Cómo minimizar las toxinas en la comida de el/la bebé

Al elegir alimentos para el/la bebé, a menudo surgen algunas preguntas importantes: ¿Esto proporciona los nutrientes específicos que el/la bebé necesita? ¿Es apropiado para su edad? Y por supuesto, ¿es seguro?

Todos los días, se liberan más de 82,000 sustancias químicas en el aire, el agua, el suelo, los alimentos y los productos de consumo. 1 2 Estamos expuestos regularmente a una larga lista de toxinas clasificadas como “perturbadores endocrinos”, debido a las muchas formas en que afectan las hormonas en el cuerpo. 3 Estas toxinas son más comúnmente conocidas por sus siglas: BPA, DDT, HCB, PBDE, PBA, PCB y PFOC, y nos llegan a través del agua potable, las carnes, los productos lácteos, el aire contaminado, los productos de limpieza para el hogar, los productos de belleza y para la piel, los materiales de construcción y muebles, los productos para el césped y más. Desafortunadamente, muchos de estos químicos no están bien regulados.

A medida que las toxinas han aumentado en nuestro medio ambiente, también lo han hecho los problemas médicos relacionados con ellas.4 5 Los efectos de las toxinas en la salud neonatal, la reproducción, la fertilidad y la función inmunológica y hormonal son particularmente preocupantes.6 Por ejemplo, los contaminantes metálicos pueden modificar las hormonas y pueden afectar todo el ciclo de vida de un ser humano.7 Estos cambios comienzan desde antes de la concepción y se ven afectados aún más por la carga tóxica de la madre.8

Cuando se trata de bebés y niños(as) pequeños(as), las sustancias químicas en el medio ambiente, la leche materna y/o la fórmula que alteran el sistema endocrino pueden causar problemas en el desarrollo del hipotálamo (una pequeña región del cerebro que mantiene la homeostasis en el cuerpo), así como la organización de las hormonas cerebrales.9 10 Los perturbadores endocrinos pueden afectar la cognición general y contribuir a los trastornos neuroconductuales y la obesidad. 11 Los fetos y los bebés son los que son más susceptibles porque sus órganos tienen menos capacidad para filtrar las toxinas del cuerpo.12 13 Desafortunadamente, los bebés suelen estar expuestos a toxinas a través de la leche materna o fórmula, así como a través de productos para bebés para la piel y el cabello, retardantes de fuego en la ropa y juguetes de plástico.14

Las toxinas permanecen en el cuerpo durante mucho tiempo, por lo cual es importante minimizar la exposición lo más que sea posible.

Cómo minimizar las toxinas en la comida de el/la bebé:

Manejar y minimizar las toxinas en la comida de tu bebé puede ser complicado porque:

  • Los alimentos son una fuente principal de toxinas.15
  • Los pesticidas se encuentran comúnmente en alimentos con grasa como los lácteos y el pescado.16
  • Los herbicidas y pesticidas se usan ampliamente en la agricultura para producir cosechas más altas.17
  • Productos químicos se utilizan comúnmente para conservar los alimentos para el transporte mundial y prolongar el tiempo que pueden permanecer en el estante de los supermercados.18

En general, la cantidad y el tipo de toxinas que se quedan en los alimentos varían considerablemente.19 Es igual de importante apoyar las funciones desintoxicantes del cuerpo comiendo alimentos ricos en antioxidantes, fibra y nutrientes, así como también beber agua limpia para ayudar a filtrar las toxinas de los alimentos de las células y eliminarlas del cuerpo.

A continuación, puedes encontrar una descripción general de los alimentos y bebidas que se sabe que contienen los niveles más altos de toxinas. También puedes encontrar sugerencias para reducir y limitar la exposición a estas toxinas en tu hogar y en la cocina.

Los alimentos y bebidas con mayor contenido de toxinas y pesticidas:

1. Frutas y verduras cultivadas convencionalmente:

A pile of pA pile of strawberries before they have been prepared for a baby starting solid foods

Cuando se trata de los productos agrícolas, algunos alimentos tienen niveles notoriamente altos de residuos de pesticidas.20 Cuando y si te es posible, compra estos alimentos orgánicos:  

Si los productos orgánicos no son accesibles, opta por productos que tienden a tener menos residuos de pesticidas:21

Dicho eso, es mejor comer fruta con prácticas de cosecha convencionales que no comer fruta, así que haz lo que sea mejor para tu familia. 

