Haciendo la transición de cucharas a bocados

No es raro enfrentar desafíos al hacer la transición de alimentar a un(a) bebé purés con cuchara a dejar que se alimente solo(a) con bocados.

Los/las bebés que hacen la transición a comer con las manos están trabajando arduamente para desarrollar muchas habilidades nuevas, como masticar y mover la comida para tragar, mapear la boca y aprender dónde y cómo se mueve la comida en la boca. Los desafíos comunes incluyen negarse a tocar la comida o alimentarse por sí mismos,  frustración y las arcadas.

Cuando la sensación de hambre se convierte en frustración: qué hacer cuando el/la bebé no está interesado(a) en tocar la comida

Algunas familias comienzan a reducir el consumo de leche materna/humana o fórmula de el/la bebé alrededor de los 8-9 meses para promover que tenga hambre a la hora de sentarse en la mesa. Si el/la bebé estaba comiendo previamente una cierta cantidad de purés con cuchara para satisfacer su hambre, reducir el consumo de leche materna o biberón tiene sentido. Sin embargo, comer alimentos sólidos requiere un tipo diferente de desarrollo motor oral y esa sensación de hambre inducida por el destete puede convertirse rápidamente en frustración y hacer que el/la bebé deje de intentar comer alimentos sólidos. 

Si el/la bebé está demasiado hambriento(a) y frustrado(a) para tocar o probar la comida: 

  • Ofrécele un poco más de leche materna/humana o fórmula durante el día.
  • Ofrece puré y bocados en la comida. 
  • Si ofreces puré en la comida, permite que el/la bebé se alimente solo(a) con una cuchara precargada. 
  • El puré es solamente una forma familiar y fácil para que el/la bebé satisfaga su hambre mientras que mantiene un poco de esa sensación de hambre para probar la alimentación independientemente.

Para obtener más información, consulta nuestro artículo sobre por qué el/la bebé no toca los alimentos.

Mapear la boca, reducir las arcadas: Qué hacer cuando el/la bebé tiene un reflejo nauseoso sensible

Algunos(as) bebés tienen un reflejo nauseoso fuerte o sensible y tienen arcadas con frecuencia, mientras que otros(as) son más tolerantes y rara vez tienen arcadas; ambos extremos suelen ser normales, al igual que todos los niveles intermedios. Los(as) bebés con reflejo nauseoso hipersensible suelen tener arcadas frecuentemente, incluso con texturas de purés. 

Recuerda: durante 6 meses o más, el cerebro de el/la bebé ha procesado una sola consistencia en la boca: líquido en forma de leche materna/humana o fórmula. A medida que introducimos alimentos sólidos, el cerebro tiene que procesar nuevas texturas. Algo nuevo y diferente puede hacer que el cerebro piense: “¡No! Esto no está bien. ¡Saca esto!”— y active una arcada. 

La mejor manera de disminuir la intensidad y la frecuencia del reflejo nauseoso es proveer estimulación sensorial a la boca con lanzas de comida firme. Estos alimentos incluyen: 

  • Semilla de mango 
  • Hueso de costilla sin carne
  • Tiras de pimentón
  • Maíz en la mazorca
  • Apio congelado 
  • Pierna de pollo sin piel ni tejido conectivo
  • Chuleta de cerdo con hueso
  • Tiras de carne resistentes (como carne de fajita)
  • El tallo de la col rizada
  • Zanahoria (muy gruesa)

Estos alimentos no contribuirán a las calorías consumidas, pero ayudarán a mapear el interior de la boca. Estos alimentos ayudan al cerebro a comprender que está bien recibir diferentes consistencias al proporcionar una estimulación sensorial profunda, firme y consistente en la boca, las encías y la lengua. Los purés grumosos pueden ser confusos, ya que son un poco suaves pero también grumosos, y no le brindan al cerebro suficiente información para mapear efectivamente la boca. 

Por el contrario, los alimentos largos, resistentes y similares a las mordederas o juguetes de dentición, se comunican claramente con el cerebro y brindan información sobre dónde se encuentra ese alimento con respecto a la lengua y las encías, cómo moverlo y dónde se activa una arcada. El cerebro de el/la bebé necesita mucha comunicación para aprender cómo mover la comida alrededor de la boca de manera segura y eficiente. 

Para un(a) bebé sensible a las arcadas: 

  • Ofrece bocados de alimentos como mordederas, largos y resistentes, todos los días.
  • Las mordederas de comida son excelentes como un snack, ya sea antes del almuerzo o la cena. 
  • Recuerda: estos alimentos no son para calorías o consumo, sino que son un ejercicio para desarrollar las habilidades de motricidad oral. 

¿Buscas más información sobre las arcadas? Consulta este artículo sobre arcadas o este video sobre arcadas, ahogamiento y rescate infantil. 

El/la bebé no toca la comida ni se alimenta solo(a). ¿Puedo darle comida en la boca? 

Colocar o poner comida en la boca de el/la bebé no es el método de alimentación más seguro.1 La alimentación autorregulada brinda más seguridad al tragar, permitiendo que el/la bebé reciba información sensorial desde varios puntos: las manos, los labios, la boca, la lengua y las encías para procesar la consistencia, la textura, el tamaño y la ubicación de los alimentos.

Sin embargo, si el/la bebé no toca la comida ni se alimenta independientemente, intenta sostener un alimento resistente (como los mencionados anteriormente) frente a el/la bebé y permite que se mueva hacia adelante, abra la boca y lo muerda, o extienda la mano y tome el bocado de tu mano. Una alternativa sería intentar sostener el bocado entre los dientes, inclinarte y dejar que el/la bebé lo agarre de tu boca. 

Colocar un trozo de comida en la boca de el/la bebé puede sorprender a el/la bebé y hacer que sea más difícil manejar ese trozo de comida. Además, la comida que se coloca en la boca, a menudo se coloca la parte frontal de la boca, lo que facilita escupirla, pero también dificulta que la lengua mueva la comida hacia un lado. El/la bebé necesita sentir presión a lo largo de los lados de la boca y las encías, lo que le “dice” a la lengua que se mueva de lado a lado y ayuda a el/la bebé a aprender a mover y mantener la comida a un lado para masticar. Los alimentos resistentes mencionados anteriormente ayudan a fomentar este tipo de movimiento alrededor de la boca.

Si el/la bebé no está interesado(a) en tocar la comida o alimentarse solo(a):

  • Continúa ofreciendo leche materna/humana o biberón como de costumbre y está atento(a) las señales de tu bebé. 
  • En las comidas de alimentos sólidos, combina purés suaves con alimentos resistentes similares a las mordederas para fomentar la práctica de la masticación y para reducir la frustración por hambre. 
  • Después de una semana o dos de práctica constante, ofrece alimentos que puedan romperse un poco en la boca, como omelets o vegetales cocidos.
  • Está atento(a) al progreso que hace el/la bebé al mover la comida hacia los lados. El/la bebé debe reconocer que la lengua puede mover cosas hacia un lado de la boca donde puede comenzar a masticar.

¿Buscas más orientación? Consulta nuestro seminario From Spoons to Fingers.

  1. Fangupo, L. J., Heath, A. L. M., Williams, S. M., Erickson Williams, L. W., Morison, B. J., Fleming, E. A., Taylor, B. J., Wheeler, B. J., & Taylor, R. W. (2016). A Baby-Led Approach to Eating Solids and Risk of Choking. PEDIATRICS138(4), e20160772. https://doi.org/10.1542/peds.2016-0772
Return to Blog