Flor de Calabaza [Español]

a small pile of fresh squash blossoms for babies starting solids on a white background

¿Cuándo pueden comer flores de calabaza los/las bebés?

Las flores de calabaza se pueden introducir a la dieta de el/la bebé tan pronto como esté listo(a) para comer sólidos, que generalmente es alrededor de los 6 meses de edad. Ten cuidado al introducir las flores de calabaza, ya que pueden representar un riesgo de ahogamiento.

¿De dónde vienen las flores de calabaza?

Las flores de calabaza se transforman de brotes comestibles a calabazas regordetas cuando se dejan crecer en la vid. Desde la calabaza butternut al chayote y al pepino, hay tantos tipos diferentes de flores como hay de tipos de calabaza en el extenso árbol genealógico de esta planta. Los humanos han estado comiendo calabaza desde que los pueblos indígenas aprendieron a cultivar la fruta nativa en Mesoamérica. Mas tarde la colonización europea y el comercio global llevaron las semillas a todo el mundo, donde se desarrollaron los cientos de variedades de calabazas que existen hoy en día. Una de las flores más famosas proviene de la variedad conocida como calabacines. También llamada flor de calabacín, flor de calabaza y flor de courgette, estas flores se dañan rápidamente, así que búscalas en los mercados de agricultores locales en lugar de en las cadenas de tiendas nacionales.

Maya, de 9 meses, come la flor de calabaza picada en labneh.

¿Son las flores de calabaza saludables para los/las bebés?

Si. Las flores de calabaza contienen algo de folato, una vitamina B que apoya el desarrollo neurológico, así como pequeñas cantidades de proteínas y una serie de oligoelementos que contribuyen a la función saludable de muchos sistemas corporales. Dicho esto, estas flores comestibles son en general bajas en calorías y otros nutrientes necesarios para un crecimiento saludable, por lo que es mejor usarlas como un componente de comidas ricas en nutrientes para bebés y niños(as).

Si deseas cocinar con flores de calabaza, pero no están en temporada, es posible que puedas encontrarlas enlatadas. Los productos enlatados a menudo son altos en sodio, por lo tanto, escurre y enjuaga las flores de calabaza enlatadas antes de cocinarlas para tratar de reducir los niveles de sodio.1

★Consejo: Usa flores de calabaza frescas al poco tiempo después de comprar o cosechar, idealmente el mismo día, ya que son delicadas y tienen una vida útil muy corta. Guarda las flores en la nevera en una bandeja para hornear, forradas con toallas de papel para absorber el exceso de humedad.

¿Son las flores de calabaza un peligro de ahogamiento para los/las bebés?

Si. Las flores enteras, cuando se dejan intactas, son un peligro potencial de ahogamiento, ya que pueden ser difíciles de masticar. Para minimizar el riesgo, corta las flores de calabaza antes de ofrecerlas a los/las bebés. Como siempre, asegúrate de crear un ambiente de alimentación seguro y mantenerte al alcance de tu bebé durante las comidas. Para obtener más información sobre ahogamiento, visita nuestras secciones sobre arcadas y ahogamiento y familiarízate con la lista de peligros comunes de ahogamiento.

¿Son las flores de calabaza un alérgeno común?

No. Las alergias a las flores de calabaza son raras, aunque las personas alérgicas a las frutas de cucurbitáceas (como el pepino, el calabacín, la calabaza, el melón almizclero o la sandía) pueden ser sensibles a las flores de calabaza.2

Como lo harías al introducir cualquier alimento nuevo, comienza ofreciendo una pequeña cantidad durante las primeras porciones. Si no hay alguna reacción adversa, aumenta gradualmente la cantidad durante las próximas comidas.

¿Cómo introducir flores de calabaza a los bebés haciendo BLW?