2. Salmón de cultivo o granja, pescado salvaje y mariscos: 

Fresh sockeye salmon on a table before being prepared for babies starting solids

La contaminación química emitida al aire por las plantas de carbón, petróleo y el gas natural es llevada por la lluvia a nuestros océanos y ríos; como tal, casi todos los ecosistemas de peces ahora contienen niveles variables de metales tóxicos y contaminantes.22 23 24 25  De particular preocupación es el mercurio, un metal que los microorganismos convierten en metilmercurio, el cual es una neurotoxina que se acumula en los peces y que se sabe que causa daño cerebral.26 ¿Y quienes son los más susceptibles a estos posibles daños? Los fetos, los(as) bebés y los(as) niños.27

Desafortunadamente, algunos peces de piscifactoría, incluyendo el salmón y el bagre de piscifactoría, contienen múltiples contaminantes orgánicos persistentes (COP, por sus siglas en inglés), que se adjuntan a las grasas en los peces (y en los humanos) y están relacionadas con el síndrome metabólico, la diabetes tipo 2 y la resistencia a la insulina.28 29 30

Cuando compres salmón, procura buscar salmón fresco capturado en la naturaleza de Alaska, que tiende a ser bajo en toxinas.31 Las variedades de salmón salvaje de Alaska incluyen Chinook (King), Chum, Coho, Pink y Sockeye. El salmón enlatado también es una excelente opción; solo busca uno que diga “sin sal añadida” o “bajo en sodio”, así como “sin BPA”. El pescado enlatado puede tener un alto contenido de sodio, y el BPA es un químico que se usa para revestir el interior de las latas y bolsitas (o pouch) que puede alterar los niveles hormonales y las funciones corporales de el/la bebé. Las empresas se están moviendo cada vez más hacia el envasado de alimentos “sin BPA”, sin embargo, también se utilizan productos químicos similares llamados BPS y BPF para revestir los contenedores. Y aunque se consideran perturbadores endocrinos, todavía no existe una legislación que exija el etiquetado de estas sustancias químicas en los productos alimenticios.32 33

Para obtener más información sobre los mejores pescados para las/los bebés (y qué pescados debes evitar por completo), consulta nuestra guía: Los mejores y peores pescados para bebés. 

3. Carnes:

El 90 % de la exposición humana a las dioxinas proviene del consumo de alimentos grasos, como la carne, el pescado y los mariscos.34 35 Esto pasa porque las dioxinas, una clase de contaminantes persistentes, se adjuntan a las grasas.36 Cuando sea posible, compra productos y carnes orgánicas de animales criados en pastos para tu bebe Si para ti esto no es económico o accesible, elimina la grasa para reducir la exposición tóxica.

4. Embutidos y carnes de delicatesen: 

Los nitratos son una parte natural de algunos alimentos, pero la carne procesada contiene niveles muy altos de nitrato de sodio y nitrito de sodio agregados, que pueden estar relacionados con un mayor riesgo de cáncer.37 Aunque las salchichas “sin nitrato” o “sin nitrato agregado” existen y están disponibles en los supermercados, la ley de etiquetado en los Estados Unidos permite a los productores de salchichas agregar nitratos naturales, a menudo en forma de jugo o extracto de apio.38 El Centro para la Ciencia y el Interés Público y Consumer Reports le han solicitado al Departamento de Agricultura de los Estados Unidos que cambien las reglas de etiquetado, citando que el lenguaje de etiquetado actual es engañoso para los consumidores. Los nitratos presentes de forma natural en las verduras parecen ser relativamente seguros cuando se consumen en forma de alimentos integrales.39 Para minimizar la exposición a los conservantes añadidos, ofrece carne y aves frescas sin procesar, cuando estas estén disponibles. 

5. Leche y productos lácteos convencionales:

Hay muchos estudios no concluyentes sobre los posibles efectos adversos de los perturbadores endocrinos que se alimentan a las vacas para aumentar la producción de leche en las operaciones comerciales. Esto incluye la hormona de crecimiento bovina recombinante (rBGH/rBST). Sin embargo, el concentrado para estos animales es la principal fuente de contaminación por dioxinas, y las dioxinas se adhieren a las grasas.40 41

Para minimizar la exposición a cualquiera de estas toxinas, compra productos lácteos orgánicos cuando sea posible. Si tu pediatra lo permite, después de los 2 años de edad, opta por leche, yogur y queso bajos en grasa, que en general tendrán menos toxinas.

