6 maneras de ayudar a el/la bebé a practicar el ‘agarre de pinza’

Cómo preparar a el/la bebé para pedazos de comida más pequeños

A menudo se nos dice que, cuando los(as) bebés comienzan a usar sus dedos para formar el ‘agarre de pinza’ para recoger y mover objetos pequeños, es una señal de que están listos(as) para comer pedazos de comida más pequeños. Pero, ¿qué es el ‘agarre de pinza’ exactamente? ¿Cómo se desarrolla? ¿Por qué es importante? Y, ¿Cómo podemos ayudar a el/la bebé a aprender a usarlo?

El ‘agarre de pinza’ simplemente se refiere a que las puntas de los dedos pulgar e índice se juntan. Este es un movimiento que usamos para recoger objetos pequeños, jalar zippers y abotonar camisas. Antes de que desarrollen el agarre de pinza, los(as) bebés usan toda su mano—los dedos y la palma juntos—para levantar, sostener y llevarse la comida a la boca. Sin embargo, una vez que se desarrolla el agarre de pinza, el/la bebé puede agarrar pedazos de comida más pequeños individualmente. Y, a medida de que comience a usar el agarre de pinza para alimentarse por sí mismo(a), llevándose los alimentos a la boca de forma independiente, el/la bebé continuará refinando sus habilidades de masticación para manejar pedazos más pequeños.

El reflejo lleva al agarre de pinza

Para los(as) bebés, cada habilidad nueva se desarrolla a partir de habilidades más básicas. El poder sentarse y alimentarse solo(a), por ejemplo, es posible solo después de meses de práctica, donde han aprendido a darse la vuelta y a agarrar objetos.

El agarre de pinza no es una excepción: evoluciona a partir de un simple reflejo. Presiona la mano de cualquier bebé recién nacido(a) con tu dedo y observarás cómo lo envuelve con sus pequeños dedos. Esto parece conmovedor y adorable, pero en realidad es solo una respuesta a la presión en la palma de la mano de el/la bebé, conocida como el reflejo palmar. Los reflejos son patrones de movimiento incorporados que ayudan a los recién nacidos a fortalecerse, a encontrar comida y a aprender sobre el mundo que los rodea.

Con el tiempo, a medida que los(as) bebés aprenden a hacer más movimientos intencionales, los reflejos se desvanecen. Alrededor de los 3 meses, los(as) bebés comienzan a patear y a alcanzar objetos mientras están acostados boca arriba; esto fortalece los músculos del tronco. Alrededor de los 4 meses, los(as) bebés comienzan a girar y alcanzar objetos mientras están boca abajo, fortaleciendo los músculos de la espalda. La fuerza del abdomen y la espalda conducen a la estabilidad postural, lo que eventualmente les permite sentarse en una posición erguida y luego caminar. Estas se conocen como habilidades motoras gruesas.

Aprendiendo a usar músculos más pequeños

Esta fuerza y ​​estabilidad central les permite a los(as) bebés concentrarse en practicar las habilidades finas, como el agarre de pinza, que necesita la coordinación de muchos músculos pequeños en los brazos, las manos y los dedos.

Alrededor de los 8 meses, la mayoría de los(as) bebés pasarán de agarrar las cosas con toda la mano a usar un agarre de pinza inmaduro: las yemas de los dedos se juntan, pero no las puntas. Algunos bebés exhiben esta habilidad más cerca de los 7 meses de edad.1 Para los 9 meses, la mayoría de los(as) bebés refinan esta habilidad, juntando las puntas de los dedos pulgar e índice, y pueden utilizar eficazmente el agarre de pinza para recoger alimentos más pequeños, como una alverja/guisante, un cuarto de uva o un trozo de cereal.

Maeve, de 7 meses, trata de recoger un pequeño trozo de pera, pero no tiene mucho éxito.
William, de 8 meses, practica su emergente agarre de pinza con pequeños trozos de falda de res.

Las habilidades orales pueden no coincidir

Muchos(as) cuidadores(as) se preguntan, ¿cuándo es seguro comenzar a servir pedazos de comida más pequeños a el/la bebé? Una vez que los(as) bebés puedan usar el agarre de pinza para llevarse alimentos del tamaño de un bocado a la boca exitosamente, están listos(as) para empezar a practicar el masticarlos y tragarlos. Según estudios sobre el tema, si bien se muestra un mayor riesgo de ahogamiento cuando otra persona pone bocados en la boca de el/la bebé, la alimentación auto-regulada reduce estos riesgos.2 3

Ten en cuenta que, incluso los(as) bebés que se alimentan por sí mismos(as) con un agarre de pinza maduro pueden tener dificultades para manejar, masticar y tragar bocados pequeños de forma eficiente. Eso se debe a que las habilidades motoras orales de un(a) bebé, como masticar, no necesariamente se desarrollan al mismo ritmo. Prepárate para que tu bebé escupa más de lo que traga mientras que practica sus habilidades motoras orales. También es común que se le caiga comida de la boca y que tenga muchas arcadas. ¿Necesitas ayuda para enseñarle a escupir a tu bebé? Echa un vistazo a este artículo. Obtén más información sobre las arcadas aquí.

