¿Esto es normal? Cosas que hacen los/las bebés cuando prueban cosas nuevas

Processed with VSCO with n1 preset

Los p(m)adres a menudo confunden las reacciones de un(a) bebé a la hora de comer como una señal de que al niño(a) no le gusta la comida. Si bien este es el caso a veces, la mayoría de las veces es otra cosa. Aquí hay algunas cosas comunes que hacen los/las bebés cuando prueban alimentos nuevos:

1. Estremecimientos y escalofríos

Por qué lo hacen: No sabemos exactamente por qué sucede esto, pero, como terapeutas de alimentación que han visto comer a miles de bebés, podemos decirte que es común y generalmente benigno. Sí tenemos algunas teorías sobre por qué sucede. El/la bebé ha estado comiendo un alimento (dos como máximo, si toma leche materna/humana y fórmula) todos los días durante 4 a 6 meses y luego, de repente, se le presenta una amplia variedad de sabores, texturas y temperaturas nuevas. Toda esa nueva información sensorial puede abrumar su sistema nervioso que aún está en desarrollo y causar un escalofrío o estremecimiento. También parece suceder cuando ciertos sabores hacen que el/la bebé tenga un mayor flujo de saliva, similar a cuando un adulto muerde un limón, pero para los bebés, esto parece suceder con alimentos que no consideraríamos agrios, como la sandía o el yogur.

2. Aplastar la comida en lugar de comérsela

Por qué lo hacen: A esta temprana edad, los bebés apenas están aprendiendo cómo alcanzar, agarrar y manipular objetos con las manos y están emocionados de usar esas habilidades. Están aprendiendo a medida que avanzan sobre qué esperar de diferentes objetos (por ejemplo, qué sucede cuando algo se aprieta; si algo es fácil de aplastar; o si algo es duro o blando). Apretar y aplastar la comida ayuda a responder esas preguntas. También es posible que no se den cuenta de que la comida se puede explorar en la boca, por lo que comienzan con las manos. E incluso los bebés que saben que la comida puede y debe meterse en la boca pueden sentirse más cómodos explorando primero con las manos, y esto los ayuda a prepararse para cómo se sentirán los alimentos en la boca cuando los muerdan.

3. Escupir la comida

Por qué lo hacen: Los bebés realmente son novatos en la habilidad de masticar y tragar alimentos. Han pasado los últimos 6 meses bebiendo sus comidas. Masticar puede parecernos simple, pero es una habilidad compleja, que requiere movimientos coordinados y una buena idea de lo que sucede adentro de la boca (conciencia sensorial) sin poder ver lo que sucede. Hasta que haya dominado algunas habilidades básicas, el/la bebé tiene reflejos y patrones motores innatos que lo ayudan a empujar la comida que no ha masticado o que no se ha deshecho por completo para que no se la trague.

Si bien puede parecer que al bebé no le gusta esa comida, es mucho más probable que sus receptores sensoriales y reflejos simplemente se estén activando para empujar esa comida fuera de su boca porque no sabe cómo masticarla por completo o mover la comida hacia la garganta después de masticarla para tragarla.

Lee más sobre por qué los bebés escupen la comida aquí.

Rio, 7 meses, se estremece al probar la cebolla por primera vez
Elliott, 6 meses, explora puré de aguacate
Callie, 12 meses, escupe gajos de naranja

4. Hacer caras

Por qué lo hacen: Los bebés aún se están acostumbrando al nuevo y emocionante mundo de la comida, el cual está lleno de sabores y texturas. A medida que el bebé explora, hace todo tipo de muecas que pueden parecer como si no estuviera disfrutando la experiencia. Pero debido a que hemos visto a tantos bebés diferentes hacer una cara de “puaj” pero luego seguir comiendo y explorando, sabemos que estas caras no deben tomarse demasiado en serio. Recuerda: los bebés a menudo intentarán comer cualquier cosa que tengan a su alcance, incluyendo los juguetes del perro, nuestros zapatos sucios y todas las rocas, hojas y tierra. Si los bebés pueden tolerar esos sabores, es probable que puedan tolerar las sardinas o los frutos del bosque o lo que sea que estaban explorando cuando hicieron una mueca.

Sebastián, 6 meses, reacciona al sabor del tomate

5. Pegarle a la mesa o bandeja

Por qué lo hacen: A los bebés les encanta el aprendizaje práctico y les encanta experimentar con el sonido y el tacto. Alrededor de los 6 meses, se está acelerando el desarrollo del uso de sus manos con más determinación y les encanta golpear cosas y tirarlas. Es solo una forma más de explorar la comida y disfrutar el tiempo en la mesa.

6. Dejar caer la comida o limpiar la mesa con el brazo como parabrisas

Por qué lo hacen: Si bien arrojar, dejar caer y limpiar la comida de la mesa puede ser una señal de que el bebé “ya terminó”, también es importante tener en cuenta que la alimentación por sí misma es una tarea nueva y desafiante. La comida puede ser resbaladiza y de forma extraña y no es tan fácil de agarrar como parece. A los bebés a menudo se les cae la comida por accidente, pero con la misma frecuencia tiran o limpian comida de la bandeja porque se sienten frustrados por lo difícil que es recogerla. Algunos bebés incluso lo hacen de forma automática porque aún están aprendiendo qué se puede hacer con la comida y, antes de pensar en llevársela a la boca, sus manos emocionadas deciden tirar la comida.

Lee más sobre arrojar o tirar la comida aquí.

7. Arcadas:

Por qué lo hacen: Casi todos los bebés tienen arcadas cuando aprenden a comer sólidos. Las arcadas son un reflejo importante y en gran parte fuera del control de un(a) bebé. Hacen esto porque un objeto o alimento les ha tocado una parte de la boca (por lo general, la parte posterior media del techo de la boca o la parte posterior media de la lengua) y su cerebro responde con ese cierre protector de las vías respiratorias, apretando rítmicamente las garganta y empujando la lengua hacia adelante, manteniendo el objeto alejado de las vías respiratorias y protegiéndolo contra la asfixia. Las arcadas en un niño pequeño, un niño mayor o un adulto pueden significar que la comida es repulsiva, pero en un bebé, es solo otra herramienta para ayudarlos a proteger sus vías respiratorias a medida que desarrollan habilidades para masticar.

Lea más sobre las arcadas aquí.

Samuel, 9 meses, golpea la bandeja de su silla alta
Zuri, 9 meses, hace un movimiento de limpiaparabrisas con yogur
Max, 4 meses, tiene arcadas con cereal de arroz

Return to Blog