6. Alimentos enlatados y bolsitas (pouches):

Las sustancias químicas utilizadas en el revestimiento de las latas y las bolsitas o pouches, especialmente el bisfenol-A (BPA), se filtran del revestimiento del empaque a los alimentos.42 Los alimentos ricos en grasas como el atún, el salmón, las aceitunas y la crema de coco son especialmente vulnerables a las toxinas, ya que estas se adhieren a las grasas.43 Si bien muchas empresas han eliminado el BPA de sus latas, los sustitutos (como BPS y BPF) siguen siendo tóxicos.44 Para minimizar la exposición a estas toxinas, limita la cantidad de alimentos enlatados que compras para tu bebé, compra productos ‘libres de BPA’ cuando sea posible, enjuaga el pescado, los frijoles y otros alimentos enlatados antes de consumirlos, o compra alimentos congelados en vez.

7. Colorantes y tintes alimentarios:

Alrededor del 70% de la típica dieta estadounidense proviene de alimentos procesados, muchos de los cuales están coloreados artificialmente para que sean más atractivos.45 Y el 90% de estos tintes artificiales se derivan del petróleo.46

Para minimizar la exposición a toxinas, busca colorantes alimentarios naturales, comúnmente derivados de las frutas y las verduras. Puedes encontrarlos en la lista de ingredientes como:47

  • carotenoides
  • clorofila
  • antocianina
  • cúrcuma
  • remolacha roja
  • zanahoria morada
  • ácido carmínico (este es derivado de insectos y no es apto para vegetarianos y veganos)

8. Alimentos procesados y productos horneados

El sulfato de sodio y aluminio y el sulfato de potasio y aluminio se esconden en los alimentos procesados, incluyendo las harinas leudantes, los productos horneados, los cereales, el queso y las palomitas de maíz para microondas.48

El 95% de la exposición de un estadounidense al aluminio proviene de fuentes alimenticias. La exposición al aluminio es tóxica para el sistema nervioso central, el sistema esquelético, la producción de sangre y, para los(as) bebés, es imperativo minimizar la exposición al aluminio.49

Para minimizar la exposición al aluminio en los alimentos, compra productos horneados locales sin conservantes, hornea en casa con polvo de hornear sin aluminio y, en general, limita los alimentos procesados ​​en la dieta de su bebé.

9. Comida empaquetada para bebés y niños(as) pequeños(as)

La comida para bebés a menudo se elabora con ingredientes (arroz, batatas y zanahorias) que, al igual que las plantas, absorben fácilmente los metales pesados ​​del suelo, incluyendo el arsénico, el plomo y el cadmio.50 Desafortunadamente, esto también incluye a la comida orgánica para bebés y la mayoría de las marcas principales. Un estudio reciente encontró que dos tercios de los alimentos para bebés dieron positivo en “niveles preocupantes de cadmio, plomo y/o arsénico inorgánico”, y muchos productos de arroz contienen metilmercurio.51 Un informe del Congreso de E.E.U.U. de 2021 confirmó esos hallazgos y reveló que muchos fabricantes populares de alimentos para bebés venden sus productos sabiendo que tienen niveles de metales que superan los niveles máximos permitidos por la FDA y la EPA para otros productos, incluyendo el agua embotellada.52

Para evitar esto, limita la cantidad de alimentos envasados ​​y ten cuidado con los alimentos que contienen arroz. Para obtener más información, consulta nuestras páginas sobre arroz y cereal de arroz.

10. Agua del grifo:

Muchas toxinas se filtran del agua del grifo en la mayoría de las ciudades, pero todavía hay más de miles de posibles contaminantes en el agua, como productos químicos fluorados (PFAS), dioxinas, arsénico y plomo.53 54 55

Para minimizar la exposición a las toxinas del agua, filtra el agua del grifo (los filtros de ósmosis inversa son un gran comienzo). También puedes llamar a la instalación de tu agua local y solicitar información sobre qué minerales y productos químicos se encuentran en el agua de la ciudad, lo cual es información pública. Si tienes un pozo, asegúrate de analizar el agua regularmente.