William, de 9 meses, coge fácilmente un trozo de fresa con su pinza, pero escupe la comida.

Para que el/la bebé  perfeccione sus habilidades, es esencial exponerlo(a) a una variedad de alimentos, tamaños de bocados, formas y texturas.4 5 6 La exposición y la práctica ayudan a los(as) bebés a desarrollar nuevos patrones motores, lo cual les permite comer todo tipo de alimentos de manera segura.

Sin embargo, hay que tener en cuenta que, incluso después de que se desarrolle el agarre de pinza, es importante continuar evitando los alimentos que son pequeños, redondos, firmes y resbaladizos. Estos incluyen semillas enteras o nueces, uvas enteras pequeñas, uvas partidas por la mitad o arándanos firmes—básicamente, cualquier alimento que, de por sí, comience siendo redondo y pequeño en lugar de irse haciendo más pequeño cuando lo mastica el/la bebé o el/la niño(a).7 Para los(as) bebés que están aprendiendo a comer sólidos, estos alimentos presentan el mayor riesgo de ahogamiento, incluso para aquellos que tienen un agarre de pinza bien desarrollado.8

6 maneras de ayudar a un(a) bebé a desarrollar el agarre de pinza

La mayoría de los(as) bebés desarrollan y practican esta habilidad usado de base otros movimientos. De acuerdo a nuestros(as) terapeutas ocupacionales, aquí hay seis formas en que puedes ayudar:

1. Provee muchas oportunidades de tiempo en el piso o juego libre para fomentar movimientos mayores, como rodar y gatear

El tiempo boca abajo y de libre movimiento en el suelo desarrolla los músculos de la espalda y el abdomen. Esto ayuda a que los(as) bebés se sientan lo suficientemente estables como para estirar los brazos y empezar a usar los dedos para agarrar objetos. Para desarrollar el aguante y resistencia de el/la bebé, haz que el tiempo que pasa en el piso sea lo más divertido posible, colocando juguetes y tarjetas de colores de alto de contraste fuera de su alcance y animándolo(a) a darse la vuelta e intentar agarrarlos. El gateo es especialmente beneficioso para desarrollar los músculos de las manos y los hombros. También ayuda a desarrollar la coordinación mano-ojo, que es un componente básico para habilidades más avanzadas como atrapar una pelota o escribir.

2. Crea oportunidades para jalar y apretar

Aún no hemos conocido a un(a) bebé al que no le guste sacar todas las toallitas húmedas del paquete. Una caja de “pañuelos” reutilizable hecha en casa—básicamente, una caja de pañuelos de papel de cartón, llena de cuadrados de tela de colores o de papel de regalo reciclado—le permite a el/la bebé practicar sus habilidades de agarre sin hacer demasiado desastre. *Siempre supervisa a el/la bebé para asegurarte de que no termine comiéndose el papel de regalo.

Riley, de 8 meses, saca pañuelos de tela de una caja.

3. Deja que el/la bebé juegue con alimentos pequeños y seguros

Entre los 6 y los 9 meses, la mayoría de los(as) bebés desarrollan mejor coordinación para recoger objetos pequeños. Ya que la mayoría de los(as) bebés se llevan todos los objetos a la boca, ¿por qué no dejar que practiquen con la comida? Conforme el/la bebé esté practicando agarrar y levantar alimentos más grandes en forma de lanzas, puedes, gradualmente, comenzar a ofrecerle trozos más pequeños. Especialmente entre los 8 y los 9 meses, intenta darle a tu bebé frijoles cocidos, guisantes/chícharos tiernos ligeramente machacados o cereales en forma de “O”. Si pueden llevarse estos pedazos tamaño bocado a la boca de forma independiente, están listos(as) para practicar las habilidades orales necesarias para manejarlos.  

4. Practiquen señalar juntos

Señalar es una excelente forma de ayudar a los(as) bebés a aprender a usar los dedos individualmente. La mayoría de los(as) bebés no empiezan a señalar independientemente hasta alrededor de los 9 meses. Promueve esta habilidad (así como el desarrollo de las habilidades de lenguaje) leyéndole libros a tu bebé y señalando las imágenes que mencionas.

5. Juega con juguetes en forma de tubo

Cuando los(as) bebés están desarrollando la capacidad de usar sus manos para agarrar y explorar, pueden practicar con objetos más grandes que pueden agarrar con toda la mano. Las pelotas con nudos, los vasos apilables o las sonajas poco más grandes que la mano de un(a) bebé son algunos de los juguetes más fáciles de agarrar para los(as) bebés. Los objetos cilíndricos son particularmente prácticos porque, para levantarlos, la mano de el/la bebé debe hacer forma de “O”, la cual es una forma que necesitarán para el agarre de pinza. Algunos ejemplos son el tubo de cartón de las toallas de papel, un juego de objetos apilables y piezas de rompecabezas con mango para agarrar. A medida que el/la bebé se vaya acercando a los 9 meses, intenta ofrecerle artículos cilíndricos más pequeños, como pastas tubulares o un popote/pajilla de silicona flexible.

Amelia, de 9 meses, saca pajillas de una taza.

