que la mezcla esté fría, cuela y guarda el líquido, luego agrega 1-2 cucharadas de vinagre blanco y mezcla bien. Transfiere el líquido a trastes de vidrio grandes y sumerge los huevos en los líquidos de diferentes colores. El/la bebé puede usar un batidor para atrapar los huevos y participar en “pintarlos”.

Paso 4: Deja los huevos sumergidos reposar en el refrigerador durante la noche para aumentar la intensidad de los colores. A menos de que la cáscara este rota, no deberían absorber los sabores de los colorantes naturales. 

Para almacenar: Mantén los huevos en el refrigerador hasta por una semana. 

Para servir: ¡Seca los huevos con un paño limpio y frótalos después con una pequeña cantidad de aceite para que brillen! ¡Recuerda, siempre modifica los huevos duros para que sean seguros para el/la bebé! Visita nuestra página huevos en la base de datos First Foods para obtener más información sobre cómo hacerlo.

¡Y listo! ¡Huevos de Pascua no tóxicos!

Conclusión:

Como la mayoría de las festividades, la Pascua con bebés puede ser un poco difícil. Trata de llevar las cosas con calma, mide tus expectativas y recuerda que los momentos espontáneos en medio de lo planeado muchas veces terminan siendo los más especiales. 

Return to Blog