11. Bebidas en botellas de plástico:

Cuando se calienta el plástico, las toxinas como el BPA se filtran de la botella al producto que contiene.56 Durante el proceso de enviar y almacenar bebidas en plástico, es común que se calienten y se enfríen, lo que puede causar contaminación en el agua y las bebidas que bebemos con frecuencia.57

Para minimizar la exposición a toxinas, escoge mejor tomar agua del grifo filtrada en recipientes de vidrio o acero inoxidable, y resiste la tentación de guardar botellas de agua de plástico en su automóvil, especialmente durante los calurosos meses de verano.

Toxinas en la cocina

Elegir materiales y utensilios de cocina libres de toxinas es otra forma de limitar la exposición a las toxinas en la cocina y el hogar. Si puedes, intenta reemplazar uno o dos artículos de cocina esenciales a la vez, especialmente los que más usas, como una olla, una sartén e incluso jabón perfumado.

Utensilios y materiales de cocina antiadherentes

Los utensilios y materiales de cocina antiadherentes a menudo contienen sustancias perfluoroalquilo (PFOA, por sus siglas en inglés) y polifluoroalquilo (PFAS, por sus siglas en inglés), las cuales son unas sustancias químicas que han sido relacionadas con defectos del desarrollo, cáncer, enfermedad de la tiroides y función inmunológica deficiente.58 59

Para minimizar la exposición a las toxinas, intenta reemplazar todas las ollas y sartenes antiadherentes (según lo permita tu presupuesto) y cocina con hierro fundido, hierro fundido esmaltado, acero inoxidable, acero al carbono o cerámica y gres sin plomo.60

Si no puedes permitirte el lujo de reemplazar las ollas y sartenes antiadherentes, utiliza estos consejos para reducir la liberación de toxinas:61

  • Cocina a fuego medio-bajo.
  • Asegúrate de tener una ventilación adecuada.
  • Abstente de poner utensilios de cocina antiadherentes en la lavadora de platos. 
  • Limpia con estropajos suaves para evitar rayar las capas superiores de los metales. 
  • Utiliza utensilios de madera para cocinar.
  • Inserta una toalla de papel o un paño suave entre los sartenes al apilarlos. 

Envolturas de plástico y contenedores de almacenamiento de plástico

Los plásticos contienen perturbadores endocrinos, incluyendo el bisfenol-A (BPA) y los ftalatos.62 63

Para minimizar la exposición a estas toxinas:64

  • Usa frascos o recipientes de vidrio para almacenar.
  • No calientes ni congeles alimentos en recipientes de plástico, ni refrigeres alimentos cubiertos con envolturas de plástico o recipientes de plástico.
  • Recalienta los alimentos en vidrio, cerámica o en la estufa usando acero inoxidable o hierro fundido en lugar de en recipientes de plástico o  con una envoltura de plástico.

Afortunadamente, la mayoría de los biberones fabricados en los EE. UU. no contienen BPA, aunque los biberones parecen contener BPS (etiquetados como PES) 65 Cuando sea posible opta por biberones de vidrio en lugar de plástico.

Jabón perfumado para manos y platos

Los ftalatos a menudo se enumeran de forma genérica como “fragancia” en las etiquetas y prevalecen en los jabones, incluyendo el jabón de manos, el jabón para biberones, el jabón para lavaplatos, el jabón líquido para platos y las lociones.66 Vale la pena señalar que los juguetes de plástico para bebés también contienen ftalatos.67 La exposición a los ftalatos en los primeros años de vida puede aumentar el riesgo de asma y eccema.68

Para minimizar la exposición a los ftalatos en el jabón, busca jabones sin fragancia y marcas que enumeren fragancias de fuentes naturales.

No te vuelvas loco(a)

Las toxinas están en todas partes y son omnipresentes. Si bien presentamos una lista bastante completa de fuentes de toxinas para tu conocimiento como consumidor(a), trata de no volverte loco(a). Elige las áreas donde la reducción de toxinas en la vida de tu bebé tendrá el mayor impacto. Para muchos(as), eso es escoger productos lácteos orgánicos o un nuevo sartén y para otros, incluso, juguetes de madera sin pintar.

Suelta el resto y regresa cuando tengas tiempo de salir a tomar aire.