6. Sirve la comida en la bandeja, no en un tazón o plato

Los tazones y platos pequeños ayudan a contener los pedazos de comida, lo cual le facilita a los(as) bebés a usar la mano entera para sacarlos. Servir pedazos de comida del tamaño de un bocado, esparcidos en la bandeja, promueve que el/la bebé intente recoger cada pedazo de comida individual con el pulgar y el índice en lugar de simplemente sacarlo con la mano. Incluso si el/la bebé solo termina empujando la comida alrededor de la bandeja con el dedo, ese tiempo de práctica es muy valioso.

Al final, cualquier oportunidad que los(as) bebés tengan para usar sus músculos del abdomen, espalda, manos y dedos los(as) ayudará a desarrollar fuerza, coordinación y destreza. Todo esto los(as) ayudará a perfeccionar su agarre de pinza y a dominar otras habilidades importantes para comer.

Brindar apoyo, resolver problemas y buscar ayuda

Para los(as) bebés, levantar pequeños trozos de comida con el agarre de pinza requiere un enfoque intenso y que muchos músculos trabajen juntos.

Si un(a) bebé está usando mucha energía en solo mantenerse sentado(a) y estable, los estudios nos muestran que volverá a usar el agarre palmar o toda la mano, lo cual es más fácil pero menos eficiente.9 10

Si el/la bebé está cerca de cumplir el año y todavía agarra las cosas con toda la mano con frecuencia, asegúrate de hablarlo con su médico, ya que el/la bebé puede necesitar ayuda adicional para desarrollar más fuerza en el tronco y los brazos.

Si el/la bebé tiene 12 meses o más y aún no intenta usar el agarre de pinza, informa a tu proveedor de atención médica para que pueda determinar si el/la bebé necesita ayuda adicional para desarrollar sus habilidades motoras finas.

A medida que el agarre de pinza se desarrolla y se vuelve más fácil, es común que algunos(as) bebés se sobrellenen la boca con pequeños trozos de comida. Llenarse la boca de más suele ser una fase pasajera, pero puede aumentar ligeramente el riesgo de ahogamiento de el/la bebé. Consulta nuestra página sobre la acumulación y el sobrellenado de comida para obtener más información.

Revisado por:

A. Derma, MS, CCC-SLP/L

C. Aycinena M, MS, RD

K. Grenawitzke, OTD, OTR/L, SCFES, IBCLC, CNT

K. Rappaport, OTR/L, MS, SCFES, IBCLC

D. Roberts, MS, OTR/L, IBCLC

  1. Smet, N. & Lucas, C.B. (2020). Occupational therapy view of child development. In Case-Smith’s Occupational Therapy for Children and Adolescents (8th ed., pp 103-118). Elsevier.
  2. Fangupo, L. J., Heath, A. L. M., Williams, S. M., Erickson Williams, L. W., Morison, B. J., Fleming, E. A., Taylor, B. J., Wheeler, B. J., & Taylor, R. W. (2016). A Baby-Led Approach to Eating Solids and Risk of Choking. PEDIATRICS138(4), e20160772. https://doi.org/10.1542/peds.2016-0772
  3. Shune, S. E., Moon, J. B., & Goodman, S. S. (2016). The Effects of Age and Preoral Sensorimotor Cues on Anticipatory Mouth Movement During Swallowing. Journal of Speech, Language, and Hearing Research59(2), 195–205. https://doi.org/10.1044/2015_jslhr-s-15-0138
  4. Coulthard, H., Harris, G., & Emmett, P. (2009). Delayed introduction of lumpy foods to children during the complementary feeding period affects child’s food acceptance and feeding at 7 years of age. Maternal & Child Nutrition5(1), 75–85. https://doi.org/10.1111/j.1740-8709.2008.00153.x
  5. Tournier, C., Demonteil, L., Ksiazek, E., Marduel, A., Weenen, H., & Nicklaus, S. (2021). Factors Associated With Food Texture Acceptance in 4- to 36-Month-Old French Children: Findings From a Survey Study. Frontiers in Nutrition7https://doi.org/10.3389/fnut.2020.616484
  6. Gisel E.G. (1991). Effect of food texture on the development of chewing of children between 6 months and 2 years of age. Developmental Medicine & Child Neurology 33(1): 69–79.
  7. Ding, G., Wu, B., Vinturache, A., Cai, C., Lu, M., & Gu, H. (2020). Tracheobronchial foreign body aspiration in children. Medicine, 99(22), e20480. https://doi.org/10.1097/md.0000000000020480
  8. NY State Department of Health. (2017). Choking Prevention for Childrenhttps://www.health.ny.gov/prevention/injury_prevention/choking_prevention_for_children.htm
  9. Smet, N. & Lucas, C.B. (2020). Occupational therapy view of child development. In Case-Smith’s Occupational Therapy for Children and Adolescents (8th ed., pp 103-118). Elsevier.
  10. Hirschel, A., Pehoski, C., & Coryell, J. (1990). Environmental Support and the Development of Grasp in Infants. The American Journal of Occupational Therapy44(8), 721–727. https://doi.org/10.5014/ajot.44.8.721
Return to Blog