Cada bebé se desarrolla a su propio ritmo, y las sugerencias que ofrecemos sobre cómo cortar o preparar determinados alimentos son generalizaciones para una amplia audiencia. Tu hijo(a) es un(a) individuo(a) único(a) y puede tener necesidades o consideraciones más allá de las prácticas comúnmente aceptadas. Para determinar las recomendaciones de tamaño y forma de los alimentos, nosotros(as) utilizamos la mejor información científica disponible acerca del desarrollo motor grueso, fino y oral para minimizar el riesgo de ahogamiento. Las sugerencias de preparación que ofrecemos son solo para fines informativos y no reemplazan el consejo individual y específico de tu medico(a) pediátrico(a) o profesional de la salud o proveedor para niños(as). Es imposible eliminar por completo el riesgo de que un(a) bebé o un(a) niño(a) se ahogue con cualquier líquido, puré o alimento. Recomendamos que sigas todos los protocolos de seguridad que sugerimos para así crear un entorno de alimentación seguro y que tomes decisiones informadas para tu hijo(a) con respecto a sus necesidades específicas. Nunca ignores el consejo médico profesional ni te demores en buscarlo debido a algo que hayas leído o visto aquí.

6 a 12 meses de edad: Corta finamente las flores de calabaza y luego combínalas con otros alimentos, desde hamburguesas de frijoles o platillos de huevo hasta alimentos suaves que se pueden recoger con la mano como sémola de maíz, puré de verduras o yogur. Mezcla la flor de calabaza finamente picada con queso de cabra, queso requesón o mantequilla sin sal para preparar una cobertura ácida para untar en una galleta de dentición, galleta delgada de arroz inflado o un pan tostado. La flor de calabaza sin cocer, cuando se corta, no debería generar ningún riesgo adicional de ahogamiento, pero si la textura te incomoda, cocínala bien antes de mezclar.

12 a 24 meses de edad: Continúa sirviendo flores de calabaza finamente picadas en bolitas, tortitas, o mezcladas con carnes guisadas y alimentos que se pueden recoger con la mano como gachas de cereales, puré de verduras y cremas untables. A medida que las habilidades de masticación de el/la niño(a) se vuelven más coordinadas y vayas ganando confianza en su capacidad de masticar y tragar o escupir alimentos, puedes intentar ofrecer una flor de calabaza entera. Está bien si el/la niño(a) mastica y luego escupe la comida al principio, ¡está aprendiendo! Entrena a el/la niño(a) modelando cómo morder y masticar completamente los alimentos como la flor de calabaza cruda. Demostrar cómo se hace comiendo junto a el/la niño(a) puede ayudar mucho a que un(a) niño(a) pequeño(a) aprenda. A esta edad, también puedes introducir ocasionalmente la flor de calabaza frita y cortada en trozos del tamaño de un bocado. Aunque es mejor mantener los alimentos fritos como este al mínimo.

>> Si necesitas algunos recordatorios visuales de qué hacer y qué no hacer con el/la bebé en la mesa, imprime nuestra hoja de consejos de: Qué hacer y qué no hacer para criar a un comedor feliz e independiente.

¿Cuáles son las ideas de recetas para cocinar con flores de calabaza?

Desde el fiori di zucca en Italia hasta el hobak-kkok jeon en Corea y el kabak çiçeği en Turquía, a los cocineros les gusta rellenar flores de calabaza con queso, carne o arroz, luego rebozar y freír las flores en aceite caliente. Es mejor limitar los alimentos fritos y salados como estos para bebés y niños(as) pequeños(as), pero hay muchas maneras de que toda la familia disfrute de las flores de calabaza. Las flores de calabaza se pueden comer crudas o cocidas. Cuando están crudas, las flores de calabaza agregan un delicado sabor herbáceo a las mantequillas de hierbas, los quesos para untar, los granos, las pastas, y las ensaladas. El sabor se suaviza una vez cocinado en platillos horneados, de huevo, pupusas, guisos y salteados de verduras. Una receta fácil para comenzar: una frittata inspirada en los deliciosos sabores de la tlayuda de flor de calabaza, una quesadilla con flor de calabaza y quesillo que se encuentra en los mercados al aire libre de Oaxaca, México.