  1. Allen, J., Montalto, M., Lovejoy, J., & Weber, W. (2011). Detoxification in Naturopathic Medicine: A Survey. Journal of Alternative and Complementary Medicine, 17(12), 1175–1180. Retrieved on May 13, 2020. http://doi.org/10.1089/acm.2010.0572
  2. Duncan, D.E. (n.d.). Chemicals within us. National Geographic. Retrieved on May 13, 2020. https://www.nationalgeographic.com/science/health-and-human-body/human-body/chemicals-within-us/
  3. Endocrine Disruptors. (n.d.). Retrieved on June 9, 2020. https://www.pediatrics.emory.edu/centers/pehsu/concern/disruptor.html#howcan 
  4. Allen, J., Montalto, M., Lovejoy, J., & Weber, W. (2011). Detoxification in Naturopathic Medicine: A Survey. Journal of Alternative and Complementary Medicine, 17(12), 1175–1180. http://doi.org/10.1089/acm.2010.0572
  5. Zlatnik, M.G. (2016). Endocrine-Disrupting Chemicals and Reproductive Health. Journal of Midwifery & Women’s Health; 61(4): 442-55. https://doi.org/10.1111/jmwh.12500
  6. Barr D.B., Bishop A., Needham L.L. (2007). Concentrations of xenobiotic chemicals in the maternal-fetal unit. Reprod Toxicol. 2007;23(3):260‐266. https://doi.org/10.1016/j.reprotox.2007.03.003
  7. Sengupta, P., Banerjee, R., Nath, S., Das, S. & Banerjee, S. (2015). Metals and female reproductive toxicity. Human & Experimental Toxicology; 34(7): 679-97. https://doi.org/10.1177/0960327114559611
  8. Crinnion W. J. (2009). Maternal levels of xenobiotics that affect fetal development and childhood health. Alternative medicine review: a journal of clinical therapeutic, 14(3), 212–222. https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/19803547/.
  9. Soy Infant Formula. (April 15, 2020). Retrieved on June 9, 2020. https://www.niehs.nih.gov/health/topics/agents/sya-soy-formula/index.cfm.
  10. Diamanti-Kandarakis, E., Bourguignon, J.-P., Giudice, L. C., Hauser, R., Prins, G. S., Soto, A. M., … Gore, A. C. (2009). Endocrine-Disrupting Chemicals: An Endocrine Society Scientific Statement. Endocrine Reviews, 30(4), 293–342. https://doi.org/10.1210/er.2009-0002.
  11. Braun J.M. (2017). Early-life exposure to EDCs: role in childhood obesity and neurodevelopment. Nat Rev Endocrinol. 2017;13(3):161‐173. https://doi.org/10.1038/nrendo.2016.186.
  12. American College of Obstetricians and Gynecologists. (2013). Exposure to toxic environmental agents (Number 575). ACOG Committee Opinion. https://www.acog.org/clinical/clinical-guidance/committee-opinion/articles/2013/10/exposure-to-toxic-environmental-agents
  13. Unüvar, T., & Büyükgebiz, A. (2012). Fetal and neonatal endocrine disruptors. Journal of clinical research in pediatric endocrinology, 4(2), 51–60. https://doi.org/10.4274/jcrpe.569
  14. B Braw-Tal R. (2010). Endocrine disruptors and timing of human exposure. Pediatric endocrinology reviews: PER, 8(1), 41–46. https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/21037543/
  15. Endocrine Disrupting Chemicals in Food. (2012). Retrieved on June 10, 2020. https://www.cfs.gov.hk/english/programme/programme_rafs/files/programme_rafs_fc_01_32_EDC_in_food_Report.pdf
  16. Endocrine Disrupting Chemicals in Food. (2012). Retrieved on June 10, 2020. https://www.cfs.gov.hk/english/programme/programme_rafs/files/programme_rafs_fc_01_32_EDC_in_food_Report.pdf
  17. World Health Organization: WHO. (2018, February 19). Pesticide residues in food. World Health Organization. https://www.who.int/news-room/fact-sheets/detail/pesticide-residues-in-food.
  18. U.S. Food & Drug Administration. (1970). CPG Sec. 562.600 Preservatives; Use in Nonstandardized Foods; Label Declaration. FDA. https://wayback.archive-it.org/7993/20190206190652/https://www.fda.gov/ICECI/ComplianceManuals/CompliancePolicyGuidanceManual/ucm074583.htm
  19. Bajwa, U., & Sandhu, K. S. (2014). Effect of handling and processing on pesticide residues in food- a review. Journal of food science and technology, 51(2), 201–220. https://doi.org/10.1007/s13197-011-0499-5
  20. Environmental Working Group. (2020). #DirtyDozen Conventional Produce with the Most Pesticides – @ EWG’s 2020 Shopper’s Guide to Pesticides in ProduceTM. https://www.ewg.org/foodnews/dirty-dozen.php 
  21. Environmental Working Group. (2020). #CleanFifteen Conventional Produce with the Least Pesticides – @EWG’s Shopper’s Guide to Pesticides in ProduceTM. https://www.ewg.org/foodnews/clean-fifteen.php
  22. Staley, Z. R., Harwood, V. J., & Rohr, J. R. (2015). A synthesis of the effects of pesticides on microbial persistence in aquatic ecosystems. Critical reviews in toxicology, 45(10), 813–836. https://doi.org/10.3109/10408444.2015.1065471
  23. Macneale, K. H., Spromberg, J. A., Baldwin, D. H., & Scholz, N. L. (2014). A modeled comparison of direct and food web-mediated impacts of common pesticides on Pacific salmon. PloS one, 9(3), e92436. https://doi.org/10.1371/journal.pone.0092436
  24. Wan, M. T. (2013). Ecological risk of pesticide residues in the British Columbia environment: 1973–2012. Journal of Environmental Science and Health, Part B, 48(5), 344–363. https://doi.org/10.1080/03601234.2013.742373 
  25. Turnipseed, S. B., Storey, J. M., Wu, I. L., Andersen, W. C., & Madson, M. R. (2019). Extended liquid chromatography high resolution mass spectrometry screening method for veterinary drug, pesticide and human pharmaceutical residues in aquaculture fish. Food additives & contaminants. Part A, Chemistry, analysis, control, exposure & risk assessment, 36(10), 1501–1514. https://doi.org/10.1080/19440049.2019.1637945
  26. Mercury Emissions: The Global Context. (2020, February 5). US EPA. https://www.epa.gov/international-cooperation/mercury-emissions-global-context
  27. Health Effects of Exposures to Mercury. (2020, March 30). US EPA. https://www.epa.gov/mercury/health-effects-exposures-mercury#methyl
  28. Hites, R. A. (2004). Global Assessment of Organic Contaminants in Farmed Salmon. Science, 303(5655), 226–229. https://doi.org/10.1126/science.1091447
  29. Endocrine Disrupting Chemicals in Food. (August 2012). Retrieved on June 10, 2020. https://www.cfs.gov.hk/english/programme/programme_rafs/files/programme_rafs_fc_01_32_EDC_in_food_Report.pdf
  30. Crinnion W. J. (2011). The role of persistent organic pollutants in the worldwide epidemic of type 2 diabetes mellitus and the possible connection to Farmed Atlantic Salmon (Salmo salar). Alternative medicine review : a journal of clinical therapeutic, 16(4), 301–313. https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/22214250/
  31. Environmental Defense Fund. (n.d.). EDF Seafood Selector: Salmon. EDF Seafood Selector. Retrieved October 21, 2020, from http://seafood.edf.org/salmon
  32. Wanger, C. (2014). Bisphenol S. Food Packaging Forum. Retrieved September 30, 2020 from: https://www.foodpackagingforum.org/food-packaging-health/bisphenol-s
  33. Jacobson, M.H., Woodward, M., Bao, W., Liu, B., Trasande, L. (2019). Urinary Bisphenols and Obesity Prevalence Among U.S. Children and Adolescents. Journal of the Endocrine Society, 3(9), 1715-1726. DOI:10.1210/js.2019-00201. Retrieved September 30, 2020 from: https://academic.oup.com/jes/article/3/9/1715/5537531 
  34. Endocrine Disrupting Chemicals in Food. (August 2012). Retrieved on June 10, 2020. https://www.cfs.gov.hk/english/programme/programme_rafs/files/programme_rafs_fc_01_32_EDC_in_food_Report.pdf
  35. World Health Organization: WHO. (2016, October 4). Dioxins and their effects on human health. World Health Organization. https://www.who.int/en/news-room/fact-sheets/detail/dioxins-and-their-effects-on-human-health