Receta: Frittata de flor de calabaza, papa y queso de cabra

Rendimiento: 8-10 rebanadas

Tiempo de preparación: 30 minutos

Edad: 6 meses o más

Ingredientes

  • 10-12 flores de calabaza
  • 3 papas cerosas medianas
  • 10 huevos grandes
  • 2 cucharadas (30 mililitros) de aceite de oliva
  • 4 onzas (113 gramos) de queso de cabra fresco pasteurizado

Esta receta contiene alérgenos comunes: huevo y lácteos (queso de cabra). Solo sírvela a un(a) niño(a) después de que estos alérgenos se hayan introducido de forma segura a la dieta

Instrucciones

  1. Precalienta el horno a 375 grados Fahrenheit (191 grados Celsius).
  2. Lava las flores de calabaza, abriendo suavemente cada una para asegurarte de sacar cualquier bicho que se haya colado. Seca las flores, luego corta y desecha los tallos. Decide si deseas mantener las flores enteras o cortadas. Las flores de calabaza finamente picadas son más fáciles para los/las bebés pequeños(as) que recién están comenzando con sólidos, mientras que las flores enteras son útiles para la práctica de morder y masticar. Deja las flores a un lado.
  3. Pela y pica las papas en trozos pequeños. Agrega las papas a una olla y agrega suficiente agua para cubrirlas por más de una pulgada. Calienta el agua hasta que llegue al punto de ebullición, luego baja el fuego para crear un hervor suave. Cocina, sin tapar, hasta que las papas estén tiernas, en unos 10 minutos. Drena el agua y deja que las papas se enfríen ligeramente.
  4. Bate los huevos para combinar las yemas con las claras. Añade las papas frías.
  5. Calienta el aceite a fuego medio-bajo en un sartén apto para horno. Cuando el aceite brille, vierte la mezcla de huevo y papas, teniendo cuidado de distribuir uniformemente las papas alrededor de la sartén. Cocina hasta que los huevos comiencen a cuajar alrededor del borde de la sartén, en aproximadamente 3 minutos.
  6. Espolvorea cucharadas de queso de cabra y las flores de calabaza por encima de la frittata. Si estás utilizando flores enteras, puedes colocarlas en un círculo con las partes verdes apuntando hacia el centro para hacer un patrón de flores. Transfiere la sartén al horno y hornea la frittata durante 18 minutos. Comprueba que los huevos estén completamente cocinados: un cuchillo insertado en el centro mostrará si los huevos están aguados. Cuando la frittata esté lista, retírala del horno y déjala reposar durante 5 minutos.
  7. Corta la frittata en gajos, luego reserva 1 o 2 gajos para el/la bebé. El tamaño exacto de la porción es variable. Deja que el apetito de el/la niño(a) determine cuánto come. Corta los gajos de el/la bebé en tiras del tamaño de dos dedos de adulto apretados entre sí, luego déjalas a un lado para que se enfríen a temperatura ambiente.
  8. Sirve la frittata en bocados para el/la bebé y deja que el/la niño(a) se alimente solo(a) con las manos. Para fomentar el uso de cubiertos, simplemente precarga un cubierto y ponlo junto a la comida para que el/la bebé intente recogerlo. De forma alternativa, pasa el cubierto precargado en el aire para que el/la bebé lo agarre.

Para almacenar: La Frittata de flor de calabaza, papa y queso de cabra se guarda en un recipiente hermético en el refrigerador durante 4 días.

Maridajes de sabor:

Las flores de calabaza combina bien con los sabores de pollo, maíz, frijol, nopales, quesillo y arroz.

Revisado Por:

E. Cerda, MS, CNS, LDN

A. Gilbaugh, RD, CNSC

A. Derma, MS, CCC-SLP/L    

K. Tatiana Maldonado, MS, CCC-SLP, CBIS, CLEC

K. Grenawitzke, OTD, OTR/L, SCFES, IBCLC, CNT

Dr. S. Bajowala, MD, Alergista e Inmunóloga Certificada por la Junta de la FAAAAI (sección de alergias)

Dr. R. Ruiz, MD, FAAP. Pediatra general certificada por la Junta y Gastroenteróloga pediátrica

  1. Vermeulen, R. T., Sedor, F. A., & Kimm, S. Y. (1983). Effect of water rinsing on sodium content of selected foods. Journal of the American Dietetic Association, 82(4), 394–396. Retrieved November 24, 2021.
  2. Figueredo, E., Cuesta-Herranz, J., Minguez, A., Vidarte, L., Pastor, C., de las Heras, M., Vivanco, F., & Lahoz, C. (2000). Allergy to pumpkin and cross-reactivity to other Cucurbitaceae fruits. Journal of Allergy and Clinical Immunology, 106(2), 402–403. DOI: 10.1067/mai.2000.108109. Retrieved November 24, 2021
Return to Blog