  36. Kim, M. J., Marchand, P., Henegar, C., Antignac, J. P., Alili, R., Poitou, C., Bouillot, J. L., Basdevant, A., Le Bizec, B., Barouki, R., & Clément, K. (2011). Fate and complex pathogenic effects of dioxins and polychlorinated biphenyls in obese subjects before and after drastic weight loss. Environmental health perspectives, 119(3), 377–383. https://doi.org/10.1289/ehp.1002848.
  37. Karwowska, M., & Kononiuk, A. (2020). Nitrates/Nitrites in Food-Risk for Nitrosative Stress and Benefits. Antioxidants (Basel, Switzerland), 9(3), 241. https://doi.org/10.3390/antiox9030241
  38. Smith, P. (2019, August 1). Your “Nitrite-Free” Meats Are Full of Nitrites. GOOD. https://www.good.is/articles/your-nitrite-free-meats-are-full-of-nitrites
  39. Mortensen, A., Aguilar, F., Crebelli, R., Di Domenico, A., Dusemund, B., Frutos, M. J., Galtier, P., Gott, D., Gundert‐Remy, U., Lambré, C., Leblanc, J. ‐. C., Lindtner, O., Moldeus, P., Mosesso, P., Oskarsson, A., Parent‐Massin, D., Stankovic, I., Waalkens‐Berendsen, I., Woutersen, R. A., … Younes, M. (2017). Re‐evaluation of sodium nitrate (E 251) and potassium nitrate (E 252) as food additives. EFSA Journal, 15(6), 1. https://doi.org/10.2903/j.efsa.2017.4787 
  40. Kim, M. J., Marchand, P., Henegar, C., Antignac, J. P., Alili, R., Poitou, C., Bouillot, J. L., Basdevant, A., Le Bizec, B., Barouki, R., & Clément, K. (2011). Fate and complex pathogenic effects of dioxins and polychlorinated biphenyls in obese subjects before and after drastic weight loss. Environmental health perspectives, 119(3), 377–383. https://doi.org/10.1289/ehp.1002848
  41. Dioxins and their effects on human health. (October 4, 2016). Retrieved on June 16, 2020. https://www.who.int/en/news-room/fact-sheets/detail/dioxins-and-their-effects-on-human-health 
  42. Cimmino, I., Fiory, F., Perruolo, G., Miele, C., Beguinot, F., Formisano, P., & Oriente, F. (2020). Potential Mechanisms of Bisphenol A (BPA) Contributing to Human Disease. International journal of molecular sciences, 21(16), 5761. https://doi.org/10.3390/ijms21165761. 
  43. Almeida, S., Raposo, A., Almeida-González, M., & Carrascosa, C. (2018). Bisphenol A: Food Exposure and Impact on Human Health. Comprehensive Reviews in Food Science and Food Safety, 17(6), 1503–1517. https://doi.org/10.1111/1541-4337.12388
  44. Exposure to common chemicals in plastics linked to childhood obesity. (July 25, 2019). Retrieved on June 16, 2020. https://www.endocrine.org/news-and-advocacy/news-room/2019/exposure-to-common-chemicals-in-plastics-linked-to-childhood-obesity.
  45. Rohrig, B. Eating with Your Eyes: The Chemistry of Food Colorings. (October 2015). Retrieved on June 16, 2020. https://www.acs.org/content/acs/en/education/resources/highschool/chemmatters/issues/2015-2016/october-2015/food-colorings.htm
  46. Barrows, J., Lipman, A., Bailey, C. Color Additives History. (November 3, 2017). Retrieved on June 16, 2020. https://www.fda.gov/industry/color-additives/color-additives-history 
  47. Rohrig, B. Eating with Your Eyes: The Chemistry of Food Colorings. (October 2015). Retrieved on June 16, 2020. https://www.acs.org/content/acs/en/education/resources/highschool/chemmatters/issues/2015-2016/october-2015/food-colorings.html 
  48. Food Additive Status List. (2019, October 24). U.S. Food and Drug Administration. https://www.fda.gov/food/food-additives-petitions/food-additive-status-list 
  49. Yokel, R. A., Hicks, C. L., & Florence, R. L. (2008). Aluminum bioavailability from basic sodium aluminum phosphate, an approved food additive emulsifying agent, incorporated in cheese. Food and chemical toxicology : an international journal published for the British Industrial Biological Research Association, 46(6), 2261–2266. https://doi.org/10.1016/j.fct.2008.03.004.
  50. Hirsch, J. Heavy Metals in Baby Food: What You Need to Know. (August 16, 2018). Retrieved on June 16, 2020. https://www.consumerreports.org/food-safety/heavy-metals-in-baby-food/ 
  51. Hirsch, J. Heavy Metals in Baby Food: What You Need to Know. (August 16, 2018). Retrieved on June 16, 2020. https://www.consumerreports.org/food-safety/heavy-metals-in-baby-food/
  52. Subcommittee on Economic and Consumer Policy Committee on Oversight and Reform U.S. House of Representatives. (2021, February). Baby Foods Are Tainted with Dangerous Levels of Arsenic, Lead, Cadmium, and Mercury. U.S. House of Representatives. Retrieved from https://oversight.house.gov/sites/democrats.oversight.house.gov/files/2021-02-04%20ECP%20Baby%20Food%20Staff%20Report.pdf 
  53. Evans, S., Andrews, D., Ph. D., Stoiber, T., Ph. D., & Naidenko, O., Ph. D. (2020). PFAS Contamination of Drinking Water Far More Prevalent Than Previously Reported. Environmental Working Group. https://www.ewg.org/research/national-pfas-testing/
  54. Brazier, Y. What to know about dioxins. (April 21, 2017). Retrieved on June 17, 2020. https://www.medicalnewstoday.com/articles/17685#sources.
  55. Arsenic. (February 15, 2018). Retrieved on June 17, 2020. https://www.who.int/news-room/fact-sheets/detail/arsenic
  56. Soloway, A. BPA and the Controversy about Plastic Food Containers. (n.d.). Retrieved on June 17, 2020. https://www.poison.org/articles/2010-mar/plastic-containers-are-they-harmful
  57. Harvard University. “BPA, chemical used to make plastics, found to leach from polycarbonate drinking bottles Into humans.” Harvard School of Public Health Press Release. May 21, 2009. Retrieved on June 17, 2020. https://www.hsph.harvard.edu/news/press-releases/bpa-chemical-plastics-leach-polycarbonate-drinking-bottles-humans/
  58. Endocrine Disruptors. (May 22, 2020). Retrieved on June 17, 2020. https://www.niehs.nih.gov/health/topics/agents/endocrine/index.cfm
  59. Liew, Z., Goudarzi, H., & Oulhote, Y. (2018). Developmental Exposures to Perfluoroalkyl Substances (PFASs): An Update of Associated Health Outcomes. Current environmental health reports, 5(1), 1–19. https://doi.org/10.1007/s40572-018-0173-4
  60. Are you cooking with these? Cookware considerations. (2020, February 27). Minnesota Pollution Control Agency. https://www.pca.state.mn.us/featured/are-you-cooking-these-cookware-considerations.
  61. Are you cooking with these? Cookware considerations. (2020, February 27). Minnesota Pollution Control Agency. https://www.pca.state.mn.us/featured/are-you-cooking-these-cookware-considerations
  62. Soloway, A. BPA and the Controversy about Plastic Food Containers. (n.d.). Retrieved on June 17, 2020. https://www.poison.org/articles/2010-mar/plastic-containers-are-they-harmful 
  63. Cheatsheet: Phthalates. (May 5, 2008). Retrieved on June 17, 2020. https://www.ewg.org/enviroblog/2008/05/cheatsheet-phthalates
  64. Soloway, A. BPA and the Controversy about Plastic Food Containers. (n.d.). Retrieved on June 17, 2020. https://www.poison.org/articles/2010-mar/plastic-containers-are-they-harmful
  65. Wanger, C. (2014). Bisphenol S. Food Packaging Forum. Retrieved September 30, 2020 from: https://www.foodpackagingforum.org/food-packaging-health/bisphenol-s
  66. Cheatsheet: Phthalates. (May 5, 2008). Retrieved on June 17, 2020. https://www.ewg.org/enviroblog/2008/05/cheatsheet-phthalates
  67. Braun, J. M., Sathyanarayana, S., & Hauser, R. (2013). Phthalate exposure and children’s health. Current opinion in pediatrics, 25(2), 247–254. https://doi.org/10.1097/MOP.0b013e32835e1eb6.
  68. Braun, J. M., Sathyanarayana, S., & Hauser, R. (2013). Phthalate exposure and children’s health. Current opinion in pediatrics, 25(2), 247–254. https://doi.org/10.1097/MOP.0b013e32835e1eb6.
Return to Blog